¿HIS­TO­RIAS PA­RA­LE­LAS?

Mas Alla Monografico - - Pontífices - Tex­to Jo­sé Ma­nuel Gar­cía bau­tis­ta

En­tre la muer­te el pa­pa Juan pa­blo I y la de Juan pa­blo II pa­sa­ron dé­ca­das pe­ro me­dió un aten­ta­do que pu­do cam­biar la suer­te del pa­pa­do. Eran tiem­pos con­vul­sos, lu­chas de po­der en el seno de la Igle­sia, de es­cán­da­los. ¿Hu­bo un pa­ra­le­lis­mo o IN­TE­RÉS EN LA MUER­TE DE AM­BOS PON­TÍ­FI­CES?

Pa­sa­ría a la His­to­ria por la bre­ve­dad de su pa­pa­do, tan so­lo 33 días; 33 días en el que los “pi­la­res” del po­der Va­ti­cano tem­bla­ron an­te el re­for­mis­ta Pa­pa que ha­bía lle­ga­do pa­ra ocu­par el si­llón de Pe­dro, su nom­bre: Al­bino Lu­cia­ni, pe­ro se­ría re­cor­da­do por Juan Pa­blo I, el Pa­pa de los 33 días…

cons­pi­ra­ción y muer­te

En torno a la muer­te de es­te Pa­pa se han ver­ti­do mil y un co­men­ta­rios y se han rea­li­za­do mil y una con­je­tu­ras, pe­ro en to­das hay un fac­tor co­mún: al­go os­cu­ro tras su muer­te, al­go que no aca­ba­ba de “en­ca­jar ” en el teó - ri­co com­por­ta­mien­to de una muer­te na­tu­ral, tal y co­mo apun­ta­ban la ver­sión ofi­cial ver ti­da por el Va­ti­cano…

Su fa­lle­ci­mien­to en sep­tiem­bre de 1978 so - bre­co­gió a to­dos los cre­yen­tes que ape­nas un mes an­tes es­ta­ban ce­le­bran­do su elec­ción. Sin em­bar­go, pe­se a la in­quie­tud e in­cre­du- li­dad de l os cre­yen­tes, no se abrió nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción ofi­cial en torno a su muer­te, y ello dio ori­gen a un sin­fín de es­pe­cu­la­cio­nes y a que lle­ga­ra la in­elu­di­ble teo­ría de la cons­pi­ra­ción.

La ver­sión ofi­cial di­ce que Juan Pa­blo I mu­rió por un in­far to al mio­car­dio en su ha­bi­ta­ción. Fue su se­cre­ta­rio quien en­con­tró su cuer­po. Aún es­ta­ba l a l uz en­cen­di­da, co­mo si es­tu­vie­ra le­yen­do. Rá­pi­da­men­te, lla­mó al mé­di­co del Va­ti­cano que al lle­gar so­lo pu­do cer tif icar l a muer­te del pon­tíf ice. De es­te mo­do, na­cía la le­yen­da ne­gra que ro­dea­ría su me­mo­ria.

Y es que hay una se­rie de cir­cuns­tan­cias que nos ha­cen du­dar so­bre la muer­te de Juan Pa­blo I, una se­rie de he­chos que vie­nen a sem­brar du­das so­bre la muer­te de es­te pon­tí­fi­ce, así en­con­tra­mos que:

– El Va­ti­cano se ne­gó a dar de­ta­lles so­bre la muer­te del Pa­pa y no per­mi­tió por nin­gún mo­ti­vo que se reali­ce la au­top­sia.

– Cuan­do el cuer­po del San­to Pa­dre ya­cía muer­to en su ca­ma, su se­cre­ta­rio, Vi­llod, es- con­dió en su so­ta­na un fras­co de pas­ti­llas que to­ma­ba por las no­ches y un apunte don­de es­ta­ban las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­ría al día si­guien­te.

– Hay di­fe­ren­tes ver­sio­nes en torno a quién en­con­tró el cuer­po del San­to Pa­dre. Rn unos ca­sos se di­ce que su se­cre­ta­rio, mien­tras que en otros se afir­ma que fue una mon­ja que lo asis­tía… La cir­cuns­tan­cia que­dó po­co cla­ra, y aún no se ha po­di­do des­ve­lar.

– Des­pa­re­cie­ron al­gu­nas per te­nen­cias del Pa­pa, co­mo su tes­ta­men­to, sus za­pa­ti­llas y unas ga­fas. Na­die su­po có­mo ex­pli­car­lo.

– Al Dr. Buz­zo­net­ti so­lo le per­mi­tie­ron ha­cer un exa­men rá­pi­do y de una for­ma su­perf icial.

– Sur­gió una ex­tra­ña la pri­sa por em­bal­sa­mar el ca­dá­ver, lo cual no es­tá acor­de con la le­gis­la­ción de Ita­lia. Más tar­de se pen­só que hu­bie­ra si­do ne­ce­sa­rio es­pe­rar 24 ho­ras co­mo se hi­zo con otros Su­mos Pon­tí­fi­ces fa­lle­ci­dos.

– Po­co tiem­po an­tes de mo­rir el Pa­pa ha­bía te­ni­do un exa­men mé­di­co com­ple­to, arro­jan­do co­mo re­sul­ta­do que go­za­ba de muy bue­na sa­lud.

– El se­cre­ta­rio del Pa­pa in­sis­tió en su em­bal­sa­mien­to rá­pi­do, eso de­ja­ría de la­do la po­si­bi­li­dad de una au­top­sia, co­mo era el pe­di­do de mu­chos alle­ga­dos al Va­ti­cano ba­jo la si­len­cio­sa sos­pe­cha que po­dría ha­ber si­do en­ve­ne­na­do.

– El Su­mo Pon­tí­fi­ce fa­lle­ció apro­xi­ma­da­men­te a las 5 de la ma­ña­na, pe­ro se di­jo en

la ver­sión ofi­cial apun­ta que Juan Pa­blo I mu­rió de un in­far­to al mio­car­dio en su ha­bi­ta­ción. Fue su se­cre­ta­rio quien en­con­tró su cuer­po. Aún es­ta­ba la luz en­cen­dia, co­mo si

es­tu­vie­ra le­yen­do.

la ver­sión of icial que ha­bía fa­lle­ci­do a las 11 de la no­che del día an­te­rior. Eso fa­ci­li­tó que a las 11 de la no­che del día si­guien­te, jus­to pa­sa­das 24 ho­ras de la ho­ra ofi­cial en que ha­bía fa­lle­ci­do, pu­die­ra ser em­bal­sa­ma­do de for­ma pre­ci­pi­ta­da.

– Cuan­do fue em­bal­sa­ma­do no se per­mi­tió ex­traer la san­gre ni los ór­ga­nos in­ter­nos, úni­ca­men­te se le apli­ca­ron sus­tan­cias quí­mi­cas. Aque­llos que de­fien­den la teo­ría de la cons­pi­ra­ción, afir­ma­ron que una pe­que­ña mues­tra de san­gre hu­bie­ra bas­ta­do pa­ra sa­ber si fue en­ve­ne­na­do o no.

– Los en­car­ga­dos de em­bal­sa­mar­lo di­je­ron que, al exa­mi­nar el cuer­po, es­te no pre­sen­ta­ba sig­nos de ha­ber muer­to 24 ho­ras an­tes, cal­cu­la­ron que ha­bía fa­lle­ci­do apro­xi­ma­da­men­te a las 4 de la ma­dru­ga­da y eso fue con­fir­ma­do por otros tes­ti­gos.

Qui­zá ha­ya que bus­car den­tro del pro­pio Va­ti­cano pa­ra en­con­trar a los res­pon­sa­bles de la muer­te de Juan Pa­blo I, si es que es­te fue víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción pa­ra aca­bar con su vi­da de­bi­do a la se­rie de re­for­mas que pen­sa­ba co­men­zar y que afec­ta­ría a la His­to - ria del Es­ta­do Va­ti­cano y su có­mo­do es­ta­tus de vi­da.

Pa­ra unos mu­rió de muer­te na­tu­ral, pa­ra otros fue víc­ti­ma de un po­ten­te ve­neno… La ver­dad nun­ca la sa­bre­mos.

la cons­pi­ra­ción del aten­ta­do al pa­pa juan pa­blo ii

Fue una de las imá­ge­nes más es­ca­lo­frian­tes que se han vis­to en torno a un san­to pa­dre, a un Pa­pa, en el Va­ti­cano: una ar­ma que so­bre­sa­le en­tre los f ie­les, el au­to­mó­vil pa­pal que tran­si­ta len­ta­men­te –y por aquel en­ton­ces des­cu­bier to – en­tre el gen­tío, un dis­pa­ro que re­sue­na, el pa­pa Juan Pa­blo II cae y so­bre su atuen­do pa­pal blan­ca des­ta­ca una ma­cha ro­ja… El Pa­pa ha si­do al­can­za­do por los dis- pa­ros de un ex­tre­mis­ta y se de­ba­tía en­tre la vi­da y la muer­te.

In­me­dia­ta­men­te des­pués del aten­ta­do co­men­za­ron los de­ba­tes aca­lo­ra­dos so­bre quién ha­bría po­di­do per­pe­trar aquel aten­ta­do y los mo­ti­vos que se ocul­ta­rían tras el mis­mo. Las hue­llas de la cons­pi­ra­ción que ja­más fue­ron en­con­tra­das, pe­ro sub­ya­cía una pre­gun­ta: ¿Era ar tí­fi­ce de un l oco ex­tre­mis­ta o ha­bía una cons­pi­ra­ción tras to­do ello?

Su­ce­dió el 13 de ma­yo de 1981, la bru­tal ima­gen que­dó guar­da­da en mu­chas he­me­ro­te­cas e hi­zo cam­biar, ra­di­cal­men­te, la se­gu­ri­dad en torno al san­to pa­dre. Sin em­bar­go, ja­más que­dó lo su­fi­cien­te­men­te acla­ra­da y no aca­bó de con­ven­cer a la opi­nión pú­bli­ca que ha­bla­ba abier ta­men­te de una cons­pi­ra­ción en torno al aten­ta­do so­bre Juan Pa­blo II.

El Pa­pa se en­con­tra­ba de pie en el pa­pa­mó­vil, un vehícu­lo des­cu­bier to, con un blan­co tan cla­ro el ex­tre­mis­ta tur­co Meh­met Ali Ag­ca lo tu­vo re­la­ti­va­men­te fá­cil... Fue él mis­mo el que afir­mó que ha­bía pla­ni­fi­ca­do y rea­li­za­do en so­li­ta­rio el aten­ta­do, pe­ro una vez en pri­sión in­si­nuó que ha­bía si­do un com­plot há­bil­men­te ur­di­do.

Se co­men­zó a bus­car un cau­san­te, los res­pon­sa­bles que se es­con­de­rían tras el aten­ta­do, y rá­pi­da­men­te sur­gie­ron di­fe­ren­tes vías cons­pi­ra­noi­cas…

in­Me­dia­Ta­Men­Te des­PuÉs deL aTen­Ta­do co­men­za­ron los de­ba­tes aca­lo­ra­dos so­bre quién ha­bría po­di­do per­pe­trar aquel aten­ta­do

y los mo­ti­vos que se ocul­ta­rían tras el mis­mo. Las hue­llas de la cons­pi­ra­ción ja­más fue­ron en­con­tra­das.

1º– Ser vi­cios se­cre­tos de Ru­sia.

2º– Ser vi­cios se­cre­tos búl­ga­ros.

3º– El Va­ti­cano, don­de se de­cía que de allí se or­ga­ni­zó el aten­ta­do.

4º– Opus Dei.

Tras las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das no se en­con­tró prue­bas de la au­to­ría de tal cons­pi­ra­ción. To­do apun­ta­ba que el ex­tre­mis­ta tur­co ha­bía si­do el úni­co res­pon­sa­ble, y es­ta­ba en pri­sión. La per fec­ción y las po­cas hue­llas de­ja­das de to­do ras­tro cons­pi­ra­noi­co lle­va­ron a creer que, efec­ti­va­men­te, se tra­mó en es­fe­ras más al­tas del Va­ti­cano que so­lo por un pis­to - le­ro so­li­ta­rio.

Con re­la­ción a to­do ello se lle­vó a de­pen­den­cias po­li­cia­les a un de­le­ga­do de Ro­ma, pe­ro no se ha­lla­ron prue­bas con­tra él y fue pues­to en li­ber tad. Así pues, la po­li­cía, ar­chi­vó el ca­so co­mo obra de un so­lo i ndi­vi­duo: Meh­met Ali Ag­ca.

Juan Pa­blo II vi­si­tó al ex­tre­mis­ta en la pri­sión don­de es­ta­ba re­clui­do, lo per­do­nó y ha­bla­ron…

Ja­más se ha sa­bi­do quién es­tu­vo tras aquel aten­ta­do, so­lo Ali Ag­ca, Juan Pa­blo II y sus au­to­res lo sa­ben.

Qui­zá to­do sea par te de l a cons­pi­ra­ción, pe­ro si apli­ca­mos aque­llo de “Piensa mal acer ta­rás” pue­de que nos en­con­tre­mos más cer­ca de la ver­dad de lo que po­de­mos pen­sar en un pri­mer mo­men­to.

tras las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das no se en­con­tró prue­bas de la au­to­ría de tal cons­pi­ra­ción. To­do apun­ta­ba que el ex­tre­mis­ta tur­co ha­bía si­do el úni­co res­pon­sa­ble, y

es­ta­ba en pri­sión.

Jun­to a es­tas lí­neas, Juan Pa­blo I. En la otra pá­gi­na, Juan Pa­blo II.

Jun­to a es­tas lí­neas, ima­gen del aten­ta­do a Juan Pa­blo II.

Juan Pa­blo II jun­to a Meh­met Ali Ag­ca, el hom­bre que aten­tó con­tra su vi­da.

Au­dien­cia con Juan Pa­blo II, en la bea­ti­fi­ca­ción del fun­da­dor del Opus Dei.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.