Re­des so­cia­les y bru­je­ría

Una com­bi­na­ción mor­tal.

Mas Alla - - SUMARIO -

Pa­púa, Nueva Gui­nea es el fo­co de in­te­rés, un tan­to si­nies­tro. Unos co­men­ta­rios y va­rias fo­to­gra­fías pu­bli­ca­das en las re­des so­cia­les han ini­cia­do una nueva ca­za de bru­jas aquí, un país don­de la creen­cia en la he­chi­ce­ría y los ajus­ti­cia­mien­tos po­pu­la­res aún per­sis­te y se ha vis­to am­pli­fi­ca­da por la lle­ga­da de re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book. Una com­bi­na­ción mor­tal.

La muerte sú­bi­ta en enero de Ka­to Ot­tio, un pro­me­te­dor ju­ga­dor de rugby que, a sus 23 años, se pre­pa­ra­ba pa­ra dar el salto a la li­ga in­gle­sa y las reac­cio­nes que ge­ne­ró es­te he­cho en las re­des fo­men­tan­do su re­la­ción con de­ter­mi­na­das fuen­tes oscuras ha si­do clave. Una mul­ti­tud de personas la em­pren­dió en las ca­lles de la capital con­tra un hom­bre acu­sa­do por los lo­ca­les de ser el bru­jo res­pon­sa­ble de la muerte de Ka­to que por suer­te fue res­ca­ta­do por la Po­li­cía an­tes de ser eje­cu­ta­do. Se­gún apun­ta Char­lot­te Ka­ke­bee­ke, di­rec­to­ra de programa de Ox­fam en Pa­púa Nueva Gui­nea: "Pre­via­men­te los acu­sa­dos por bru­je­ría eran lle­va­dos en se­cre­to pa­ra ser tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos. Sin em­bar­go, aho­ra ca­da vez se dan más en lu­ga­res pú­bli­cos". Un pe­li­gro im­por­tan­te que so­lu­cio­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.