El pa­pa­do y el mis­te­rio de la Sá­ba­na San­ta

Mas Alla Monografico - - Sumario - Tex­to Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tist a

Es re­la­ti­va­men­te ex­ten­di­da la creen­cia que los pa­pas, des­de el trono de Pe­dro en el Va­ti­cano, no han que­ri­do ha­blar pú­bli­ca­men­te de la Sín­do­ne, cra­so error, pues en di­fe­ren­tes tex­tos se re­co­ge la opi­nión a es­te par­ti­cu­lar y la han lle­ga­do a ca­li­fi­car in­clu­so co­mo de “deSafío pa­ra la Cien­Cia”.

La ac­tual pro­pie­ta­ria de la Sá­ba­na San­ta, la Igle­sia, tras ser do­na­da por la Ca­sa de Sa­bo­ya, ha man­te­ni­do siem­pre una pru­den­te dis­tan­cia de la mis­ma no que­rien­do til­dar­la de re­li­quia, sí de icono del cris­tia­nis­mo.

Pe­se a es­to, lo cier­to es que ha re­ci­bien­do, en di­fe­ren­tes oca­sio­nes el apo­yo del pa­pa­do a tra­vés de di­fe­ren­tes pon­tí­fi­ces que no han du­da­do en ex­pre­sar su de­vo­ción pú­bli­co al lien­zo de Tu­rín.

¿qué es la sá­ba­na san­ta?

Sin duda, es uno de los ob­je­tos que más pro­vo­can mi fas­ci­na­ción y ad­mi­ra­ción, ese ob­je­to es el más ana­li­za­do, in­ves­ti­ga­do y es­tu­dia­do de la Cris­tian­dad y ca­si del mun­do; su im­por­tan­cia va más allá de la Fe y la Cien­cia; su tras­cen­den­cia es tal que tie­ne un im­pac­to di­rec­to so­bre mi­llo­nes de per­so­nas, me es­toy re­fi­rien­do a la Sá­ba­na San­ta, la lla­ma­da Sín­do­ne de Tu­rín.

Es una pie­za de lino de 4,36 m por 1,10 m; mues­tra la ima­gen fron­tal y dor­sal de una per­so­na de 1,82 m de es­ta­tu­ra que se ta­pa las par­tes pu­den­das. La ima­gen de la per­so­na que con­tie­ne es de co­lor par­duz­co, ape­nas se pue­de con­tem­plar des­de cor­ta dis­tan­cia, sin em­bar­go, si nos ale­ja­mos y la ob­ser­va­mos, ve­mos có­mo an­te nues­tros ojos co­mien­za a for­mar­se la ima­gen del Hom­bre de la Sá­ba­na San­ta.

Re­co­noz­co mi de­cep­ción tras ver la re­li­quia en la úl­ti­ma os­ten­sión tras su res­tau­ra­ción, en el pa­se rea­li­za­do pa­ra la pren­sa y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la Sá­ba­na San­ta lu­cía re­mo­za­da, más cla­ra y sin la te­la de Ho­lan­da –que ser­vía pa­ra ten­sar­la–; pe­ro aun así se­guía con­te­nien­do un eterno y sa­gra­do se­cre­to, un in­mor­tal mis­te­rio.

El Hom­bre de la Sá­ba­na San­ta mues­tra hue­llas de una pa­sión co­no­ci­da, de la Pa­sión de Cris­to. Es un hom­bre que ha si­do cru­ci­fi­ca­do, así nos lo mues­tra que ha­ya si­do cla­va­do por las extremidades, por las “mu­ñe­cas” y los pies, que ha si­do azo­ta­do cruel y te­rri­ble­men­te, que se le ha co­lo­ca­do al­go en la ca­be­za que le ha pro­vo­ca­do múl­ti­ples laceraciones y he­ri­das; pe­ro ade­más pre­sen­ta en uno de sus cos­ta­dos una tre­men­da he­ri­da pro­du­ci­da por un ob­je­to pun­zan­te de la cual ha ma­na­do abun­dan­te san­gre.

Si re­vi­sa­mos la His­to­ria de nues­tra Hu­ma­ni­dad hay unos do­cu­men­tos que re­co­gen la muer­te de una per­so­na ha­cia el año 30 d.C. o 33 d.C. en el mon­te Gól­go­ta de Je­ru­sa­lén. Allí se jus­ti­cia­ba a los con­de­na­dos por el Im­pe­rio, a los mal­he­cho­res y enemi­gos de Ro­ma. Allí se con­de­nó a mo­rir a Je­sús de Na­za­ret, que dis­ta­ba mu­cho de ser un mal­he­chor o un enemi­go de Ro­ma. Pe­ro Él ya te­nía su des­tino es­cri­to des­de an­tes de na­cer, y aquel des­tino era la cruz.

la his­to­ria de la re­li­quia

La His­to­ria de la re­li­quia co­mien­za en el mo­men­to que el pro­cu­ra­dor ro­mano Pon­cio Pi­la­tos ac­ce­de a que se ba­je el cuer­po sin vi­da del cru­ci­fi­ca­do y sea tras­la­da­do a un se­pul­cro pro­pie­dad de Jo­sé de Ari­ma­tea, un in­flu­yen­te miem­bro de la so­cie­dad de la épo­ca; se des­cla­va del ma­de­ro y es ubi­ca­do en una in­men­sa sá­ba­na de lino pro­pie­dad del mis­mo se­gui­dor de Cris­to. Es ata­do con un tro­zo de la mis­ma sá­ba­na (una ti­ra que se arran­ca de unos 10 cm de an­cho y 4,36 m de lar­go) y lle­va­do a to­da pri­sa a un lu­gar cer­cano al Gól­go­ta don­de es­ta­ba el se­pul­cro. Allí es rá­pi­da­men­te ade­cen­ta­do con áloe y mi­rra y de­ja­do, pues era la fe­cha sa­gra­da y no se po­día con­ti­nuar nin­gu­na ac­ti­vi­dad.

Tras tres días en el se­pul­cro se pro­du­ce en su in­te­rior un fe­nó­meno que des­co­no­ce­mos y el ca­dá­ver des­apa­re­ce de­jan­do so­lo las ven­das y el lien­zo. To­dos creen que el cuer­po ha si­do ro­ba­do, pe­ro, sus dis­cí­pu­los, sa­ben que él ha­bló de ven­cer a la muer­te, de un mo­men­to má­gi­co: la Re­su­rrec­ción (es cues­tión de fe).

La te­la, que ha­bía es­ta­do en con­tac­to con un fa­lle­ci­do no po­día ser to­ca­da por nin­gún ju­dío (por ley) y se­gu­ra­men­te fue pues­ta a buen re­cau­do por un se­gui­dor grie­go (que no pro­fe­sa­ba y cum­plía la mis­ma re­li­gión). Ocul­ta­da en Je­ru­sa­lén per­ma­ne­ció allí has­ta que las tro­pas del ge­ne­ral ro­mano Ti­to en­tra­ron en la ciu­dad y la des­tro­za­ron. Hu­ye­ron de Je­ru­sa­lén con el lien­zo y, cu­rio­sa­men­te, re­apa­re­ció en el reino de Ede­sa (hoy Ur­fa en Tur­quía), allí el rey Ad­ga­ro V pa­de­cía de le­pra, y sien­do con­tem­po­rá­neo de Cris­to, te­nía la cer­te­za que si se cu­bría con su mor­ta­ja sa­na­ría, y así su­ce­dió. Des­de en­ton­ces se ve­ne­ró en el reino la re­li­quia, has­ta que el rey per­sa Cos­roes II ame­na­zó aquel reino y se es­con­dió el lien­zo en las mu­ra­llas de la ciu­dad. Ya es­ta­ba ple­ga­do y so­lo se po­día ver par­te del ros­tro.

Sin em­bar­go, la tra­di­ción y sus guar­dia­nes sa­bían dón­de es­ta­ba aque­lla re­li­quia y por or­den del em­pe­ra­dor fue tras­la­da­da a Cons­tan­ti­no­pla, te­nién­do­se cons­tan­cia de ello por do­cu­men­tos del si­glo X.

El si­guien­te con­tac­to con ella lo tu­vie­ron los cru­za­dos ha­cia el si­glo XIII –1201 y 1204–, en la igle­sia de San­ta Ma­ría de las Bla­quer­nas, en Cons­tan­ti­no­pla. Cuan­do los cru­za­dos en­tra­ron en la ciu­dad, los hom­bre de Oton de la Ro­che, la ro­ba­ron. Se­gún los es­tu­dios de Bár­ba­ra Fra­le, la Sá­ba­na San­ta pa­só a Ate­nas y de allí apa­re­ció en Fran­cia don­de sí co­men­zó una más que do­cu­men­ta­da y data pre­sen­cia, en Li­rey, Cham­bery, Tu­rín… Es­pe­cial­men­te dra­má­ti­co fue el año 1532 en el que se pro­du­jo un in­cen­dio en la ca­pi­lla don­de se la ve­ne­ra (con no po­ca con­tro­ver­sia) y una go­ta de pla­ta ca­yó so­bre el lien­zo ple­ga­do ori­gi­nan­do una se­rie de mar­cas trian­gu­la­res ca­si si­mé­tri­cas muy dis­tin­gui­bles. Las cla­ri­sas se en­car­ga­ron de re­men­dar el lien­zo y pro­te­ger­lo.

Fue San Car­los Bo­rromeo el que, por una pro­me­sa de li­brar su ciu­dad de la pes­te, pro­me­tió ir a pie has­ta Fran­cia y re­zar a la re­li­quia. La pro­pie­ta­ria ya de la Sá­ba­na San­ta, la Ca­sa de Sa­bo­ya (que la ha­bía com­pra­do a cam­bio de un cas­ti­llo) la tras­la­dó a Tu­rín, a “mi­tad de ca­mino” pa­ra evi­tar al san­to aquel via­je y allí que­dó ya la re­li­quia a la que se cons­trui­ría una ca­pi­lla, de Gua­ri­ni, don­de aún per­ma­ne­ce.

En 1898, pa­ra una de las con­me­mo­ra­cio­nes de la ca­sa de Sa­bo­ya, el abo­ga­do y fo­tó­gra­fo ama­teur Se­con­da Pia, de­bi­da­men­te re­que­ri­dos sus ser­vi­cios, reali­zó una fo­to­gra­fía que con­mo­cio­na­ría al mun­do: la fo­to­gra­fía mos­tra­ba la ima­gen en “ne­ga­ti­vo” del Hom­bre de la Sá­ba­na San­ta, con una pre­ci­sión de de­ta­lle im­pre­sio­nan­te. Pe­ro, ade­más, el ne­ga­ti­vo era el po­si­ti­vo fo­to­grá­fi­co, el que ubi­ca­ba bien los de­ta­lles, co­mo la lan­za­da en el cos­ta­do.

Se le co­men­za­ron a ha­cer prue­bas, la STURP en la dé­ca­da de los 70. Aque­llo fue sor­pren­den­te. Se de­mos­tró cua­li­da­des del lien­zo que eran po­co me­nos que im­po­si­bles: era un ne­ga­ti­vo fo­to­grá­fi­co, mos­tra­ba tri­di­men­sio­na­li­dad, pó­le­nes des­apa­re­ci­dos... Ade­más el ti­po de san­gre que mos­tra­ba con­te­nía óxi­do de hie­rro, Wal­ter McC­ro­me creía que se de­bía al pig­men­to ocre de las pin­tu­ras, pe­ro, fi­nal­men­te, se de­ter­mi­nó que el óxi­do de hie­rro per­te­ne­cía a una san­gre de ti­po AB, una

en 1989, el abo­ga­do y fo­tó­gra­fo ama­teur Se­con­da Pia reali­zó una fo­to­gra­fía que con­mo­cio­na­ría al mun­do: la fo­to­gra­fía mos­tra­ba la ima­gen en “ne­ga­ti­vo” del Hom­bre de la Sá­ba­na San­ta, con un pre­ci­sión de de­ta­lle im­pre­sio­nan­te.

ti­po­lo­gía ma­yo­ri­ta­ria en Is­rael y en el pue­blo ju­dío y mi­no­ri­ta­ria en el res­to del mun­do. So­lo el 3% tie­ne ese ti­po de san­gre. ¡Asom­bro­so! Pe­ro hay más.

La Sá­ba­na San­ta es quí­mi­ca­men­te es­ta­ble (la ima­gen se man­tie­ne, no se bo­rra), es hi­dro­ló­gi­ca­men­te es­ta­ble (no se di­lu­ye con agua, no es una pin­tu­ra), y tér­mi­ca­men­te es­ta­ble. Ade­más el lien­zo tie­ne la ur­dim­bre y el ti­po de hi­la­do pro­pio de los te­la­res de Ca­far­naúm, Je­ru­sa­lén o Ale­jan­dría del si­glo I d.C. en la tí­pi­ca for­ma­ción de es­pi­ga de pez.

em­pie­za la po­lé­mi­ca

Pe­ro to­do no po­dían ser gra­tas no­ti­cias: en 1988 el car­de­nal Ba­lles­tre­ro anun­cia­ba que tras la rea­li­za­ción de la prue­ba del car­bono 14 a la Sá­ba­na San­ta se ha­bía de­ter­mi­na­do que era una obra del Me­die­vo, de en­tre el año 1260 y el 1390, si­glo XIII o XIV.

Se con­vul­sio­nó el mun­do, pe­ro la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía avan­za­ron y hoy sa­be­mos que aque­llas prue­bas de ra­dio­da­ta­ción (C-14) no se­rían vá­li­das por la con­ta­mi­na­ción del lien­zo, po­si­ble error al to­mar las mues­tras pa­ra los la­bo­ra­to­rios que la rea­li­za­ron, po­cas ga­ran­tías de la ca­de­na de cus­to­dia, fil­tra­ción de da­tos… Las prue­bas hoy día no se­rían vá­li­das.

Así las co­sas, creer que la Sá­ba­na San­ta es una falsificación aten­dien­do so­lo a la muy du­do­sa prue­ba del car­bono 14 es po­co me­nos que pen­sar que en el Re­na­ci­mien­to pu­die­ron via­jar a la Lu­na… Se­ría un he­cho tan mi­la­gro­so ca­si co­mo su for­ma­ción.

Hay mul­ti­tud de do­cu­men­tos en los que se da tes­ti­mo­nio de la ve­ne­ra­ción de la mis­ma des­de el pue­blo has­ta re­yes o pa­pas. Así des­de Pau­lo II a Sixto IV, Ju­lio II, León X, Cle­men­te VII, Gre­go­rio XIII, Cle­men­te VIII o Pío VII rin­die­ron su res­pe­to por la Sá­ba­na San­ta, pi­die­ron por los fie­les, con­ce­dían su fa­vor o so­li­ci­ta­ban la intercesión an­te una epi­de­mia o mal que aque­ja­ba en una épo­ca a una ciu­dad o co­mar­ca.

En­tre esos pa­pas he­mos re re­vi­sar des­de los más cer­ca­nos a los más le­ja­nos, so­bre to­do a tra­vés de los tex­tos que le­ga­ron y que de­ja­ron fe de las mis­mas.

Be­ne­dic­to XVI (en el pa­pa­do des­de 19 de abril de 2005 has­ta su ab­di­ca­ción el 28 de fe­bre­ro de 2013). Sien­do aún car­de­nal Jo­seph Rat­zin­ger dio una con­fe­ren­cia ti­tu­la­da “Fe en­tre ra­zón y sen­ti­mien­to” en el Tea­tro Re­gio de la ciu­dad de Tu­rín el 14 de ju­nio de 1998. De la Sín­do­ne di­jo: “Me­di­tar y re­zar an­te la Sá­ba­na San­ta es una ex­pe­rien­cia de fe en el úni­co icono del Mis­te­rio Pascual. El lien­zo nos acer­ca in­me­dia­ta­men­te a los su­fri­mien­tos de Cris­to. Fren­te a es­ta Sá­ba­na, fe, ra­zón y sen­ti­mien­to se en­cuen­tran” (Agen­cia de no­ti­cias Ze­nit, 15 de ju­nio de 1998).

En el trans­cur­so de una en­tre­vis­ta se le pre­gun­tó: “Car­de­nal, ¿es po­si­ble ima­gi­nar­se a Je­su­cris­to tal co­mo pa­re­ce en la Sá­ba­na San­ta de Tu­rín?”. Y la res­pues­ta fue: “La mor­ta­ja de Tu­rín es un mis­te­rio, una ima­gen que to­da­vía no ha en­con­tra­do una ex­pli­ca­ción con­clu­yen­te, aun­que nu­me­ro­sas ra­zo­nes abo­gan por su au­ten­ti­ci­dad. En cual­quier ca­so, la fuer­za par­ti­cu­lar de esa fi­gu­ra, las enor­mes he­ri­das, nos con­mue­ven. Y su im­pre­sio­nan­te ros­tro. En ese ros­tro po­de­mos re­co­no­cer la pa­sión de una for­ma es­tre­me­ce­do­ra. Y ve­mos, ade­más, una gran dig­ni­dad in­ter­na. Ese ros­tro des­pren­de so­sie­go y re­sig­na­ción, paz y bon­dad. En es­te sen­ti­do nos ayu-

da de ver­dad a ima­gi­nar­nos a Cris­to” (J. RAT­ZIN­GER, Dios y el mun­do: creer y vi­vir en nues­tra épo­ca, con Pe­ter See­wald; Círcu­lo de Lec­to­res, Bar­ce­lo­na 2002).

En otra oca­sión el car­de­nal Jo­seph Rat­zin­ger, en el en­cuen­tro de Rí­mi­ni (Ita­lia), que se ce­le­bró en­tre el 24 al 30 de agos­to de 2002 por ini­cia­ti­va del mo­vi­mien­to ecle­sial Co­mu­nión y Li­be­ra­ción te­nien­do co­mo tí­tu­lo “La con­tem­pla­ción de la be­lle­za” di­jo: “En la pa­sión de Cris­to la es­té­ti­ca grie­ga, tan dig­na de ad­mi­ra­ción por su pre­sen­ti­mien­to del con­tac­to con lo di­vino que, sin em­bar­go, per­ma­ne­ce inefa­ble pa­ra ella, no se ve abo­li­da, sino su­pe­ra­da. La ex­pe­rien­cia de lo be­llo re­ci­be una nue­va pro­fun­di­dad, un nue­vo rea­lis­mo. Aquel que es la Be­lle­za mis­ma se ha de­ja­do des­fi­gu­rar el ros­tro, es­cu­pir en­ci­ma y co­ro­nar de es­pi­nas. La Sá­ba­na San­ta de Tu­rín nos per­mi­te ima­gi­nar to­do es­to de ma­ne­ra con­mo­ve­do­ra. Pre­ci­sa­men­te en es­te Ros­tro des­fi­gu­ra­do apa­re­ce la au­tén­ti­ca y su­pre­ma be­lle­za: la be­lle­za del amor que lle­ga ‘has­ta el ex­tre­mo’ y que por ello se re­ve­la más fuer­te que la men­ti­ra y la vio­len­cia” (Agen­cia de no­ti­cias Ze­nit, 29 de abril de 2005).

En “Me­di­ta­cio­nes de Be­ne­dic­to XVI so­bre el Vía Cru­cis del Vier­nes San­to de 2005. Un­dé­ci­ma es­ta­ción” ex­pre­sa: “La Sá­ba­na San­ta de Tu­rín nos per­mi­te ha­cer­nos una idea de la in­creí­ble cruel­dad de es­te pro­ce­di­mien­to [la cru­ci­fi­xión]. Je­sús no be­bió el cal­man­te que le ofre­cie­ron: asu­me cons­cien­te­men­te to­do el do­lor de la cru­ci­fi­xión. Su cuer­po es­tá mar­ti­ri­za­do; se han cum­pli­do las pa­la­bras del Sal­mo: ‘Yo soy un gu­sano, no un hom­bre, ver­güen­za de la gen­te, des­pre­cio del pue­blo’ (Sal 21, 27). ‘Co­mo uno an­te quien se ocul­ta el ros­tro, era des­pre­cia­do... Y con to­do eran nues­tros su­fri­mien­tos los que él lle­va­ba y nues­tros do­lo­res los que so­por­ta­ba’ (Is 53, 3 ss)”.

os­ten­sión pú­bli­ca

El 2 de ju­nio de 2008, en el au­la Pa­blo VI del Va­ti­cano, Be­ne­dic­to XVI anun­cia una os­ten­sión pú­bli­ca de la Sín­do­ne pa­ra la pri­ma­ve­ra de 2010, se­gún el de­seo del ar­zo­bis­po de Tu­rín, Se­ve­rino Po­let­to: “Se­rá una oca­sión su­ma­men­te pro­pi­cia –es­toy se­gu­ro– pa­ra con­tem­plar ese mis­te­rio­so ros­tro, que si­len­cio­sa­men­te ha­bla al co­ra­zón de los hom­bres, in­vi­tán­do­les a re­co­no­cer en él el ros­tro de Dios”. Y aña­dió: “Si el Se­ñor me da vi­da y sa­lud, es­pe­ro ir yo tam­bién a vi­si­tar­la” (Agen­cia de no­ti­cias Ze­nit, 2 de ju­nio de 2008).

Asi­mis­mo, Juan Pa­blo II (Pa­pa des­de el 16 de oc­tu­bre de 1978 has­ta su muer­te el 2 de abril de 2005), sien­do car­de­nal ve­ne­ró la Sín­do­ne ca­mino del cón­cla­ve coin­ci­den­te con la Os­ten­sión de 1978. Se aquel en­cuen­tro di­jo: “Per­so­nal­men­te soy un de­vo­to de es­ta re­li­quia des­de ha­ce mu­chos años, des­de cuan­do era un se­mi­na­ris­ta. En­ton­ces pu­de leer un li­bro que ha­bla­ba de la Sín­do­ne. En Po­lo­nia no te­ne­mos mu­cha fa­ci­li­dad ni po­si­bi­li­dad de ve­nir a Tu­rín a ve­ne­rar la Sín­do­ne; pe­ro, si tu­vié­ra­mos un po­co de li­ber­tad, creo que se­ría­mos mi­les los po­la­cos los que ven­dría­mos a ve­ne­rar­la. Por­que la Sín­do­ne es un tes­ti­mo­nio que ha­bla, en su si­len­cio, de una ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa. Fi­nal­men­te he te­ni­do la gra­cia de lo­grar ver lo que ha­bía leí­do en el li­bro. Y de es­ta vi­si­ta he que­da­do muy im­pre­sio­na­do”.

Sien­do Pa­pa, du­ran­te su pe­re­gri­na­ción a Tu­rín el 13 de abril de 1980, se ex­pre­só de es­ta for­ma: “La ciu­dad que cus­to­dia una re­li­quia in­só­li­ta y mis­te­rio­sa co­mo la San­ta Sín­do­ne, sin­gu­lar tes­ti­go –si acep­ta­mos los ar­gu­men­tos de tan­tos cien­tí­fi­cos– de la pas­cua: tes­ti­go mu­do pe­ro al mis­mo tiem­po sor­pren­den­te­men­te elo­cuen­te”. Una se­ma­na des­pués, en au­dien­cia ge­ne­ral del 20 de abril, en Ro­ma, de­fi­nió la San­ta Sín­do­ne co­mo “la re­li­quia más es­plén­di­da de la pa­sión y de la re­su­rrec­ción” (A. Bri­to y J. M. Ro­drí­guez, “La Igle­sia, la Sín­do­ne y la fe”: Bi­blia y Fe 70, 1998).

En un dis­cur­so de Juan Pa­blo II a las au­to­ri­da­des de la ciu­dad de Tu­rín el 13 de abril de 1980, di­jo de la Sín­do­ne que se tra­ta­ba de una “in­sig­ne re­li­quia li­ga­da al mis­te­rio de nues­tra re­den­ción” Y aña­dió: “Cuan­do, a prin­ci­pios de sep­tiem­bre de 1978, lle­gué a Tu­rín co­mo pe­re­grino, an­sio­so pa­ra ve­ne­rar la re­li­quia Sá­ba­na San­ta li­ga­do al mis­te­rio de nues­tra re­den­ción, no me re­sul­ta­ba di­fí­cil pre­ver, des­pués de la elec­ción de mi ama­do pre­de­ce­sor Juan Pa­blo I , que es­ta­ría de vuel­ta en me­nos de dos años, con otras res­pon­sa­bi­li­da­des y otro mar­co” (Vi­si­ta pas­to­ral a la dió­ce­sis de Tu­rín. Dis­cur­so de Juan Pa­blo II a las au­to­ri­da­des de Tu­rín. Tu­rín, 13 de abril de 1980).

En el trans­cur­so del án­ge­lus del do­min­go 13 de agos­to de 2000 Juan Pa­blo II ex­pre­só: “Ayer, en Tu­rín, se inau­gu­ró la os­ten­sión de la Sá­ba­na San­ta... Es­ta nue­va e im­por­tan­te ini­cia­ti­va es­pi­ri­tual sub­ra­ya la ín­ti­ma re­la­ción que exis­te en­tre el men­sa­je de la Sá­ba­na San­ta y el Año ju­bi­lar. Doy las gra­cias de co­ra­zón... por ha­ber ofre­ci­do a los cre­yen­tes, que acu­di­rán de to­das par­tes, la po­si­bi­li­dad de ve­ne­rar es­te sin­gu­lar tes­ti­mo­nio de Cris­to. Ca­da vez que se tie­ne la po­si­bi­li­dad de con­tem­plar­la, se que­da pro­fun­da­men­te im­pre­sio­na­do. Es­to me su­ce­dió tam­bién a mí. En efec­to, re­cuer­do con vi­va emo­ción mis vi­si­tas: la pri­me­ra, po­cas se­ma­nas an­tes de mi elec­ción a la Se­de de Pe­dro; la se­gun­da, du­ran­te mi vi­si­ta a Tu­rín en 1980; y la ter­ce­ra, con mo­ti­vo de mi pe­re­gri­na­ción, en ma­yo de 1998, des­pués del gra­ve in­cen­dio que es­tu­vo a pun­to de da­ñar­la se­ria­men­te. Ca­da una de esas oca­sio­nes cons­ti­tu­yó una pro­fun­da ex­pe­rien­cia de gra­cia. En efec­to, en el Hom­bre de la Sá­ba­na San­ta, el amor in­fi­ni­to de Dios ha­bla al co­ra­zón de to­do hom­bre” (Án­ge­lus, Do­min­go, 13 de agos­to de 2000).

Frag­men­tos del dis­cur­so en el trans­cur­so de la ce­le­bra­ción de la pa­la­bra an­te la Sá­ba­na San­ta, en la ca­te­dral de Tu­rín el 24 de ma­yo de 1998: “La Sá­ba­na San­ta es un re­to a la in­te­li­gen­cia. An­te to­do, exi­ge de ca­da hom­bre, en par­ti­cu­lar del in­ves­ti­ga­dor, un es­fuer­zo pa­ra cap­tar con hu­mil­dad el men­sa­je pro­fun­do que trans­mi­te a su ra­zón y a su vi­da. La fas­ci­na­ción mis­te­rio­sa que ejer­ce la Sá­ba­na San­ta im­pul­sa a for­mu­lar pre­gun­tas so­bre la re­la­ción en­tre ese lien­zo sa­gra­do y los he­chos de la his­to­ria de Je­sús. Da­do que no se tra­ta de una ma­te­ria de fe, la Igle­sia no tie­ne com­pe­ten­cia es­pe­cí­fi­ca pa­ra pro­nun­ciar­se so­bre esas cues­tio­nes. En­co­mien­da a los cien­tí­fi­cos la ta­rea de con­ti­nuar in­ves­ti­gan­do pa­ra en­con­trar res­pues­tas ade­cua­das a los in­te­rro­gan­tes re­la­cio­na­dos con es­te lien­zo que, se­gún la tra­di­ción, en­vol­vió el cuer­po de nues­tro Re­den­tor cuan­do fue de­pues­to de la cruz. La Igle­sia los ex­hor­ta a afron­tar el es­tu­dio de la Sá­ba­na San­ta sin ac­ti­tu­des pre­con­ce­bi­das, que den por des­con­ta­do re­sul­ta­dos que no son ta­les; los in­vi­ta a ac­tuar con li­ber­tad in­te­rior y res­pe­to so­lí­ci­to, tan­to en lo que res­pec­ta a la me­to­do­lo­gía cien­tí­fi­ca co­mo a la sen­si­bi­li­dad de los cre­yen­tes. Así, la Sá­ba­na San­ta cons­ti­tu­ye un signo ver­da­de­ra­men­te sin­gu­lar que re­mi­te a Je­sús, la Pa­la­bra ver­da­de­ra del Pa­dre, e in­vi­ta a con­for­mar la pro­pia vi­da a la de Aquél que se en­tre­gó a sí mis­mo por no­so­tros” (Dis­cur­so de Juan Pa­blo II du­ran­te la ce­le­bra­ción de la pa­la­bra an­te la Sá­ba­na San­ta. Ca­te­dral de Tu­rín, 24 de ma­yo de 1998).

Por su par­te, Pa­blo VI (en pa­pa­do des­de el 21 de ju­nio de 1963 has­ta su muer­te el 6 de agos­to de 1978) ex­pre­só en di­ver­sas oca­sio­nes su de­vo­ción a la Sín­do­ne y la pro­fun­da emo­ción cuan­do la con­tem­pló por pri­me­ra vez. Así fue un 4 de ju­nio de 1967, en la ho­mi­lía en San Pe­dro, con­fe­sa­ba: “To­dos los ar­tis­tas se han me­di­do a tra­du­cir, en los co­lo­res y en las for­mas, el ros­tro di­vino de Je­sús, y no he­mos que­da­do sa­tis­fe­chos. Qui­zá la so­la ima­gen de la San­ta Sín­do­ne nos da al­go del mis­te­rio de es­ta fi­gu­ra hu­ma­na y di­vi­na, un ad­mi­ra­ble do­cu­men­to de la pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción de Cris­to es­cri­to en ca­rac­te­res de san­gre”.

Es­to fue an­te mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res de to­da Eu­ro­pa en el men­sa­je, trans­mi­ti­do el 22 de no­viem­bre de 1973 por Eu­ro­vi­sión te­nien­do co­mo mo­ti­vo la os­ten­sión de la San­ta Sín­do­ne: “¡For­tu­na in­men­sa la nues­tra, si es­ta ver­da­de­ra y su­per­vi­vien­te efi­gie de la San­ta Sín­do­ne nos per­mi­te con­tem­plar el di­se­ño au­tén­ti­co de la ado­ra­ble fi­gu­ra fí­si­ca de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to, que en ver­dad vie­ne a cal­mar nues­tra avi­dez –hoy tan ar­do­ro­sa– de po­der co­no­cer­le tam­bién vi­si­ble­men­te! ¿Es­ta­mos aca­so tam­bién no­so­tros, co­mo los via­je­ros del ca­mino de Emaús, con los ojos tan nu­bla­dos que no re­co­no­cie­ron a Je­sús re­su­ci­ta­do en el pe­re­grino que les acom­pa­ña­ba?” (A. Bri­to y J. M. Ro­drí­guez, “La Igle­sia, la Sín­do­ne y la fe”: Bi­blia y Fe 70, 1998).

El 23 de no­viem­bre de 1973, en la pri­me­ra os­ten­sión te­le­vi­si­va, en un men­sa­je ra­dio­fó­ni­co de­cía: “El ros­tro de Cris­to, allí re­pre­sen­ta­do, se nos pre­sen­tó tan ver­da­de­ro, tan pro­fun­do, tan hu­mano y di­vino, co­mo en nin­gu­na otra ima­gen ha­bía­mos po­di­do ad­mi­rar y ve­ne­rar (...). Cual­quie­ra que sea el jui­cio his­tó­ri­co y cien­tí­fi­co que exi­gen­tes es­tu­dio­sos lle­ga­rán a ma­ni­fes­tar so­bre es­ta sor­pren­den­te y mis­te­rio­sa re­li­quia, no po­de­mos exi­mir­nos de ha­cer vo­tos pa­ra que esa re­li­quia sir­va pa­ra con­du­cir

a los vi­si­tan­tes no so­lo ha­cia una ab­sor­ta ob­ser­va­ción sen­si­ble de las lí­neas ex­te­rio­res y mor­ta­les de la ma­ra­vi­llo­sa fi­gu­ra del Sal­va­dor, sino que pue­da ade­más in­tro­du­cir­los a una más pe­ne­tran­te vi­sión de su es­con­di­do y fas­ci­nan­te mis­te­rio” (G. Mo­re­to, Sín­do­ne. La guía, Elle Di Ci, To­rino 1998).

la opi­nión de los pa­pas

Tam­bién Juan XXIII (des­de oc­tu­bre de 1958 al 3 de ju­nio de 1963) opi­na­ba de la Sá­ba­na San­ta. El 16 de fe­bre­ro de 1956, se di­ri­gía a los gru­pos de Cul­to­res San­ctae Sin­do­nis que le pre­sen­ta­ban una do­cu­men­ta­ción fo­to­grá­fi­ca de la re­li­quia: “Di­gi­tus Dei est hic!” (“¡El de­do de Dios es­tá aquí!”) (A. Bri­to y J. M. Ro­drí­guez, “La Igle­sia, la Sín­do­ne y la fe”: Bi­blia y Fe 70, 1998). Y Pío XII (en el pa­pa­do des­de el 2 de mar­zo de 1939 has­ta el 9 de oc­tu­bre de 1958), en el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Sin­do­no­lo­gía de 1950, en un men­sa­je de ben­di­ción de­no­mi­nó a la San­ta Sín­do­ne co­mo “ex­tra­or­di­na­rio ves­ti­gio de la Pa­sión del Di­vino Re­den­tor” y en­co­men­da­ba “que se pro­cu­ra­se una ve­ne­ra­ción uni­ver­sal de tan im­por­tan­te re­li­quia”. En un men­sa­je ra­dia­do de la clau­su­ra del Con­gre­so Eu­ca­rís­ti­co Na­cio­nal de 1953, di­jo de la ciu­dad de la Tu­rín “la ciu­dad del San­tí­si­mo Sa­cra­men­to, que cus­to­dia co­mo pre­cio­so te­so­ro la San­ta Sín­do­ne, que mues­tra a nues­tra con­mo­ción y con­for­ta­ción la ima­gen del cuer­po exá­ni­me y del ros­tro aba­ti­do de Je­sús” (A. Bri­to y J. M. Ro­drí­guez, “La Igle­sia, la Sín­do­ne y la fe”: Bi­blia y Fe 70, 1998).

As­mis­mo, Pío XI (des­de el (6 de fe­bre­ro de 1922 has­ta el 10 de fe­bre­ro de 1939), el 21 de mar­zo de 1934, cuan­do se pre­sen­ta­ban las fo­to­gra­fías ofi­cia­les de la Sín­do­ne he­chas por En­rie en 1931, in­di­ca­ba: “Va­le más es­ta fo­to­gra­fía que cual­quier es­tu­dio”. No en vano, Pio XI se in­tere­só pro­fun­da­men­te en la re­li­quia, ya que el pon­tí­fi­ce era un hom­bre de Cien­cia y des­per­tó su cu­rio­si­dad. El 5 de sep­tiem­bre de 1936 en una pe­re­gri­na­ción de jó­ve­nes de Ac­ción Ca­tó­li­ca en­tre­gó a ca­da jo­ven par­ti­ci­pan­te una es­tam­pa del Sa­gra­do Ros­tro que apa­re­ce en el San­to Lien­zo de Tu­rín: “Pro­vie­ne de aquel ob­je­to aún mis­te­rio­so, pe­ro cier­ta­men­te no de he­chu­ra hu­ma­na, co­mo pue­de de­cir­se ya de­mos­tra­do, que es la San­ta Sín­do­ne de Tu­rín. De­cía­mos que es mis­te­rio­so, por­que to­da­vía es mu­cho el mis­te­rio que en­vuel­ve a es­te Lien­zo sa­gra­do, ob­je­to sa­gra­do cual qui­zá nin­gún otro en la tie­rra; mas, se­gún to­do lo que hoy día cons­ta del mo­do más po­si­ti­vo, de­jan­do a un la­do to­da idea pre­con­ce­bi­da de fe y pie­dad cris­tia­na, se­gu­ra­men­te que no es en mo­do al­guno obra del hom­bre” (A. Bri­to y J. M. Ro­drí­guez, “La Igle­sia, la Sín­do­ne y la fe”: Bi­blia y Fe 70, 1998). Se ga­nó la jus­ta fa­ma de pa­pa ar­chi­ve­ro e his­to­ria­dor, el 5 de di­ciem­bre de 1937 con­fe­sa­ba al P. Rig­hi­ni, S. I.: “Nos no ha­bía­mos creí­do nun­ca en la au­ten­ti­ci­dad de la Sín­do­ne; pe­ro aho­ra, la re­ve­la­ción de las fo­to­gra­fías (del año 31) y de to­da una se­rie de es­tu­dios crí­ti­cos nos han con­ven­ci­do” (M. So­lé, “La Sá­ba­na San­ta de Tu­rín. Su au­ten­ti­ci­dad y tras­cen­den­cia”, Bil­bao 1985).

Evi­den­te­men­te en la opi­nión muy sub­je­ti­va de pon­tí­fi­ces que ve­ne­ra­ron la Sá­ba­na San­ta co­mo hu­bo otros, pe­ro no es so­lo la opi­nión a fa­vor la que de­seo traer a es­tas pá­gi­nas y tam­bién, por el con­tra­rio, res­ca­tar la opi­nión de aque­llos que mues­tra la ca­ra más ad­ver­sa ha­cia la fal­se­dad de la mis­ma.

Jun­to a es­tas lí­neas, de­ta­lle de la fi­gu­ra hu­ma­na que apa­re­ce en la Sá­ba­na San­ta.

El pa­pa Be­ne­dic­to XVI an­te la Sá­ba­na San­ta, du­ran­te su vi­si­ta en 2010.

Pa­pa Juan Pa­blo II.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.