La mis­te­rio­sa muer­te de Pa­blo I

Mas Alla Monografico - - Sumario - tex­to moi­sés Ga­rri­do Váz­quez

El es­tu­por fue uná­ni­me. Na­die po­día dar crédito a la re­pen­ti­na muer­te de al­bino Lu­cia­ni, el pa­pa Juan pa­blo I, ocu­rri­da cuan­do so­lo lle­va­ba trein­ta y tres días de pon­ti­fi­ca­do. sur­gie­ron to­do ti­po de in­te­rro­gan­tes y de sos­pe­chas. El mun­do ca­tó­li­co es­ta­ba con­mo­cio­na­do y que­ría sa­ber la ver­dad. sin em­bar­go, se im­pu­so la ley del si­len­cio. La ver­sión ofi­cial da­da por el Va­ti­cano no re­sul­tó con­vin­cen­te pa­ra mu­chos. Los ru­mo­res so­bre un po­si­ble ase­si­na­to no tar­da­ron en pro­pa­gar­se. ¿Y si es­ta ver­sión pu­do ser ver­dad? ¿hay in­di­cios pa­ra con­si­de­rar­la fac­ti­ble?

El pa­pa­do de Pa­blo VI, un hom­bre que no se la jugó ja­más a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes que pu­die­sen que­bran­tar la dog­má­ti­ca tra­di­cio­nal, se ca­rac­te­ri­zó por su ten­den­cia ab­so­lu­tis­ta. Su po­lé­mi­ca en­cí­cli­ca Hu­ma­nae Vi­tae (1968) –opues­ta ra­di­cal­men­te a los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos– de­mos­tra­ba que a la Igle­sia iba a cos­tar­le mu­cho adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos, co­mo pre­ten­día el Con­ci­lio Va­ti­cano II. “Se­guía pres­cri­bien­do una mo­ral se­xual me­die­val y en­se­ñan­do la creen­cia en el de­mo­nio”, ad­vier­te el his­to­ria­dor y teó­lo­go crí­ti­co Karl­heinz Desch­ner al re­fe­rir­se al pa­pa Mon­ti­ni. Tras su muer­te, y con el nom­bra­mien­to del pa­pa Juan Pa­blo I ( Al­bino Lu­cia­ni) el 26 de agos­to de 1978, pa­re­cía que un ai­re re­no­va­dor lle­ga­ba por fin a la cu­ria va­ti­ca­na. Es­te pon­tí­fi­ce sí pa­re­cía es­tar dis­pues­to a to­mar de­ci­sio­nes vi­ta­les que iban a afec­tar se­ria­men­te a la cú­pu­la va­ti­ca­na. Lu­cia­ni, na­da más sen­tar­se en la si­lla de Pe­dro, pre­ten­dió cam­biar mu­chas co­sas que no le gus­ta­ban y que, se­gún él, eran in­clu­so con­tra­rias a lo que pre­di­có Je­sús. Su aus­te­ri­dad y sen­ci­llez cho­ca­ban con el po­der que aho­ra de­ten­ta­ba co­mo má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Es­te hi­jo de obre­ro so­cia­lis­ta, que co­mía de for­ma fru­gal, le en­can­ta­ba leer e irra­dia­ba una gran sim­pa­tía, se en­con­tró de pron­to en me­dio de si­nies­tros per­so­na­jes infiltrados en los asun­tos fi­nan­cie­ros de la San­ta Se­de. No po­día con­sen­tir tan­ta co­rrup­ción en la cu­ria ro­ma­na. El di­ne­ro pa­ra él no era lo im­por­tan­te. La Igle­sia, de­cía, te­nía que dar ejem­plo y cen­trar su aten­ción en los evan­ge­lios. “No te­ne­mos bie­nes ma­te­ria­les que in­ter­cam­biar”, sen­ten­ció.

Por lo pron­to, no qui­so uti­li­zar la tia­ra pa­pal ni la si­lla ges­ta­to­ria. Ni si­quie­ra per­mi­tió que se lle­va­ra a ca­bo el ac­to de co­ro­na­ción. Pre­fi­rió ofi­ciar una mi­sa. Tam­bién prohi­bió que los guar­dias se pros­ter­na­sen a su pa­so. “¿Quién soy yo pa­ra que se arro­di­llen an­te mí?”, de­cla­ró an­te el asom­bro de los miem­bros de la cu­ria, que no desea­ban por na­da del mun­do que Lu­cia­ni se sa­lie­ra del guión pro­to­co­la­rio im­pues­to a to­dos los pon­tí­fi­ces. Pa­ra col­mo, se atre­vió a des­ta­car el la­do fe­me­nino de la di­vi­ni­dad y de­fen­dió con vehe­men­cia el uso de an­ti­con­cep­ti­vos. En una de las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes ten­sas que man­tu­vo con el se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Va­ti­cano Jean Vi­llot, le es­pe­tó: “Emi­nen­cia, ya lle­va­mos tres cuar­tos de ho­ra dis­cu­tien­do so­bre an­ti­con­cep­ti­vos. Si son cier­tos los da­tos y las dis­tin­tas es­ta­dís­ti­cas que obran en mi po­der, si son real­men­te co­rrec­tos, en­ton­ces, en el trans­cur­so de nues­tra con­ver­sa­ción han muer­to al me­nos mil ni­ños me­no­res de cin­co años, víc­ti­mas de la des­nu­tri­ción. En los pró­xi­mos tres cuar­tos de ho­ra, mien­tras us­ted y yo nos ale­gra­mos por nues­tra pró­xi­ma co­mi­da mo­ri­rán des­nu­tri­dos otros mil ni­ños. Ma­ña­na a la mis­ma ho­ra ha­brán muer­to por des­nu­tri­ción tres mil ni­ños aún vi­vos en es­te mo­men­to. El Se­ñor no siem­pre pro­vee”. El car­de­nal Vi­llot en­mu­de­ció. Se re­ti­ró sin sa­ber qué res­pon­der­le. Y es que Lu­cia­ni es­ta­ba muy preo­cu­pa­do con la su­per­po­bla­ción, so­bre to­do, la que su­fren las zo­nas más po­bres del pla­ne­ta. Sin duda, iba a ser un pon­ti­fi­ca­do bas­tan­te mo­vi­do...

de­pu­ra­ción ur­gen­te

Juan Pa­blo I –el “pa­pa de la son­ri­sa”, co­mo al­gu­nos le em­pe­za­ron a lla­mar ca­ri­ño­sa­men­te–, to­mó ple­na con­cien­cia de que el Va­ti­cano se ha­bía con­ver­ti­do en “una pla­za de mer­ca­de­res”. Así pues, op­tó por acor­dar me­di­das drás­ti­cas pa­ra aca­bar lo an­tes po­si­ble con tan­ta co­rrup­ción y des­ma­nes. Pa­ra ello, ela­bo­ró una lis­ta en la que apa­re­cían al­tos di­ri­gen­tes de la cu­ria que iban a ser in­me­dia­ta­men­te des­ti­tui­dos. En­tre ellos, fi­gu­ra­ban el pro­pio Vi­llot y el ar­zo­bis­po Paul Mar­cin­kus, pre­si­den­te del Ban­co Va­ti­cano, tan li­ga­do a los ban­que­ros ma­fio­sos Ro­ber­to Cal­vi (pre­si­den­te del Ban­co Am­bro­siano) y Mi­che­le Sin­do­na (consejero eco­nó­mi­co del Va­ti­cano que, a su vez, man­te­nía un es­tre­cho víncu­lo con la fa­mi­lia Gam­bino, de la ma­fia neo­yor­qui­na). Lu­cia­ni ha­bía des­cu­bier­to que el Ban­co del Va­ti­cano (Ins­ti­tu­to pa­ra las Obras de Re­li­gión o IOR), fun­da­do por Pío XII en 1942, es­ta­ba en­vuel­to en os­cu­ras ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras a tra­vés de las cua­les se crea­ban em­pre­sas fic­ti­cias en el ex­tran­je­ro. Pa­ra ob­te­ner cré­di­tos, se uti­li­za­ban car­tas fir­ma­das por Mar­cin­kus con mem­bre­tes del Va­ti­cano. Así to­do re­sul­ta­ba más con­vin­cen­te. Me­dian­te cier­tas transac­cio­nes, des­apa­re­cie­ron inex­pli­ca­ble­men­te más de mil mi­llo­nes de dó­la­res. Ade­más, a tra­vés del Ban­co Va­ti­cano se lim­pia­ba di­ne­ro ne­gro pro­ce­den­te de la ma­fia (ob-

te­ni­do de atra­cos, se­cues­tros, ven­ta de ar­mas y dro­gas...). Co­no­ce­dor de es­tas de­lic­ti­vas ope­ra­cio­nes, Lu­cia­ni qui­so sa­near las fi­nan­zas va­ti­ca­nas, y no le que­da­ba más re­me­dio que ex­pul­sar ip­so fac­to a los ma­fio­sos “mer­ca­de­res”.

Pe­ro tam­bién que­ría ba­rrer na­da me­nos que a la lo­gia ma­só­ni­ca Pro­pa­gan­da 2 (P2), que ha­bía tras­pa­sa­do los mu­ros del Va­ti­cano, cap­tan­do a im­por­tan­tes sa­cer­do­tes, obis­pos y car­de­na­les. Ob­via­men­te, to­do ello aca­rrea­ría gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el im­pla­ca­ble Lu­cia­ni, a quien ya mu­chos ob­ser­va­ban con enor­me re­ce­lo, so­bre to­do, los que apa­re­cían en la “lis­ta mal­di­ta”... Ha­bía, pues, so­bra­das ra­zo­nes pa­ra que otros hom­bres co­mo el po­de­ro­so Li­cio Ge­lli, Gran Maes­tre de la lo­gia P2 que go­za­ba del be­ne­plá­ci­to de la CIA, y el car­de­nal John Cody, ar­zo­bis­po de la ar­chi­dió­ce­sis de Chica­go –en­vuel­to en gra­ves con­flic­tos fi­nan­cie­ros con el fis­co y en cier­tos líos con una pre­ten­di­da “amiga”–, es­tu­vie­ran muy preo­cu­pa­dos al ver la osa­día del re­cién lle­ga­do pon­tí­fi­ce, dis­pues­to a re­mo­ver los ci­mien­tos del Va­ti­cano, al­go que no se ha­bía atre­vi­do a ha­cer el an­te­rior pa­pa ni por aso­mo. Qui­zá, es­tos seis hom­bres (Vi­llot, Mar­cin­kus, Cal­vi, Sin­do­na, Cody y Ge­lli) se de­ci­die­ron a eje­cu­tar un es­pan­to­so plan pa­ra evi­tar a to­da cos­ta que las fir­mes vo­lun­ta­des de Lu­cia­ni se lle­va­sen a ca­bo...

¿quién era lu­cia­ni?

Al­bino Lu­cia­ni na­ció el 17 de oc­tu­bre de 1912 en un pe­que­ño pue­blo lla­ma­do Ca­na­le d’Agor­do, a po­co más de cien ki­ló­me­tros de Ve­ne­cia. Sien­do muy jo­ven, sin­tió la lla­ma­da del sa­cer­do­cio. Cu­rio­sa­men­te, fue su pa­dre Giovanni Lu­cia­ni, ateo y so­cia­lis­ta, quien más le ayu­dó a em­pren­der el ca­mino que desea­ba con tan­to ahín­co. Así, con so­lo do­ce años, in­gre­só en el se­mi­na­rio. Al­go que le va­lió mu­cho y que in­flu­yó no­ta­ble­men­te en su vi­da fue la lec­tu­ra. De­vo­ra­ba li­bros cons­tan­te­men­te, en es­pe­cial las no­ve­las de Char­les Dic­kens, Mark Twain y Ju­lio Ver­ne. A los 23 años, fue or­de­na­do sa­cer­do­te. Ce­le­bró su pri­me­ra mi­sa en su pue­blo na­tal, lo que le hi­zo sen­tir­se muy di­cho­so. Dos años más tar­de, fue nom­bra­do vi­ce­rrec­tor del se­mi­na­rio de Be­lluno. Tiem­po des­pués, de­ci­dió ha­cer el doc­to­ra­do en teo­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Gre­go­ria­na de Ro­ma. Y lo ob­tu­vo con un mag­na cum lau­de. A raíz se­gui­do, el obis­po de Be­lluno le nom­bró vi­ca­rio ge­ne­ral de la dió­ce­sis. Fue un hom­bre cer­cano que se ga­nó fá­cil­men­te el ca­ri­ño de los fie­les. Su pa­sión por la lec­tu­ra, la com­par­tía con la es­ca­la­da y los pa­seos en bi­ci­cle­ta. A los 46 años, se­ría con­sa­gra­do obis­po por el pa­pa Juan XXIII. Su ta­lan­te hu­mil­de per­ma­ne­ció in­tac­to, a pe­sar de ha­ber­se con­ver­ti­do en una au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca, con 400 sa­cer­do­tes a sus ór­de­nes des­de su dió­ce­sis de Vit­to­rio Vé­ne­to. Diez años más tar­de, en di­ciem­bre de 1969, el pa­pa Pa­blo VI lo nom­bró pa­triar­ca de Ve­ne­cia. Lu­cia­ni can­ce­ló la pom­po­sa ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da. Se de­fi­nía co­mo “un po­bre hom­bre acos­tum­bra­do a las pe­que­ñas co­sas y al si­len­cio”. Siem­pre cre­yó en una Igle­sia ca­tó­li­ca de los po­bres y pa­ra los po­bres, abo­rre­cien­do la opu­len­cia y el ma­te­ria­lis­mo que ob­ser­va­ba en el cle­ro. “Los ver­da­de­ros te­so­ros de la Igle­sia son los po­bres y los dé­bi­les”, ma­ni­fes­tó. Asi­mis­mo, las ideas dog­má­ti­cas que aún arras­tra­ba des­de su for­ma­ción sa­cer­do­tal, y que por iner­cia tam­bién pro­pa­ga­ba, se vie­ron de­mo­li­das du­ran­te el Con­ci­lio Va­ti­cano II, al que asis­tió. Al­gu­nas se­sio­nes y la de­cla­ra­ción con­ci­liar So­bre la li­ber­tad re­li­gio­sa le hi­cie­ron re­fle­xio­nar a fon­do y ha­cer una ne­ce­sa­ria au­to­crí­ti­ca. Se iden­ti­fi­có ple­na­men­te con el es­pí­ri­tu ecu­mé­ni­co ema­na­do del con­ci­lio y tra­tó de trans­mi­tir­lo des­de en­ton­ces a sus sa­cer­do­tes. En 1973, el Pa­pa lo con­sa­gra car­de­nal. Otro ras­go que de­fi­nía a Lu­cia­ni era su in­te­rés por es­cri­bir. De no ha­ber si­do sa­cer­do­te, ha­bría si­do sin nin­gu­na duda pe­rio­dis­ta, con­fe­sa­ba en oca­sio­nes. En ju­lio de 1978, es de­cir, un mes an­tes de ser nom­bra­do Pa­pa, ma­ni­fes­tó a sus fe­li­gre­ses des­de el púl­pi­to que “el Pa­pa, los obis­pos y los sa­cer­do­tes no so­mos más que unos po­bres hom­bres su­je­tos al error, y por lo tan­to a me­nu­do co­me­te­mos erro­res”. Po­co po­día ima­gi­nar lo que el des­tino le te­nía re­ser­va­do...

en la si­lla de pe­dro

En nin­gún mo­men­to, Lu­cia­ni as­pi­ra­ba a ser Pa­pa. Pe­ro su nom­bre, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, apa­re­ció en­tre los can­di­da­tos tras el fa­lle­ci­mien­to de Pa­blo VI. La pren­sa le pre­gun­tó al res­pec­to. “A lo su­mo fi­gu­ra­ré en la lis­ta C de los as­pi­ran­tes”, res­pon­dió son­rien­do. Él so­lo que­ría que ter­mi­na­ra el cón­cla­ve, que ten­dría lu­gar el 26 de agos­to, pa­ra mar­char­se de Ro­ma y re­gre­sar en su vie­jo Lan­cia a su dió­ce­sis de Ve­ne­cia. Lle­ga­do el día, los 111 car­de­na­les, en­tre ellos Lu­cia­ni, se en­ce­rra­ron en la Ca­pi­lla Six­ti­na. Se iba a pro­ce­der al so­lem­ne ac­to de vo­ta­ción que cul­mi­na­ría con la elec­ción de un nue­vo Pa­pa. En las dos pri­me­ras ron­das, an­te su per­ple­ji­dad –in­clu­so lle­gó a en­co­ger­se de hom­bros al no en­ten­der na­da–, al­can­zó la se­gun­da po­si­ción en­tre los más vo­ta­dos. En la ter­ce­ra, lo­gró te­ner más vo­tos que nin­guno (68 fren­te a los 15 del si­guien­te can­di­da­to). Los car­de­na­les que es­ta­ban sen­ta­dos a su la­do, Wi­lle­brands y Ri­bei­ro, le oye­ron ex­cla­mar: “¡No, por fa­vor, no!”. Tu­vie­ron que tran­qui­li­zar­le, por­que es­ta­ba real­men­te ner­vio­so. Y en la cuar­ta y úl­ti­ma ron­da, Lu­cia­ni ya al­can­zó la ci­fra de

al­bino lu­cia­ni ce­le­bró su pri­me­ra mi­sa en su pue­blo na­tal, lo que le hi­zo sen­tir­se muy di­cho­so. A los 46 años fue con­sa­gra­do obis­po por el pa­pa Juan XXIII. Su ta­lan­te hu­mil­de per­ma­ne­ció in­tac­to, a pe­sar de ha­ber­se con­ver­ti­do en una

au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca.

vo­tos su­fi­cien­tes, 99 fren­te a los 11 del se­gun­do can­di­da­to. Tras el aplau­so, Vi­llot le pre­gun­tó si acep­ta­ba su elec­ción ca­nó­ni­ca co­mo su­mo pon­tí­fi­ce. Tras ti­tu­bear y ha­cer ges­tos de in­de­ci­sión, acep­tó. “Que Dios os per­do­ne por lo que ha­béis he­cho por mí”, fue lo que se le ocu­rrió de­cir. Es­ta­ba con­fun­di­do, co­mo si aque­llo no le es­tu­vie­se pa­san­do. Des­de ese mo­men­to, ocu­pa­ría el trono pon­ti­fi­cio con el nom­bre de Juan Pa­blo I. El hu­mo blan­co sa­lió por fin a tra­vés de la chi­me­nea. Y, po­co des­pués, el car­de­nal diá­cono Pe­ri­cle Fe­li­ci ex­cla­mó des­de el bal­cón: “¡Ha­be­mus pa­pam, car­di­na­lem Al­bi­num Lu­cia­ni!”, an­te el jú­bi­lo de los mi­les de fie­les que aba­rro­ta­ban la Piaz­za San Pie­tro. Y con su sin­gu­lar son­ri­sa, Lu­cia­ni se aso­mó al bal­cón e im­par­tió la ben­di­ción Ur­bi et or­bi pa­ra to­dos. “Es a las en­se­ñan­zas del Con­ci­lio Va­ti­cano II a las que de­seo en­co­men­dar en­te­ra­men­te mi mi­nis­te­rio co­mo sa­cer­do­te, co­mo maes­tro y co­mo pastor”, de­cla­ró en su pri­me­ra alo­cu­ción. Un te­ma prio­ri­ta­rio pa­ra Lu­cia­ni era re­vi­sar la po­si­ción de la Igle­sia so­bre el con­trol de la na­ta­li­dad. Pre­ten­día ha­cer cam­bios sus­tan­cia­les en ese sen­ti­do, al es­tar a fa­vor de los an­ti­con­cep­ti­vos. Lu­cia­ni te­nía mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te, pe­ro...

gran­des cam­bios

Juan Pa­blo I se em­pe­ñó en sal­var a la Igle­sia del desas­tre. Ató­ni­to ob­ser­va­ba có­mo la co­rrup­ción cau­sa­ba gra­ves es­tra­gos en el seno del Va­ti­cano, don­de rei­na­ba la opu­len­cia. Con­si­de­ró que era ur­gen­te reorien­tar la Igle­sia ha­cia los fun­da­men­tos de la fe: las en­se­ñan­zas de Cris­to. No era ta­rea fá­cil lo­grar que la mi­le­na­ria ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa, con­ver­ti­da des­de el si­glo IV en un gru­po de po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, se ol­vi­da­ra de las ri­que­zas y vol­vie­ra a la po­bre­za, vir­tud tan en­sal­za­da en los evan­ge­lios. ¿Qué ha­cer en­ton­ces? Era vox po­pu­li que el Va­ti­cano, a tra­vés de su ban­co, es­ta­ba im­pli­ca­do en ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras que te­nían co­mo fin la eva­sión de im­pues­tos y otros su­cios ne­go­cios. El Pa­pa, in­for­ma­do de to­dos los te­je­ma­ne­jes que se traía Mar­cin­kus con las fi­nan­zas va­ti­ca­nas, or­de­nó al car­de­nal Vi­llot una ex­haus­ti­va y dis­cre­ta in­ves­ti­ga­ción. Ha­bía que ins­pec­cio­nar an­tes que na­da las cuen­tas y las ope­ra­cio­nes lle­va­das a ca­bo por el Ban­co Va­ti­cano, mu­chas de las cua­les eran com­par­ti­das a su vez con el Ban­co Am­bro­siano, me­dian­te com­ple­jas re­des fi­nan­cie­ras con­tro­la­das por Cal­vi. “Quie­ro que se cor­ten to­dos nues­tros víncu­los con el Ban­co Am­bro­siano. Me pro­pon­go ter­mi­nar con es­ta re­la­ción en un fu­tu­ro muy pró­xi­mo”, ase­ve­ró Lu­cia­ni. Y es que Cal­vi ha­bía en­tre­ga­do al Va­ti­cano 800 mi­llo­nes de li­ras a cam­bio de po­der uti­li­zar su nom­bre y su in­fluen­cia en los frau­du­len­tos ne­go­cios ban­ca­rios que rea­li­za­ba fue­ra de las fron­te­ras ita­lia­nas a tra­vés de em­pre­sas fan­tas­mas. Pu­ra ma­fia que Lu­cia­ni que­ría cor­tar de raíz. Mar­cin­kus, cons­cien­te de la si­tua­ción, te­le­fo­neó a Cal­vi pa­ra ad­ver­tir­le: “Ha­rías bien en te­ner en cuen­ta que el nue­vo Pa­pa es muy dis­tin­to al an­te­rior. Se van a pro­du­cir cam­bios aquí den­tro. Gran­des cam­bios”.

Era evi­den­te que el Pa­pa man­te­nía una pos­tu­ra opues­ta a Vi­llot en mu­chos asun­tos cier­ta­men­te de­li­ca­dos, co­mo el con­trol de na­ta­li­dad. La re­la­ción en­tre am­bos no lo­gra­ba afian­zar­se. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do ob­ser­va­ba con des­con­fian­za los me­ca­nis­mos que Lu­cia­ni pre­ten­día po­ner en mar­cha pa­ra pu­ri­fi­car la Igle­sia. La co­sa se com­pli­có cuan­do ca­yó en ma­nos del Pa­pa la lis­ta de car­de­na­les y obis­pos del Va­ti­cano que per­te­ne­cían a lo­gias ma­só­ni­cas, di­fun­di­da por el pe­rio­dis­ta Mino Pe­co­re­lli a tra­vés de su agen­cia de no­ti­cias Os­ser­va­to­re Po­li­ti­co. Per­ple­jo, Lu­cia­ni com­pro­bó que en la lis­ta apa­re­cían Vi­llot, Mar­cin­kus, el vi­ca­rio de Ro­ma Ugo Po­let­ti, el car­de­nal Se­bas­tiano Bag­gio, in­clu­so Pas­qua­le Ma­chi, se­cre­ta­rio de Pa­blo VI...

UN PRON­TO Y TRÁ­GI­CO FI­NAL

Lu­cia­ni vol­vió a re­unir­se con Vi­llot el 28 de sep­tiem­bre pa­ra anun­ciar­le los pró­xi­mos cam­bios en la cu­ria. Le avi­só de que Giovanni Be­ne­lli iba a re­em­pla­zar­le co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. “Hay hom­bres aquí, den­tro de la Ciu­dad del Va­ti­cano, que pa­re­cen ha­ber ol­vi­da­do la ver­da­de­ra fi­na­li­dad de la Igle­sia. Hom­bres que han con­ver­ti­do la San­ta Se­de en una es­pe­cie de mer­ca­do. Es­te es el mo­ti­vo por el que pien­so rea­li­zar to­dos es­tos cam­bios”, le ma­ni­fes­tó el Pa­pa. Los hom­bres que iba a excluir eran los que apa­re­cían en la lis­ta pu­bli­ca­da por Pe­co­re­lli (di­cho pe­rio­dis­ta se­ría ase­si­na­do el 22 de mar­zo de 1979 en cir­cuns­tan­cias muy ex­tra­ñas)...

Des­pués de un agi­ta­do día, y tras ce­nar li­ge­ra­men­te en com­pa­ñía de Die­go Lo­ren­zi y John Ma­gee

EL PA­PA IBA A EXCLUIR los nom­bres que apa­re­cían en la lis­ta pu­bli­ca­da por el pe­rio­dis­ta Mino Pe­co­re­lli, per­te­ne­cien­tes a las lo­gias ma­só­ni­cas. Di­cho pe­rio­dis­ta se­ría ase­si­na­do el 22 de mar­zo de 1979 en cir­cuns­tan­cias muy ex­tra­ñas...

(agre­ga­do a la se­cre­ta­ría pon­ti­fi­cia tras la elec­ción pa­pal), Lu­cia­ni se des­pi­dió de ellos y se di­ri­gió a su dor­mi­to­rio. Eran las nue­ve y me­dia de la no­che. Ya na­die más vol­ve­ría a ver­le con vi­da. Su ca­dá­ver fue ha­lla­do a la ma­ña­na si­guien­te, re­cli­na­do so­bre la ca­ma. La her­ma­na Vin­cen­za Taf­fa­rel, mu­jer de to­tal con­fian­za del Pa­pa, fue la pri­me­ra que se to­pó con la fa­tí­di­ca es­ce­na, tras lla­mar va­rias ve­ces a la puer­ta y ver que no res­pon­día. La no­ti­cia, co­mo era de pre­ver, pro­du­jo una enor­me con­mo­ción. Su bre­ví­si­mo pa­pa­do so­lo du­ró 33 días...

La ver­sión ofre­ci­da por Ra­dio Va­ti­ca­na so­bre la cau­sa de la muer­te del Pa­pa fue: “El mé­di­co con­fir­mó su fa­lle­ci­mien­to que ocu­rrió pro­ba­ble­men­te al­re­de­dor de las 11 de la no­che del 28 de sep­tiem­bre y diag­nos­ti­có que un ata­que agu­do al co­ra­zón pro­du­jo la muer­te re­pen­ti­na”. ¿Se­gu­ro? Si no se reali­zó la au­top­sia, es di­fí­cil diag­nos­ti­car un ata­que al co­ra­zón. Se ru­mo­reó que el Pa­pa pa­de­cía di­ver­sas en­fer­me­da­des, pe­ro no es cier­to. Go­za­ba de una ex­tra­or­di­na­ria sa­lud. Era in­ve­ro­sí­mil un ata­que al co­ra­zón en una per­so­na que, ade­más, so­lía te­ner siem­pre la pre­sión san­guí­nea ba­ja. El pa­dre Lo­ren­zi, se­cre­ta­rio del Pa­pa y per­so­na in­se­pa­ra­ble de él des­de que era pa­triar­ca de Ve­ne­cia, afir­mó que “du­ran­te los dos años y dos

me­ses que es­tu­ve a su la­do nun­ca guar­dó ca­ma ni tu­vo que ha­cer­lo por­que se sin­tie­ra mal. El mé­di­co que le ha­bía cui­da­do du­ran­te vein­te años y le vi­si­ta­ba pe­rió­di­ca­men­te, creo que vino dos o tres ve­ces al Va­ti­cano, la úl­ti­ma vez el sá­ba­do an­te­rior al fa­lle­ci­mien­to de Lu­cia­ni, el mé­di­co me di­jo: ‘Veo que la sa­lud del Pa­pa mar­cha muy bien’”. De he­cho, el mé­di­co ha­bía op­ta­do por am­pliar el in­ter­va­lo de sus vi­si­tas de dos a tres se­ma­nas al ob­ser­var que no ha­bía la mí­ni­ma se­ñal de alar­ma en la sa­lud de Lu­cia­ni.

¿QUÉ PA­SÓ REAL­MEN­TE?

“Las cir­cuns­tan­cias pre­ci­sas en re­la­ción con el des­cu­bri­mien­to de su cuer­po de­mues­tran con bas­tan­te elo­cuen­cia que el Va­ti­cano per­pe­tró un en­cu­bri­mien­to. Em­pe­zó con una men­ti­ra, pa­ra se­guir con una to­ne­la­da de men­ti­ras. Men­ti­ras so­bre pe­que­ñas co­sas y men­ti­ras so­bre gran­des co­sas. To­das es­tas men­ti­ras no te­nían sino un úni­co pro­pó­si­to: dis­fra­zar el he­cho de que Al­bino Lu­cia­ni, el pa­pa Juan Pa­blo I, mu­rió ase­si­na­do en al­gún mo­men­to en­tre las nue­ve y me­dia de la no­che del 28 de sep­tiem­bre y las cua­tro y me­dia de la ma­dru­ga­da del 29 de sep­tiem­bre de 1978”. Así de con­tun­den­te se ex­pre­sa el pres­ti­gio­so pe­rio­dis­ta Da­vid A. Ya­llop, que in­ves­ti­gó du­ran­te tres años to­do lo que ro­deó a la muer­te de Juan Pa­blo I, ex­po­nien­do sus pes­qui­sas y re­sul­ta­dos en una re­ve­la­do­ra obra ti­tu­la­da En nom­bre de Dios (1984). Sus in­for­ma­do­res den­tro del Va­ti­cano le su­gi­rie­ron que rea­li­za­ra una pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción de los he­chos, ya que ha­bía bas­tan­te se­cre­tis­mo al res­pec­to. Ya­llop tu­vo que pro­te­ger las iden­ti­da­des de sus con­fi­den­tes. “El he­cho de que ha­ya hom­bres y mu­je­res que vi­ven en el co­ra­zón de la Igle­sia ca­tó­li­ca ro­ma­na y que no pue­dan ni ha­blar abier­ta­men­te ni iden­ti­fi­car­se sin ries­go de su vi­da cons­ti­tu­ye un elo­cuen­te tes­ti­mo­nio del es­ta­do que se en­cuen­tran las co­sas den­tro del Va­ti­cano”, es­cri­bió en el pre­fa­cio de su li­bro.

Se­gún Ya­llop, exis­tió un com­plot pa­ra eli­mi­nar sin de­jar el me­nor ras­tro a un pa­pa muy in­có­mo­do pa­ra los seis hom­bres an­tes ci­ta­dos. Es­te pe­rio­dis­ta su­po­ne que “la me­jor for­ma de ma­tar al pa­pa era me­dian­te un ve­neno que des­pués de ad­mi­nis­tra­do no de­ja­ra nin­gu­na se­ñal ex­ter­na”. Plan­teó que po­día tra­tar­se de di­gi­tal, una dro­ga in­sí­pi­da e inodo­ra que se pue­de agre­gar a la co­mi­da, a la be­bi­da o a cual­quier me­di­ca­men­to. En la me­si­lla de no­che, el Pa­pa te­nía un fras­co de Efor­til, que to­ma­ba ca­da no­che pa­ra con­tro­lar su ba­ja ten­sión san­guí­nea. Al­guien pu­do ac­ce­der a los apo­sen­tos papales, mien­tras Lu­cia­ni ce­na­ba en otro sa­lón, y agre­gar en un va­so unas go­tas de di­gi­tal u otra sus­tan­cia le­tal pa­re­ci­da.

Vin­cen­za en­con­tró al Pa­pa sen­ta­do en la ca­ma y su­je­tan­do unas ho­jas de pa­pel. Ya­cía con las ga­fas pues­tas. Tras el avi­so, lle­ga­ron in­me­dia­ta­men­te Lo­ren­zi y Ma­gee. Po­co des­pués, lo ha­ría Vi­llot. Se­gu­ro que res­pi­ró tran­qui­lo al sa­ber que, con di­cha muer­te, su per­ma­nen­cia en el car­go es­ta­ba ga­ran­ti­za­da. ¿Y qué hi­zo en esos mo­men­tos? Ya­llop nos ofre­ce

al­gu­nas pis­tas: “O bien el car­de­nal Vi­llot to­mó par­te en una cons­pi­ra­ción pa­ra ase­si­nar al Pa­pa o bien des­cu­brió en el dor­mi­to­rio del pon­tí­fi­ce cla­ras evi­den­cias que in­di­ca­ba­nab que es­te ha­bía si­do ase­si­na­do y, pa­ra pro­te­ger a laa Igle­sia, rá­pi­da­men­te de­ci­dió des­truir­las”. Y pu­do ac­tuar fría­men­te,men­te, guar­dán­do­se­gu el fras­co con el me­di­ca­men­to y qui­tan­do de las ma­nos del pon­tí­fi­ce los fo­lios don­de se con­sig­na­ban las des­ti­tu­cio­nes y los nue­vos nom­bra­mien­tos.nto Tam­bién des­apa­re­cie­ron otras co­sass de la ha­bi­ta­ción,ha co­mo el tes­ta­men­to pa­pal, car­ta­car­tas, no­tas, fo­tos, etc. “Vi­llot im­pu­som­pu­so un vo­to de si­len­cio en cuan­to al ha­llaz­go de la her­ma­na Vin­cen­za e ins­tru­yó a to­dos pa­ra que las no­ti­cias so­bre la muer­te de Lu­cia­ni fue­ran si­len­cia­das has­ta que él or­de­na­ra lo con­tra­rio. En­ton­ces se sen­tó de­trás de la me­sa de tra­ba­jo del Pa­pa y se de­di­có a ha­cer una se­rie de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas”, ex­pli­ca Ya­llop. Ya no que­da­ba na­da de Lu­cia­ni en los apo­sen­tos papales que pu­die­ra le­van­tar la mí­ni­ma sos­pe­cha. Se lim­pió to­do a fon­do (al pa­re­cer, se ha­lla­ron res­tos de vó­mi­tos en la ha­bi­ta­ción, de­ta­lle muy sig­ni­fi­ca­ti­vo a la ho­ra de apun­tar a la hi­pó­te­sis del en­ve­ne­na­mien­to). Y, fi­nal­men­te, a las seis de la tar­de, Vi­llot se en­car­gó de ce­rrar las puer­tas con lla­ve y ya no se abri­rían has­ta la elec­ción del nue­vo pon­tí­fi­ce.

Lo­ren­zi te­le­fo­neó al doc­tor Giu­sep­pe da Ros, el mé­di­co per­so­nal de Lu­cia­ni du­ran­te vein­te años. Se que­dó im­pac­ta­do. No po­día creér­se­lo. Sa­bía que la sa­lud del Pa­pa era for­mi­da­ble. Tam­bién lla­mó a un fa­mi­liar muy cer­cano a Lu­cia­ni, su so­bri­na Pía. Que­dó muy im­pac­ta­da. Lo ex­tra­ño es que un po­li­cía vio pa­sear por las in­me­dia­cio­nes, so­bre las sie­te me­nos cuar­to de la ma­ña­na, al obis­po Mar­cin­kus. Él vi­vía en la Vía de­lla No­ce­ta, en Ro­ma (a tres cuar­to de ho­ra en co­che), y no so­lía madrugar, se­gún cuen­tan quie­nes le co­no­cían bien. Nun­ca se le vio a esas tempranas ho­ras en el Va­ti­cano. ¿Qué ha­cía allí en esos mo­men­tos en que el Pa­pa aca­ba­ba de fa­lle­cer?

El doc­tor Re­na­to Buz­zo­net­ti, el pri­mer mé­di­co que vio el ca­dá­ver, efec­tuó un rá­pi­do diag­nós­ti­co ocu­lar, de­ter­mi­nan­do que Lu­cia­ni ha­bía su­fri­do un in­far­to agu­do de mio­car­dio, mu­rien­do so­bre las on­ce de la no­che. Des­de un pun­to de vis­ta mé­di­co, un diag­nós­ti­co así no se pue­de ex­traer de una ex­plo­ra­ción tan su­per­fi­cial. Pe­ro Vi­llot no iba a per­mi­tir exá­me­nes más ex­haus­ti­vos. Y, mu­cho me­nos, que se rea­li­za­ra una au­top­sia co­mo al­gu­nas vo­ces in­cré­du­las ya so­li­ci­ta­ban. Su de­ci­sión era em­bal­sa­mar in­me­dia­ta­men­te el ca­dá­ver. Y ofre­cer su pro­pia ver­sión ma­qui­lla­da de los he­chos a la pren­sa. Lla­mó la aten­ción leer que el Pa­pa al mo­rir te­nía en sus ma­nos, no los do­cu­men­tos con­fi­den­cia­les con los cam­bios drás­ti­cos que ha­bía pre­vis­to en la cú­pu­la va­ti­ca­na, sino la obra La imi­ta­ción de Cris­to, de Tho­mas Kem­pis. Lo cu­rio­so es que no ha­bía nin­gún ejemplar de di­cho li­bro en la ha­bi­ta­ción del Pa­pa. “La fal­sa in­for­ma­ción que brin­da­ba el Va­ti­cano pe­ne­tra­ba en el pen­sa­mien­to del pú­bli­co en ge­ne­ral y se trans­for­ma­ba en la reali­dad, en la ver­dad, en cer­te­za”, se­ña­la Ya­llop.

Pro­ce­die­ron al em­bal­sa­mien­to los her­ma­nos Ernesto y Re­na­to Sig­no­rac­ci (so­lo ha­bían trans­cu­rri­do 14 ho­ras de la muer­te). De­du­je­ron, por la au­sen­cia del ri­gor mor­tis y la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po, que Lu­cia­ni no ha­bía fa­lle­ci­do a las on­ce de la no­che, sino en­tre las cua­tro y las cin­co de la ma­dru­ga­da, me­nos de una ho­ra an­tes de ser ha­lla­do por sor Vin­cen­za. Re­ci­bie­ron la or­den de no ex­traer­le la san­gre ni ex­tir­par­le los ór­ga­nos. ¿Se que­ría evi­tar así cual­quier aná­li­sis a pos­te­rio­ri que pu­die­se de­mos­trar que Lu­cia­ni fue en­ve­ne­na­do? Lo cier­to es que mu­chos mé­di­cos ita­lia­nos pi­die­ron que se lle­va­ra a ca­bo la au­top­sia pa­ra sa­lir com­ple­ta­men­te de du­das. To­dos coin­ci­dían en la im­po­si­bi­li­dad de sa­ber, sin un ade­cua­do exa­men in­terno, que Lu­cia­ni ha­bía fa­lle­ci­do de un in­far­to de mio­car­dio. Tam­bién se su­ma­ron a la pro­tes­ta pe­rio­dis­tas y va­ti­ca­nis­tas. Pe­ro la San­ta Se­de se ne­ga­ba ca­te­gó­ri­ca­men­te. Se es­cu­da­ban en la cos­tum­bre de no rea­li­zar au­top­sia a los pa­pas. Ni si­quie­ra en un ca­so tan du­do­so co­mo el que nos ocu­pa. Fi­nal­men­te, el cuer­po de Juan Pa­blo I, tras ser em­bal­sa­ma­do, se ex­pu­so en la ba­sí­li­ca de San Pe­dro la tar­de del sá­ba­do 30 de sep­tiem­bre. Tras la so­lem­ne des­pe­di­da, se pro­ce­dió a in­tro­du­cir el ca­dá­ver en tres ataú­des her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­dos, sien­do tras­la­da­do a la crip­ta.

Lla­ma tam­bién la aten­ción de que no se hi­cie­ra pú­bli­co nin­gún cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción. Al­gu­nos pe­rio­dis­tas, co­mo el pro­pio Ya­llop, re­qui­rie­ron al Va­ti­cano con in­sis­ten­cia que sa­ca­ran a la luz al­gún do­cu­men­to que acre­di­ta­se ofi­cial­men­te la cau­sa de la muer­te de Juan Pa­blo I. Pe­ro fue inú­til. “La ce­rra­da ne­ga­ti­va del Va­ti­cano a di­fun­dir el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción sig­ni­fi­ca que no hay nin­gún mé­di­co dis­pues­to a acep­tar pú­bli­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad le­gal por el diag­nós­ti­co de la muer­te del pa­pa Lu­cia­ni”, adu­jo Ya­llop.

Hay de­ma­sia­dos pun­tos os­cu­ros sin acla­rar en es­ta his­to­ria. Es nor­mal, pues, que la sos­pe­cha de ase­si­na­to fue­ra in cres­cen­do. Y que apun­ta­ran, co­mo po­si­ble eje­cu­tor, a Vi­llot. Te­nía po­de­ro­sas ra­zo­nes, sien­do la prin­ci­pal man­te­ner su con­ti­nui­dad co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. Por su­pues­to, le apo­ya­ron Mar­cin­kus, Cal­vi, Ge­lli, Sin­do­na y Cody. Hom­bres que veían pe­li­grar sus al­tos pues­tos y, por en­de, sus mul­ti­mi­llo­na­rias ac­ti­vi­da­des ma­fio­sas si Lu­cia­ni se­guía en el pa­pa­do. Pue­de re­sul­tar una teo­ría muy cons­pi­ra­ti­va, pe­ro el he­cho de que Vi­llot des­tru­ye­ra evi­den­cias tan re­ve­la­do­ras, crea­ra un fal­so re­la­to de los he­chos e im­pu­sie­ra la ley del si­len­cio, su­man­do a ello la bue­na sa­lud de la que go­za­ba el Pa­pa, nos ha­ce mos­trar se­rias du­das res­pec­to a la te­sis ofi­cial. Sea co­mo fue­re, cuan­do Ka­rol Wojty­la lle­gó al pa­pa­do, las co­sas en el Va­ti­cano con­ti­nua­ron con la nor­ma­li­dad de siem­pre. Y los seis si­nies­tros per­so­na­jes, res­pi­ra­ron tran­qui­los y si­guie­ron con sus os­cu­ros ne­go­cios...

Jun­to a es­tas lí­neas, vis­tas del Va­ti­cano. En la otra pá­gi­na, el pa­pa Juan Pa­blo I.

Jun­to a es­tas lí­neas, Al­bino Lu­cia­ni jun­to al pa­pa Pa­blo VI. En la otra pá­gi­na, de arri­ba aba­jo y de iz­quier­da a de­re­cha, Li­cio Ge­lli, de la lo­gia P2; Jean Vi­llot, se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Va­ti­cano; el ar­zo­bis­po Paul Mar­cin­kus; Ro­ber­to Cal­vi; John Cody, a

Jun­to a es­tas lí­neas, Mi­che­le Sin­do­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.