El Ar­ca de la Alian­za

EL GRAN OB­JE­TO DE PO­DER DEL PUE­BLO ELE­GI­DO

Mas Alla Monografico - - Sumario -

Tra­di­cio­nal­men­te el es­tu­dio del Ar­ca de la Alian­za se ha en­fo­ca­do des­de un pun­to de vis­ta ale­ja­do de la ra­cio­na­li­dad, por lo que en mu­chas oca­sio­nes se ha lle­ga­do a un ti­po de con­clu­sio­nes que na­da tie­nen que ver con la reali­dad. Por es­te mo­ti­vo, si que­re­mos com­pren­der lo que real­men­te fue es­ta re­li­quia de­be­mos de cen­trar­nos en lo que nos han tras­mi­ti­do las fuen­tes y las tra­di­cio­nes ora­les an­ti­guas, pa­ra de es­ta for­ma com­pren­der la na­tu­ra­le­za del Ar­ca, y el lu­gar en don­de que­dó ocul­ta, si es que real­men­te exis­tió, des­pués de des­apa­re­cer del Tem­plo de Sa­lo­món.

Un ob­je­to úni­co

Se­gún el An­ti­guo Tes­ta­men­to, el Ar­ca fue cons­trui­da por Moi­sés con una fi­na­li­dad muy pre­ci­sa: con­ser­var en su in­te­rior los Diez Man­da­mien­tos gra­ba­dos con el de­do de Dios, da­dos al pue­blo de Israel co­mo una es­pe­cie de cons­ti­tu­ción éti­ca que a par­tir de en­ton­ces se con­ver ti­ría en una car ta mo­ral pa­ra los ju­díos. Se­gún el con­tro­ver ti­do in­ves­ti­ga­dor Ja­mes Church­ward, es­tos man­da­mien­tos no se­rían más que una re­pe­ti­ción de las le­yes con­te­ni­das en el Có­di­go de Ham­mu­ra­bi ba­bi­ló­ni­co, fa­mo­so por ser uno de los con­jun­tos le­ga­les más an­ti­guos de nues­tra His­to­ria.

Al pa­re­cer, des­pués de li­be­rar a su pue­blo de la es­cla­vi­tud a la que se ha­bía vis­to so­me­ti­do en tie­rras de Egip­to, Moi­sés fue con­vo­ca­do por Dios en lo al­to de la mon­ta­ña del Si­naí pa­ra se­llar una alian­za con Is- rael. Allí per­ma­ne­ció du­ran­te cua­ren­ta días ayu­nan­do y re­zan­do, has­ta que fi­nal­men­te el Se­ñor se le re­ve­ló y le en­tre­gó es­tos fa­mo­sos pre­cep­tos re­li­gio­sos de es­tric­to cum­pli­mien­to. Lo que pa­só a con­ti­nua­ción ya lo sa­be­mos.

Cuan­do Moi­sés des­cen­dió ha­cia el cam­pa­men­to ju­dío ob­ser­vó, ape­sa­dum­bra­do, có­mo su gen­te se ha­bía co­rrom­pi­do y en­tre­ga­do a la ido­la­tría, can­sa­dos, al pa­re­cer, de las du­ras prue­bas a los que ha­bían si­do so­me­ti­dos por su úni­co Dios. No le tu­vo que gus­tar a Moi­sés lo que vie­ron sus ojos, más aún cuan­do ob­ser­vó có­mo su pue­blo ha­bía fun­di­do oro pa­ra ela­bo­rar un be­ce­rro al que le es­ta­ban ofre­cien­do sa­cri­fi­cios. Sin pen­sár­se­lo dos ve­ces, y en un ac­to de gran im­pru­den­cia, el gran le­gis­la­dor ju­dío arro­jó las Ta­blas de la Ley so­bre los is­rae­li­tas, hi­rien­do de muer­te a mu­chos de ellos, mien­tras que los su­per­vi­vien­tes per­die­ron to­das las ga­nas de desafiar a su in­cle­men­te y ven­ga­ti­vo Dios. Y di­ji­mos im­pru­den­cia por­que ac­to se­gui­do, Moi­sés, al que se­gu­ra­men­te le se­guía du­ran­do el dis­gus­to, tu­vo que vol­ver a su­bir a la mon­ta­ña, y ta­llar dos nue­vas ta­blas de pie­dra, des­pués de pe­dir a Ya­vé que vol­vie­ra a es­cri­bir so­bre ellas los mis­mos Diez Man­da­mien­tos.

Si­guien­do las ór­de­nes de su Dios, vol­vió a ba­jar de la mon­ta­ña, y aho­ra sí, de­po­si­tó las Ta­blas en el in­te­rior de un Ar­ca, he­cha de ma­de­ra de aca­cia y re­cu­bier­ta de oro, que se ter­mi­nó con­vir­tien­do en el gran ta­lis­mán del Pue­blo Ele­gi­do. So­bre la for­ma y los ma­te­ria­les con los que fue ela­bo­ra­da, la Bi­blia nos pro­por­cio­na una uti­lí­si­ma in­for­ma­ción en el ca­pí­tu­lo 25 del Éxodo, sien­do es­ta la pri­me­ra vez que apa­re­ce men­cio­na­da en el li­bro sa­gra­do.

“Ha­rás un ar­ca de ma­de­ra de aca­cia, de dos co­dos y me­dio de lar­go, co­do y me­dio de an­cho y co­do y me­dio de al­to. La cu­bri­rás de oro pu­ro, por den­tro y por fue­ra, y en torno de ella pon­drás una mol­du­ra de oro. Fun­di­rás pa­ra ella cua­tro ani­llos de oro, que pon­drás en lo cua­tro án­gu­los, dos de un la­do, dos del otro. Ha­rás unas ba­rras de ma­de­ra de aca­cia, y las cu­bri­rás de oro, y las pa­sa­rás por los ani­llos de los la­dos del ar­ca pa­ra que pue­da lle­var­se. Las ba­rras que­da­rán siem­pre en los ani­llos y no se sa­ca­rán. En el ar­ca pon­drás el tes­ti­mo­nio que yo te da­ré. Ha­rás un pro­pi­cia­to­rio de oro pu­ro, de dos co­dos y me­dio de lar­go y un co­do y me­dio de an­cho. Ha­rás dos que­ru­bi­nes de oro, de oro ba­ti­do, a los dos ex­tre­mos del pro­pi­cia­to­rio, de ca­ra el uno al otro, mi­ran­do al pro­pi­cia­to­rio. Pon­drás el pro­pi­cia­to­rio so­bre el ar­ca, en­ce­rran­do en ella el tes­ti­mo­nio que yo te da­ré. Allí me re­ve­la­ré a ti, y de so­bre el pro­pi­cia­to­rio, de en me­dio de los que­ru­bi­nes, te co­mu­ni­ca­ré yo to­do cuan­to pa­ra los hi­jos de Israel te man­da­ré” (Éxodo 25: 10-22).

No es es­ta la úni­ca des­crip­ción que se da del Ar­ca en la Bi­blia por­que en el Deu­te­ro­no­mio fue Moi­sés di­rec­ta­men­te, sin re­cu­rrir co­mo ve­re­mos a con­ti­nua­ción al ex­pe­ri­men­ta­do or­fe­bre Be­sa­lel, el que fa­bri­có un sim­ple co­fre he­cho con ma­de­ra de aca­cia, en don­de no se men­cio­nan ni los que­ru­bi­nes, ni el pro­pi­cia­to­rio, y me­nos aún to­do el oro con el que fue re­cu­bier­ta. A pe­sar de to­do, re­sul­ta­ba evi­den­te que el Deu­te­ro­no­mio no re­cha­za­ba la ver­sión an­te­rior, úni­ca­men­te la sim­pli­fi­ca­ba, por lo que las hi­pó­te­sis plan­tea­das por al­gu­nos es­tu­dio­sos del Ar­ca, re­cha­zan­do la ima­gen que de ella se nos da en el li­bro del Éxodo, no re­sul­ta­ron del to­do con­vin­cen­tes.

“En­ton­ces me di­jo Ya­vé: ‘Haz­te dos ta­blas de pie­dra co­mo las pri­me­ras y sube a mí a la mon­ta­ña; haz tam­bién un ar­ca de ma­de­ra; yo es­cri­bi­ré so­bre esas ta­blas las pa­la­bras que es­ta­ban es­cri­tas so­bre las pri­me­ras que tú rom­pis­te, y las guar­da­rás en el ar­ca. Hi­ce pues un ar­ca de ma­de­ra de aca­cia…” (Deu­te­ro­no­mio 10: 1, 2).

Man­da­to di­vino

No fue el Ar­ca lo úni­co que Ya­vé or­de­nó fa­bri­car al gran le­gis­la­dor is­rae­li­ta, ya que po­co des­pués re­ci­bió el en­car­go de dar for­ma a otros ob­je­tos de culto fun­da­men­ta­les pa­ra la re­li­gión ju­día. Uno de ellos fue el Can­de­la­bro de los Sie­te Bra­zos; otro, la fa­mo­sa Me­sa de los Pa­nes de la Pre­sen­cia, cu­yas téc­ni­cas cons­truc­ti­vas guar­dan una es­tre­cha re­la­ción con las uti­li­za­das pa­ra el Ar­ca. Moi­sés, se­gún los da­tos pro­por­cio­na­dos en el li­bro del Éxo - do, no fa­bri­có con sus pro­pias ma­nos es­te ob­je­to de po­der.

Sien­do co­mo era cons­cien­te de la im­por­tan­cia de su co­me­ti­do, trans­mi­tió es­tos en- car­gos a un ar­te­sano lla­man­do Be­sa­lel, que, se­gún el Li­bro Sa­gra­do, es­ta­ba ins­pi­ra­do por la gra­cia de Dios.

Moi­sés di­jo a los hi­jos de Israel: “Sa­bed que Ya­vé ha ele­gi­do a Be­sa­lel, hi­jo de Uri, hi­jo de Jur, de la tri­bu de Ju­dá. Él le ha lle­na­do del es­pí­ri­tu de Dios, de sa­bi­du­ría, de en­ten­di­mien­to y de sa­ber pa­ra to­da suer­te de obras, pa­ra pro­yec­tar, pa­ra tra­ba­jar el oro, la pla­ta y el bron­ce, pa­ra gra­bar pie­dra y en­gas­tar-

las, pa­ra ta­llar la ma­de­ra y ha­cer to­da cla­se de obras de ar­te. Él ha pues­to en su co­ra­zón el don de en­se­ñan­za, así co­mo en el de Oliab, hi­jo de Aji­sa­mec, de la tri­bu de Dan. Los ha lle­na­do de in­te­li­gen­cia pa­ra eje­cu­tar to­da obra de es­cul­tu­ra, de ar­te, pa­ra te­jer en di­ver­sos di­bu­jos el ja­cin­to, la púr­pu­ra, el car­me­sí y el lino; pa­ra eje­cu­tar to­da suer­te de tra­ba­jos y pa­ra pro­yec­tar com­bi­na­cio­nes” (Éxodo, 35: 30 -35).

Cuan­do Be­sa­lel ter­mi­nó de cons­truir el Ar­ca, Moi­sés de­po­si­tó las Ta­blas de la Ley en su in­te­rior. Des­pués fue­ron en­tre­ga­das por Dios a su pue­blo co­mo el tes­ti­mo­nio del pac­to que des­de en­to­nes les uni­ría, si­guien­do l a vie­ja cos­tum­bre en el Pró­xi­mo Orien­te de guar­dar do­cu­men­tos y tra­ta­dos i mpor­tan­tes ba­jo l a pro­tec­ción de una di­vi­ni­dad que le da­ba va­li­dez. Se­gui­da­men­te, el Ar­ca pa­só a ocu­par una si­tua­ción de pri­vi­le­gio en el sanc­ta­sanc­tó­rum del Ta­ber­nácu­lo, la tien­da por tá­til que los is­rae­li­tas uti­li­za­ron co­mo lu­gar de culto mien­tras an­du­vie­ron erran­tes por el de­sier­to, y que se con­vir­tió en el lu­gar en don­de se de­po­si­ta­ron sus prin­ci­pa­les ob­je­tos de culto, has­ta que Sa­lo­món ter­mi­nó eri­gien­do el Tem­plo de Je­ru­sa­lén a prin­ci­pios del pri­mer mi­le­nio an­tes de Cris­to.

Se­gún Juan Arias, au­tor de La Bi­blia y sus se­cre­tos, el Ar­ca “cons­ti­tuía una es­pe­cie de iden­ti­dad re­li­gio­sa e, in­clu­so, una for­ma de uni­dad na­cio­nal. Era co­mo el pa­ra­rra­yos que aquel pue­blo ll eva­ba siem­pre con­si­go, co­mo un es­cu­do pro­tec­tor. Era una es­pe­cie de san­tua­rio mó­vil que acom­pa­ñó a Israel des­de sus orí­ge­nes. El Ar­ca fue el signo con­cre­to de l a pre­sen­cia ac­ti­va de Dios du­ran­te el Éxodo y la con­quis­ta de la Tie­rra Pro­me­ti­da”.

Los se­cre­tos de su po­der

Lle­ga­dos a es­te pun­to, ca­be pre­gun­tar­nos por los mo­ti­vos que hi­cie­ron del Ar­ca el uten­si­lio más im­por­tan­te de los is­rae­li­tas du­ran­te to­do el tiem­po que per­ma­ne­ció en su po­der. Se­gún el li­bro del Éxodo, su ela­bo­ra­ción se de­bió a la vo­lun­tad de Ya­vé de con­tar con un ins­tru­men­to que le per­mi­tie­se una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con Moi­sés, y así po­der trans­mi­tir­le to­das las nor­mas y las le­yes que a par­tir de ese mo­men­to de­bían de re­gir so­bre su pue­blo. Es­ta pri­me­ra in­ter­pre­ta­ción pa­re­ce sor­pren­den­te, ya que la lec­tu­ra aten­ta de es­te se­gun­do li­bro de la To­rá ju­día nos per­mi­te sa­ber que es­ta co­mu­ni­ca­ción en­tre Dios y su pro­fe­ta ya ha­bía que­da­do es­ta­ble­ci­da mu­cho tiem­po an­tes de la cons­truc­ción de la re­li­quia.

Así su­ce­dió cuan­do Ya­vé le in­for­mó a Moi­sés so­bre su mi­sión an­tes de su mar­cha a Egip­to, y en re­pe­ti­das oca­sio­nes has­ta que el pue­blo de Israel lle­gó al mon­te Si­naí, y su lí­der re­ci­bió el man­da­to de cons­truir el gran ob­je­to de po­der de la re­li­gión yah­vis­ta. Al­go más ten­dría que ha­ber, más aún si te­ne­mos en cuen­ta que las an­ti­guas tra­di­cio­nes ju­días ase­gu­ra­ban que el Ar­ca fue el uten­si­lio en don­de se lle­gó a con­cen­trar to­do el sa­ber hu­mano y di­vino, y por eso su bús­que­da ha­bría de plan­tear­se en

tér­mi­nos ini­ciá­ti­cos, de for­ma si­mi­lar a la de otros ob­je­tos co­mo el Santo Grial o la co­no­ci­da co­mo Me­sa del rey Sa­lo­món, en cu­ya su­per­fi­cie se di­ce que fue gra­ba­do el au­tén­ti­co nom­bre se­cre­to de Dios, cu­ya co­rrec­ta pro­nun­cia­ción po­dría otor­gar a su des­cu­bri­dor el ac­ce­so a un gra­do de sa­bi­du­ría prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­do.

Fren­te a es­ta vi­sión del Ar­ca co­mo ins­tru­men­to de co­no­ci­mien­to, los nue­vos en­sa­yis­tas que en los úl­ti­mos años se han ocu­pa­do del es­tu­dio de la re­li­quia, han pro­pues­to nue­vas hi­pó­te­sis, ba­sán­do­se, tal vez, en una in­ter­pre­ta­ción de­ma­sia­do li­te­ral de la Bi­blia, en don­de pri­ma­ría la con­cep­ción de la mis­ma co­mo una es­pe­cie de má­qui­na, ela­bo­ra­da gra­cias a la po­se­sión de unos inex­pli­ca­bles co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos, que les ha­bría per­mi­ti­do uti­li­zar­la co­mo una des­co­mu­nal fuen­te de ener­gía, e in­clu­so co­mo una po­ten­te ar­ma de guerra con la que de­rro­tar a los nu­me­ro­sos enemi­gos que ace­cha­ban en el ho­ri­zon­te.

En el otro ex­tre­mo es­ta­rían los “ne­ga­cio­nis­tas” que ni si quie­ra se plan­tean la exis­ten­cia his­tó­ri­ca de la re­li­quia, al con­si­de­rar­la un ob­je­to ima­gi­na­rio re­la­cio­na­do úni­ca­men­te con la na­rra­ción bí­bli­ca, que pa­ra ellos no te­nía nin­gún ti­po de va­lor his­tó­ri­co. Fren­te a es­tas pos­tu­ras ex­tre­mas, otros han op­ta­do por tra­tar de com­pren­der me­jor el con­tex­to re­li­gio­so de los pue­blos orien­ta­les, pa­ra ver si era asu­mi­ble, o no, la exis­ten­cia de es­te ti­po de ar­te­fac­tos en­tre los pri­me­ros is­rae­li­tas. Mien­tras me do­cu­men­ta­ba pa­ra es­cri­bir mi en­sa­yo Ope­ra­ción trom­pe­tas de Je­ri­có, pu­de com­pro­bar có­mo en­tre los pue­blos de Pró­xi­mo Orien­te, no so­lo era fre­cuen­te dis­tin­guir ob­je­tos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, sino que ade­más era bas­tan­te ha­bi­tual. Los hi­ti­tas, por po­ner un ejem­plo, uti­li­za­ban una es­pe­cie de co­fres trans­por­ta­dos por sus sa­cer­do­tes me­dian­te una se­rie de pér­ti­gas, y en su in­te­rior si­tua­ban las imá­ge­nes de sus dio­ses más im­por­tan­tes. Al­go pa­re­ci­do ocu­rría en el Egip­to fa­raó­ni­co, en don­de pu­de ob­ser var la exis­ten­cia de una se­rie de ar­te­fac­tos, prác­ti­ca­men­te si­mi­la­res a los des­cri­tos en la Bi­blia que co­rro­bo­ra­ban la idea de que los is­rae­li­tas, jus­to en esa mis­ma épo­ca y en ese con­tex­to geo­grá­fi­co, pu­die­ron uti­li­zar ese ti­po de ar­cas de uso tan co­rrien­te, en el mis­mo mo­men­to en que es­ca­pa­ban de su cau­ti­ve­rio en Egip­to, pa­ra ini­ciar una nue­va y de­ci­si­va eta­pa en su his­to­ria.

Ilustración del ar­co de Ti­to.

no fue el ar­ca lo úni­co que ya­vé or­de­nó fa­bri­car al gran le­gis­la­dor is­rae­li­ta, ya que po­co des­pués re­ci­bió el en­car­go de dar for­ma a otros ob­je­tos de culto fun­da­men­ta­les pa­ra la re­li­gión ju­día, co­mo el Can­de­la­bro de los Sie­te Bra­zos.

Texto: Javier Mar­tí­nez-Pin­na, profesor e in­ves­ti­ga­dor. Au­tor de Ope­ra­ción trom­pe­tas de Je­ri­có. Edi­to­rial Now­ti­lus

El Ar­cA de lA AliAn­zA es el icono re­li­gio­so más mis­te­rio­so de to­dos los que apa­re­cen en la Bi­blia. Su im­por­tan­cia fue tan des­ta­ca­ble que lle­gó a ser iden­ti­fi­ca­da con la pre­sen­cia de Dios en la Tie­rra, y el lu­gar en don­de re­po­sa­ba el po­der de Ya­vé, por...

Recreación del as­pec­to del Ar­ca de la Alian­za.

en tér­mi­nos inicá­ti­cos, de for­ma si­mi­lar a la de otros ob­je­tos co­mo el santo Grial o la co­no­ci­da co­mo me­sa del rey sa­lo­món, en cu­ya su­per­fi­cie se di­ce que fue gra­ba­do el au­tén­ti­co nom­bre se­cre­to de Dios, el Ar­ca de la Alian­za po­dría ser un con­te­ne­dor...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.