¿Quié­nQ ié ma­tót tó a Ken­nedy?

Nue­vas pis­tas so­bre su ver­da­de­ro ase­sino.

Mas Alla - - PORTADA - Tex­to: Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Avan­za­ba len­ta­men­te por las ca­lles de Da­llas, sa­lu­dan­do a iz­quier­da y de­re­cha a los ciu­da­da­nos de la ciu­dad su­re­ña que se agol­pa­ban por ver a uno de los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos más po­pu­la­res y gla­mu­ro­sos. La li­mu­si­na en­tró en la pla­za Dea­ley so­bre las 12:30 del 22 de no­viem­bre de 1963. Con­du­cía la li­mu­si­na pre­si­den­cial el agen­te se­cre­to Bill Greer, jun­to a él, Roy Ke­ller­man, en el asien­to tra­se­ro el go­ber­na­dor de Te­xas, John Con­nally, Ne­llie –su es­po­sa–, y el pre­si­den­te John F. Ken­nedy y su es­po­sa Jac­que­li­ne. La li­mu­si­na iba es­col­ta­da por va­rias mo­to­ci­cle­tas po­li­cia­les y, tras ellos, una plé­ya­de de au­to­mó­vi­les ofi­cia­les.

El vehícu­lo del pre­si­den­te ba­jó por la ca­lle Elm, de­jan­do atrás el De­pó­si­to de Li­bros Es­co­la­res de Da­llas pa­ra en­ca­rar el si­guien­te tra­mo de su ru­ta.

Ken­nedy via­jó a Da­llas co­mo par­te de su gi­ra elec­to­ral pa­ra las pre­si­den­cia­les de 1964. Te­xas era una ciu­dad hos­til a Ken­nedy co­mo era Da­llas y, ade­más, era/es una ciu­dad don­de es fá­cil ha­cer­se con un ar­ma de fue­go con muy po­cos re­qui­si­tos le­ga­les… En el pun­to de mi­ra

Da­llas en 1963 era pla­za fuer­te del par­ti­do re­pu­bli­cano con no­ta­ble pe­so de los sec­to­res de ex­tre­ma de­re­cha don­de se ubi­ca­ban aso­cia­cio­nes ex­tre­mis­tas co­mo la John Birch So­ciety, o los Mi­nu­te­men. Da­llas no que­ría la vi­si­ta de su pre­si­den­te, en los días an­te­rio­res se ha­bían re­par­ti­dos por la ciu­dad más de 5.000 car­te­les con la fo­to de Ken­nedy, cual fi­cha po­li­cial (de fren­te y de per­fil) don­de se leía “se bus­ca por trai­dor”. Y es que la ten­sión so­cial y po­lí­ti­ca se vi­vía, se mas­ca­ba, en los sec­to­res de ex­tre­ma de­re­cha se pen­sa­ba que Ken­nedy ha­bía el país a los co­mu­nis­tas y a los ne­gros. Tal vez por ello el pre­si­den­te que­ría vi­si­tar esa ciu­dad y tra­tar de de­mos­trar a los fu­tu­ros vo­tan­tes que no era así. Pe­ro la idea no pa­re­cía bue­na, ni po­lí­ti­ca­men­te ni pa­ra su se­gu­ri­dad. El mis­mo je­fe de po­li­cía de la Da­llas, Jes­se Curry, pi­dió des­de la te­le­vi­sión el 22 de no­viem­bre ci­vis­mo a sus con­ciu­da­da­nos.

Aún es­ta­ban fres­cas las agre­sio­nes al re­pre­sen­tan­te nor­te­ame­ri­cano en la ONU, Ad­lai Ste­ven­son, en Da­llas por gru­pos de ul­tra­de­re­cha que ar­gu­men­ta­ban que el go­bierno de EE.UU. se ha­bía ven­di­do a la ONU co­mo “ins­tru­men­to de los co­mu­nis­tas”.

Aque­lla ma­ña­na el pre­si­den­te no de­bía pa­sar por el De­pó­si­to de Li­bros, de­bía con­ti­nuar por la ca­lle Main ha­cia el puen­te del Pont­char­train, pe­ro la ru­ta de la co­mi­ti­va fue mo­di­fi­ca­da la no­che an­te­rior, la res­pon­sa­bi­li­dad (es­to lo lee­rá en va­rias oca­sio­nes) re­caía, fi­nal­men­te, so­bre el ser­vi­cio se­cre­to y el al­cal­de de Da­llas, Ear­le Ca­bell, her­mano del ex­vi­ce­di­rec­tor de la CIA Ja­mes Ca­bell, que fue ce­sa­do por John F. Ken­nedy tras Bahía Co­chi­nos (Cu­ba).

El ase­si­na­to de John F. Ken­nedy

Pa­sa­ba me­dia ho­ra del me­dio­día del 22 de no­viem­bre de 1963 en la ciu­dad te­ja­na de Da­llas (EE.UU.). El au­to­mó­vil del tri­gé­si­mo quin­to pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, John Fitz­ge­rald Ken­nedy, cir­cu­la­ba por la Pla­za Dea­ley, sa­lien­do de Elm Street, cuan­do se es­cu­cha­ron va­rias de­to­na­cio­nes. En ese mis­mo ins­tan­te el cuer­po del pre­si­den­te ha­cía un ex­tra­ño mo­vi­mien­to… ¡Ha­bían dis­pa­ra­do so­bre Ken­nedy!

Las no­ti­cias co­men­za­ban a ser con­fu­sas, pe­ro to­do apun­ta­ba a que JFK ha­bía si­do ase­si­na­do. Era el cua­tro pre­si­den­te de los EE.UU. ( jun­to con Abraham Lin­coln, Ja­mes Abram Gar­field y Wi­lliam Mc­kin­ley) ase­si­na­do en la po­ten­cia nor­te­ame­ri­ca­na.

Cro­no­lo­gía del aten­ta­do

To­do em­pe­zó a las 11:40 cuan­do el avión pre­si­den­cias de JFK ate­rri­za en la ciu­dad de Da­llas. El Air For­ce One to­ma­ba sue­lo en el ae­ro­puer­to Lo­ve­field des­de la cer­ca­na Fort Worth. Sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad o des­can­so, el pre­si­den­te y su sé­qui­to subie­ron al au­to­mó­vil que de­bía lle­var­los por las ca­lles de Da­llas. Des­de el au­to­mó­vil el

LA SE­CUEN­CIA DE MAGNICIDIO fue re­co­gi­da por Abraham Za­pru­der, que gra­ba­ba­la vi­si­ta de la pa­re­ja pre­si­den­cial a Da­llas. Es­ta gra­ba­ción se con­vir­tió en la ba­se de la in­ves­ti­ga­ción de la Co­mi­sión Wa­rren y en el úni­co tes­ti­mo­nio de ví­deo exis­ten­te so­bre el ase­si­na­to de John F. Ken­nedy.

pre­si­den­te y su es­po­sa iban sa­lu­dan­do a to­dos los que se con­gre­ga­ban pa­ra ver a la po­pu­lar pa­re­ja.

A las 11:51 el pre­si­den­te acom­pa­ña­do por to­da la co­mi­ti­va sa­lió del ae­ro­puer­to en di­rec­ción a las ca­lles de la po­pu­lo­sa ciu­dad del sur de los Es­ta­dos Uni­dos.

De 11:51 a 12:29 la ciu­dad vi­to­rea­ba a los Ken­nedy por las ca­lles de Da­llas.

A las 12:30 lle­ga­ron a la Pla­za Dea­ley, don­de se es­cu­cha­ron tres de­to­na­cio­nes. El vehícu­lo ha­bía subido por Hous­ton Street y, se­gún el ho­ra­rio pre­vis­to, lle­va­ban más de cin­co mi­nu­tos de re­tra­so. El vehícu­lo gi­ró tra­zan­do un án­gu­lo de 120º en la es­qui­na de Hous­ton Street con Elm Street, lo que hi­zo que la li­mu­si­na pre­si­den­cial re­du­je­ra no­ta­ble­men­te su mar­cha. El au­to­mó­vil co­men­zó a pa­sar fren­te al al­ma­cén de li­bros de Te­xas, se­pa­rán­do­los en tan so­lo 20 m de dis­tan­cia.

En ese mo­men­to, cuan­do el au­to­mó­vil cir­cu­la­ba a unos 15 km/h se oye­ron tres de­to­na­cio­nes… La co­mi­sión que in­ves­ti­ga­ría el magnicidio de­ter­mi­nó que le pri­mer dis­pa­ro no al­can­zó al co­che, sien­do los si­guien­tes los que al­can­za­rían al pre­si­den­te; el úl­ti­mo de ellos en la ca­be­za, oca­sio­nán­do­le la muer­te.

El pri­mer dis­pa­ro en­tró por la es­pal­da del pre­si­den­te has­ta su cue­llo y sa­lió por la gar­gan­ta. Esa ba­la pe­ne­tró en la es­pal­da del go­ber­na­dor Con­nally y to­mó va­rias di­rec­cio­nes (¡) en su cuer­po. El go­ber­na­dor ex­cla­mó: “¡Dios mío, nos van a ma­tar a to­dos!”.

El ter­cer dis­pa­ro im­pac­tó de lleno en la ca­be­za de JFK que abrió un apa­ra­to­so agu­je­ro en su crá­neo y que prác­ti­ca­men­te lo ma­tó en el ac­to… La pri­me­ra da­ma co­rrió a ga­tas ha­cia atrás del vehícu­lo. To­do era ex­tra­ño, con­fu­so... So­lo ha­bía una co­sa cier­ta: se ha­bía pro­du­ci­do un magnicidio con­tra el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

John F. Ken­nedy fa­lle­ció en el aten­ta­do. Era el 35 pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. En­ton­ces sur­gió una voz dis­cor­dan­te en el seno de la so­cie­dad ame­ri­ca­na que no le cua­dra­ban las ex­pli­ca­cio­nes da­das ini­cial­men­te…

A las 12:32 el agen­te de po­li­cía Ma­rion Ba­ker, per­te­ne­cien­te a la co­mi­ti­va del pre­si­den­te, ins­pec­cio­nó el edi­fi­cio del Al­ma­cén de Li­bros de Tex­to de Te­xas, en­tre las ca­lles Elm y Hous­ton. Allí, jun­to a una má­qui­na de re­fres­cos en­con­tró to­man­do una be­bi­da ga­seo­sa a Lee Har­vey Os­wald, el in­ten­den­te del edi­fi­cio Truly di­jo co­no­cer­lo. De­ja­ron a Os­wald en el 2º pi­so, su­bien­do a plan­tas su­pe­rio­res.

A las 12:33 Lee Har­vey Os­wald sa­lió del edi­fi­cio por la puer­ta prin­ci­pal y en­ca­mi­nó sus pa­sos a una pa­ra­da de au­to­bús en una ca­lle cer­ca­na.

A las 12:38 el au­to­mó­vil pre­si­den­cial de JFK en­tró en el Hos­pi­tal Par­kland. Po­co se po­día ha­cer por la vi­da del pre­si­den­te.

A las 12:40 Lee Har­vey Os­wald co­gió el au­to­bús en el cru­ce de las ca­lles Elm y Murphy.

A las 13:38 era no­ti­fi­ca­da la muer­te del pre­si­den­te Ken­nedy. Los mé­di­cos no pu­die­ron ha­cer na­da por sal­var su vi­da de­bi­do al gran da­ño, irre­pa­ra­ble, que ha­bía su­fri­do.

En la se­cuen­cia del ase­si­na­to la co­mi­sión de­ter­mi­na­ría que el pri­mer dis­pa­ro lo des­vió un ár­bol ha­cien­do que la ba­la re­bo­ta­ra con­tra el sue­lo y de­jan­do he­ri­do al ciu­da­dano Ja­mes Ta­gue. Es­te re­ci­bió un dis­pa­ro en la par­te de­re­cha de su ca­ra. Es­ta­ba a 82 m del co­che pre­si­den­cial.

En el aten­ta­do con­tra JFK re­sul­tó tam­bién gra­ve­men­te he­ri­do John Bow­den Con­nally Jr, go­ber­na­dor de Te­xas que via­ja­ba en la par­te de­lan­te­ra de la li­mu­si­na. Su es­po­sa lo re­cos­tó en­tre sus pier­nas, sal­ván­do­le la vi­da pre­sio­nan­do el neu­mo­tó­rax que le ori­gi­nó el ba­la­zo.

El go­ber­na­dor de Te­xas fue in­ter­ve­ni­do por los mé­di­cos en dos oca­sio­nes, con ur­gen­cia, aquel mis­mo día, lo­grán­do­le sal­var la vi­da.

La se­cuen­cia del magnicidio fue re­co­gi­da por Abraham Za­pru­der, que gra­ba­ba la vi­si­ta de la pa­re­ja pre­si­den­cial a Da­llas. Es­ta gra­ba­ción se con­vir­tió en la ba­se de la in­ves­ti­ga­ción de la Co­mi­sión Wa­rren, y en el úni­co tes­ti­mo­nio de ví­deo exis­ten­te so­bre el ase­si­na­to de John F. Ken­nedy.

En el Par­kland Hos­pi­tal se de­cla­ró ofi­cial­men­te la muer­te del pre­si­den­te Ken­nedy

de­bi­do a un pa­ro car­dia­co , ha­bién­do­se­le su­mi­nis­tra­do la ex­tre­maun­ción. “No tu­vi­mos nun­ca una es­pe­ran­za de sal­var su vi­da”, de­cla­ró el equi­po mé­di­co. Eran las 13: 00 h, aun­que su muer­te se no­ti­fi­có a las 13.38 h.

Así se cer­ti­fi­ca­ba la muer­te del tri­gé­si­mo quin­to pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, y así co­men­za­ría una his­to­ria que, con tin­tes me­lo­dra­má­ti­cos, iba a te­ner de pro­ta­go­nis­tas al mí­ti­co JFK y a su pre­sen­to ase­sino… Lee Har­vey Os­wald.

El ca­dá­ver de JFK

El pre­si­den­te cuan­do en­tró en el Hos­pi­tal Parckland Me­mo­rial de Da­llas era ca­dá­ver. El vi­ce­pre­si­den­te Lyn­don B. John­son or­de­nó que la li­mu­si­na, con nu­me­ro­sas man­chas de san­gre y lle­na de prue­bas, fue­ra lim­pia­da por el ser­vi­cio se­cre­to de for­ma es- cru­pu­lo­sa en el mis­mo apar­ca­mien­to de am­bu­lan­cias del hos­pi­tal.

El cuer­po del pre­si­den­te fue tras­la­da­do en el Air For­ce One a Was­hing­ton DC vía Ba­se Aé­rea de An­drews. De allí lo tras­la­da­ron al Hos­pi­tal Na­val de Bet­hes­da, don­de le se­ría rea­li­za­da la au­top­sia.

En aquel lu­gar tres mi­li­ta­res mé­di­cos prac­ti­ca­ron la au­top­sia te­nien­do co­mo tes­ti­gos a ca­si una trein­te­na de mi­li­ta­res y a dos agen­tes del FBI re­ti­ra­dos. En la au­top­sia que­dó de ma­ni­fies­to el gran da­ño que ha­bía pro­vo­ca­do el ba­la­zo en la ca­be­za del pre­si­den­te, ade­más se ob­ser­va­ba otra he­ri­da de ba­la de 14 cm en la gar­gan­ta ba­jo el cue­llo y otra en el bor­de in­fe­rior de la man­za­na de Adán. El FBI reali­zó un in­for­me so­bre la au­top­sia a tra­vés de los agen­tes es­pe­cia­les Si­bert y O’neill.

Du­ran­te la au­top­sia se rea­li­za­ron di­fe­ren­tes fo­to­gra­fías que mos­tra­ban a las cla­ras el da­ño de los im­pac­to y que, al­gu­nas de ellas, fue­ron ocul­ta­das a la opi­nión pú­bli­ca.

Tras la au­top­sia el cuer­po del pre­si­den­te fue lle­va­do a la Ca­sa Blan­ca don­de se ex­pu­so en la Sa­la Es­te un día. Des­pués fue tras­la­da­do, en un ataúd cu­bier­to por la ban­de­ra de las ba­rras y es­tre­llas, al Ca­pi­to­lio don­de mi­les de per­so­nas se acer­ca­ron a ren­dir el úl­ti­mo ho­me­na­je.

A su fu­ne­ral, ce­le­bra­do el 25 de no­viem­bre, asis­tie­ron re­pre­sen­tan­tes de 90 paí­ses en­tre los que se en­con­tra­ba la Unión So­vié­ti­ca. El ofi­cio, rea­li­za­do en la Ca­te­dral de San Matt­hew, fue di­ri­gi­do por el ar­zo­bis­po de Bos­ton, Ri­chard Car­di­nal Cus­hing, que te­nía gran amis­tad con John F. Ken­nedy, ya que ha­bía ofi­cia­do su bo­da y los

El PRE­SI­DEN­TE EN­TRÓ CA­DÁ­VER En El HOSPIRTAL PARCKLAND ME­MO­RIAL DE DA­LLAS. El vi­ce­pre­si­den­te lyn­don B. John­son or­de­nó que la li­mu­si­na don­de via­ja­ba Ken­nedy fue­ra lim­pia­da por el ser­vi­cio se­cre­to de for­ma es­cru­pu­lo­sa in­me­dia­ta­men­te.

bau­ti­zos de sus dos hi­jos, así co­mo el fu­ne­ral de su hi­jo Pa­trick (fa­lle­ci­do quin­ce se­ma­nas an­tes que su pa­dre). Des­pués del fu­ne­ral, el cuer­po del pre­si­den­te fue tras­la­da­do en un ca­rro de ca­ba­llos al Ce­men­te­rio de Ar­ling­ton, don­de fue en­te­rra­do mien­tras so­na­ba “El Due­lo de la Pa­tria”, obra del cos­ta­rri­cen­se Ra­fael Cha­vez To­rres.

In­ves­ti­ga­cio­nes ofi­cia­les

Tan so­lo ochen­ta mi­nu­tos des­pués de pro­du­cir­se el aten­ta­do con­tra el pre­si­den­te fue de­te­ni­do Lee Har­vey Os­wald. Se le acu­sa­ba de la muer­te ofi­cial de po­li­cía de Da­llas J. D. Tip­pit y del ase­si­na­to Ken­nedy. Lee Har­vey Os­wald ne­gó su im­pli­ca­ción en el ase­si­na­to del pre­si­den­te. Con­ve­nien­te o no, cuan­do era tras­la­da­do por la po­li­cía de Da­llas un ma­tón re­la­cio­na­do con los ba­jos fon­dos, Jack Ruby, dis­pa­ró con­tra Os­wald, aca­ban­do con su vi­da.

Pre­via­men­te se ha­bían re­co­gi­do prue­bas de la es­ce­na del cri­men del de­pó­si­to de li­bros es­co­la­res de Te­xas. So­bre las 22:30 h del 22 de no­viem­bre se re­ci­bió una lla­ma­da en la je­fa­tu­ra de la Po­li­cía de Da­llas don­de se or­de­nó en­tre­gar to­do el ma­te­rial del magnicidio al FBI. No dis­po­nía de na­da es­pe­cial con res­pec­to a Lee Har­vey Os­wald.

El FBI reali­zó una rá­pi­da in­ves­ti­ga­ción que en­tre­ga­ría el 9 de di­ciem­bre de 1963 a la Co­mi­sión Wa­rren. En el in­for­me se de­cía so­bre los dis­pa­ros que el pri­me­ro im­pac­tó so­bre el pre­si­den­te Ken­nedy, el se­gun­do en el go­ber­na­dor Con­nally, y el ter­ce­ro en la ca­be­za del pre­si­den­te. Ade­más, el in­for­me del FBI es­ta­ble­cía que fue Lee Har­vey Os­wald el au­tor de los dis­pa­ros.

La co­mi­sión Wa­rren

La Co­mi­sión Wa­rren fue es­ta­ble­ci­da por el pre­si­den­te en fun­cio­nes Lyn­don B. John­son pa­ra es­cla­re­cer el ase­si­na­to de JFK. La in­ves­ti­ga­ción to­ma­ba su nom­bre de Earl Wa­rren.

Du­ran­te el trans­cur­so de la Co­mi­sión Wa­rren se es­tu­dia­ron pro­fun­da­men­te to­dos los do­cu­men­tos exis­ten­tes so­bre el ase­si­na­to de Ken­nedy, se vi­sio­nó la gra­ba­ción Za­pru­der y se emi­tió un in­for­me fi­nal en sep­tiem­bre de 1964, tras 10 me­ses. Lo más cu­rio­so de aquel in­for­me es que se afir­ma­ba que no se po­dían en­con­trar nin­gu­na evi­den­cia de una tra­ma ocul­ta o cons­pi­ra­ción en torno a la muer­te de JFK. Y es que no era po­si­ble de­mos­trar que nin­gu­na or­ga­ni­za­ción, país o gru­po de per­so­nas hu­bie­ran ur­di­do el ase­si­na­to sal­vo la ac­ción ais­la­da y so­li­ta­ria de Lee Har­vey Os­wald.

Pe­ro ha­bía de­ma­sia­dos ca­bos por atar, de he­cho uno de los más sor­pren­den­tes es aquel que su­gie­re que Lee Har­vey Os­wald era en reali­dad un agen­te de la CIA. En la obra “Cult

of In­te­lli­gen­ce” ( Victor Mar­chet­ti), el au­tor ex­pli­ca de­ta­lla­da­men­te los pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to en los que par­ti­ci­pó Os­wald en su con­di­ción de “agen­te do­ble”. To­do ello re­for­za­do por la de­cla­ra­ción que en 1978 hi­zo Ja­mes A. Wil­cott a la HSCA…

Ja­mes A. Wil­cott ha­bía si­do exo­fi­cial fi­nan­cie­ro de la CIA y afir­mó que Lee Har­vey Os­wald ha­bía si­do re­clu­ta­do por “la com­pa­ñía” pa­ra que ac­tua­ra co­mo agen­te do­ble en la URSS, que­dan­do en­cua­dra­do en la Of­fi­ce of Na­val In­te­lli­gen­ce.

¿Quién ma­tó a JFK?

Es­ta es la pre­gun­ta que más ha for­mu­la­do des­de aquel le­jano día de no­viem­bre de 1963. Ofi­cial­men­te fue un ti­ra­dor so­li­ta­rio que res­pon­día al nom­bre de Lee Har­vey Os­wald, pe­ro los mu­chos co­men­ta­rios sur­gi­dos a raíz de su ase­si­na­to hi­cie­ron que la teo­ría de la cons­pi­ra­ción aflo­ra­ra y que­de hoy co­mo una som­bra que pla­nea, pa­re­ce que con bas­tan­te cri­te­rio, so­bre el “Ex­pe­dien­te JFK”.

Des­ta­can en­tre to­das aque­llas in­ves­ti­ga­cio­nes la Co­mi­sión Wa­rren en 1964, la rea­li­za­da ca­tor­ce años des­pués por la HSCA (Co­mi­té Se­lec­to de la Cá­ma­ra so­bre Ase­si­na­tos o Hou­se Se­lect Com­mit­tee on As­sas­si­na­tions, en 1978, y en 1998 las con­clu­sio­nes de la ARRB.

Co­mo va­le­do­ras de la teo­ría de la Teo­ría de la Cons­pi­ra­ción nos en­con­tra­mos la in­ves­ti­ga­ción de 1967 a car­go de Jim Ga­rri­son co­mo una de las más des­ta­ca­das.

La cons­pi­ra­ción

Mo­men­tos an­tes de su muer­te, el exa­gen­te de la CIA Ho­ward Hunt con­fe­sa­ba to­da una tra­ma os­cu­ra y se­cre­ta pa­ra per­pe­trar el magnicidio… Se­gún Hunt el ideó­lo­go de to­da la tra­ma ha­bría si­do

OFI­CIAL­MEN­TE LEE HAR­VEY OS­WALD ACA­BÓ CON LA VI­DA DE KEN­NEDY, pe­ro los mu­chos co­men­ta­rios sur­gi­dos a raíz de su ase­si­na­to hi­cie­ron que la teo­ría de la cons­pi­ra­ción aflo­rar y que­de hoy co­mo una som­bra que pla­nea so­bre el “Ex­pe­dien­te JFK”.

el vi­ce­pre­si­den­te (pos­te­rior­men­te tri­gé­si­mo sex­to pre­si­den­te de EE.UU.) Lyn­don B. John­son que no es­ta­ba con­for­me con mu­chas de las re­so­lu­cio­nes de John F. Ken­nedy y que an­sia­ba el po­der. La po­lí­ti­ca de Ken­nedy es­ta­ba lle­van­do a un pun­to de no re­torno en unas fu­tu­ras elec­cio­nes, y John­son de­bía ac­tuar rá­pi­do si que­ría ser pre­si­den­te de la gran na­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Así se ur­dió una tra­ma en la que es­ta­ría im­pli­ca­do el pro­pio John­son, los agen­tes de la CIA Ho­ward Hunt y Cord Me­yer, cu­ya es­po­sa era aman­te se­cre­ta del pre­si­den­te, y la ma­fia… De he­cho, la per­so­na que aprie­ta el ga­ti­llo ase­sino aquel me­dio­día en Da­llas se­ría (se­gún es­ta teo­ría cons­pi­ra­noi­ca) el ase­sino de la CIA, con vin­cu­la­cio­nes a la ma­fia ita­lia­na de Cór­ce­ga, Lu­cien Sar­tí.

Pe­ro ha­bría más per­so­nas im­pli­ca­das en la tra­ma o que se­rían pro­ta­go­nis­tas de las in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res, en­tre ellas des­ta­ca­ban:

– J. D. Tip­pit: era po­li­cía de Da­llas. Fue ase­si­na­do por Os­wald en el ba­rrio de Oak Cliff des­pués del aten­ta­do.

– W. Fritz: ca­pi­tán de la Po­li­cía de Da­llas, fue el en­car­ga­do de la in­ves­ti­ga­ción.

– Jack Ru­bens­tein: era em­pre­sa­rio de una sa­la de bai­le. Era co­no­ci­do co­mo Jack Ruby por las au­to­ri­da­des des­pués de que en 1947 sir­vió de tes­ti­go a Ri­chard Ni­xon du­ran­te la ca­za de brujas de Mccarthy. Cu­rio­sa­men­te ,en un do­cu­men­to del FBI fe­cha­do en 1947 se re­co­mien­da que no fue­ra lla­ma­do a de­cla­rar an­te el Co­mi­té de Ac­ti­vi­da­des An­ti­nor­te­ame­ri­ca­nas por tra­ba­jar pa­ra el Con­gre­sis­ta Ri­chard Ni­xon. Se­gún el es­tu­dio de la Co­mi­sión Wa­rren, te­nía co­ne­xio­nes con Os­wald, la ma­fia y po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses.

– Lyn­don B. John­son: 36º pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. En el mo­men­to del magnicidio era el vi­ce­pre­si­den­te de Ken­nedy.

– Jim Ga­rri­son: era fis­cal de Nue­va Or­leans. En 1967 lle­va­ría a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción so­bre una po­si­ble cons­pi­ra­ción pa­ra ase­si­nar a Ken­nedy. Es­ta te­sis sir­vió al di­rec­tor de ci­ne Oliver Sto­ne pa­ra gra­bar en 1991 la pe­lí­cu­la “JFK”.

– Ja­mes Fi­les: de­cla­ró ha­ber si­do quien dis­pa­ró des­de el mon­tícu­lo de hier­ba en la Pla­za Dea­ley.

– Ri­chard Ni­xon: 37º pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

– Or­ga­ni­za­cio­nes so­vié­ti­cas.

– Fi­del Cas­tro: di­ri­gen­te cu­bano, re­vo­lu­cio­na­rio y es­ta­dis­ta.

– El FBI y la CIA. Un po­co de mis­te­rio En torno al clan de los Ken­nedy se ha te­ni­do to­do una tra­ma que ca­bal­ga en­tre la le­yen­da y la reali­dad, es co­no­ci­da la “Mal­di­ción de los Ken­nedy”, pe­ro po­cos co­no­cen la de­no­mi­na­da “Mal­di­ción Te­cum­seh” o “Mal­di­ción de los 20 años”. Y es que es­ta cu­rio­sa mal­di­ción no ha­ría más que plas­mar un cu­rio­so da­to: de 1840 a 1960 los pre­si­den­tes de EE.UU. que hu­bie­ran si­do ele­gi­do co­mo ta­les en elec­cio­nes ce­le­bra­das en año que aca­ben en ce­ro (1840, 1860, 1880, etc.) mo­rían en el car­go.

To­do ello pro­ven­dría de un su­ce­so que tu­vo lu­gar en 1811, es ese año se pro­du­jo la ba­ta­lla de Tip­pe­ca­noe que en­fren­tó a las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de Wi­llian H. Ha­rri­son y a la tri­bu de los Shaw­nee que li­de­ra­ba el je­fe Te­cum­sé y su her­mano Tensk­wa­ta­wa “el Pro­fe­ta”… En 1836 es­te úl­ti­mo lan­zó una mal­di­ción con­tra su ri­val Ha­rri­son y los pre­si­den­tes de EE.UU. a mo­do de pro­fe­cía, di­jo: “Ha­rri­son no ga­na­rá es­te año el pues­to de Gran Je­fe. Pe­ro ga­na­rá la pró­xi­ma vez. Y cuan­do lo ha­ga él no ter­mi­na­rá su pe­río­do. Mo­ri­rá en ejer­ci­cio”.

De en­tre los pre­sen­tes uno le es­pe­tó: “Nin­guno de los pre­si­den­tes de los EE.UU. ha muer­to en el car­go”.

Y Tensk­wa­ta­wa sen­ten­ció: “Pe­ro les di­go que Ha­rri­son mo­ri­rá y cuan­do él mue­ra us­te­des re­cor­da­rán la muer­te de mi her­mano Te­cum­sé. Us­te­des creen que he per­di­do mis po­de­res, yo que ha­go que el sol se os­cu­rez­ca y los pie­les ro­jas de­jen el aguar­dien­te. Pe­ro les di­go que él mo­ri­rá, y des­pués de él, to­do Gran Je­fe es­co­gi­do ca­da 20 años de ahí en ade­lan­te mo­ri­rá, y cuan­do ca­da uno mue­ra, que to­dos re­cuer­den la muer­te de nues­tro pue­blo”.

Así en 1840 con Wi­lliam Henry Ha­rri­son mu­rió desem­pe­ñan­do el car­go, des­pués de Ha­rri­son, Lin­coln en 1860, Gar­field en 1880, Mc­kin­ley en 1900, Har­ding en 1920 y Roo­se­velt en 1945. El ase­si­na­to de John F. Ken­nedy con­ti­nuó es­te pa­trón.

Se li­bra­ron de esa mal­di­ción Ro­nald Rea­gan (1980), que su­frió un aten­ta­do, y Geor­ge Bush (2000). Así, sea por cau­sa na­tu­ral o por aten­ta­do los pre­si­den­tes, lo cier­to es que la te­mi­da “mal­di­ción Te­cum­seh” pa­re­ce se­guir vi­gen­te.

Sea co­mo fue­re, la muer­te de John F. Ken­nedy no de­ja a na­die in­di­fe­ren­te: conspiraciones, aten­ta­dos, si­len­cios, mal­di­cio­nes… Mu­chos as­pec­tos pa­ra cu­brir la muer­te de un pre­si­den­te que ocul­ta­ba más se­cre­tos de los que su inocen­te ima­gen que­ría ha­cer ver…

Jun­to a es­tas lí­neas, el sa­ca­man­te­cas. A la iz­quier­da, re­tra­to de Ro­ma­san­ta.

Mo­men­to en el que Lee Har­vey Os­wald es dis­pa­ra­do. A la de­re­cha, tras­la­dan su cuer­po sin vi­da al hos­pi­tal.

Fi­cha po­li­cial de Lee Har­vey Os­wald.

La Co­mi­sión Wa­rren pre­sen­ta su in­for­me al pre­si­den­te John­son. De iz­quier­da a de­re­cha: John Mc­cloy, J. Lee Ran­kin (ase­sor ge­ne­ral), el se­na­dor Ri­chard Rus­sell, el con­gre­sis­ta Gerald Ford, el pre­si­den­te del tri­bu­nal Earl Wa­rren, el pre­si­den­te Lyn­don B. John­son, Allen Du­lles, el se­na­dor John Sher­man Coo­per y el con­gre­sis­ta Ha­le Boggs.

Lyn­don B. John­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.