LOS EVAN­GE­LIOS Y SUS MÚL­TI­PLES IN­TER­PRE­TA­CIO­NES

Mas Alla Monografico - - Personajes -

Hay cua­tro evan­ge­lios ca­nó­ni­cos, es de­cir, re­co­no­ci­dos por la Igle­sia ca­tó­li­ca. Son los de Mar­cos, Mateo, Lu­cas y Juan. Real­men­te, no sa­be­mos quié­nes los es­cri­bie­ron, aun­que se atri­bu­yan a ta­les au­to­res. Es más, des­co­no­ce­mos sus ver­sio­nes ori­gi­na­les.

Sin em­bar­go, exis­ten mu­chos más evan­ge­lios. Cer­ca de un cen­te­nar. Son los con­si­de­ra­dos “apó­cri­fos” (falsos), a pe­sar de que al­gu­nos de ellos tu­vie­ron acep­ta­ción en los pri­me­ros si­glos del cris­tia­nis­mo y fue­ron ci­ta­dos por los Pa­dres de la Igle­sia.

Hay dis­tin­tas ver­sio­nes so­bre la for­ma en que se es­co­gie­ron co­mo au­tén­ti­cos los cua­tro evan­ge­lios in­clui­dos ac­tual­men­te en el ca­non del Nue­vo Tes­ta­men­to.

Di­ce la le­yen­da que fue el Es­pí­ri­tu Santo, a tra­vés de un milagro, el que in­flu­yó en la de­ci­sión f inal. Ire­neo, en el si­glo III, af ir­mó: “El Evangelio es la co­lum­na de la Igle­sia. La Igle­sia es­tá es­par­ci­da por to­do el mun­do y el mun­do tie­ne cua­tro re­gio­nes y, por tan­to, con­vie­ne que exis­tan cua­tro evan­ge­lios”.

Lo cier to es que si com­pa­ra­mos los cua­tro evan­ge­lios, en­con­tra­mos enor­mes di­ver­gen­cias. In­clu­so

pa­ra da­tos tan con­cre­tos co­mo la épo­ca y el lu­gar del na­ci­mien­to de Je­sús, su ge­nea­lo­gía, el dis­cur­so de las bie­na­ven­tu­ran­zas o los pri­me­ros tes­ti­gos de su re­su­rrec­ción. Ni si­quie­ra coin­ci­den en de­ter­mi­nar el tiem­po que du­ró su vi­da pú­bli­ca. To­do ello ha ge­ne­ra­do se­rias dispu­tas teo­ló­gi­cas du­ran­te los pri­me­ros con­ci­lios ecu­mé­ni­cos. Es, por tan­to, im­po­si­ble es­cri­bir una bio­gra­fía fi­de­dig­na de

Je­sús ba­sán­do­nos en los evan­ge­lios.

No ha de ex­tra­ñar­nos, pues, que sur­gie­ran dis­tin­tas co­rrien­tes cris­to­ló­gi­cas en los inicios del cris­tia­nis­mo, de­fen­dien­do ca­da una de ellas in­ter­pre­ta­cio­nes muy dis­pa­res. Por ejem­plo, los arria­nos afir­ma­ban que Je­sús no era un ser di­vino, sino una cria­tu­ra per fec ta; los do­ce­tis­tas, por su par te, sos­te­nían que el cuer­po de Je­sús no era fí­si­co, sino apa­ren­te, no ha­bien­do su­fri­do en la cruz; mien­tras que los adop­cio­nis­tas creían que Je­sús era un hom­bre nor­mal has­ta que tras su bau­tis­mo fue adop­ta­do co­mo Hi­jo de Dios, ad­qui­rien­do na­tu­ra­le­za di­vi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.