El le­ga­do cul­tu­ral cul­tu­ralc de Car­los Castaneda

La in­fluen­cia de la obra del es­cri­tor pe­ruano.

Mas Alla - - PORTADA -

El pa­sa­do 27 de abril se cum­plie­ron 20 años de la muer­te de CAR­LOS CASTANEDA, sin em­bar­go el eco de su obra si­gue vi­vo en el ci­ne, la mú­si­ca, la TV y la li­te­ra­tu­ra del si­glo XXI. Nues­tro com­pa­ñe­ro MA­NUEL CAR­BA­LLAL aca­ba de pu­bli­car su pri­me­ra bio­gra­fía com­ple­ta. De su li­bro ex­trac­ta­mos un re­su­men de la bru­tal in­fluen­cia que de­jó en la cul­tu­ra.

Pa­ra­fra­sean­do a Wins­ton Chur­chill, Car­los Castaneda era “un acer­ti­jo en­vuel­to en un mis­te­rio den­tro de un enig­ma”. Nos gus­te o no, de­jó su hue­lla en la His­to­ria. Ni yo ni na­die la bo­rra­rá. En mar­zo de 1968, ha­ce aho­ra 50 años, el de­par­ta­men­to de pu­bli­ca­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les (UCLA), edi­tó su pri­mer li­bro: “Las en­se­ñan­zas de Don Juan: Una for­ma ya­qui de co­no­ci­mien­to”.

Co­mo re­cuer­da la se­gun­da de sus cua­tro es­po­sas – Mar­ga­ret Run­yan Castaneda–, el pri­mer li­bro es una ver­sión am­plia­da de un tra­ba­jo de cla­se. Una re­dac­ción lar­ga, rea­li­za­da a pe­ti­ción de su pro­fe­sor de Et­no­gra­fía de Ca­li­for­nia, Cle­ment Meig­han: “Meig­han pi­dió en su cla­se un tra­ba­jo tri­mes­tral, ase­gu­ran­do un so­bre­sa­lien­te a to­dos los que se en­tre­vis­ta­ran con un in­dí­ge­na, y es que, por muy mal que es­tu­vie­se he­cho el tra­ba­jo, el sa­lir a la ca­lle en bus­ca de in­for­ma­do­res vi­vos era una mo­les­tia dig­na de re­com­pen­sar­se con una bue­na no­ta”.

En el tra­ba­jo ori­gi­nal no se ci­ta el nom­bre de don Juan, ni mu­cho me­nos el ape­lli­do Ma­tus. El in­for­ma­dor no es iden­ti­fi­ca­do, pe­ro la re­dac­ción de Castaneda en­tu­sias­mó al pro­fe­sor Meig­han. “De to­da una cla­se de ca­si 60 alum­nos, Meig­han ob­tu­vo tres tra­ba­jos en los cua­les se ha­bía in­ten­ta­do en­tre­vis­tar a un in­for­ma­dor. Uno de los alum­nos en­con­tró a un in­dí­ge­na en el cam­pus a tra­vés de un pro­gra­ma de be­cas ét­ni­cas (…). Otro vi­vía en un ran­cho en Fresno y le hi­zo a un ami­go unas cuan­tas pre­gun­tas de ru­ti­na acer­ca de la for­ma de vi­da de los in­dí­ge­nas. So­lo Car­los sa­lió fue­ra en bus­ca de un in­for­ma­dor…”.

Aquel sen­ci­llo tra­ba­jo de cla­se de et­no­gra­fía, que en­tu­sias­mó al pro­fe­sor Meig­han, se­ría am­plia­do y en­ri­que­ci­do pos­te­rior­men­te, y ter­mi­na­ría con­vir­tién­do­se en un li­bro pu­bli­ca­do por la edi­to­rial de UCLA pri­me­ro, y un best seller in­ter­na­cio­nal des­pués, de la mano de Sil­ver & Schus­ter, su se­llo co­mer­cial du­ran­te dé­ca­das. Con él ven­dió más de 27 mi­llo­nes de ejem­pla­res de sus li­bros, en 17 idio­mas. Ins­pi­ró mi­les de en­sa­yos, te­sis doc­to­ra­les y ar­tícu­los, se­ries de te­le­vi­sión, pe­lí­cu­las, do­cu­men­ta­les, có­mics, no­ve­las, ópe­ras, can­cio­nes, cua­dros y es­cul­tu­ras, poe­mas… Sí, sin du­da, Cas­ta-

ne­da de­jó su im­pron­ta en la His­to­ria. Y di­ga­mos lo que di­ga­mos de él, per­ma­ne­ce­rá pa­ra siem­pre.

Tras­cen­dió el sta­tus de sim­ple es­cri­tor pa­ra con­ver­tir­se en mi­to. E in­clu­so, pa­ra cien­tos de mi­les de per­so­nas en to­do el mun­do, qui­zá mi­llo­nes, to­da­vía hoy es un guía es­pi­ri­tual. El fun­da­dor de un nue­vo sis­te­ma de pen­sa­mien­to, de una re­li­gión: el neo-na­gua­lis­mo tol­te­ca: el ca­mino del gue­rre­ro . Por­que lo que co­men­zó co­mo un sim­ple tra­ba­jo en la cla­se de an­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en los Án­ge­les (UCLA), des­pués am­plia­do y edi­ta­do en for­ma­to de li­bro, ter­mi­nó, tre­ce tí­tu­los des­pués, con­ver­ti­do en una nue­va re­ve­la­ción mís­ti­ca.

EL PIN­TOR DE PA­LA­BRAS

Car­los Castaneda fue un es­cri­tor ex­cep­cio­nal. Era ca­paz de pin­tar con las pa­la­bras, y con ellas di­bu­jó un mun­do nue­vo, que se­du­jo, y con­ti­núa se­du­cien­do, a mi­llo­nes de lec­to­res en to­do el pla­ne­ta.

La pres­ti­gio­sa re­vis­ta Ti­mes, que le de­di­có una por­ta­da en mar­zo de 1973, lo con­si­de­ró el ins­pi­ra­dor de eso que lla­ma­mos New Age. De he­cho in­fi­ni­dad de con­cep­tos, ar­gu­men­tos y tér­mi­nos que hoy con­ti­núan uti­li­zan­do los lí­de­res “es­pi­ri­tua­les”, es­tán sa­ca­dos de sus en­se­ñan­zas. Se con­vir­tió en el an­tro­pó­lo­go más fa­mo­so del mun­do. Y, aun­que no lo se­pas, mu­chas de las co­sas que crees, las ex­pre­sio­nes que uti­li­zas, y las “ver­da­des” que con­si­de­ras tu­yas, lle­ga­ron a ti gra­cias a es­te ex­cep­cio­nal es­cri­tor. Has es­cu­cha­do su nom­bre, y co­no­ci­do sus teo­rías, a tra­vés del ci­ne, la li­te­ra­tu­ra y la mú­si­ca en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes, aun­que tal vez no seas cons­cien­te de ello…

Cuan­do, en 1990 el ju­ra­do del Pre­mio Pla­ne­ta (el más pres­ti­gio­so cer­ta­men li­te­ra­rio en len­gua es­pa­ño­la) de­cla­ró fi­na­lis­ta “El Ca­mino del Co­ra­zón”, de Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó, qui­zás no re­cor­da­ba que ese con­cep­to, el del ca­mino con co­ra­zón, que to­dos he­mos uti­li­za­do tan­tas ve­ces, fue in­clui­do por Car­los Castaneda en su pri­mer y ma­gis­tral li­bro. Pe­ro Dra­gó si lo re­cor­da­ba. De he­cho, se­gún con­fie­sa al dia­rio ABC, la mis­ma no­che de la en­tre­ga del Pla­ne­ta: “Es una no­ve­la cer­ca­na a los li­bros de Car­los Castaneda, cu­yo te­ma prin­ci­pal son los via­jes ini­ciá­ti­cos”.

Sán­chez Dra­gó, que ga­na­ría el pres­ti­gio­so pre­mio Pla­ne­ta dos años más tar­de, con “La prue­ba del La­be­rin­to”, ja­más ha ocul­ta­do su re­ve­ren­te fas­ci­na­ción por Car­los Castaneda. El 24 de sep­tiem­bre de 2001 Sán­chez Dra­gó de­di­có una emi­sión de su pro­gra­ma Ne­gro so­bre Blan­co, en TVE, a la obra de Castaneda. En di­cho pro­gra­ma par­ti­ci­pa­ron, en­tre otros, mi que­ri­da Con­cha La­bar­ta –el au­tén­ti­co mo­tor pa­ra que du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años yo ha­ya se­gui­do la pis­ta de Castaneda por me­dio pla­ne­ta pa­ra com­ple­tar su bio­gra­fia–, la mu­si­có­lo­ga y can­tan­te Ol­vi­do Ga­ra “Alaska”, y el psi­quia­tra y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid Dr. Jo­sé Mª Po­ve­da.

Tras una ho­ra de eru­di­ta y fas­ci­nan­te ter­tu­lia, Sán­chez Dra­gó to­ma­ba la pa­la­bra pa­ra des­pe­dir el pro­gra­ma con un ale­ga­to fi­nal, que, sin du­da, re­fle­ja la opi­nión que com­par­ten to­dos los in­te­lec­tua­les se­du­ci­dos por don Juan, de­fi­nien­do a Car­los Cas-

ta­ne­da co­mo “mi maes­tro” y pa­ra “re­co­men­dar­les a us­te­des muy vi­va­men­te, ca­si más vi­va­men­te que nun­ca, la lec­tu­ra de es­ta obra maes­tra de la li­te­ra­tu­ra, de la fi­lo­so­fía, de la an­tro­po­lo­gía, de la gno­sis, de la aven­tu­ra del ser y de la aven­tu­ra del co­no­cer. Re­pi­to lo que di­je en la in­tro­duc­ción de es­te pro­gra­ma: las obras de Car­los Castaneda cam­bia­ron, y creo que no pre­ci­sa­men­te pa­ra mal, mi vi­da y la vi­da de otras mu­chas gen­tes. Oja­lá cam­bien tam­bién sus vi­das…”. He pues­to a dis­po­si­ción de to­dos los lec­to­res ese his­tó­ri­co pro­gra­ma en: www.la­vi­da­se­cre­ta­de­car­los­cas­ta­ne­da.blogs­pot.com.

Pe­ro Sán­chez Dra­gó no fue el úni­co. La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra fran­ce­sa Ve­ro­ni­que Ska­wins­ka, es­po­sa del mú­si­co mun­dial­men­te fa­mo­so Van­ge­lis y ami­ga per­so­nal del can­tan­te De­mis Rous­sos –con quien es­cri­bió mano a mano su li­bro au­to­bio­grá­fi­co–, vi­vió años ob­se­sio­na­da con Castaneda. Lle­gó a via­jar a EE.UU. pa­ra em­bar­car­se en una per­se­cu­ción de­ses­pe­ra­da del es­qui­vo au­tor, has­ta que lo en­con­tró. Re­la­ta sus aven­tu­ras en “Ren­dez-vous sor­cier avec Car­los Castaneda”.

El ator­men­ta­do Hun­ter Thom­pson, re­fe­ren­te de la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na e “In­ven­tor” del pe­rio­dis­mo gon­zo, fue otro ad­mi­ra­dor de Castaneda. Así co­mo la cé­le­bre Pa­me­la Lyn­don Tra­vers, au­to­ra de la fa­mo­sa sa­ga “Mary Pop­pins”, que de­cía de los li­bros de Castaneda: “Me gus­tan mu­cho. Me lle­van a un mun­do al que te­mo no per­te­ne­cer. Es un po­co más ocul­to que mi mun­do, pe­ro me gus­ta la idea de Don Juan acer­ca de lo que es un gue­rre­ro y có­mo de­be vi­vir un gue­rre­ro. De al­gu­na ma­ne­ra, to­dos te­ne­mos que vi­vir co­mo gue­rre­ros. Eso es lo mis­mo que ser el hé­roe de la pro­pia his­to­ria. Sien­to que Castaneda ha si­do to­ma­do en otras di­men­sio­nes del pen­sar y ex­pe­ri­men­tar. No pre­ten­do en­ten­der­los, y creo en­ten­der por qué Castaneda es tan len­to pa­ra dar en­tre­vis­tas e in­ten­ta se­pa­rar­se de to­do eso. No quie­re ex­pli­car. Es­tas co­sas no se pue­den ex­pli­car en tér­mi­nos or­di­na­rios…”.

CASTANEDA EN EL CI­NE

En 1968, Car­los Castaneda es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les (UCLA), a un ti­ro de pie­dra –o a un vue­lo de cuer­vo– de Holly­wood; la ma­yor fá­bri­ca de sue­ños de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad. Y Holly­wood ca­yó ren­di­do a sus pies, se­du­ci­do por Castaneda. Por eso, no es ex­tra­ño que en­tre sus más de­vo­tos y ren­di­dos ad­mi­ra­do­res nos en­con­tre­mos a los más in­flu­yen­tes can­tan­tes, ac­to­res y di­rec­to­res de ci­ne del si­glo XX. Ar­tis­tas que in­cor­po­ra­ron la obra de Castaneda en su mú­si­ca y pe­lí­cu­las, am­pli­fi­can­do su in­fluen­cia en las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Has­ta la ac­tual. Ci­to so­lo al­gu­nos de los ejem­plos que he po­di­do do­cu­men­tar.

La po­pu­lar ex­pre­sión: “Que la Fuer­za te acom­pa­ñe”, la ci­ta más re­pe­ti­da de la sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca Star Wars, qui­zá nun­ca ha­bría exis­ti­do si su crea­dor, Geor­ge Lu­cas, no hu­bie­se si­do otro de­vo­to lec­tor de la obra de Castaneda. Du­ran­te su ado­les­cen­cia Lu­cas ha­bía es­tu­dia­do an­tro­po­lo­gía en el Mo­des­to Ju­nior Co­lle­ge de Ca­li­for­nia, an­tes de ma­tri­cu­lar­se en la Es­cue­la de Ar­tes Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, y cuan­do apa­re­ció “Las en­se­ñan­zas de don Juan”, ca­yó tan se­du­ci­do por aquel tex­to ge­nial co­mo to­dos los jó­ve­nes de su ge­ne­ra­ción. Años des­pués, cuan­do co­men­zó a idear el mun­do de Star Wars, to­mó mu­chos ele­men­tos del uni­ver­so cas­ta­de­niano pa­ra su sa­ga. Los diá­lo­gos

del Maes­tro Yo­da y Lu­ke Sky­wal­ker, son un eco de los en­cuen­tros de don Juan y Castaneda. Al­go que el mis­mo Lu­cas ha re­co­no­ci­do en nu­me­ro­sas en­tre­vis­tas y bio­gra­fías.

Tam­bién el uni­ver­so plas­ma­do por los her­ma­nos, aho­ra her­ma­nas, Larry y Andy Wa­chows­ki en la sa­ga The Ma­trix es­tá lleno de gui­ños y alu­sio­nes fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­bles a la obra de Car­los Castaneda. El nor­te­ame­ri­cano Paul Ho­mes hi­zo un mi­nu­cio­so es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo en­tre The Ma­trix y los li­bros de Castaneda, iden­ti­fi­can­do y re­se­ñan­do, uno a uno, más de 210 ele­men­tos de Ma­trix ex­traí­dos de la obra de Castaneda. Su web: http://ma­trix­cas­ta­ne­da.com, co­mien­za con una car­ta di­ri­gi­da a los her­ma­nos Wa­chows­ki re­se­ñan­do sus des­cu­bri­mien­tos. Re­sul­tan abru­ma­do­res. En su vo­lu­mi­no­so y ma­gis­tral es­tu­dio mo­no­grá­fi­co “Den­tro de Ma­trix”, los es­pa­ño­les Pe­dro Be­rrue­zo y Da­vid Catalina tam­bién men­cio­nan la in­fluen­cia de Castaneda en la sa­ga Wa­chows­ki, de­di­cán­do­le va­rias pá­gi­nas. Y por si que­da­se al­gu­na du­da so­bre la de­fi­ni­ti­va in­fluen­cia de Castaneda en los/las Wa­chows­ki, en su am­bi­cio­sa su­per­pro­duc­ción El atlas de las nu­bes, la re­fe­ren­cia es di­rec­ta. En una de las es­ce­nas el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Tom Hanks le di­ce al per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Ha­lle Berry: “Una vez tu­ve una no­via. Que­ría ha­cer­me leer a Car­los Castaneda. ¿Al­gu­na vez leís­te de esas co­sas?”. “Sí”, con­tes­ta­ba el per­so­na­je de Berry.

El ga­lar­do­na­do di­rec­tor Oliver Sto­ne, es otro con­fe­so ad­mi­ra­dor de la obra de Castaneda. Sto­ne es el au­tor de obras tan em­ble­má­ti­cas co­mo El Ex­pre­so de Me­dia­no­che (Os­car al me­jor guión adap­ta­do en 1978), Pe­lo­tón (Os­car al me­jor di­rec­tor y a la me­jor fo­to­gra­fía en 1986), Na­ci­do el 4 de ju­lio (Os­car al me­jor di­rec­tor en 1989) o The Doors, pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca so­bre la vi­da de Jim Mo­rri­son y su le­gen­da­ria ban­da de rock. Mo­rri­son y los Doors, por cier­to, fue­ron com­pa­ñe­ros de Castaneda en UCLA y au­to­res de nu­me­ro­sas le­tras cha­má­ni­cas pre­sun­ta­men­te ba­sa­das en sus li­bros. El alias de Mo­rri­son, “El Rey La­gar­to”, no es por ca­sua­li­dad. La fra­se “na­die sa­le vi­vo de aquí” que da tí­tu­lo a su úl­ti­ma bio­gra­fía, es de Castaneda.

Oliver Sto­ne no so­lo ha re­co­no­ci­do en nu­me­ro­sas en­tre­vis­tas su fas­ci­na­ción por la obra de Car­los Castaneda, sino que su pro­duc­to­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca se lla­ma Ixtlán, en con­fe­so ho­me­na­je al ter­cer li­bro de Castaneda. Anéc­do­ta es­ta que apa­re­ce re­fle­ja­da en ca­si to­das sus bio­gra­fías. Así que, de al­gu­na ma­ne­ra, ca­da vez que ve­mos una pe­lí­cu­la pro­du­ci­da por Sto­ne, re­ci­bi­mos los ecos de Castaneda…

Hay más. La vin­cu­la­ción de Oliver Sto­ne con el mun­do de Castaneda no se li­mi­ta a una ad­mi­ra­ción dis­tan­te, ni al ho­me­na­je de bau­ti­zar su pro­duc­to­ra con el tí­tu­lo de su ter­cer li­bro… Sto­ne com­par­ti­ría años más tar­de un au­daz pro­yec­to, la se­rie te­le­vi­si­va Wild Palms, con el guio­nis­ta Bru­ce Wag­ner, dis­cí­pu­lo di­rec­to de Castaneda y ca­sa­do con Ca­rol Tiggs –la mu­jer Nahual–, tras se­pa­rar­se de la ac­triz Re­bec­ca De Mor­nay…

Otros di­rec­to­res de las se­ries de te­le­vi­sión más in­flu­yen­tes del mun­do tam­po­co es­ca­pa­ron a la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.