POr­nO­Cra­CIa

Mas Alla Monografico - - Pontífices -

Du­ran­te el pa­pa­do de Ser­gio III exis­tió o, me­jor di­cho, apa­ren­te­men­te exis­tió lo que se co­no­ce co­mo la “por­no­cra­cia”. Es­te tér­mino li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca “go­bierno de las pros­ti­tu­tas”, de he­cho, tam­bién se ha­ce re­fe­ren­cia al tér­mino por me­dio de “go­bierno de las ra­me­ras”. Es­to ha­ce re­fe­ren­cia a una par­te de la his­to­ria del pa­pa­do en el que las aman­tes de los pon­tí­fi­ces ha­brían go­ber­na­do en Ro­ma, uti­li­zan­do sus in­fluen­cias so­bre los hom­bres. Al pa­re­cer es­to no es más que una di­fa­ma­ción de so­bre el Pa­pa que sus enemi­gos uti­li­za­ron pa­ra ri­di­cu­li­zar­le. Teo­do­ra, de la que an­tes he­mos di­cho que fue aman­te del pon­tí­fi­ce jun­to con su hi­ja Ma­ro­zia, ha­bría si­do quien des­de la al­co­ba del Pa­pa ha­bría te­ni­do el po­der so­bre la ciu­dad de Ro­ma. Es­to ha­bría si­do con­ta­do así por los enemi­gos de Ser­gio III, quie­nes eran se­gui­do­res fie­les de For­mo­so, aquel Pa­pa tan hu­mi­lla­do. Así, Liut­pran­do Cre­mo­na, en el si­glo X, ha­bría di­cho de Teo­do­ra que era “una pu­ta des­ca­ra­da que ejer­ce el po­der so­bre la ciu­da­da­nía de Ro­ma co­mo un hom­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.