La pa­pi­sa Jua­na. ¿Reali­dad o fic­ción?

Mas Alla Monografico - - Sumario -

La fi­gu­ra de la pa­pi­sa jua­na se des­li­za por los te­rri­to­rios in­son­da­bles que se­pa­ran la reali­dad del mi­to. a ella alu­die­ron mu­chos tex­tos me­die­va­les, con­tra­dic­to­rios en­tre sí, que nos im­pi­den co­no­cer con exac­ti­tud las fe­chas de su pre­sun­to pon­ti­fi­ca­do. Si su exis­ten­cia oó­lo fue una fa­la­cia, re­sul­ta tan­to más sig­ni­ca­ti­vo el he­cho de que al­guien se mo­les­ta­ra en na­rrar la his­to­ria de una mu­jer que se an­ti­ci­pó a su tiem­po y que ras­gó, a cual­quier pre­cio, los ve­los de la ig­no­ran­cia en un mun­do bru­tal do­mi­na­do por los hom­bres.

Tras la caí­da del Im­pe­rio Ro­mano na­da vol­vió a ser igual. Las pro­vin­cias im­pe­ria­les que du­ran­te si­glos se ha­bían en­ri­que­ci­do con el con­tac­to ex­te­rior per­die­ron to­da po­si­bi­li­dad de man­te­ner su es­ta­tus de vi­da cuan­do las cal­za­das ro­ma­nas que las ha­bían co­nec­ta­do fue­ron de­vo­ra­das por la ma­le­za, la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca des­cui­dó la de­fen­sa de sus fron­te­ras y los bár­ba­ros del nor­te se asen­ta­ron en su vie­jo so­lar. La ac­ti­tud del em­pe­ra­dor Cons­tan­tino al tras­la­dar la ca­pi­tal del Im­pe­rio de Ro­ma a Bi­zan­cio vino, ade­más, a con­su­mar el re­par­to de­fi­ni­ti­vo en­tre Orien­te y Occidente que mar­ca­ría el rum­bo de la Edad Me­dia.

Al­go más dra­má­ti­co, mis­te­rio­so y apo­ca­líp­ti­co vino a su­mar­se al dra­ma po­lí­ti­co se­gún el tes­ti­mo­nio que nos de­jó San Ci­priano en el si­glo III: “El mun­do en­ve­je­ci­do ha per­di­do su an­ti­guo vi­gor...; el in­vierno no trae bas­tan­te llu­via pa­ra ali­men­tar las se­mi­llas, ni el ve­rano ca­lor su­fi­cien­te pa­ra tos­tar las co­se­chas...; fal­tan cul­ti­va­do­res en el cam­po, ma­ri­nos en la mar, sol­da­dos en los cam­pa­men­tos...; no hay jus­ti­cia en los jui­cios, com­pe­ten­cia en los ofi­cios, dis­ci­pli­na en las cos­tum­bres...; la epi­de­mia diez­ma a los hom­bres...; el día del Jui­cio se acer­ca”.

Si sus pa­la­bras no son fru­to de la exa­ge­ra­ción qui­zá al­go ocu­rrió que ha pa­sa­do inad­ver­ti­do pa­ra nues­tros con­tem­po­rá­neos, tal vez un cam­bio cli­má­ti­co cí­cli­co que afec­tó las con­di­cio­nes bio­ló­gi­cas y su­mió a la Hu­ma­ni­dad en un pe­río­do de an­gus­tio­sa su­per­vi­ven­cia. Y so­bre­vi­vir sig­ni­fi­ca des­cui­dar otros pa­rá­me­tros de vi­da que afec­tan la cul­tu­ra y la ins­truc­ción in­te­rior. No hay pe­río­do más os­cu­ro que la Al­ta Edad Me­día y es en esa épo­ca en la que se ins­cri­be la pe­ri­pe­cia vi­tal de la jo­ven que lle­gó a ocu­par el si­llón de San Pe­dro.

tras las hue­llas de la pa­pi­sa jua­na

Los pri­me­ros re­gis­tros li­te­ra­rios de la pa­pi­sa Jua­na da­tan del si­glo XIII, al­go que ya re­sul­ta en sí mis­mo sos­pe­cho­so te­nien­do en cuen­ta que ha­bría vi­vi­do a me­dia­dos del si­glo IX. Es in­tere­san­te ad­ver­tir que con la in­ci­pien­te ins­truc­ción de las cla­ses no­bles y de la aris­to­cra­cia, la literatura co­mo ofi­cio se con­vir­tió en un ex­ce­len­te me­dio

Los pri­me­ros re­gis­tros li­te­ra­rios de la pa­pi­sa jua­na da­tan del si­glo Xiii, al­go que ya re­sul­ta en sí mis­mo sos­pe­cho­so te­nien­do en cuen­ta

que ha­bría vi­vi­do a me­dia­dos del si­glo iX.

de pro­mo­ción per­so­nal pa­ra un pu­ña­do de eru­di­tos, siem­pre fal­tos de asun­tos, que re­co­rrían las cor­tes con sus his­to­rias fan­tás­ti­cas. Coe­tá­neos a es­tos re­la­tos fue­ron tam­bién los ro­man­ces griá­li­cos, in­clu­so la Le­yen­da Áu­rea, de Ja­co­bo de la Vo­rá­gi­ne –uno de los ma­nus­cri­tos del que más co­pias se hi­cie­ron–, don­de la tra­di­ción oral acer­ca de la vi­da de Cris­to y los Evan­ge­lios apó­cri­fos sa­zo­na­dos de mil ma­ra­vi­llas eclip­sa­ron a los ca­nó­ni­cos.

Tam­po­co se­ría ex­tra­ño que los pri­me­ros es­bo­zos de su vi­da hu­bie­ran que­da­do ol­vi­da­dos du­ran­te si­glos en las bi­blio­te­cas de los vie­jos mo­nas­te­rios, a la es­pe­ra de que na­cie­ra una ge­ne­ra­ción cu­rio­sa y re­frac­ta­ria al en­ga­ño que los die­ra a la luz. De he­cho fue en el si­glo XIII cuan­do co­men­zó la ca­rre­ra as­cen­den­te del hu­ma­nis­mo que ha­bía de con­ver­tir al hom­bre en el cen­tro de Uni­ver­so y que te­nía que cues­tio­nar­lo to­do, in­clu­so el dog­ma. Pe­trar­ca y Boc­ca­cio ad­mi­tie­ron la exis­ten­cia de la pa­pi­sa Jua­na, y has­ta 1600 el bus­to de “Johan­nes VIII, fe­mi­na ex An­gli­ca” pu­do ver­se en la na­ve prin­ci­pal de la ca­te­dral Sie­na jun­to a los bustos de otros pon­tí­fi­ces. Si­glos más tar­de lle­gó a de­cir­se que la exis­ten­cia de la pa­pi­sa Jua­na fue so­lo una in­ven­ción de los pro­tes­tan­tes ve­ni­da a des­pres­ti­giar a la Igle­sia ca­tó­li­ca, al­go que hay que des­car­tar por­que, aun­que po­bre, su his­to­rio­gra­fía es mu­cho an­te­rior a la de­nun­cia de Lu­te­ro a la cu­ria de Ro­ma.

El tex­to más in­flu­yen­te que ha­bló de la mu­jer após­tol fue en Ch­ro­ni­con Pon­ti­fi­cum et im­pe­ra­to­rum que es­cri­bió Mar­ti­nus Po­lo­nus –co­no­ci­do tam­bién co­mo Mar­tín von Trop­pau o Mar­tín de Opa­va–, obis­po y cro­nis­ta ale­mán que lle­gó a ser con­fe­sor del pa­pa Ale­jan­dro IV y de los seis pa­pas que lo su­ce­die­ron, y a quien Ni­co­lás III nom­bró ar­zo­bis­po de Gniezno. Mu­cho an­tes de la apa­ri­ción de es­te elen­co –don­de ade­más fi­gu­ra­ba la nó­mi­na de los em­pe­ra­do­res co­mo ca­be­zas del po­der tem­po­ral, fren­te al es­pi­ri­tual– el Li­ber Pon­ti­fi­ca­lis, co­men­za­do a re­dac­tar en el si­glo IX, cum­plió la exi­gen­cia de de­jar me­mo­ria de los pa­pas que ha­bían ocu­pa­do el so­lio pon­ti­fi­cio des­de el após­tol San Pe­dro. Pe­ro, da­do que el Li­ber Pon­ti­fi­ca­lis es po­co fia­ble y que fue ac­tua­li­za­do a los lar­go de los si­glos por va­rias ma­nos, in­clui­das las del pa­pa Pío II – Eneas Silvio Pic­co­lo­mi­ni– ya en pleno si­glo XV, no nos de­be ex­tra­ñar que no in­clu­ye­ra a Johan­nes VIII, in­clu­so la omi­sión de su nom­bre nos per­mi­ti­ría aven­tu­rar que su ra­zón de ser fue ca­sual­men­te la de po­ner en or­den el pa­pa­do y de­jar un re­gis­tro de nor­ma­li­dad pa­ra el fu­tu­ro. Qui­zá no sea una ca­sua­li­dad que el Li­ber Pon­ti­fi­ca­lis co­men­za­ra a re­dac­tar­se en el pe­río­do com­pren­di­do en­tre el pa­pa­do de Adrián II (887-872) y el de Es­te­ban V (885-891), es de­cir, cuan­do la pe­ri­pe­cia de Jua­na ha­bría si­do un es­cán­da­lo re­cien­te que los más vie­jos del lu­gar to­da­vía po­dían traer a la me­mo­ria. En una cal­cu­la­da ma­nio­bra la Igle­sia po­dría ha­ber de­ja­do de ese mo­do un tes­ti­mo­nio es­cri­to ve­ni­do a pug­nar con la tra­di­ción oral en los tiem­pos, siem­pre im­pre­vi­si­bles, por ve­nir. Hay que se­ña­lar en lo re­fe­ri­do a la falsificación de do­cu­men­tos por par­te de la Igle­sia que ha­bía al me­nos un so­na­do pre­ce­den­te: Cons­ti­tum Cons­tan­ti­ni o Pri­vi­le­gium San­ctae Ro­ma­nae Ecles­siae, o lo que es lo mis­mo, La Do­na­ción de Cons­tan­tino, por la cual el em­pe­ra­dor, a quien San Sil­ves­tre ha­bría cu­ra­do de le­pra con el agua del bau­tis­mo, trans­fe­ría a la Igle­sia el Pa­la­cio La­te­rano, las pro­vin­cias y dis­tri­tos de la ciu­dad de Ro­ma e Ita­lia y to­das las re­gio­nes de Occidente. El frau­de fue des­cu­bier­to en 1440 por el hu­ma­nis­ta Lorenzo Va­lla, quien lle­gó a la sor­pren­den­te con­clu­sión que el do­cu­men­to no da­ta­ba del si­glo IV, sino del si­glo VIII y que lo ha­bía ela­bo­ra­do el pa­pa Es­te­ban II.

Lle­gó a de­cir­se que la exis­ten­cia de la pa­pi­sa jua­na fue so­lo una in­ven­ción de los pro­tes­tan­tes ve­ni­da a des­pres­ti­giar a la igle­sia ca­tó­li­ca, al­go que hay que des­car­tar por­que su his­to­rio­gra­fía es mu­cho an­te­rior a

la de­nun­cia de Lu­te­ro a la cu­ria de Ro­ma.

de co­pis­ta a pa­pa

El si­glo IX se ca­rac­te­ri­zó por su ex­tre­ma vio­len­cia y por el pre­ca­rio equi­li­brio de las áreas de ci­vi­li­za­ción. Des­de el nor­te y el es­te de Eu­ro­pa nue­vos bár­ba­ros ame­na­za­ron el fla­man­te Im­pe­rio ca­ro­lin­gio y por el sur, Bi­zan­cio y Ro­ma tu­vie­ron que ce­der pro­ta­go­nis­mo al ca­li­fa­to aba­sí que se ex­pan­dió des­de la pe­nín­su­la ará­bi­ga por el Me­di­te­rrá­neo con una nue­va re­li­gión: el is­lam. Fue en­ton­ces cuan­do flo­re­ció el Emi­ra­to de Cór­do­ba y cuan­do los ára­bes en hon­ro­sas ex­pe­di­cio­nes cul­tu­ra­les lle­ga­ron, por pro­xi­mi­dad, a Bi­zan­cio pa­ra re­su­ci­tar la len­gua grie­ga y sus ol­vi­da­dos co­no­ci­mien­tos. No es un apunte ba­la­dí, por­que los pri­me­ros pa­sos de Jua­na ha­bría que bus­car­los en el mo­nas­te­rio ale­mán de Ful­da de don­de pu­do pa­sar a un con­ven­to be­ne­dic­tino de Ate­nas, en ca­li­dad de co­pis­ta, pa­ra me­jo­rar su edu­ca­ción. Cuan­do aún no se ha­bía in­ven­ta­do la im­pren­ta las re­la­cio­nes en­tre los mo­nas­te­rios so­lían ser muy es­tre­chas an­te la ne­ce­si­dad de re­po­ner pe­rió­di­ca­men­te los ma­nus­cri­tos de las bi­blio­te­cas que de­vo­ra­ban las lla­mas y las ra­zias de los enemi­gos. Allí pu­do enamo­rar­se de uno de sus maes­tros, quien por su par­te ha­bría que­da­do se­du­ci­do por su be­lle­za e in­te­li­gen­cia.

Des­de su po­si­ción de co­pis­ta es pre­vi­si­ble que ac­ce­die­ra a los tra­ta­dos ára­bes de la épo­ca. Ima­gi­na­mos que fue mu­cho más que una sim­ple ama­nuen­se de­di­ca­da a trans­fe­rir có­di­gos inin­te­li­gi­bles de un per­ga­mino a otro y que gra­cias a su con­tac­to con el is­lam y el an­ti­guo mun­do clásico lle­ga­ra a do­mi­nar ade­más del la­tín, que era len­gua li­túr­gi­ca, el ára­be y el grie­go.

A la muer­te de su aman­te y maes­tro tu­vo que tras­la­dar­se a Ro­ma en fe­cha pró­xi­ma al pon­ti­fi­ca­do de León IV, del que pu­do ser se­cre­ta­rio y su­ce­der­lo, des­pués de ha­ber to­ma­do las ór­de­nes con el nom­bre de Juan elIn­glés.

Qui­zá en el si­glo XIII, cuan­do se es­cri­bie­ron su pri­me­ros es­bo­zos li­te­ra­rios, su vi­da fue más mo­de­lo de vir­tud que de es­car­nio, te­nien­do en cuen­ta que la he­re­jía cá­ta­ra –apa­ren­te­men­te ven­ci­da en el bas­tión de Mon­tse­gur en 1244– tam­bién pre­di­ca­ba una cohe­ren­cia de vi­da in­te­rior que no ne­ce­sa­ria­men­te exi­gía el ce­li­ba­to. Abun­dan­do mu­cho más en es­te asun­to, el Roman de l´Es­toi­re dou Saint Graal, de Ro­bert de Bo­rón, en bo­ca del ma­go Mer­lín, lle­va­ba al de­ba­te la du­do­sa efi­ca­cia del ce­li­ba­to: “...Dos cau­sas prin­ci­pa­les nos han con­du­ci­do a ello: el ce­li­ba­to y las ri­que­zas ex­ce­si­vas del cle­ro. En el pri­me­ro ha­béis creí­do en­con­trar un ca­mino se­gu­ro pa­ra una ma­yor per­fec­ción, ha­béis pen­sa­do que el hom­bre sal­dría siem­pre vic­to­rio­so de los com­ba­tes que cons­tan­te­men­te li­bra con la na­tu­ra­le­za, y ha­béis he­cho esa vic­to­ria ca­si im­po­si­ble, obli­gán­do­los a co­mu­ni­car­se con per­so­nas de otro se­xo, a ha­cer­se su con­fi­den­te, el de­po­si­ta­rio de

to­dos sus pen­sa­mien­tos, de to­das las ac­cio­nes que pue­dan ca­len­tar su ima­gi­na­ción; y ha­cien­do la ten­ta­ción más irre­sis­ti­ble.¿No es un re­fi­na­mien­to de la cruel­dad prohi­bir una co­sa y al mis­mo tiem­po te­ner­la siem­pre an­te los ojos? Una com­pa­ñe­ra vir­tuo­sa se­ría un pre­ser­va­ti­vo po­de­ro­so con­tra la vio­len­cia de las ten­ta­cio­nes; el mi­nis­tro sa­bría apre­ciar es­tos bie­nes, por­que los co­no­ce­ría por ex­pe­rien­cia; en cual­quier ca­so ha­bría un me­dio le­gí­ti­mo pa­ra apa­gar los fue­gos que se hu­bie­ran en­cen­di­do en su co­ra­zón...”.

Ca­si si­guien­do es­te con­se­jo y due­ña de la mi­tra pa­pal Jua­na ini­ció una nue­va aven­tu­ra sen­ti­men­tal y que­dó em­ba­ra­za­da.

Huelga de­cir que en el si­glo IX la re­si­den­cia de los pa­pas se ha­lla­ba en el Pa­la­cio La­te­rano, den­tro de las de­fen­sas de Ro­ma, y que la ba­sí­li­ca de San Pe­dro, ex­tra­mu­ros, era un lu­gar so­li­ta­rio, ex­pues­to a to­dos los pe­li­gros, don­de aún no ha­bían flo­re­ci­do los pa­la­cios va­ti­ca­nos que hoy nos re­sul­tan tan fa­mi­lia­res, aun­que al­gún pe­que­ño nú­cleo re­si­den­cial te­nía que exis­tir cuan­do Car­lo­magno fue co­ro­na­do em­pe­ra­dor por el pa­pa León III el día de Na­vi­dad del año 800. Si fue se­cre­ta­ria de León IV, ne­ce­sa­ria­men­te, tu­vo que ser tes­ti­go de la cons­truc­ción de la mu­ra­lla Leo­ni­na, que el pon­tí­fi­ce man­dó cons­truir des­pués de que en el año 846 los sa­rra­ce­nos des­tru­ye­ran la ciu­dad.

En el trans­cur­so de una pro­ce­sión des­de el La­te­rano a San Pe­dro Jua­na se pu­so de par­to y dio a luz a un ni­ño. A par­tir de aquí las ver­sio­nes se con­tra­di­cen, pues unas sos­tie­nen que el ni­ño fue de­go­lla­do y otras que des­apa­re­ció. En cuan­to a la ma­dre tam­po­co se po­nen de acuer­do en de­ter­mi­nar si mu­rió lin­cha­da por la tur­ba­mul­ta o si es­pe­ró su sen­ten­cia en las ló­bre­gas maz­mo­rras del Cas­tel Sant´Angelo.

ins­pi­ra­ción li­te­ra­ria

Al­gu­nos eru­di­tos qui­sie­ron ver en la his­to­ria de la pa­pi­sa Jua­na una li­bre in­ter­pre­ta­ción de la his­to­ria que en su li­bro An­ta­po­do­sis es­cri­bió el cro­nis­ta lom­bar­do y em­ba­ja­dor del em­pe­ra­dor Otón, Liut­pran­do de Cre­mo­na, quien ha­bría glo­sa­do la vi­da, esa sí real, de Teo­do­ra, cu­yo es­po­so de la fa­mi­lia de los Teo­fi­lac­tos do­mi­nó el pa­pa­do du­ran­te el si­glo X. Su cró­ni­ca de­cía al res­pec­to que: “En un mo­men­to da­do, una pros­ti­tu­ta des­pro­vis­ta de ver­güen­za, lla­ma­da Teo­do­ra fue el úni­co mo­nar­ca de Ro­ma. Y aun­que cau­se ver­güen­za es­cri­bir­lo, ejer­ció el po­der co­mo un hom­bre. Tu­vo dos hi­jas, Ma­ro­zia y Teo­do­ra, que no so­lo la igua­la­ron, sino que las su­pe­raron en las prác­ti­cas ama­das por Ve­nus”.

El pa­pa Ser­gio III se enamo­ró de Ma­ro­zia cuan­do ape­nas era una ni­ña y, tras con­ver­tir­la en su aman­te, la jo­ven dio a luz a un hi­jo lla­ma­do Juan, lo que pu­do ali­men­tar la con­fu­sión. Tras la muer­te de Ser­gio III a Teo­do­ra se le pres­tó la oca­sión de ejer­cer la di­rec­ción de la ciu­dad de Ro­ma.

Es cier­to que hay cier­tas si­mi­li­tu­des en es­tas his­to­rias, pe­ro tam­bién so­na­das di­ver­gen­cias en cuan­to a que Jua­na es pre­sen­ta­da co­mo una mu­jer de sol­ven­cia mo­ral has­ta el mo­men­to de su caí­da.

Si la exis­ten­cia de la pa­pi­sa Jua­na so­lo fue un frau­de o un ar­gu­men­to es­ca­bro­so pues­to al ser­vi­cio de la bue­na o ma­la literatura me­die­val, se ex­pli­ca ma­la­men­te que el re­co­rri­do de las pro­ce­sio­nes des­de el La­te­rano has­ta San Pe­dro, que ha­bía mar­ca­do la tra­di­ción, evi­ta­ra a par­tir de una fe­cha im­pre­ci­sa de la his­to­ria pa­sar por el lu­gar don­de Jua­na ha­bría alum­bra­do a su hi­jo. De he­cho, de­trás de la Igle­sia de San Cle­men­te, en la ca­lle Vi­cus Pa­pis­sa, so­bre el an­ti­guo iti­ne­ra­rio, to­da­vía hoy es vi­si­ble una vie­ja ca­pi­lla –in­te­gra­da en un mo­derno edi­fi­cio– que pu­do al­ber­gar una ima­gen de Jua­na.

Pa­ra ri­zar más el ri­zo exis­te en el Va­ti­cano un trono de co­ro­na­ción con un ori­fi­cio de 21 cen­tí­me­tros de diá­me­tro que pu­do ser­vir pa­ra ve­ri­fi­car el se­xo del pon­tí­fi­ce con la fór­mu­la ”tes­ticu­los ha­bit”, más que na­da pa­ra que no se vol­vie­ra a re­pe­tir el en­ga­ño ni la bur­la de que otra mu­jer ocu­pa­ra el trono del após­tol. Por su­pues­to, hoy se di­ce que el trono es tan so­lo un vul­gar ori­nal.

En el trans­cur­so de una pro­ce­sión des­de el La­te­rano a San Pe­dro, la PA­PI­SA JUA­NA se pu­so de par­to y dio a luz a un ni­ño. A par­tir de aquí las ver­sio­nes se con­tra­di­cen, ya que unas sos­tie­nen que el ni­ño fue

de­go­lla­do y otras que des­apa­re­ció.

Tex­to mon­tse­rrat ri­co Gón­go­ra

¿Los ro­bots son el fu­tu­ro de la Hu­ma­ni­dad? ¿Po­drían al­ber­gar la con­cien­cia hu­ma­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.