Per­ver­sión pa­pal. La his­to­ria no ofi­cial

la his­to­ria clá­si­ca de los pa­pas es­tá lle­na de es­cán­da­los se­xua­les, TRAI­CIO­NES, ASE­SI­NA­TOS, tor­tu­ra y apro­pia­ción de bie­nes.

Mas Alla Monografico - - Sumario - Tex­to Iván Mou­rin

Enemi­go del fa­lle­ci­do pa­pa For­mo­so, Es­te­ban VI, que ac­ce­dió al pa­pa­do el 22 de ma­yo de 896, po­co des­pués de su muer­te y de la de su su­ce­sor, Bo­ni­fa­cio VI, que so­lo es­tu­vo ocu­pan­do el car­go quin­ce días has­ta mo­rir de go­ta, de­ci­dió ha­cer un jui­cio pú­bli­co con­tra el pri­me­ro. En­tre los me­ses de fe­bre­ro y mar­zo de 897, or­de­nó des­en­te­rrar el ca­dá­ver, en­ga­la­nar­lo con las pren­das y jo­yas papales, y sen­tar­lo en el trono pa­ra l an­zar­le la acu­sa­ción de ha­ber aban­do­na­do l a dió­ce­sis de Por to pa­ra ser Pa­pa en Ro­ma. En­con­trán­do­lo Es­te­ban VI cul­pa­ble, lo in­va­li­dó del pa­pa­do, con­si­de­ran­do nu­los to­dos los car­gos que ha­bía otor­ga­do en vi­da, pe­ro no fue su­fi­cien­te. Lo des­nu­dó, le arran­có los tres de­dos que usó pa­ra ben­de­cir, lo arras­tró por las ca­lles de Ro­ma, y, pa­ra con­cluir, lo que­mó y arro­jó al río Tí­ber.

Ofen­di­dos por tal bar­ba­rie, el pue­blo hi­zo que en­car­ce­la­ran a Es­te­ban VI, quien aca­ba­ría sien­do es­tran­gu­la­do el 14 de agos­to de 897.

Su ami­go, el fu­tu­ro pa­pa Ser­gio III, edi­fi­có un mau­so­leo en su ho­nor en San Pe­dro.

to­do por el pa­pa­do

Ser­gio de Túscu­lo no du­dó en or­de­nar ase­si­nar al que se­ría su pre­de­ce­sor, el pa­pa León V, pa­ra ocu­par el tro - no y con­ver tir­se en el pa­pa Ser­gio III el 29 de enero del año 904, aun­que hay ver­sio­nes que re­la­tan que fa­lle­ció de for­ma na­tu­ral en un mo­nas­te­rio o en pri­sión.

Has­ta el mo­men­to de su muer­te, el 14 de abril de 911, se acom­pa­ñó de pros­ti­tu­tas y aman­tes. La más co­no­ci­da de es­tas, Ma­ro­zia, no­ble que tu­vo un pa­pel prin­ci­pal en la por­no­cra­cia, una épo­ca po­lí­ti­ca en la que las cor te­sa­nas te­nían gran in­fluen­cia so­bre los asun­tos pú­bli­cos, le dio un hi­jo, que lue­go tam­bién se con­ver ti­ría en Pa­pa: Juan XI.

per­ver­sión pre­coz

Ya a los die­ci­séis años, a Oc­ta­vino de Túscu­lo, nie­to de la aman­te de Ser­gio III, Ma­ro­zia, se le atri­bu­yó la crea­ción de un ca­tá­lo­go de nue­vos pe­ca­dos se­xua­les, ade­más de ha­ber­se acos­ta­do con dos de sus her­ma­nas.

Lla­ma­do el “Pa­pa For­ni­ca­dor ”, Juan XIII, nom­bre que to­mó al ac­ce­der al pa­pa­do el 16 de di­ciem­bre de 955, te­nía un de­sin­te­rés es­pe­cial por lo es­pi­ri­tual, to­do lo con­tra­rio que por lo car­nal, de­mos­trán­do­lo al co­lec­cio­nar un gran nú­me­ro de aman­tes, en­tre las que se en­con­tra­ban su pro­pia ma­dre y su so­bri­na.

Creó un pros­tí­bu­lo mas­cu­lino en el Va­ti­cano, dán­do­le car­gos ecle­siás­ti­cos a al­gu­nos de es­tos aman­tes, y se cuen­ta que le gus­ta­ba for­ni­car en lu­ga­res san­tos, co­mo la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, en don­de vio­la­ba a las pe­re­gri­nas.

Ade­más de es­te de­sen­freno se­xual, se le atri­bu­yen va­rios ase­si­na­tos, co­mo el de un car­de­nal sub­diá­cono, al que cas­tró con an-

Ya a los die­ci­séis años, a OCTAVIO DE TÚSCU­LO, nie­to de la aman­te de Ser­gio III, Ma­ro­zia, se le atri­bu­yó la crea­ción de un ca­tá­lo­go de nue­vos pe­ca­dos se­xua­les, ade­más de ha­ber­se acos­ta­do con dos de sus her­ma­nas.

te­rio­ri­dad, mu­ti­la­cio­nes, co­mo a su con­fe­sor, Be­ne­dic­to, al que de­jó cie­go, y el provocar in­cen­dios.

El 14 de ma­yo de 964 lle­gó el fin de su car­go al ser ase­si­na­do, de un gol­pe de mar­ti­llo en la ca­be­za, a ma­nos de un ma­ri­do des­pe­cha­do al ser pi­lla­do por es­te mien­tras es­ta­ba en la ca­ma con su mu­jer. En otras ver­sio­nes, la muer­te se pro­du­jo por una apo­ple­jía mien­tras for­ni­ca­ba, aun­que no se sa­be si con un hom­bre o una mu­jer.

un de­mo­nio dis­fra­za­do de sa­cer­do­te

Con­si­de­ra­do el Pa­pa más jo­ven de la His­to­ria, To­fi­lac to, o Be­ne­dic­to IX, ac­ce­dió al pa­pa­do con la edad de die­ci­ocho años (hay his­to­ria­do­res que ase­gu­ran que fue an­tes, con do­ce) en oc­tu­bre de 1032, des­pués de que su pa­dre en­tre­ga­ra una cuan­tía ge­ne­ro­sa a los lí­de­res de la Igle­sia ca­tó­li­ca, aban­do­nán­do­lo en sep - tiem­bre de 1044 al ven­der el tí­tu­lo, pa­ra re­gre­sar en abril de 1045 y vol­ver a ven­der­lo en ma­yo de ese año pa­ra ca­sar­se, y re­cu­pe­rar­lo por úl­ti­ma vez en no­viem­bre de 1047 has­ta ju­lio de 1048.

Da­do a las or­gías ho­mo­se­xua­les que ce­le­bra­ba en Le­trán, re­cu­rría tam­bién a pros­ti­tu- tas y me­no­res pa­ra sa­ciar sus ape­ti­tos se­xua­les, sien­do acu­sa­do tam­bién de adúl­te­ro.

En 1051, el car­de­nal be­ne­dic­tino, Pe­dro Da­miano, en el “Li­ber Go­morrhia­nus”, un tra­ta­do so­bre se­xua­li­dad y co­rrup­ción pa­pal, di­jo de Be­ne­dic­to IX era un “fes­tín de in­mo­ra­li­dad” y “un de­mo­nio del in­fierno dis­fra­za­do de sa­cer­do­te”.

de­re­cho al in­fierno

“¿Ya es­tás aquí muer­to, ya es­tás aquí, Bo­ni­fa­cio? ”, es lo que pre­gun­ta uno de los pe­ca­do­res del oc­ta­vo círcu­lo del In­fierno al Pa­pa Bo­ni­fa­cio VIII. Y es que es­te, uno de los más odia­dos de la His­to­ria, fue in­clui­do por Dan­te Alig­hie­ri en el “In­fierno: Can­to De­ci­mo­no­veno” de l a obra “La Di­vi­na Co­me­dia” por l os pe­ca­dos que co­me­tió en vi­da.

Be­ne­det­to Gae­ta­ni fue Pa­pa en­tre el 24 de di­ciem­bre de 1294 y el 11 de oc­tu­bre de 1303, y en­tre sus ac­cio­nes des­ta­ca la ma­sa­cre de seis mil per­so­nas en la ciu­dad ita­lia­na de Pa­les­tri­na, en 1297, pa­ra de­rro­car a los Co­lon­na, fa­mi­lia no­ble enemi­gos de es­te.

Al igual que otros pa­pas, tu­vo va­rias aman­tes, en­tre ellas una mu­jer ca­sa­da y la hi­ja de es­ta, pe­ro su pre­di­lec­ción eran los ni­ños. Pe- dó­fi­lo con­su­ma­do, de­cía con to­da li­ber tad que “man­te­ner re­la­cio­nes con ni­ños no es más pe­ca­mi­no­so que fro­tar una mano con­tra la otra”.

im­pues­tos se­xua­les

Co­mo una es­pe­cie de pro­xe­ne­ta, Fran­ces­co de­lla Ro­ve­re, o pa­pa Six to IV en­tre el 9 de agos­to de 1471 y el 12 de agos­to de 1484, creó un im­pues­to ecle­siás­ti­co no so­lo a pros­ti­tu­tas por ejer­cer su pro­fe­sión, sino tam­bién a los sa­cer­do­tes por te­ner re­la­cio­nes se­xua­les.

Re­la­cio­nes se­xua­les tam­bién fre­cuen­tes las que él man­te­nía, lle­gan­do a te­ner un hi­jo con su her­ma­na y otros cin­co más ile­gí­ti­mos (lla­ma­dos “so­bri­nos” del Pa­pa), y a los que, den­tro de su co­rrup­ción, en­tre­gó car­gos den­tro de la Igle­sia, co­mo a otros die­ci­sie­te pa­rien­tes.

en el le­cho de muer­te

Fa­mo­so por ini­ciar la ca­za de bru­jas a tra­vés de la bu­la “Sum­mis de­side­ran­tes af fec­ti­bus”, que sir vió co­mo ba­se pa­ra el “Ma­lleus Ma­le­fi­ca­rum” (o “El mar­ti­llo de las bru­jas”), e im­pul­sar la In­qui­si­ción Es­pa­ño­la, el pa­pa Ino­cen­cio VIII ( Giovanni Ba­tis­ta Cy­bo), que os­ten­tó el car­go des­de el 29 de agos­to de 1484 has-

En 1051, el car­de­nal be­ne­dic­tino Pe­dro Da­miano, en el tra­ta­do Li­ber Go­morrhia­nus, di­jo de bE­nE­Dic­to ix que era un fes­tín de

in­mo­ra­li­dad y un de­mo­nio del in­fierno dis­fra­za­do de sa­cer­do­te.

ta el 25 de ju­lio de 1492, tu­vo una ex­tra­ña pe­ti­ción mien­tras la vi­da iba aban­do­nan­do su cuer­po: que una ama de cría le die­ra le­che de su pe­cho, no se sa­be bien en un in­ten­to de sa­nar­se, o por lle­var­se al le­cho de muer­te los ape­ti­tos se­xua­les que le acom­pa­ña­ron du­ran­te su man­da­to, lo que le dio ocho hi­jos ile­gí­ti­mos re­co­no­ci­dos.

Pe­ro no que­da ahí la co­sa, ya que tam­bién se cuen­ta que tres ni­ños de diez años mu­rie­ron en in­ten­to fallido de trans­fu­sión por par te de un mé­di­co ju­dío que, al en­tre­gar­le san­gre “pu­ra”, sal­va­ría su vi­da.

el ban­que­te de las cas­ta­ñas

El pa­pa Ale­jan­dro VI al 18 es co­no­ci­do, en­tre otras co­sas, por ser el ca­be­za de una de las fa­mi­lias más po­de­ro­sas de Ita­lia: los Bor­gia. Ro­dri­go de Bor­ja (o Bor­gia, al ita­lia­ni­zar el ape­lli­do), de ori­gen va­len­ciano, ocu­pó el tro - no pa­pal des­de el 11 de agos­to de 1492 has­ta el 18 de agos­to de 1503, ob­te­nien­do el car­go ba­jo una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro.

Ade­más de es­tar de­trás de va­rios en­ve­ne­na­mien­tos de car­de­na­les y de apro­pia­ción in­de­bi­da de bie­nes, te­nía una adic­ción es­pe­cial por l as or­gías. La más co­no­ci­da, re­gis­tra­da por su se­cre­ta­rio, Johan Bur­chard, es la que se ce­le­bró el 30 de oc­tu­bre de 1501, en el pa­la­cio pa­pal, or­ga­ni­za­da por uno de los cua­tro hi­jos (los úni­co que re­co­no­ció de for­ma le­gal) que tu­vo con su aman­te, Va­noz­za Cat­ta­nei, Ce­sa­re Bor­gia, con la asis­ten­cia tam­bién de Lu­cre­cia Bor­gia, su her­ma­na. En es­ta, lla­ma­da el Ban­que­te de las Cas­ta­ñas, se in­vi­tó a al­tos car­gos ecle­siás­ti­cos y de la ciu­dad a par ti­ci­par, y a cin­cuen­ta pros­ti­tu­tas que, a me­di­da que avan­za­ba la fies­ta, se des­nu­da­ron y tu­vie­ron re­co­ger del sue­lo cas­ta­ñas que los Bor­gia lan­za­ron por el sue­lo. El pre­mio que otor­ga­ría Ae­jan­dro VI a aque­llos que for­ni­ca­ran con el ma­yor nú­me­ro de es­tas se­rías pren­das de pri­me­ra ca­li­dad y jo­yas.

Otra gran di­ver­sión pa­ra el Pa­pa era ver co­pu­lar a los ca­ba­llos, ya que lo en­con­tra­ba muy gra­cio­so.

Si­guien­do l os es­cri­tos de John Bur­chard, es­te tu­vo sus du­das de si la muer­te del Ale­jan­dro VI fue cul­pa de sus ex­ce­sos, de la en­fer­me­dad, o del ase­si­na­to: “El es­tó­ma­go Ale­jan­dro VI se hin­chó y se vol­vió lí­qui­do, mien­tras su ros­tro se vol­vió de co­lor vino y su piel co­men­zó a des­pe­gar­se. Fi­nal­men­te, su es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos san­gra­ban pro­fu­sa­men­te. Des­pués de más de una se­ma­na de san­gra­do in­tes­ti­nal y fie­bres con­vul­si­vas, y des­pués de acep­tar los úl­ti­mos sa­cra­men­tos y ha­cer una con­fe­sión, el de­ses­pe­ra­do Ale­jan­dro VI ex­pi­ró

el 18 de agos­to de 1503 a la edad de se­ten­ta y dos años. Es muy pro­ba­ble que fue­se en­ve­ne­na­do, aun­que otros es­pe­cu­lan que pu­do ha­ber muer­to de ma­la­ria”.

enemi­go de lu­te­ro

De otra fa­mi­lia po­de­ro­sa ita­lia­na sur­gió el pa­pa León X. Giovanni di Lorenzo de Mé­di­ci ob­tu­vo el car­go pa­pal des­de el 11 de mar­zo de 1513 al 1 de di­ciem­bre de 1521, y aun­que tam­bién tu­vo sus es­car­ceos amo­ro­sos, no fue tan exa­ge­ra­do co­mo en pa­pas an­te­rio­res. Cons­cien­te de que ser Pa­pa le iba a apor tar to­do ti­po de pri­vi­le­gios, co­mo bien l e di­jo a su her­mano Giu­liano (“pues­to que nos ha da­do el pa­pa­do, va­mos a dis­fru­tar ”), go­zó del ar te y de las f ies­tas, lo que no era vis­to con bue­nos ojos. Ade­más, se sa­bía que otor­ga­ba el per­dón a cam­bio de di­ne­ro, por lo que los pro­tes­tan­tes y miem­bros de la pro­pia Igle­sia ca­tó­li­ca no veían con bue­nos ojos.

Se­gui­do­res de su gran enemi­go, Mar­tín Lu­te­ro, con el apo­yo de car­de­na­les di­ri­gi­dos por Al­fon­so Pe­truc­ci de Sie­na, tra­ta­ron de asesinarlo. Es­te pre­ten­día en­ve­ne­nar­lo a tra­vés del ci­ru­jano Bat­tis­ta da Ver­ce­lli, que de­bía tra­tar­lo de una fís­tu­la. Des­cu­bier­to el com­plot, León X de­vol­vió el ata­que a al­gu­nos de los im­pli­ca­dos, cau­sán­do­les la muer- te por in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria, mien­tras otros fue­ron mul­ta­dos o eje­cu­ta­dos, co­mo Pe­truc­ci, al que es­tran­gu­la­ron.

un pa­pa ava­ri­cio­so

Ya an­tes de ser Pa­blo III, Ale­jan­dro Far­ne­sio, an­sio­so por ob­te­ner la am­plia for tu­na fa­mi­liar, ase­si­nó a su ma­dre y a su so­bri­na pa­ra po­der he­re­dar es­ta.

Una vez nom­bra­do Pa­pa el 3 de no­viem­bre de 1534, y has­ta su fin el 10 de no­viem­bre de 1549, su ava­ri­cia con­ti­nuó ali­men­tán­do­se, re­ci­bien­do par te de las ga­nan­cias de un to­tal de cua­ren­ta y cin­co mil pros­ti­tu­tas de Ro­ma.

el so­brino del pa­pa

Giam­ma­ria Cioc­chi del Mon­te to­mó el nom­bre de Ju­lio III el 7 de fe­bre­ro de 1550, sien­do Pa­pa has­ta el 23 de mar­zo de 1555. An­tes de to­mar es­te car­go, se ha­bía pren­di­do de un men­di­go ado­les­cen­te que pe­lea­ba en la ca­lle con­tra el mono de un mer­ca­der am­bu­lan­te en una ca­lle de Par­ma. Es­te jo­ven, lla­ma­do Ino­cen­cio Cioc­chi del Mon­te, fue adop­ta­do por la fa­mi­lia, es­tan­do muy uni­do a Ju­lio III, pa­san­do a ser co­no­ci­do co­mo el “so­brino” del Pa­pa.

En reali­dad, la re­la­ción en­tre am­bos re­sul­tó ser mu­cho más ín­ti­ma, de lo que se be­ne­fi­ció Ino­cen- cio, que fue con­ver­ti­do por Ju­lio III en car­de­nal y co­men­da­ta­rio de las aba­días de Mont Sain­tMi­chel, San Zeno, San Sa­ba, Mi­ra­mon­do, Fras­ca­ti, en­tre otras.

Tal es­can­da­lo­sa re­la­ción re­ci­bió el tér­mino “pue­ri­bus amo­ri­bus im­pli­ci­tus” (en­re­da­do en amo­res in­fan­ti­les), por lo que se le acu­só de ser pe­dó­fi­lo y ho­mo­se­xual.

los ma­les del se­xo

Mu­chos fue­ron los Pa­pas, ade­más de otros car­gos de la Igle­sia ca­tó­li­ca, que se vie­ron afec­ta­dos de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual de­bi­do a sus ex­ce­sos e im­pru­den­cias.

Fue el ca­so Giu­liano de­lla Ro­ve­re, o Pa­pa Ju­lio II des­de el 1 de no­viem­bre de 1503 al 21 de fe­bre­ro de 1513, el pri­me­ro en con­traer la sí­fi­lis, tam­bién lla­ma­da el mal fran­cés, tras fre­cuen­tar a pros­ti­tu­tos. Al avan­zar la en­fer­me­dad, di­cen que el Vier­nes San­to del año 1508 los fie­les no pu­die­ron be­sar sus pies por la can­ti­dad y el es­ta­do de las úl­ce­ras en es­tos.

Otro se­ría Cle­men­te VI, an­te­rior­men­te lla­ma­do Pie­rre Ro­ger de Beau­fort, Pa­pa des­de el 7 de ma­yo de 1342 al 6 de di­ciem­bre de 1352, al que el poe­ta Fran­ces­co Pe­trar­ca lo apo­dó Dio­ni­sos por sus ex­ce­sos, se vio afec­ta­do de go­no­rrea en uno de sus mu­chos en­cuen­tros con pros­ti­tu­tas.

Ya an­tes de ser PA­BLO III, Ale­jan­dro Far­ne­sio, an­sio­so por ob­te­ner la am­plia for­tu­na fa­mi­liar, ase­si­nó a su ma­dre y a su so­bri­na pa­ra po­der he­re­dar es­ta.

Juan XIII.

Be­ne­dic­to IX es con­si­de­ra­do el Pa­pa más jo­vende la His­to­ria.

Bo­ni­fa­cio VIII.

Es­cu­do de ar­mas deCle­men­te VI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.