El mis­te­rio de los Ma­gos de Orien­te

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto: Jor­ge Ji­mé­nez

Cual­quie­ra que ini­cie una in­ves­ti­ga­ción so­bre las di­fe­ren­tes re­li­gio­nes de nues­tro mun­do, en­con­tra­rá, ca­si con to­tal se­gu­ri­dad, un ca­mino lleno de in­cer­ti­dum­bres, pie­zas que no en­ca­jan y un gran nú­me­ro de teo­rías que ha­cen im­po­si­ble to­mar una úni­ca vía pa­ra ex­pli­car un he­cho. Es­te es sin lu­gar a du­das el ca­so del cris­tia­nis­mo. Al­gu­nos po­drían pen­sar que, pa­ra evi­tar es­pe­cu­la­cio­nes y de­más, lo más sen­ci­llo se­ría ate­ner­se a la ver­sión oficial exis­ten­te. Sin em­bar­go, to­man­do co­mo úni­co ca­mino lo ofi­cial­men­te es­ta­ble­ci­do es­ta­ría­mos ca­yen­do en va­rios erro­res. El pri­me­ro se­ría con­tar lo que las fuen­tes ofi­cia­les quie­ren que se cuen­te, y lue­go es­ta­ría­mos pro­du­cien­do un po­si­ble ale­ja­mien­to de la ver­dad y ocul­tan­do to­das aque­llas vo­ces que po­nen en du­da la ver­sión oficial de la His­to­ria. Tam­bién es­ta­ría­mos co­me­tien­do el error de per­der tes­ti­mo­nios por el ca­mino, que son una par­te fun­da­men­tal de cual­quier acon­te­ci­mien­to y que, en oca­sio­nes, po­drían re­ve­lar­nos in­for­ma­ción adi­cio­nal y des­cu­brir otros ca­mi­nos y po­si­bi­li­da­des que con la ver­sión oficial nos es­ta­rían sien­do omi­ti­dos. De ma­ne­ra que, al con­tar un he­cho his­tó­ri­co o la his­to­ria de una re­li­gión con tan­tos mis­te­rios co­mo la cris­tia­na, lo más co­rrec­to se­ría men­cio­nar, al me­nos, las ver­sio­nes más ex­ten­di­das que hay so­bre lo que ocu­rrió y abar­car el má­xi­mo nú­me­ro de teo­rías al res­pec­to que po­da­mos.

Tradición popular

El ca­so de los re­yes ma­gos es un te­ma un tan­to com­ple­jo. La tradición popular ha ela­bo­ra­do más su po­si­ble his­to­ria que lo que la propia re­li­gión lo ha he­cho. El acon­te­ci­mien­to de la no­che del 5 al 6 de enero es, sin du­da, una de las más gran­des y fe­li­ces men­ti­ras del ca­to­li­cis­mo y de nues­tro tiem­po.

Pe­ro su fic­ti­cia lle­ga­da no es el úni­co pun­to fal­so o du­do­so en es­ta his­to­ria. Sa­be­mos que son ma­gos por­que pue­den en­trar en la ca­sa del ciu­da­dano sin ha­cer nin­gún ti­po de rui­do, in­clu­so a lo­mos de un ca­me­llo, sa­ber qué ni­ño se ha por­ta­do bien y, por ar­te de ma­gia, acer­tar con los re­ga­los exac­tos que los pe­que­ños de la ca­sa hu­bie­ran en­car­ga­do. Si nos fué­ra­mos a una in­ter­pre­ta­ción al­go más or­to­do­xa, la tradición popular di­ría que son ma­gos por­que en­con­tra­ron la ma­ne­ra de lle­gar al Por­tal de Be­lén pa­ra ado­rar al Ni­ño Je­sús, tan so­lo si­guien­do una es­tre­lla. Melchor, Gas­par y Bal­ta­sar en­tre­ga­rían de es­ta ma­ne­ra el oro, el in­cien­so y la

¿Por qué los RE­YES MA­GOS eran tres? ¿De dón­de pro­ce­dían?

¿Cuá­les eran real­men­te sus nom­bres? ¿Qué pa­pel ju­ga­ron en la pro­pa­ga­ción del CRIS­TIA­NIS­MO? Ana­li­za­mos to­das las teo­rías

so­bre su enig­má­ti­ca fi­gu­ra.

mirra al que iba a ser cru­ci­fi­ca­do pa­ra sal­var a los hom­bres. Y aquí es don­de al­guien que ten­ga una no­ción bá­si­ca de la re­li­gión cris­tia­na po­dría re­plan­tear­se la idea de que fue­ran ma­gos. ¿Cuán­tas per­so­nas han si­do ajus­ti­cia­das a lo lar­go de la His­to­ria de la Hu­ma­ni­dad por con­si­de­rar­se que ha­cían ma­gia? Po­de­mos en­con­trar nu­me­ro­sos re­la­tos de có­mo du­ran­te la Edad Me­dia se que­mó en ho­gue­ras a mu­je­res acu­sa­das de bru­jas, a hom­bres acu­sa­dos de rea­li­zar con­ju­ros má­gi­cos, es de­cir, de ser ma­gos. En­ton­ces, ¿los Ma­gos de Orien­te ha­brían si­do ajus­ti­cia­dos de la mis­ma for­ma que las bru­jas de Zu­ga­rra­mur­di?

Lo cier­to es que no eran ma­gos, y no es que no lo sean por­que co­mo sa­ben los adul­tos, ni en­tran en el sa­lón, ni trai­gan mi­llo­nes de re­ga­los, no lo son por­que na­die di­jo que lo fue­ran. Así es, el he­cho de que se les de­no­mi­ne co­mo “ma­gos” es fru­to de un error de tra­duc­ción que, a lo lar­go de los tiem­pos se ha man­te­ni­do y la len­gua popular ha ali­men­ta­do con to­do ti­po de mi­tos y le­yen­das. Co­mo de­cía­mos unas lí­neas más arri­ba, el he­cho de que se les co­noz­ca co­mo ma­gos es de­ri­va­do de un error al tra­du­cir la pa­la­bra per­sa que es el ori­gen del tér­mino. Un ma­gi era un miembro tri­bal del an­ti­guo Im­pe­rio me­do, si­glos VII y VI a.C. A es­te im­pe­rio se le si­túa en­tre el Mar Cas­pio y los ríos de Me­so­po­ta­mia. To­da su ex­ten­sión se­ría pos­te­rior­men­te ab­sor­bi­da por el Im­pe­rio Per­sa. Co­mo íba­mos di­cien­do un ma­gi ven­dría a ocu­par el pues­to de un sa­cer­do­te per­sa. Es­tos sa­cer­do­tes es­ta­rían de­di­ca­dos a la re­li­gión, a la ob­ser­va­ción de las es­tre­llas, y tam­bién ha­brían in­clui­do en­tre sus ritos re­li­gio­sos al­gu­nas cos­tum­bres re­la­cio­na­das con la ma­gia y la de­mo­no­lo­gía.

Aun­que es­to ocu­rrie­ra en un prin­ci­pio, so­bre el si­glo I, es­tos sa­cer­do­tes ya te­nían ga­na­da una repu­tación de

sa­bios y de cien­tí­fi­cos. Cuan­do en­con­tra­mos el tér­mino “ma­go” en el idio­ma per­sa, ha­ce re­fe­ren­cia es­tos sa­cer­do­tes cien­tí­fi­cos, no a per­so­nas con po­de­res má­gi­cos co­mo en­ten­de­mos hoy en día. El ca­so es que di­cho tér­mino se tra­du­jo al grie­go co­mo ma­gós/ma­goi (sin­gu­lar y plu­ral res­pec­ti­va­men­te). Es­ta tra­duc­ción al grie­go con­ti­nua­ba ha­cien­do re­fe­ren­cia a esos sa­cer­do­tes per­sas as­tró­lo­gos. La tra­duc­ción al la­tín co­mo ma­gus hi­zo que al español lle­ga­ra co­mo ma­go.

En español el tér­mino ma­go, no ha­ce re­fe­ren­cia al­gu­na a esos sa­cer­do­tes per­sas y hom­bres cien­tí­fi­cos co­mo lo ha­ce el tér­mino ori­gi­nal. Pa­ra no­so­tros un ma­go es al­guien que ha­ce ma­gia, que tie­ne al­gún ti­po de po­der. Por lo tan­to, pa­ra que los re­yes ma­gos fue­ran ma­gos, era ne­ce­sa­rio que hi­cie­ran al­go ex­tra­or­di­na­rio, y aquí es don­de po­dría es­tar el ori­gen de to­do ti­po de le­yen­das y mi­tos que la cul­tu­ra popular les ad­ju­di­ca.

Pe­ro lo cier­to es que, si va­mos a la fuen­te de la re­li­gión cris­tia­na, la Bi­blia, los re­yes ma­gos sí apa­re­cen men­cio­na­dos co­mo ta­les, pe­ro es­to ocu­rre por el error en la tra­duc­ción que aca­ba­mos de ex­pli­car.

Tras sus hue­llas

Ma­gia o no ma­gia apar­te, otro de los mis­te­rios que ro­dean a los tan co­no­ci­dos ma­gos de Orien­te, es que fue­ron tres, Melchor, Gas­par y Bal­ta­sar. Si cual­quier per­so­na in­tere­sa­da en sa­ber al­go más acer­ca de los ya du­do­sos ma­gos co­gie­ra los textos cris­tia­nos que sir­ven co­mo ba­se a la re­li­gión ve­ría que en po­cos si­tios apa­re­cen men­cio­na­dos. Tan so­lo se les men­cio­na en el evangelio de Mateo co­mo unos ma­gos (sa­bios) que lle­gan a Je­ru­sa­lén pro­ce­den­tes de Orien­te pre­gun­tan­do por el lu­gar de na­ci­mien­to del “rey de los ju­díos”. Cuan­do lo en­con­tra­ron, se­gún se nos cuen­ta, le ofre­cie­ron oro, in­cien­so y mirra. Aho­ra bien, que fue­ron tres los que lle­ga­ron, no se men­cio­na por nin­gu­na par­te. Por lo tan­to, tam­po­co se men­cio­na que tu­vie­ran los nom­bres por los que les co­no­ce­mos en la ac­tua­li­dad. Pe­ro an­tes de aden­trar­nos en el te­ma de cuán­tos eran, de qué ra­za y de có­mo y de dón­de ha­brían ve­ni­do, vea­mos más de­te­ni­da­men­te lo que el evangelio de Mateo nos cuen­ta so­bre los sa­bios de Orien­te.

Ha­brían lle­ga­do a Je­ru­sa­lén al po­co de na­cer Je­su­cris­to, pre­gun­tan­do a las gen­tes del lu­gar por el lu­gar dón­de po­der en­con­trar del rey de los ju­díos. Al pa­re­cer, es­tos sa­bios se ha­brían ser­vi­do de la ob­ser­va­ción de una es­tre­lla pa­ra dar con el na­ci­mien­to del ni­ño y gra­cias a es­to iban a ado­rar­le.

Es­ta bús­que­da les lle­vó a en­con­trar­se con el rey He­ro­des, quien se que­dó ab­sor­to con lo que pre­ten­dían ha­cer esos sa­bios orien­ta­les. Jun­tan­do a sus sa­cer­do­tes y sus es­tu­dio­sos, die­ron con una pro­fe­cía que in­di­ca­ba que el na­ci­mien­to del “rey de los ju­díos” ha­bría de ser Be­lén. Se­gún cuen­ta Mateo en sus es­cri­tos, He­ro­des in­ten­tó ten­der una trampa a los sa­bios. Ha­cién­do­les ver que él tam­bién que­ría ado­rar­le, les man­dó a la ciu­dad de Be­lén pa­ra que sa­ca­ran to­da la in­for­ma­ción po­si­ble a cer­ca del ni­ño re­cién na­ci­do y que, lue­go, vol­vie­ran a él pa­ra con­tar­le to­do cuan­to ha­brían sa­ca­do en cla­ro so­bre el asun­to. Una vez les fue re­ve­la­do que el lu­gar al que te­nían que ir era Be­lén, se pu­sie­ron en mar­cha y, de nue­vo, la mis­ma es­tre­lla que ha­bían es­ta­do si­guien­do an­te­rior­men­te se les pre­sen­tó y les lle­vó has­ta el lu­gar del na­ci­mien­to. El evan­ge­lis­ta nos cuen­ta có­mo una vez que lle­ga­ron a la ca­sa don­de ha­bía na­ci­do Je­su­cris­to, se pos­tra­ron an­te él y, ado­rán­do­le, le en­tre­ga­ron los re­ga­los que traían. Oro, in­cien­so y mirra fue­ron los pre­sen­tes que los sa­bios de Orien­te otor­ga­ron al re­cién na­ci­do.

Una vez cum­plie­ron con su co­me­ti­do, se mar­cha­ron pa­ra sus lu­ga­res de ori­gen. En los textos del evangelio, Mateo nos ha­bla de que, gra­cias a una re­ve­la­ción en sue­ños, los sa­bios no ca­ye­ron en la trampa de He­ro­des y no vol­vie­ron a él con la in­for­ma­ción que te­nían, re­gre­san­do a su tie­rra por otro ca­mino di­fe­ren­te.

Pa­ra co­men­zar se ha­ce una breve in­tro­duc­ción de los ma­gos de Orien­te di­cien­do que fue­ron avi­sa­dos, co­mo ya ade­lan­tá­ba­mos unas lí­neas más arri­ba por un án­gel. Di­cho án­gel ha­bía ido has­ta el “país de los per­sas” pa­ra en­con­trar­los. Se­gún se cuen­ta, guia­dos du­ran­te me­ses por una es­tre­lla, con­si­guie­ron lle­gar jus­to en el mo­men­to en que la Vir­gen Ma­ría dio a luz. Pe­ro lo cu­rio­so de es­ta in­tro­duc­ción que se ha­ce es que se dan dos da­tos so­bre los ma­gos: el pri­me­ro es que

eran re­yes y her­ma­nos, y el se­gun­do, sus nom­bres. Y es que, se­gún se nos cuen­ta, se­rían los tres her­ma­nos, a sa­ber: “Mel­kon que im­pe­ra­ba so­bre los per­sas, Gas­par que pre­va­le­cía so­bre los in­dios y Bal­ta­sar que po­seía el país de los ára­bes”. Ade­más, se di­ce de ellos que eran los “re­yes de los ma­gos”, con lo cual po­de­mos de­du­cir que po­drían ser los más sa­bios en­tre los sa­bios.

Por otro la­do, le­jos de la apa­rien­cia pa­cí­fi­ca de los tres re­yes que nos pue­dan dar otros re­la­tos, aquí se nos cuen­ta có­mo lle­ga­ron a Je­ru­sa­lén acom­pa­ña­dos de sus ejér­ci­tos. Se ha­ce re­fe­ren­cia has­ta al nú­me­ro de ge­ne­ra­les que lle­va­ban: 12. Ca­da uno con 1.000 hom­bres ba­jo su man­do, es de­cir, 12.000 hom­bres en to­tal, 4.000 por ca­da reino, una ver­da­de­ra fuer­za de com­ba­te. El re­la­to se ale­ja de lo que te­ne­mos co­mún­men­te por en­ten­di­do en cuan­to a re­ga­los, de es­ta ma­ne­ra Mel­kon (Melchor) traía pre­sen­tes ta­les co­mo áloe, mirra, mu­se­li­na y púr­pu­ra en­tre otros. Por otro la­do, Gas­par traía ci­na­mo­mo, ca­ne­la e in­cien­so. Y, por úl­ti­mo, el ter­cer rey, Bal­ta­sar, traía el oro, la pla­ta y de­más pie­dras pre­cio­sas.

La his­to­ria con­ti­núa na­rran­do có­mo se­me­jan­te con­tin­gen­te mi­li­tar no pa­só des­aper­ci­bi­do, evi­den­te­men­te, por el rey He­ro­des, que man­dó a sus me­jo­res di­plo­má­ti­cos a que ha­bla­ran con los re­yes acam­pa­dos a las afue­ras de Je­ru­sa­lén. Con te­mor a que la ciu­dad fue­ra ase­dia­da los in­ter­lo­cu­to­res pre­gun­ta­ron por las pre­ten­sio­nes que aque­llos ejér­ci­tos te­nían, e in­clu­so les lle­ga­ron a con­fun­dir con mer­ca­de­res por la can­ti­dad de re­ga­los que le traían al re­cién na­ci­do me­sías. Los re­yes les res­pon­die­ron que ha­bían lle­ga­do si­guien­do una es­tre­lla y que, se­gún los de­sig­nios de Dios, ha­brían de en­con­trar al nue­vo rey que ha­bía na­ci­do. Cuan­do los me­dia­do­res mar­cha­ron de vuel­ta jun­to con He­ro­des, le con­ta­ron to­do cuan­to se les ha­bía di­cho. Ha­cién­do­les lla­mar a su pa­la­cio, He­ro­des tra­tó de re­te­ner a los re­yes de Orien­te por la fuer­za. En­ton­ces, se­gún afir­ma el texto del evangelio, una enor­me con­mo­ción se creó en el pa­la­cio que se de­rrum­bó tras que­brar­se sus co­lum­nas ma­tan­do has­ta 72 per­so­nas en su caí­da. Tal se­ría la si­tua­ción que se cuen­ta có­mo el hi­jo de He­ro­des su­pli­có a su pa­dre pa­ra que de­ja­ra par­tir a los ma­gos. En­ton­ces pre­gun­ta­ron a He­ro­des dón­de na­ce­ría se­gún las pro­fe­cías el me­sías de los ju­díos. Y lla­man­do es­te a su con­se­jo de sa­bios, que­dó es­ta­ble­ci­do que ten­dría lu­gar di­cho su­ce­so en Be­lén de Ju­dea. He­ro­des, en­ton­ces, su­gi­rió a los re­yes que una vez en­con­tra­ran al re­cién na­ci­do le avi­sa­ran del lu­gar exac­to pa­ra ir él en per­so­na a ado­rar­le tam­bién. Aun­que co­mo to­dos sa­be­mos so­bre es­ta his­to­ria gra­cias a la tradición, las in­ten­cio­nes eran bien dis­tin­tas. Gra­cias a ser guia­dos de nue­vo por su es­tre­lla,

lle­ga­ron has­ta el lu­gar don­de ha­bía na­ci­do el Ni­ño Je­sús. Se­gún se cuen­ta en es­te evangelio, tan­to Jo­sé co­mo Ma­ría que­da­ron sor­pren­di­dos al pre­sen­ciar a tan gran ejér­ci­to acer­car­se y lle­gar has­ta el po­bre lu­gar don­de se en­con­tra­ban. Una vez lle­ga­ron has­ta el ni­ño, los re­yes le ado­ra­ron y se mar­cha­ron de­ján­do­le los re­ga­los que le ha­bían traí­do des­de sus le­ja­nas tie­rras.

Al sa­lir, los tres que­da­ron ex­tra­ña­dos de que un rey hu­bie­ra na­ci­do en unas con­di­cio­nes tan po­bres, fal­to de abri­go y de ca­ma. Pe­ro, se­gún apa­re­ce en el evangelio, los re­yes tu­vie­ron una con­ver­sa­ción en la que ca­da uno ex­pre­só có­mo en el mo­men­to de la ado­ra­ción vie­ron Je­su­cris­to. Gas­par le vio co­mo al hi­jo de Dios, sen­ta­do en un trono de glo­ria y ro­dea­do por án­ge­les in­mor­ta­les. Bal­ta­sar le vio ro­dea­do de le­gio­nes de se­gui­do­res que le ado­ra­ban de ro­di­llas. Y, por úl­ti­mo, Melchor le vio muer­to y re­su­ci­ta­do. Al día si­guien­te vol­vie­ron a ver al ni­ño pa­ra ver si se re­pe­tían sus vi­sio­nes, pe­ro con­for­me iban lle­gan­do y le ado­ra­ban las vi­sio­nes que ha­bían te­ni­do los otros re­yes ma­gos se com­par­tían, de for­ma que ca­da uno vio lo que vie­ron los de­más.

El he­cho de que el nom­bre y el nú­me­ro de los re­yes ha­ya po­di­do sa­car­se de es­te evangelio es otra teo­ría más den­tro de las mu­chas que cir­cu­lan so­bre los mal lla­ma­dos ma­gos de Orien­te. Lo que sí po­de­mos ver en es­tos es­cri­tos que aca­ba­mos de re­su­mir es que los nom­bres coin­ci­den con có­mo se les lla­ma en la ac­tua­li­dad, se­gún la tradición.

Tam­bién ve­mos que se dan da­tos ta­les co­mo la pro­ce­den­cia de los re­yes: Per­sia, In­dia y Ara­bia. Es­ta ver­sión po­dría coin­ci­dir, en par­te, con al­gu­nas teo­rías que pre­ten­den si­tuar a ca­da rey en di­fe­ren­tes lu­ga­res. Lle­ga- dos a es­te pun­to, ten­dría­mos que des­ta­car la idea que exis­te de que ca­da rey ma­go po­dría ha­ber lle­ga­do de un con­ti­nen­te di­fe­ren­te, Eu­ro­pa, Asia y Áfri­ca. Y so­bre es­ta idea se ha lle­ga­do a ar­gu­men­tar que, por tan­to, po­dría ha­ber existido un cuar­to rey ma­go ame­ri­cano, aun­que es­ta teo­ría no se ha lle­ga­do a to­mar en se­rio por los in­ves­ti­ga­do­res en ge­ne­ral.

Sea co­mo fue­re, te­ne­mos que men­cio­nar que el evangelio ar­me­nio que he­mos ci­ta­do, ha es­ta­do prohi­bi­do por la Igle­sia, que lo ca­ta­lo­gó co­mo li­bro os­cu­ro, con­de­nán­do­se, ade­más a to­do aquel que fue­ra en­con­tra­do con una co­pia en su po­der.

LOS MA­GOS AS­TRÓ­LO­GOS

Otra de las gran­des pre­gun­tas que sur­gen acer­ca de los ma­gos de Orien­te es el he­cho de que se les con­si­de­re co­mo as­tró­lo­gos. El he­cho de ser guia­dos por una es­tre­lla po­dría ve­nir a de­cir­nos que se ha­brían de­di­ca­do a la ob­ser­va­ción de las mis­mas. Lo cho­can­te aquí es que la re­li­gión prohí­be en to­das sus for­mas la ob­ser­va­ción de las es­tre­llas. Ba­sán­do­se en que lle­ga­ron a Je­su­cris­to guia­dos por una es­tre­lla y que ha­brían si­do sa­bios per­sas, los cua­les se ocu­pa­ban nor­mal­men­te de la as­tro­lo­gía, al­gu­nas teo­rías apun­tan a que los ma­gos de Orien­te po­drían ser en reali­dad as­tró­lo­gos pa­ga­nos. Aun­que, si lo fue­ran ¿pa­ra qué ha­brían se­gui­do una es­tre­lla du­ran­te mu­chos me­ses (se es­ti­ma que 9) pa­ra en­con­trar­se con el hi­jo de un dios en quien no cree­rían? En es­te pun­to te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que, en la Bi­blia, mu­chas ve­ces las es­tre­llas se aso­cian a los án­ge­les, con lo que el ele­men­to “es­tre­lla” se­ría un án­gel y no un as­tro co­mo tal.

Sin em­bar­go, lo que guió a los ma­gos de Orien­te has­ta el re­cién na­ci­do cons­ti­tu­ye un mis­te­rio. Se sa­be que so­bre el año 7 a.C ocu­rrió un he­cho im­por­tan­te a ni­vel es­te­lar. Jú­pi­ter pa­só por de­lan­te del pla­ne­ta Sa­turno en tres oca­sio­nes, en la cons­te­la­ción de Pis­cis. Al­gu­nos ex­per­tos han re­in­ter­pre­ta­do el su­ce­so co­mo que un “gran rey” (Jú­pi­ter) y ade­más de jus­ti­cia (Sa­turno) na­ce­ría en­tre los ju­díos que, en es­te ca­so es­ta­rían re­pre­sen­ta­dos por Pis­cis, el pez sím­bo­lo del cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo. Se sa­be de es­te mo­vi­mien­to de pla­ne­tas gra­cias a que se han en­con­tra­do do­cu­men­tos de la épo­ca que cuen­tan el acon­te­ci­mien­to. Ade­más, se sa­be que hu­bo otros mo­vi­mien­tos pa­re­ci­dos.

Res­pec­to al te­ma del año en que na­ció Je­su­cris­to, es­tá da­ta­do que ocu­rrió so­bre las fe­chas se­ña­la­das una lí­nea más arri­ba. Se sa­be que fue así por las re­fe­ren­cias que ofre­cen los textos bí­bli­cos al cen­so del em­pe­ra­dor Ce­sar Au­gus­to de los años 8 a.C y 6 a.C. Tam­bién gra­cias a que que­dó re­fle­ja­da la ma­tan­za de ni­ños me­no­res de 2 años lle­va­da a ca­bo por He­ro­des. Ar­queó­lo­gos de la Universidad He­brea de Je­ru­sa­lén en­con­tra­ron los res­tos de ni­ños de me­nos de 2 años de edad y que coin­ci­dían per­fec­ta­men­te con los años en los que He­ro­des ha­bría or­de­na­do la ma­tan­za, con el fin de li­brar­se de Je­su­cris­to. Gra­cias a es­tas re­fe­ren­cias, no so­lo sa­be­mos el na­ci­mien­to de Cris­to, sino los acon­te­ci­mien­tos as­tro­ló­gi­cos que que­da­ron re­gis­tra­dos y que ha­cen cua­drar, en prin­ci­pio, los re­la­tos.

Otro de los mis­te­rios o más bien cu­rio­si­da­des que ro­dea a los re­yes ma­gos es su re­pre­sen­ta­ción a lo lar­go de la His­to­ria. Y es que, a Bal­ta­sar, no se le re­pre­sen­ta­ba con la tez ne­gra en un prin­ci­pio. No se­ría has­ta el si­glo XV cuan­do la idea de los tres re­yes blan­cos cam­bia­ría pa­ra uni­ver­sa­li­zar el con­cep­to de re­li­gión y unir los tres con­ti­nen­tes co­no­ci­dos has­ta la fe­cha (Eu­ro­pa, Áfri­ca y Asia) ba­jo el man­to del cris­tia­nis­mo. Du­ran­te la Edad Me­dia el con­cep­to de rey ne­gro no ha­bría po­di­do dar­se por­que el co­lor ne­gro se aso­cia­ría al dia­blo y a lo os­cu­ro, no se­ría has­ta fi­na­les de esa eta­pa y en el Re­na­ci­mien­to cuan­do la idea co­bra­ría fuer­za y con­se­gui­ría lle­gar has­ta nues­tros días.

Los sa­bios de Orien­te es­ta­rán ro­dea­dos de mis­te­rio has­ta el mo­men­to de su muer­te. Se es­ti­ma, se­gún la tradición, que fue­ron mar­ti­ri­za­dos. Al pa­re­cer ha­brían mar­cha­do a pre­di­car por la In­dia, don­de re­co­rrie­ron bas­tan­tes lu­ga­res ha­cien­do su la­bor de pro­pa­ga­ción del cris­tia­nis­mo. So­bre el año 70 d.C. al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res es­ti­man que fue­ron ase­si­na­dos y, ade­más, en­te­rra­dos en un mis­mo sar­có­fa­go, lo que nos da­ría la idea de que po­drían ha­ber si­do fa­mi­lia. Si re­cor­da­mos lo que de­cía de ellos el evangelio ar­me­nio, ve­re­mos que am­bos re­la­tos coin­ci­di­rían. Sea co­mo fue­re sus res­tos fue­ron lle­va­dos a Cons­tan­ti­no­pla en el si­glo IV. Los res­tos ha­brían via­ja­do has­ta Mi­lán y de allí a Co­lo­nia, en cu­ya ca­te­dral se en­cuen­tran, en el al­tar ma­yor. To­do cuan­to les ro­dea es­tá re­ple­to de du­das, in­cóg­ni­tas y teo­rías que se­ña­lan unas cosas u otras. El mis­te­rio de los re­yes ma­gos, se­gui­rá sien­do otro enig­ma más den­tro de la Bi­blia, otro de mu­chos en el cris­tia­nis­mo.

LE­JOS DE LA APA­RIEN­CIA PA­CÍ­FI­CA que te­ne­mos de los re­yes ma­gos, es­tos lle­ga­ron a Je­ru­sa­lén acom­pa­ña­dos de sus ejér­ci­tos. En to­tal les se­guían 12.000 sol­da­dos, una ver­da­de­ra fuer­za de com­ba­te pa­ra la épo­ca. Lo que lla­mó la aten­ción de He­ro­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.