Los mis­te­rios de la Gran Pi­rá­mi­de

Un re­co­rri­do por las di­fe­ren­tes cá­ma­ras ocul­tas en la pi­rá­mi­de del fa­raón Keops.

Mas Alla - - PORTADA - Tex­to Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Si hay un lu­gar en el mun­do que cau­sa nues­tra fas­ci­na­ción y des­pier­ta nues­tros de­seos de co­no­ci­mien­to ese es, sin du­da, Egip­to. En torno al país de las are­nas eter­nas se han te­ji­do mil y una his­to­rias a cual más enig­má­ti­ca so­bre el ori­gen de su co­no­ci­mien­to, de su sin­gu­lar cul­tu­ra, de su sa­ber… Y hoy día si­gue ha­bien­do en su his­to­ria la­gu­nas que el ser hu­mano mo­derno no sa­be res­pon­der. Hay un lu­gar en Egip­to, muy cer­ca de su ca­pi­tal, El Cairo, que re­su­me a las cla­ras to­da esa plé­ya­de de mis­te­rios, ese lu­gar es la me­se­ta de Giza, el lu­gar se­lec­cio­na­do por los fa­rao­nes pa­ra eri­gir unas mo­nu­men­ta­les cons­truc­cio­nes en for­ma pi­ra­midal y que, en su día, ya fue­ron par­te de las Sie­te Maravillas del mun­do an­ti­guo. Hoy son las úni­cas que si­guen en pie. Y es que son tan mo­nu­men­ta­les co­mo eter­nas.

Más de 4.000 años las con­tem­plan y ejer­cen hoy la atrac­ción de aque­llos que quie­ren re­sol­ver y des­ve­lar sus mis­te­rios, pe­ro ¿qué son o qué re­pre­sen­tan las pi­rá­mi­des? ¿Qué re­la­ción tie­nen con sus “análo­gas” de Asia o Amé­ri­ca? ¿Có­mo se cons­tru­ye­ron? ¿Quién las cons­tru­yó? ¿Por qué no al­ber­gan nin­gún cuer­po, si –teó­ri­ca­men­te– se eri­gie­ron pa­ra ello? ¿Cuán­to tiem­po se em­pleó en su cons­truc­ción?

Es­tas son so­lo al­gu­nas de las pre­gun­tas que sur­gen cuan­do ha­bla­mos de las pi­rá­mi­des de Giza, pe­ro so­lo al­gu­na de ellas han co­se­gui­do ser res­pon­di­das. Y es que to­dos guar­da­mos en la me­mo­ria la ima­gen de una in­men­sa mon­ta­ña de pie­dras en per­fec­ta for­ma­ción trian­gu­lar que jun­to a sus her­ma­nas ( Ke­frén y Mi­ce­ri­nos) ha­cen eter­na la ins­tan­tá­nea de la me­se­ta de Giza, es­ta­mos ha­blan­do de la Gran Pi­rá­mi­de.

Ca­mi­nan­do por la His­to­ria

En­con­tra­mos el con­jun­to de Giza a 20 km al sud­oes­te del cen­tro de la cie­dad de El Cairo, for­man­do par­te de su área me­tro­po­li­ta­na, en la ori­lla oc­ci­den­tal del río Ni­lo la Gran Pi­rá­mi­de. Es­ta fue le­van­ta­da so­bre la me­se­ta, en la ri­be­ra iz­quier­da del Ni­lo, a 40 m so­bre el ni­vel del Va­lle de Giza.

Las me­di­das de la Gran Pi­rá­mi­de de Keops (de mo­men­to) son im­pre­sio­nan­tes y no de­jan de asom­brar­nos, to­do en ella es co­lo­sal. No po­dría­mos sa­ber el nú­me­ro to­tal de blo­ques que la com­po­nen, pe­ro se es­ti­ma que apro­xi­ma­da­men­te exis­ten un to­tal de 2.300.000 blo­ques de pie­dra, in­clu­yen­do los del re­ves­ti­mien­to ex­te­rior de pie­dra ca­li­za de Tu­ra, cu­yo pe­so me­dio es de dos to­ne­la­das y me­dia ca­da uno has­ta un má­xi­mo de quin­ce to­ne­la­das.

Pa­ra en­trar a la Gran Pi­rá­mi­de de­be­mos as­cen­der ca­si 17 m. Una vez en la en­tra­da se co­mien­za un trán­si­to por un pa­sa­je de 1,22 m de al­to por 1,05 m de an­cho, que re­co­rre 105,15 m has­ta la ver­ti­cal del cen­tro de la pi­rá­mi­de. Pa­ra al­gu­nos es una sen­sa­ción in­so­por­ta­ble, la claus­tro­fo­bia, la an­sie­dad, el pá­ni­co, obli­gan a re­tro­ce­der a mu­chos vi­si­tan­tes, sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia es úni­ca.

Una vez lle­ga­dos a es­te pun­to co­mien­za una sec­ción ho­ri­zon­tal que es un po­co más es­tre­cha, tie­ne 0,91 m de an­cho por 0,81 m de al­to y re­co­rre 9 m desem­bo­can­do en la de­no­mi­na­da co­mo Cá­ma­ra del Caos.

La Cá­ma­ra del Caos es un re­cin­to a 30 m ba­jo el ni­vel de la Gran Pi­rá­mi­de y ba­jo la me­se­ta, y es un es­pa­cio prac­ti­ca­men­te en ro­ca vi­va. Aun así sorprende la la­bo­rio­si­dad de su eje­cu­ción, pe­se a que se des­co­no­ce su con­cre­ta fun­ción. Pa­re­ce que es un re­cin­to no aca­ba­do y el caos, co­mo se de­ri­va de su de­no­mi­na­ción, es lo que pre­do­mi­na en su in­te­rior. Cu­rio­sa­men­te en sus pa­re­des de ro­ca po­de­mos ver con­chas y fó­si­les ma­ri­nos, los ves­ti­gios de un pa­sa­do muy en con­tac­to con el me­dio acuá­ti­co. Los egip­tó­lo­gos Lauer y Bor­chardt la lla­ma­ron “La Cá­ma­ra Ina­ca­ba­da”.

Y es que la Cá­ma­ra del Caos es un lu­gar sor­pren­den­te. To­tal­men­te anár­qui­co, sin una di­rec­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca de­fi­ni­da. Pa­re­ce co­mo los tra­ba­ja­do­res que has­ta aquí lle­ga­ron lo hi­cie­ran tra­ba­jan­do ca­da uno a su li­bre al­be­drío sin se­guir unas pau­tas de equi­po, al­go to­tal­men­te ex­tra­ño en el or­de­na­do y per­fec­to fun­cio­na­mien­to de la cons­truc­ción de la Gran Pi­rá­mi­de. La Cá­ma­ra del Caos tie­ne po­co más de 3 m, sus la­te­ra­les tie­nen 14,50 m por 9 m; y, al sur, fren­te a la en­tra­da, el pa­si­llo de 14 m.

El co­ro­nel Vy­se, a me­dia­dos del si­glo XIX, bus­có una cá­ma­ra re­fe­ri­da por He­ró­do­to. El his­to­ria­dor afir­ma­ba que era par­te de un con­jun­to en el que se for­ma­ba una is­le­ta de­ri­va­da de las aguas del Ni­lo y don­de se en­con­tra­ría el cuer­po de Keops… pe­ro no pa­re­ce pro­ba­ble.

Así pues la si­rin­ga nos lle­va a una cá­ma­ra ina­ca­ba­da, qui­zá por­que su fun­ción era la de des­pis­tar a los pro­fa­na­do­res o por­que es­ta sa­la re­pre­sen­ta­ba al in­fra­mun­do y el es­ta­do de con­cien­cia más ba­jo del ser, se­gún su sim­bo­lo­gía. Cu­rio­sa­men­te, al­gu­nas de las per­so­nas que en es­ta cá­ma­ra han rea­li­za­do ac­tos de con­cen­tra­ción di­cen ha­ber es­cu­cha­do ex­tra­ños so­ni­dos o te­ner con­cien­cia de vi­das pa­sa­das… ¿Su­ges­tión o reali­dad?

Lo que ocul­ta la Gran Pi­rá­mi­de

No en vano, son mu­chos los se­cre­tos que aún guar­da la Gran Pi­rá­mi­de. ¿Qué mis­te­rio tie­ne aún por des­ci­frar? ¿Cuán­tos años de ig­no­ran­cia es­con­den sus are­nas eter­nas? Ig­no­ran­cia pa­ra el ser hu­mano ac­tual que cree que la tec­no­lo­gía no tie­ne lí­mi­tes y que so­mos los pri­me­ros en lo­grar gran­des me­tas… Pe­ro, ¿y si en el pa­sa­do ya se hu­bie­ran lo­gra­do co­tas igua­les o su­pe­rio­res a las nues­tras? ¿Có­mo se­ría po­si­ble? La Cien­cia siem­pre lo ne­ga­rá, la His­to­ria siem­pre lo ne­ga­rá

Al­gu­nas per­so­nas que han rea­li­za­do me­di­ta­ción en la cá­ma­ra del caos di­cen ha­ber es­cu­cha­do ex­tra­ños so­ni­dos o te­ner con­cien­cia de vi­das pa­sa­das... ¿su­ges­tión o reali­dad?

y so­lo unos po­cos na­da­rán con­tra la ten­den­cia or­to­do­xa de ha­cer di­fí­cil lo fá­cil…

La Gran Pi­rá­mi­de da­ta, ofi­cial­men­te, del año 2500 a.c., sin em­bar­go, se cree – he­te­ro­do­xa­men­te– que po­dría su cons­truc­ción ir más allá del 10000 a.c., cuan­do el Ho­mo Sa­piens Sa­piens co­men­za­ba a po­blar la Tie­rra… ¿Có­mo es po­si­ble?

Tex­tos an­ti­guos in­di­can que las pi­rá­mi­des ya es­ta­ban en su ubi­ca­ción ac­tual cuan­do co­men­zó a flo­re­cer la cul­tu­ra y ci­vi­li­za­ción egip­cia. Así pues, las tres pi­rá­mi­des no se­rían obra de Keops, Kre­fén y Mi­ce­ri­nos, sino que es­tos se­rían tres usur­pa­do­res de los tres mo­nu­men­tos (al­go muy co­mún en­tre los fa­rao­nes de Egip­to), y sus cons­truc­to­res ha­bría que bus­car­los más atrás en el tiem­po…

Tam­po­co es­tá cla­ra su fun­ción co­mo pre­sun­ta tum­ba… ¿Por qué? Pues por­que no se ha en­con­tra­do nin­gún cuer­po en el in­te­rior de nin­gu­na de las tres. Cier­to es que los sar­có­fa­gos pa­re­cen in­di­car su lu­gar de des­can­so eterno, o trán­si­to, pa­ra el Fa­raón, pe­ro las evi­den­cias nos di­cen que no pue­de ser… ¿Y si fue­ra una cá­ma­ra de re­ge­ne­ra­ción? Tal y co­mo in­di­ca Ja­vier Sie­rra en “La Ru­ta Prohi­bi­da” u otros au­to­res en sus obras… Po­dría ser, si una per­so­na pa­sa allí la no­che y abre sus sen­ti­dos tie­ne un cho­que de emo­cio­nes, un cho­que de sen­ti­mien­tos y cree mo­rir pa­ra re­na­cer… La Luz del día es co­mo un nue­vo na­ci­mien­to, una re­ge­ne­ra­ción… Pue­de que so­lo sea eso o sea mu­cho más…

Igual­men­te, no hay una so­lo ins­crip­ción que in­di­que que la Gran Pi­rá­mi­de sea obra de Keops. So­lo un más que du­do­so car­tu­cho des­cu­bier­to por Wy­se en la cá­ma­ra de des­car­ga apun­ta queu po­dría ser de di­cho fa­raón. Sin em­bar­go, su gra­fía es muy pos­te­rior al fa­raón, es de­cir, un aña­di­do in­clu­so con­tem­po­rá­neo.

Pe­ro la Gran Pi­rá­mi­de nos si­gue sor­pren­dien­do… En su in­te­rior hay una se­rie de pa­sa­di­zos sin una fun­ción apa­ren­te. Es­tos pa­sa­di­zos, de pe­que­ño ta­ma­ño, po­drían re­pre­sen­tar una ru­ta a cá­ma­ras per­di­das que aún con­ten­gan el se­cre­to de tan co­lo­sal mo­nu­men­to.

Fue en 1993 cuan­do el Ser­vi­cio de An­ti­güe­da­des de Egip­to de­ci­dió ins­ta­lar en su in­te­rior ven­ti­la­do­res pa­ra amor­ti­guar la hu­me­dad que des­pren­día de la gran can­ti­dad de vi­si­tan­tes que acu­dían a los pa­si­llos de la edi­fi­ca­ción y que po­nía en pe­li­gro la in­te­gri­dad de la pie­dra.

Pa­ra rea­li­zar es­te tra­ba­jo bus­ca­ron en Ale­ma­nia al es­pe­cia­lis­ta Ru­dolf Gan­ten­brink, que ha­bía di­se­ña­do y fa­bri­ca­do un ro­bot lla­ma­do Upuaut 2, una es­pe­cie de au­to­mó­vil oru­ga que era ca­paz de ex­plo­rar los ca­na­les de ventilación de ape­nas 20 por 20 cm y que tie­nen co­mo ori­gen las cá­ma­ras reales. Por allí, por don­de el ser hu­mano no po­día en­trar, se des­pla­za­ba con per­fec­ción el Upuaut 2, y así co­men­zó la ex­plo­ra­ción de aque­llos ca­na­les de “ventilación”, gra­ban­do en ví­deo su re­co­rri­do e ilu­mi­nan­do zo­nas que la luz de­jó de ha­cer­lo ha­ce mi­les de años…

Des­pués ex­plo­ra­ron las sa­li­das que par­ten des­de la cá­ma­ra de la Rei­na, y a 65 m de una de ellas en­con­tra­ba al­go que no de­ja­ba avan­zar a es­te vehícu­lo. Era una lo­sa de pie­dra con dos más que ex­tra­ñas aga­rra­de­ras, o asas, que ta­pa­ban el ca­mino na­tu­ral de Upuaut 2, que blo­quea­ba aquel pa­si­llo. Pe­ro, ¿qué ha­cía allí una es­pe­cie de “puer­ta”?

Se apla­zó su in­ves­ti­ga­ción has­ta la fa­bri­ca­ción de or­to vehícu­lo, el “Py­ra­mid Ro­ver”, y el 17 de sep­tiem­bre de 2002 aquel nue­vo in­ge­nio de nues­tra tec­no­lo­gía re­co­rría aquel pa­si­llo en bus­ca de aque­lla mis­te­rio­sa puer­ta…

La no­ti­cia dio la vuel­ta al mun­do, y se es­pe­ra­ba sa­car a la luz el úl­ti­mo se­cre­to co­no­ci­do a la Gran Pi­rá­mi­de… La ex­pec­ta­ción mun­dial era má­xi­ma. Ha­bía mil y una es­pe­cu­la­cio­nes que iba des­de el des­cu­bri­mien­to de un te­so­ro fa­bu­lo­so, el Li­bro de los Muer­tos, una es­ta­tui­lla de al­gún díos o un sim­ple ca­nal…

Aquel 17 de sep­tiem­bre, el “Py­ra­mid Ro­ver” se pu­so en mar­cha y par­tió en bus­ca de la lla­ma­da “Puer­ta de Gan­ten­brink”. Reali­zó un agu­je­ro en la pie­dra y, por el ori­fi­cio prac­ti­ca­do, in­tro­du­jo una cá­ma­ra que des­cu­brió una es­tan­cia de 45 cm por 20 cm de al­tu­ra y al fi­nal otra lo­sa… No ha­bía na­da más…

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y los afi­cio­na­dos a Egip­to que­da­ron un tan­to de­cep­cio­na­dos… Se ba­na­li­zó con aquel es­pec­tácu­lo de lu­ces y la ex­pec­ta­ción crea­da to­do el ac­to de la ex­plo­ra­ción… Pe­ro, ¿qué hay tras esa lo­sa? Po­si­ble­men­te una nue­va lo­sa más. Has­ta tres lo­sas más si­guien­do la tra­di­ción egip­cia y tras ellas el ca­nal con su sa­li­da ha­cía la luz, ha­cia las es­tre­llas, ha- cia las que los egip­cios orien­ta­ron sus pi­rá­mi­des y que pa­re­cen es­tar in­di­cán­do­nos al­go que, o no que­re­mos en­ten­der, o es di­fí­cil de asi­mi­lar… Úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos La Gran Pi­rá­mi­de de Keops sorprende a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca tras “ha­llar­se” en su in­te­rior una ca­vi­dad de 30 m de lar­go, y que ten­dría ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a la gran ga­le­ría de la mis­ma.

La mis­te­rio­sa ga­le­ría es­ta­ría en­tre 40 y 50 m más allá de la cá­ma­ra de la rei­na, en el cen­tro de la pi­rá­mi­de y no se ten­drían muy cla­ra su fun­ción, aun­que, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta “Na­tu­re”, po­dría tra­tar­se de un es­pa­cio re­la­cio­na­do con la ar­qui­tec­tu­ra de la pi­rá­mi­de. Se ha de­no­mi­na­do co­mo “big void” o “gran va­cío”, y cons­ti­tu­ye un enig­ma más en torno a su cons­truc­ción.

Pa­ra de­ter­mi­nar es­te es­pa­cio en el in­te­rior de la Gran Pi­rá­mi­de Keops se uti­li­zó imá­ge­nes ge­ne­ra­das por una par­tí­cu­la lla­ma­da muon. Es­ta par­tí­cu­la ató­mi­ca se ac­ti­va cuan­do par­tí­cu­las subató­mi­cas pro­ce­den­tes del es­pa­cio ex­te­rior en­tran en con­tac­to con la at­mós­fe­ra te­rres­tre. Una vez pe­ne­tra en la pie­dra to­ma di­fe­ren­tes tra­yec­to­rias si pe­ne­tra en la pie­dra o en el ai­re, y eso ge­ne­ra una ima­gen que per­mi­te es­tu­diar el in­te­rior de la pi­rá­mi­de y sus es­truc­tu­ras.

El es­tu­dio es obra del tra­ba­jo de cien­tí­fi­cos egip­cios, fran­ce­ses, ca­na­dien­ses y ja­po­ne­ses, que, des­de 2015, tra­tan de “ver” lo que hay más allá de la Gran Pi­rá­mi­de, en su in­te­rior. ¿Quién la cons­tru­yó? En el in­te­rior de la Gran Pi­rá­mi­de nun­ca se ha­lló ves­ti­gio de cuer­po al­guno. La pi­rá­mi­de se en-

con­tra­ba en una mag­ní­fi­ca de­sola­ción. Ello ha da­do pie a pen­sar que real­men­te la pi­rá­mi­de no fue­ra un mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio, lo que abrió el cam­po de mil y una hi­pó­te­sis so­bre el uso de tan mag­ní­fi­co es­fuer­zo so­bre­hu­mano.

La Gran Pi­rá­mi­de si­gue ocul­tan­do sus mis­te­rios. Son mu­chos l os in­ves­ti­ga­do­res que se afa­nan por des­ve­lar sus se­cre­tos, lo que ocul­tan sus ca­na­les, sus con­duc­tos, l os que bus­can cá­ma­ras se­cre­tas o l o que aún creen que en su in­te­rior se es­con­de un fa­bu­lo­so te­so­ro jun­to al cuer­po mo­mi­fi­ca­do de Keops… Qui­zá el ma­yor te­so­ro es te­ner es­te mo­nu­men­to aún en pie pa­ra nues­tro go­zo y ad­mi­ra­ción, y su ma­yor enig­ma es des­ve­lar quién la cons­tru­yó.

La his­to­ria or­to­do­xa nos di­ce que fue el fa­raón Keops quien l a man­dó edi­fi­car, pe­ro hay tan­tas in­con­sis­ten­cias en esa ver­sión que has­ta l os más acé­rri­mos par­ti­da­rios de la mis­ma co­mien­zan a du­dar­lo. Des­de l os do­cu­men­tos de­ja­dos por He­ró­do­to de Ha­li­car­na­so ca­si 500 años an­tes de Cris­to has­ta las in­ves­ti­ga­cio­nes del co­ro­nel re­ti­ra­do Ri­chard Ho­ward Vy­se en 1837… Ca­da uno con un es­ti­lo, una lí­nea y un con­cep­to bas­tan­te par­ti­cu­lar so­bre la pi­rá­mi­de.

Tan­to He­ró­do­to co­mo Vy­se atri­bu­yen su cons­truc­ción a Keops, el pri­me­ro lo ha­ce a tra­vés de su obra “Los nue­ve li­bros de His­to­ria”, pe­ro es un he­cho que no con­tras­ta­do, sino que sim­ple­men­te se afir­ma por las in­di­ca­cio­nes que re­co­gi­das del pa­sa­do. El se­gun­do se ba­sa en el car­tu­cho “en­con­tra­do” en la Cá­ma­ra de Des­car­ga y que tos­ca­men­te per­te­ne­ce a Keops… Un es­tu­dio de ese car­tu­cho pin­ta­do nos di­rá que po­si­ble­men­te sea fal­so…

Por tan­to una pre­gun­ta si­gue flo­tan­do en el am­bien­te – co­mo di­ría Car­los Mur­ciano–: ¿Quién cons­tru­yó la Gran Pi­rá­mi­de?

Po­dría­mos es­ta­ble­cer pa­ra­le­lis­mos en­tre las gran­des catedrales y las pi­rá­mi­des re­cor­dan­do a Ful­ca­ne­lli: “En es­te lu­gar pro­fun­do, el ob­ser­va­dor ex­pe­ri­men­ta una sen­sa­ción sin­gu­lar y que le im­po­ne si­len­cio: la sen­sa­ción de po­der uni­do a las ti­nie­blas. No ha­lla­mos aquí en el re­fu­gio de los muer­tos… Lo­sas de pie­dra, mau­so­leos de már­mol, se­pul­cros, rui­nas his­tó­ri­cas, frag­men­tos del pa­sa­do. Un si­len­cio lú­gu­bre y pe­sa­do lle­na los es­pa­cios abo­ve­da­dos. Los mil rui­dos del ex­te­rior, va­nos ecos del mun­do, no lle­gan has­ta no­so­tros. To­do es mis­te­rio, an­gus­tia y te­mor, en es­te an­tro os­cu­ro. For­mas ru­das y gas­ta­das, en que la ele­gan­cia y la ri­que­za ce­den si­tio a la so­li­dez. Múscu­los grue­so, con­traí­dos por el es­fuer­zo, que se re­par­ten, sin des­fa­lle­cer, el pe­so for­mi­da­ble del edi­fi­cio en­te­ro. Fuer­za real, pe­ro ocul­ta, que se ejer­ci­ta en se­cre­to, que se desa­rro­lla en la som­bra, que ac­túa sin tre­gua en la pro­fun­di­dad de las cons­truc­cio­nes sub­te­rrá­neas de la obra” (“El mis­te­rio de las catedrales”).

Pa­re­ce que el ser hu­mano ac­tual, su His­to­ria y su Cien­cia, aca­tan de bue­na ga­na la ofi­cia­li­dad, o la or­to­do­xia, de atri­buir a Keops, Ke­frén y Mi­ce­ri­nos la cons­truc­ción de las pi­rá­mi­des, pe­ro co­mo he­mos po­di­do con­pro­bar no to­do es tan sen­ci­llo co­mo la His­to­ria nos lo ha que­ri­do con­tar ha­bien­do se­rias du­das en torno a ello, qui­zá sea el mo­men­to de res­cri­bir la His­to­ria y dar pa­so a esos mo­men­tos his­tó­ri­cos “ofi­cial­men­te im­po­si­bles”.

En el in­te­rior de la GRAN PI­RÁ­MI­DE hay una se­rie de pa­sa­di­zos sin una fun­ción apa­ren­te. Es­tos son de pe­que­ño ta­ma­ño, y po­drían ser la ru­ta a cá­ma­ras per­di­das que aún con­ten­gan el se­cre­to de tan co­lo­sal mo­nu­men­to.

Cá­ma­ra del caos, de laGran Pi­rá­mi­de.

Pi­rá­mi­des de la me­se­ta de Giza (Egip­to). En la otrapá­gi­na, la es­fin­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.