¿sabías que...

Mas Alla Monografico - - Misterios -

..las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res de los cru­ci­fi­ca­dos so­lían rom­per­se pa­ra no pro­lon­gar su agonía? Y es que mien­tras apo­ya­ban sus pies en el se­di­le, una es­pe­cie de mén­su­la de ma­de­ra, po­dían re­par tir el pe­so de su cuer­po sus­pen­di­do. Con las pier­nas frac tu­ra­das eran los bra­zos los en­car­ga­dos de sos­te­ner­lo y la muer te, por as­fi­xia, no tar­da­ba en lle­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.