El ver­da­de­ro ros­tro de Je­sús

DE­TRÁS DE LAS MEN­TI­RAS SO­BRE LA VI­DA DE JE­SÚS

Mas Alla Monografico (Connecor) - - Sumario - Tex­to Blan­ca Ra­mos Jar­que

En­con­trar un úni­co re­la­to que, a cien­cia cier­ta, nos ex­pon­ga quién fue ver­da­de­ra­men­te JE­SÚS DE NA­ZA­RET es al­go im­po­si­ble. Es qui­zá la fi­gu­ra que más in­te­rés y con­tro­ver­sia ha ge­ne­ra­do a lo lar­go de la His­to­ria, y en los úl­ti­mos tiem­pos aún más. Por eso, con el li­bro LAS MÁS­CA­RAS DE CRIS­TO, pu­bli­ca­do den­tro de la nue­va co­lec­ción “Ocul­tu­ra” di­ri­gi­da por Ja­vier Sie­rra, los in­ves­ti­ga­do­res bri­tá­ni­cos Lynn Pick­nett y Cli­ve Prin­ce, han tra­ta­do de dar, una vez más, un pa­so de­ci­si­vo en el ca­mino pa­ra des­cu­brir el AU­TÉN­TI­CO ROS­TRO JE­SÚS, lo que real­men­te pre­ten­dió y ha­cia don­de se di­ri­gía su men­sa­je.

Sin du­da, la fi­gu­ra de Je­sús ha cre­ci­do en­vuel­ta en de­ma­sia­das do­ble­ces y se ha vis­to in­mor­ta­li­za­da por una fuer­te mi­to­lo­gía re­li­gio­sa, de la que es di­fí­cil des­em­ba­ra­zar­se y que nos ha lle­na­do de im­por­tan­tes in­te­rro­gan­tes. ¿Es real­men­te la que po­see­mos la au­tén­ti­ca ima­gen de Je­sús? Te­mas ac­tua­les y tan con­tro­ver­ti­dos co­mo el su­pues­to ha­llaz­go de una tum­ba fa­mi­liar de Je­sús o co­mo el des­cu­bri­mien­to del evan­ge­lio per­di­do de Ju­das, nos ex­pli­can el an­he­lo por co­no­cer la ver­dad y es­te es el pro­pó­si­to que per­si­guen Lynn Pick­nett y Cli­ve Prin­ce. Un re­to ab­so­lu­to por­que es muy di­fí­cil man­te­ner un dog­ma an­ti­guo, a la vez que mi­les de per­so­nas se cues­tio­nan cier­tas ideas bá­si­cas so­bre Je­sús. “Nos plan­tea­mos es­te te­ma por­que es muy im­por­tan­te, con­ti­nuar con nues­tra la­bor que em­pren­di­mos ha­ce tiem­po con la re­dac­ción de “La re­ve­la­ción de los tem­pla­rios” (una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de ins­pi­ra­ción de la no­ve­la de Dan Brown, El có­di­go Da Vin­ci), pe­ro aho­ra a la luz de la nue­va in­ves­ti­ga­ción, no de lo an­te­rior­men­te pu­bli­ca­do, que ya ha­bía mu­cho es­cri­to al res­pec­to. He­mos uti­li­za­do to­das las fuen­tes dis­po­ni­bles, de to­das las épo­cas, pe­ro lo prin­ci­pal o muy im­por­tan­te es lo que he­mos re­co­gi­do de es­tas fuen­tes ac­tua­les por­que ca­da vez hay más in­ves­ti­ga­ción so­bre la fi­gu­ra de Cris­to des­de dis­tin­tos sec­to­res aca­dé­mi­cos y eru­di­tos, y su ima­gen glo­bal se ha ido com­ple­tan­do, es co­mo un rom­pe­ca­be­zas que se ha ido re­lle­nan­do, y aho­ra to­do es­tá más cla­ro –co­men­tan los au­to­res-. Una de las co­sas que nos ha gus­ta­do ha­cer ha si­do in­cor­po­rar lo que no sa­le a la luz, lo que se re­co­ge en los tra­ba­jos es­co­lás­ti­cos pe­ro que real­men­te lue­go no se di­vul­ga. Da la im­pre­sión ade­más que real­men­te a los que me­nos les lle­ga es­ta in­for­ma­ción, tam­bién qui­zás por­que ellos no lo quie­ran sa­ber, es a los cris­tia­nos que son los que real­men­te de­fien­den la fi­gu­ra de Je­sús. Hay ca­sos muy sen­ci­llos,

me re­sul­ta muy cu­rio­so, por ejem­plo, que ha­ce un tiem­po el pa­pa Juan Pa­blo II di­jo que Cris­to no ha­bía na­ci­do el 25 de di­ciem­bre y en­ton­ces to­da la gen­te se que­dó muy trau­ma­ti­za­da, mo­les­tó en gran me­di­da a los su­yos y eso que es­to real­men­te, es so­lo una in­for­ma­ción mí­ni­ma”.

Pa­ra Pick­nett y Prin­ce la idea con­ven­cio­nal de Je­sús, la úni­ca que apa­re­ce en los cua­tro Evan­ge­lios del Nue­vo Tes­ta­men­to, no es to­do lo que se de­be­ría con­si­de­rar, ya que son mu­chos los epi­so­dios de es­tos que son inexac­tos e in­clu­so es­tán dis­tor­sio­na­dos. Así es­tos textos ade­más pue­den y de­ben ser exa­mi­na­dos se­gún los mis­mos cri­te­rios que se apli­ca­ría a cual­quier otro do­cu­men­to his­tó­ri­co y apo­yar­se en otras ver­sio­nes co­mo los gnós­ti­cos. Du­ran­te to­do es­te tex­to, se ha re­su­mi­do cohe­ren­te­men­te el es­ta­do ac­tual de los des­cu­bri­mien­tos en torno al Nue­vo Tes­ta­men­to, lo que hoy día se co­no­ce con ri­gor y pre­ci­sión, qué da­tos han de­mos­tra­do ser ver­da­de­ra­men­te fal­sos y qué as­pec­tos de la vi­da y mi­sión de Je­sús si­guen hoy sien­do po­co pre­ci­sos. “Por es­te mo­ti­vo es muy im­por­tan­te es­ta­ble­cer el gra­do de fia­bi­li­dad de los au­to­res que han da­do cuen­ta de la supuesta re­ve­la­ción. Pe­ro nues­tra in­ten­ción no ha si­do en ab­so­lu­to de­jar a la gen­te sor­pren­di­da o trau­ma­ti­za­da con lo que íba­mos a con­tar pe­ro sí que hay que mos­trar la otra ver­dad ba­sán­do­nos siem­pre en los he­mos his­tó­ri­cos”, ex­pre­sa cla­ra­men­te la au­to­ra.

El tí­tu­lo del li­bro, en es­pe­cial, ha­ce re­fe­ren­cia a las di­fe­ren­tes in­ter­pre­ta­cio­nes que hay de Je­sús. To­das aque­llas que des­de di­fe­ren­tes sec­to­res han ido po­nién­do­le a lo lar­go del tiem­po. La in­ten­ción de es­te li­bro ha si­do qui­tar­le to­das las más­ca­ras y pre­sen­tar al hom­bre con unos he­chos que de­mues­tren real­men­te quien es él. Y es­tas di­fe­ren­tes más­ca­ras son en sí mis­mas re­ve­la­do­ra­men­te con­tra­dic­to­rias, opues­tas in

clu­so en mu­chos ca­sos. Unos afir­man que Je­sús es el Rey de Is­rael, otros pen­sa­ban que era un obre­ro, hu­mil­de y co­rrien­te. A lo lar­go de los si­glos, mu­chos han de­fen­di­do la idea del rey de los ju­díos que vino a rei­nar con su au­to­ri­dad y lue­go otros, lo con­tra­rio, los po­bres en nom­bre de Je­sús. Pa­ra am­bos in­ves­ti­ga­do­res es­to fue una idea muy ca­pi­tal que me­re­cía su aten­ción. ¿Có­mo al­guien pu­do ins­pi­rar unas ideas tan dis­tin­tas? “Unos ha­blan de un hom­bre de paz y otros de un re­vo­lu­cio­na­rio, ¿Có­mo pue­de ser? To­do eso for­ma par­te de las di­fe­ren­tes más­ca­ras que se le han otor­ga­do. Por eso que­ría­mos lle­gar al fi­nal. Y lo que nos que­da es que no era un Dios, era sim­ple­men­te un hom­bre”, ex­pli­ca Pri­ce. El pro­ble­ma real ade­más de es­te es­tu­dio se en­cuen­tra, sin du­da, en la es­ca­sez de fuen­tes fi­de­dig­nas so­bre el pro­pio Je­sús. El mis­mo no de­jó tes­ti­mo­nio es­cri­to de su pu­ño y le­tra, ni tam­po­co lo hi­cie­ron los prin­ci­pa­les tes­ti­gos de su vi­da y su tras­cen­den­te muer­te. La idea es pre­sen­tar siem­pre los he­chos his­tó­ri­cos, la ver­dad his­tó­ri­ca. Por un la­do es­tán los he­chos y por otro la in­ter­pre­ta­ción de lo que esos he­chos sig­ni­fi­ca­ron y su­pu­sie­ron. Ha sa­li­do a la luz más in­for­ma­ción, por par­te de his­to­ria­do­res e in­ves­ti­ga­cio­nes, pe­ro la in­ter­pre­ta­ción tra­di­cio­nal de Cris­to no ha cam­bia­do. El men­sa­je que se trans­mi­te en las igle­sias, del la­do de la re­li­gión, no ha cam­bia­do.

Nue­vos en­fo­ques y ¿ver­da­des ocul­tas?

Es­te li­bro des­cri­be, en­tre los mu­chos as­pec­tos de la enig­má­ti­ca fi­gu­ra de Je­sús, al­gu­nos pun­tos real­men­te cu­rio­sos e im­por­tan­tes y que han pa­sa­do des­aper­ci­bi­dos en la ma­yo­ría de los ca­sos tan­to pa­ra cre­yen­tes co­mo pa­ra los no tan­to. En con­cre­to, el pa­pel que desem­pe­ña­ron las mu­je­res en el mo­vi­mien­to de Je­sús, o su re­la­ción con Juan el Bau­tis­ta son as­pec­tos muy in­tere­san­tes que Pick­nett y Prin­ce ana­li­zan a con­cien­cia y en con­ti­nua­ción de sus an­te­rio­res textos. Sus re­sul­ta­dos son re­ve­la­do­res en mu­chos ca­sos.

“Em­pe­za­mos nues­tro tra­ba­jo con las fuen­tes del Nue­vo Tes­ta­men­to que al pa­re­cer to­do el mun­do co­no­ce y ma­ne­ja, y es in­creí­ble que el cris­tiano que lee la Bi­blia pa­se por al­to da­tos que es­tán ahí re­co­gi­dos y que cla­ra­men­te nos apor­tan mu­chos as­pec­tos de la vi­da de Je­sús. Por ejem­plo, se le acu­sa en al­gún mo­men­to de ser un be­be­dor y de co­mer mu­cho, y ¡es­to es­tá ahí, re­co­gi­do en la bi­blia! Pe­ro en con­cre­to el pa­pel que desem­pe­ña la mu­jer y Ma­ría Mag­da­le­na, en pri­me­ra per­so­na, es uno de los pun­tos que más in­tere­san hoy. Hay, por ejem­plo, un pa­sa­je en que se ha­bla de Ma­ría Mag­da­le­na y un gru­po de mu­je­res que eran mu­je­res ri­cas que lo que hi­cie­ron fue sub­ven­cio­nar la cau­sa de Je­sús, y es­te es otro da­to que tam­bién se ha pa­sa­do por al­to”, in­sis­te la in­ves­ti­ga­do­ra.

Es­te da­to en con­cre­to se re­co­ge en el evan­ge­lio de Lu­cas (8:1-3): “Des­pués de es­to, Je­sús es­tu­vo re­co­rrien­do los pue­blos y las al­deas, pro­cla­man­do las bue­nas nue­vas del reino de Dios. Lo acom­pa­ña­ban los do­ce, y tam­bién al­gu­nas mu­je­res que ha­bían si­do sa­na­das de es­pí­ri­tus ma­lig­nos y de en­fer­me­da­des: Ma­ría, a la que lla­ma­ban Mag­da­le­na, y de la que ha­bía sa­li­do sie­te de­mo­nios; Jua­na, es­po­sa de Cu­za, el ad­mi­nis­tra­dor de He­ro­des; Su­sa­na y mu­chas más que ayu­da­ban con sus pro­pios re­cur­sos”. Es­te ejem­plo, apo­ya, sin du­da, la idea de que es­tas mu­je­res de­vo­tas desem­pe­ña­ban una fun­ción muy im­por­tan­te, ya que se afir­ma sin am­bi­güe­da­des que apo­ya­ban a Je­sús y a los dis­cí­pu­los va­ro­nes con di­ne­ro y re­cur­sos.

Pa­ra Pick­nett, Ma­ría Mag­da­le­na era, sin du­da, una mu­jer muy ri­ca, y si real­men­te era una pros­ti­tu­ta, Je­sús y sus dis­cí­pu­los hu­bie­ran es­ta­do vi­vien­do de unos in­gre­sos in­mo­ra­les. Si era ri­ca y ha­bía con­se­gui­do ha­cer­se ri­ca a tra­vés de la pros­ti­tu­ción y es­ta­ba fi­nan­cian­do su mi­sión, es­to se­ría al­go muy con­tro­ver­ti­do. “La idea de que era una pros­ti­tu­ta no es­tá en el Nue­va Tes­ta­men­to, es una afir­ma­ción del si­glo VII d.C., cuan­do el Pa­pa ha­bla­ba de Ma­ría Mag­da­le­na co­mo una pe­ca­do­ra –con­clu­ye-. Co­mo era una mu­jer, a la fuer­za su pe­ca­do tu­vo que ser de ca­rác­ter se­xual y co­mo tal de­bía de ser una pros­ti­tu­ta. Pe­ro en 1968, el Pa­pa hi­zo un anun­cio di­cien­do que aque­llo era fal­so, pe­ro no se di­fun­dió de una ma­ne­ra cla­ra y to­da­vía la gen­te lo cree y to­da­vía se di­fun­día esa idea”.

Hay más da­tos pa­ra aña­dir al per­fil de es­ta mu­jer que se des­cu­bren, se­gún la au­to­ra, a tra­vés de otros evan­ge­lios, co­mo los gnós­ti­cos. Del tex­to de To­más se des­pren­de que era una mu­jer, sin du­da, muy im­por­tan­te, jun­to con Sa­lo­mé. “A par­te de Je­sús, ella era la es­tre­lla. Lu­cha­do­ra, com­ba­ti­va y él la ama­ba. En los textos gnós­ti­cos siem­pre apa­re­ce que la be­sa­ba y la que­ría mu­cho, te­nía gran ca­ri­ño ha­cia ella. Pe­ro to­do es­to que apa­re­ce en es­tos textos, no apa­re­ce en el Nue­vo Tes­ta­men­to, que nos pre­sen­tan una idea muy es­pe­cí­fi­ca y tra­di­cio­nal de Je­sús. Je­sús siem­pre in­sis­tía en que ella se sen­ta­ra a su de­re­cha, dán­do­le im­por­tan­cia, pe­ro es­to lo re­co­gen los gnós­ti­cos. Pe­ro otro la­do se ha bus­ca­do ol­vi­dar­la e in­clu­so ha da­ña­do su repu­tación y sin em­bar­go

él la ado­ra­ba. –ar­gu­men­ta-. Des­pués del Có­di­go da Vin­ci, to­do el mun­do em­pe­zó ha­blar del te­ma del ma­tri­mo­nio de Je­sús con Ma­ría Mag­da­le­na. A la Igle­sia no le que­dó más re­me­dio que re­co­no­cer que ha­bía otros evan­ge­lios a te­ner en cuen­ta pe­ro la reac­ción fue muy ne­ga­ti­va”.

Tam­bién des­ta­can el he­cho de que los evan­ge­lis­tas ca­nó­ni­cos no sien­tan la ne­ce­si­dad de ex­pli­car quién era Ma­ría Mag­da­le­na, al­go que da a en­ten­der que los lec­to­res de­bían de co­no­cer bien su iden­ti­dad y su con­di­ción ex­cep­cio­nal. Por eso igual­men­te re­sul­ta ex­tra­ño que el pa­pel que des­cri­ben y le otor­gan en sus textos fue­ra tan dis­cre­to en el re­la­to an­te­rior a la cru­ci­fi­xión.

Otro pa­sa­je de su­ma im­por­tan­cia pa­ra va­lo­rar la fi­gu­ra de Ma­ría Mag­da­le­na es es­te que re­la­ta la in­ves­ti­ga­do­ra: “Ma­ría Mag­da­le­na hi­zo al­go muy im­por­tan­te y eso lo sa­be­mos por la bi­blia, con un un­güen­to per­fu­man­do muy ca­ro un­gió los pies y la ca­be­za de Je­sús. Ese ac­to re­pre­sen­ta al­go así co­mo la cris­tia­ni­za­ción de Je­sús, por lo cual se con­vir­tió en el un­gi­do. Fue un ri­tual que pa­re­ce que hu­bie­ran acor­da­do en­tre ellos pa­ra que ella lo hi­cie­ra y que tu­vie­ra au­to­ri­dad pa­ra ha­cer­lo a mo­do de sa­cer­do­ti­sa. Si es­te epi­so­dio lo lees en la bi­blia, los dis­cí­pu­los pa­re­cen no sa­ber que es­ta­ba pa­san­do. En­ton­ces él les di­ce que se es­tán equi­vo­can­do. Yo con­si­de­ro que la igle­sia más primitiva si sa­bía la ver­dad so­bre Ma­ría Mag­da­le­na”.

En la lis­ta de ver­da­des ocul­ta tam­bién des­ta­ca po­de­ro­sa­men­te, la re­la­ción en­tre Juan el Bau­tis­ta y Je­sús, que se­gún am­bos au­to­res, no era muy ami­cal y tam­po­co se da­ba la ima­gen que te­ne­mos de

Pre­cur­sor-Hi­jo de Dios en­tre am­bos. “Tam­bién es­tá el te­ma de Juan el Bau­tis­ta y su pro­ta­go­nis­mo en la vi­da de Je­sús. Aquí tam­bién po­de­mos des­cu­brir otra de las gran­des ver­da­des in­có­mo­das. Por ejem­plo, cuan­do él es­ta­ba en la cár­cel, en­vió, al pa­re­cer, un men­sa­je a Je­sús in­te­rro­gán­do­le so­bre si él era real­men­te el en­via­do o que si te­nía que bus­car a otro y él era un far­san­te”, ex­pli­ca Pick­nett.

En es­te apar­ta­do de­di­ca­do a Juan el Bau­tis­ta afir­man cla­ra­men­te que co­mo ca­be­za vi­si­ble de un mo­vi­mien­to de ma­sa, Juan ha­bría si­do una fi­gu­ra re­li­gio­sa des­ta­ca­da en su tiem­po si Je­sús no hu­bie­ra apa­re­ci­do. Je­sús fue uno de los dis­cí­pu­los de Juan, que des­pués sa­lió de ese mo­vi­mien­to, pa­ra crear su pro­pia vía. Aun­que real­men­te se des­co­no­ce la re­la­ción exac­ta en­tre am­bos, la idea de pre­cur­sor que pro­po­nen los Evan­ge­lios no se sos­tie­ne pa­ra es­tos in­ves­ti­ga­do­res. “El mi­nis­te­rio de Je­sús se so­la­pó con el de Juan du­ran­te un tiem­po, y no só­lo eso, el mo­vi­mien­to del Bau­tis­ta con­ti­núo des­pués del de­but pú­bli­co de Cris­to, e in­clu­so des­pués del arres­to y eje­cu­ción de su lí­der. Juan el Bau­tis­ta nun­ca anun­ció a Je­sús co­mo el Me­sías”, con­clu­yen.

Las más­ca­ras de Cris­to abor­da los pun­tos más con­tro­ver­ti­dos de la vi­da de Je­sús y ofre­ce una guía ac­tua­li­za­da, com­ple­ta y ob­je­ti­va (con in­nu­me­ra­bles re­fe­ren­cias, que aquí he­mos re­su­mi­do bre­ve­men­te) pa­ra com­pren­der al­go me­jor có­mo era real­men­te Je­sús.

“Nues­tra in­ten­ción no ha si­do en ab­so­lu­to de­jar a la gen­te sor­pren­di­da con lo que íba­mos a con­tar, pe­ro sí que HAY QUE MOS­TRAR LA OTRA VER­DAD BA­SÁN­DO­NOS EN LOS HE­CHOS HIS­TÓ­RI­COS”.

El Nue­vo Tes­ta­men­to, que nos pre­sen­tan una idea muy es­pe­cí­fi­ca y tra­di­cio­nal de Je­sús, so­bre to­do en lo re­fe­ren­te a su re­la­ción con sus dis­cí­pu­los y las mu­je­res que los acom­pa­ña­ban.

Se ha tra­ta­do de re­su­mir el es­ta­do ac­tual de los des­cu­bri­mien­tos en torno al Nue­vo Tes­ta­men­to, lo que hoy en día se co­no­ce con ri­gor y pre­ci­sión, qué da­tos han de­mos­tra­do ser fal­sos y QUÉ AS­PEC­TOS DE LA VI­DA Y MI­SIÓN DE JE­SÚS SI­GUEN SIEN­DO PO­CO PRE­CI­SOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.