Las car­tas se­cre­tas de Co­lón

los mis­te­rios de cris­tó­bal co­lón Pe­se a ser uno de los ca­pí­tu­los más co­no­ci­dos de la His­to­ria, el des­cu­bri­mien­to de amé­ri­ca aún es­tá ro­dea­do de mis­te­rio. ¿ Quién fue real­men­te el des­cu­bri­dor del nue­vo mun­do? ¿ Qué sa­be­mos acer­ca de cris­tó­bal co­lón? ¿ cuá

Mas Alla - - PORTADA - tex­to Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Com­par­to con mi buen ami­go Ja­vier Sie­rra la pa­sión por un sin­gu­lar per­so­na­je ita­liano – mien­tras no se de­mues­tre lo con­tra­rio– lla­ma­do Cris­tó­bal Co­lón. En el año 2006, ha­blan­do con él so­bre el Al­mi­ran­te, me di­jo: “Jo­sé Ma­nuel, en la tum­ba del pa­pa Ino­cen­cio VIII hay una le­yen­da que te de­ja­ría sin ha­bla”. Unos años des­pués, en Ro­ma, vi­si­té el Va­ti­cano, y re­cor­dé las pa­la­bras de Ja­vier y bus­qué aque­lla tum­ba pa­ra en­con­trar una ins­crip­ción que, sin na­da par­ti­cu­lar al pro­fano, sí era muy impactante pa­ra aquel que tie­ne y po­see el co­no­ci­mien­to: “No­vi or­bis suo ae­vo in­ven­ti glo­ria“(“Su­ya es la glo­ria del des­cu­bri­mien­to del Nue­vo Mun­do“).

Es­to no sig­ni­fi­ca­ría na­da, sino fue­ra por­que Gio­van­ni Bat­tis­ta Cy­bo, Ino­cen­cio VIII, no hu­bie­se fa­lle­ci­do en ju­lio del 1492 y Cris­tó­bal Co­lón ini­ció su via­je el 3 de agos­to del mis­mo año. La pre­gun­ta que sub­ya­ce es: ¿Có­mo era po­si­ble que aquel Pa­pa su­pie­ra don­de iba a ir el Al­mi­ran­te?

Pe­ro es que le enig­ma de aquel Pa­pa pro­se­gue cuan­do se lee: “Muer­to en el año del Se­ñor de 1493”. Otra fal­se­dad, en ese año era ya Pa­pa el es­pa­ñol Ale­jan­dro VI.

Se­cre­tos del des­cu­bri­mien­to

Y es que la his­to­ria del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca de­ja mu­chos in­te­rro­gan­tes, los prin­ci­pa­les – amén de la na­cio­na­li­dad de Cris­tó­bal Co­lón– es si el Al­mi­ran­te te­nía cons­tan­cia tá­ci­ta de la exis­ten­cia de tie­rra más allá del Atlán­ti­co.

El se­gun­do enig­ma es­ta­ría re­la­cio­na­do con los mo­vi­mien­tos que hu­bo torno al des­cu­bri­mien­to pre­via­men­te con las vi­si­tas de Mar­tín Alon­so a Ro­ma a vi­si­tar al Pa­pa. Y es que la fi­gu­ra de Mar­tín Alon­so es ca­si vi­tal en es­ta his­to­ria.

Mar­tín no era un ma­ri­ne­ro ig­no­ran­te ni mu­cho me­nos. Era una per­so­na con una no­ta­ble cul­tu­ra, tan es así que fue el ca­pi­tán de la “Pin­ta” y el des­cu­bri­dor de La Es­pa­ño­la y Ja­mai­ca. Pe­ro su his­to­ria va mu­cho más allá: Mar­tín Alon­so Pin­zón tu­vo un en­cuen­tro con el Pa­pa y es­te le per­mi­tió ver unos im­por­tan­tes do­cu­men­tos que se ha­lla­ban en una cá­ma­ra se­cre­ta del Ar­chi­vo Va­ti­cano.

Al vol­ver, el ma­ri­ne­ro con­ven­ció a no­ta­ble de l a no­ble­za pa­ra i nter­ce­der a fa­vor de Co­lón en la em­pre­sa de bus­car una nue­va ru­ta ha­cía las In­dias por don­de él in­di­ca­ba, pe­ro con las su­ge­ren­cias de él mis­mo y co­mo acom­pa­ñan­te en aque­lla em­pre­sa co­mo con­di­ción i nex­cu­sa­ble.

Al vol­ver, el ma­ri­ne­ro in­ter­ce­dió a fa­vor de Co­lón en la em­pre­sa de bus­car una nue­va ru­ta ha­cia las In­dias por don­de él in­di­ca­ba. Pe­ro, a cam­bio, pu­so la con­di­ción de ir co­mo acom­pa­ñan­te de la ex­pe­di­ción.

Cuan­do los Re­yes Ca­tó­li­cos fue­ron alen­ta­dos por la Igle­sia a fi­nan­ciar aque­lla em­pre­sa re­ci­bie­ron el apo­yo del mis­mo Mar­tín Alon­so Pin­zón, con pro­vi­sio­nes, bar­cos y una ex­per­ta tri­pu­la­ción, ade­más del em­pu­je eco­nó­mi­co que se ne­ce­si­ta­ba. Isa­bel la Ca­tó­li­ca no em­pe­ñó ja­más sus jo­yas pa­ra fi­nan­ciar tal em­pre­sa, fue el bol­si­llo de Pin­zón y las bu­las ven­di­das las que la hi­ce­ron po­si­ble.

En­tre tan­to, Co­lón ma­ne­ja­ba in­for­ma­ción si­mi­lar a la ob­te­ni­da por Mar­tín Alon­so, ya que po­seía una se­rie de car­tas de na­ve­ga­ción he­re­da­das de su sue­gro y que ha­bía ido re­co­pi­lan­do a lo lar­go de su vi­da. En­tre ellas des­ta­can vie­jos do­cu­men­tos náu­ti­cos de la Or­den del Tem­ple, quie­nes a su vez los ha­bía co­pia­do de otros do­cu­men­tos y car­tas de na­ve­ga­ción ha­lla­das en Tie­rra San­ta e in­clu­so de an­ti­guos pa­pi­ros egip­cios. El le­ga­do de es­tos na­ve­gan­tes de la An­ti­güe­dad se en­cuen­tra aún en Chi­le, Ar­gen­ti­na o Bra­sil. Críp­ti­cas pis­tas que son ig­no­ra­das por la His­to­ria o la Cien­cia, pe­ro que exis­ten.

Ade­más el sue­gro de Cris­tó­bal Co­lón tu­vo mu­chos con­tac­tos con el rey de Por­tu­gal, quien co­no­cía que la co­ro­na por­tu­gue­sa ha­bía re­ci- bi­do ca­si un si­glo an­tes a una se­rie de em­bar­ca­cio­nes tem­pla­rias pro­ce­den­tes del puer­to de La Ro­che­lle. Es­tos na­ve­gan­tes, ade­más de ser fu­gi­ti­vos, por­ta­ban par­te del te­so­ro templario y do­cu­men­tos de im­por­tan­te va­lor, en­tre ellos car­tas náu­ti­cas que mos­tra­ban tie­rras allá don­de, has­ta ese mo­men­to, so­lo se pen­sa­ba que ha­bía agua.

Co­no­ci­mien­to an­ti­guo

A to­do es­to, ade­más, hay que su­mar que el co­no­ci­mien­to de la cul­tu­ra an­ti­gua que se te­nía en ese mo­men­to: la Tie­rra era re­don­da. Eso era co­no­ci­do des­de tiem­pos de la an­ti­gua Gre­cia, ya que la es­fe­ri­ci­dad de nues­tro pla­ne­ta es­ta­ba más que de­mos­tra­da.

Cuan­do Cris­tó­bal Co­lón se pre­sen­tó an­te el rey Juan II de Por­tu­gal ya lle­va­ba con­sul­ta­dos to­dos los da­tos con el car­tó­gra­fo y ma­te­má­ti­co Pao­lo del Poz­zo Tos­ca­ne­lli, tal y co­mo se re­fle­ja de una car­ta del 25 de ju­nio de 1474 y re­mi­ti­da al re­li­gio­so Fer­nan Mar­tins, que era el con­fe­sor del rey. Es de­cir ¡18 años an­tes del des­cu­bri­mien­to!

En aque­lla car­ta del 25 de ju­nio de 1474, di­ri­gi­da al rey de Por­tu­gal, Co­lón lle­gó a en­viar has­ta un ma­pa, y to­do ello con el apo­yo de Pao­lo del Poz­zo Tos­ca­ne­lli. So­lo co­me­tie­ron un error y fue al cal­cu­lar, cre­ye­ron que la dis­tan­cia en­tre Eu­ro­pa y Asia po­dría ser un ter­cio de la cir­cun­fe­ren­cia te­rres­tre y, por ello, Co­lón le dio 78 gra­dos sien­do real­men­te 229 gra­dos, es­ti­man­do que un gra­do so­bre el ecua­dor es 83’36 km, sien­do real­men­te 110’54 km. Eso po­nía en ja­que aquel pro­yec­to.

Pe­ro Co­lón te­nía un as en la man­ga, y eran las re­fe­ren­cias a ex­tra­ñas plan­tas que ve­nían del otro la­do del Atlán­ti­co has­ta las cos­tas bri­tá­ni­cas, de Ma­dei­ra o bri­tá­ni­cas, en gran me­di­da im­pul­sa­das por la co­rrien­te del Gol­fo. Así, con aque­llas ob­ser­va­cio­nes, se cree que en 1784 se reali­zó un pri­mer via­je, for­tui­to, pe­ro se hi­zo, y que arras­tró a una em­bar­ca­ción ha­cia el otro la­do del Atlán­ti­co. Lle­ga­ron a una tie­rra que lla­mar­se Quis­que­ya.

Vie­ron a los na­ti­vos mien­tras re­pa­ra­ban la em­bar­ca­ción pa­ra el re­gre­so y nue­va­men­te pu­sie­ron proa al Mun­do An­ti­guo. Una tem­pes­tad hun­dió aquel mal­tre­cho bar­co, y so­lo lle­gó a la cos­ta un ma­ri­ne­ro mo­ri­bun­do.

Po­si­ble­men­te nun­ca sa­bre­mos su nom­bre, pa­ra unos es Alon­so Sán­chez, mien­tras que

CO­LÓN ma­ne­ja­ba in­for­ma­ción si­mi­lar a la ob­te­ni­da por mar­tín Alon­so, ya que po­seía una se­rie de car­tas de na­ve­ga­ción he­re­da­das de su sue­gro y que ha­bía ido re­co­pi­lan­do a lo lar­go de su vi­da.

pa­ra otros es Alon­so Díaz. Él fue ese in­for­ma­dor anó­ni­mo, el lla­ma­do pre­nau­ta. Él fue quien fa­ci­li­tó una so­la in­for­ma­ción a Co­lón que sir­vió pa­ra co­rro­bo­rar lo que ya sa­bía: qué más allá ha­bía una tie­rra ri­ca y fér­til. Con to­dos esos da­tos so­lo ha­bía que em­pren­der la aven­tu­ra.

Pe­ro no to­do iba a ser un ca­mino de ro­sas, ya que Mar­tín Alon­so Pin­zón tu­vo se­rias di­fe­ren­cias con Cris­tó­bal Co­lón en aquel via­je, has­ta el pun­to que se se­pa­ró del gru­po y de­ci­dió ex­plo­rar las cos­tas de aque­lla tie­rra en so­li­ta­rio, al fin y al ca­bo uno era el Al­mi­ran­te, pe­ro el otro su­fra­ga­ba los gas­tos.

Pen­só que ese de­re­cho le asis­tía. Mar­tín sa­bía per­fec­ta­men­te lo que ha­cía, pues era me­jor ma­rino que Co­lón y, ade­más, te­nía el apo­yo del Pa­pa. Hu­bo se­rios en­fren­ta­mien­tos en­tre Co­lón y Mar­tín, al pun­to que es­te re­gre­só ca­si en so­li­ta­rio a Es­pa­ña, lle­gan­do pri­me­ro a Ba­yo­na y em­pren­dien­do ru­ta ha­cia el Sur.

Su mi­sión fue un éxi­to, pe­ro el 31 de mar­zo de 1493 mu­rió en Pa­los de la Fron­te­ra de­bi­do a una en­fer­me­dad que con­tra­jo de ca­mino a Es­pa­ña. Hoy se le pue­de con­si­de­rar el co- des­cu­bri­dor de Amé­ri­ca que, aun­que ol­vi­da­do, no de­be ser ig­no­ra­do por la His­to­ria.

Años des­pués de es­ta pri­me­ra ex­pe­di­ción, un bar­co fue apre­sa­do en aguas me­di­te­rrá­neas por los bar­cos del al­mi­ran­te Reis. En ese bar­co un ma­ri­ne­ro de ran­go po­seía una de­ta­lla­da car­to­gra­fía del Nue­vo Mun­do que fue en­tre­ga­da al al­mi­ran­te. Es­te ha­ría un aco­pio de ma­pas y crea­ría una obra tan enig­má­ti­ca co­mo uni­ver­sal: el ma­pa de Pi­ri Reis, que con­tie­ne el sa­ber de ma­pas eu­ro­peos, nór­di­cos, mu­sul­ma­nes, y del An­ti­guo Egip­to. Un ma­pa cu­yos de­ta­lles de la cos­ta ame­ri­ca­na sorprende en la ac­tua­li­dad. El ma­pa del ma­ri­ne­ro cap­tu­ra­do es­ta­ba fe­cha­do en 1487, cin­co años an­tes del Des­cu­bri­mien­to, y ya mos­tra­ba una car­to­gra­fía des­co­no­ci­da, pe­ro eso es ya otra His­to­ria.

Los via­jes de Co­lón

Una vez des­cu­bier­ta Amé­ri­ca se or­ga­ni­zó un se­gun­do via­je a las tie­rras ya de la Co­ro­na de Es­pa­ña. En aquel se­gun­do via­je los re­yes es­pa­ño­les se mos­tra­ron más ge­ne­ro­sos con el na­ve­gan­te y do­ta­ron a aque­lla flo­ta de die­ci­sie­te bar­cos en un via­je que co­men­za­ría el 25 de sep­tiem­bre de 1493.

Aquel se­gun­do via­je lle­gó a Amé­ri­ca ha­cien­do es­ca­la en La Es­pa­ño­la, Gua­da­lu­pe y Puer­to Ri­co, y re­gre­só a Es­pa­ña a co­mien­zos del año 1496.

Se reali­zó un ter­cer via­je en 1498, es­ta vez con seis bar­cos to­tal­men­te equi­pa­dos. Co­lón lle­ga­ba así a Áfri­ca, a Ca­bo Ver­de, a Tri­ni­dad, Gol­fo de Pa­ria y del­ta del Ori­no­co. En aquel via­je se re­be­la­ron los co­lo­nos y los in­dios en San­to Do­min­go de­bi­do a las en­fer­me­da­des y el du­ro tra­ba­jo.

El re­vés pa­ra Co­lón lle­gó en el año 1500 cuan­do los Re­yes Ca­tó­li­co man­da­ron arres­tar al Al­mi­ran­te cul­pán­do­lo de los pro­ble­mas sur­gi­dos y de su ma­la ges­tión en aque­llas co­lo­nias. Fue li­be­ra­do, pe­ro per­dió el car­go de vi­rrey. Qui­zá los Re­yes Ca­tó­li­cos siem­pre am­bi­cio­na­ron des­po­seer de ese tí­tu­lo al ge­no­vés, pues ja­más pen­sa­ron en lo cuan­tio­so que ha­bían de re­par­tir con él.

En 1502, Co­lón zar­pó en su cuar­to via­je con cua­tro na­ves, al lle­gar a San­to Do­min­go no se le per­mi­tió atra­car y de­bió bus­car otro puer­to, en es­te ca­so en Amé­ri­ca Cen­tral. Una tem­pes­tad en 1503 le hi­zo bus­car re­fu­gio, con sus na­ves, en Ja­mai­ca, allí per­ma­ne­ce­ría du­ran­te ca­si un año, has­ta 1504, año en el que re­gre­sa­ría a los puer­tos de Es­pa­ña.

En aquel via­je, el Al­mi­ran­te des­cu­brió las is­las Cai­mán y Tor­tu­ga, de cla­ra evo­ca­ción pi­ra­ta. Des­pués re­gre­só a Es­pa­ña en­tran­do por San­lú­car de Ba­rra­me­da.

Cris­tó­bal Co­lón fa­lle­ció el 19 de ma­yo de 1506. En su tes­ta­men­to y úl­ti­ma vo­lun­tad po-

Ha­ría aco­pio de ma­pas y crea­ría una obra tan enig­má­ti­ca co­mo uni­ver­sal: el MA­PA DE PI­RI REIS, que con­tie­ne el sa­ber de ma­pas eu­ro­peos, nór­di­cos, mu­sul­ma­nes, y del An­ti­guo Egip­to.

día leer­se: “Yo cons­ti­tuí a mi caro hi­jo don Die­go por mi he­re­de­ro de to­dos mis bie­nes e ofiçios que ten­go de ju­ro y he­re­dad, de que hi­ze en el ma­yo­raz­go, y non avien­do el hi­jo he­re­de­ro va­rón, que he­re­de mi hi­jo don Fer­nan­do por la mes­ma gui­sa, e non avien­do el hi­jo va­rón he­re­de­ro, que he­re­de don Bar­to­lo­mé mi her­mano por la mis­ma gui­sa; e por la mis­ma gui­sa si no tu­vie­re hi­jo he­re­de­ro va­rón, que he­re­de otro mi her­mano; que se en­tien­da an­sí de uno a otro el pa­rien­te más lle­ga­do a mi li­nia, y es­to sea pa­ra siem­pre. E non he­re­de mu­jer, sal­vo si non fal­ta­se non se fa­llar hom­bre; e si es­to acae­sçie­se, sea la mu­ger más alle­ga­da a mi li­nia”.

Cris­to­bal Co­lón se lle­vó a la tum­ba su se­cre­to: el mis­te­rio del Des­cu­bri­mien­to, un he­cho den­tro de la His­to­ria que aún plan­tea mil y una pre­gun­tas.

Cris­tó­bal Co­lón fa­lle­ció el 19 de ma­yo de 1506. Con él se lle­vó a la tum­ba su se­cre­to me­jor guar­da­do: el mis­te­rio del Des­cu­bri­mien­to, un he­cho den­tro de la His­to­ria que aún plan­tea mil y una pre­gun­tas.

Jun­to a es­tas lí­neas, Cris­tó­bal Co­lón en pre­sen­cia de los Re­yes Ca­tó­li­cos. A la de­re­cha ma­pa de Pi­ri Reis. En laotra pá­gi­na, es­ta­tua de Co­lón.

Jun­to a es­tas lí­neas, es­ta­tuas de pie­dra de los Re­yes Ca­tó­li­cos con Cris­tó­bal Co­lón en los jar­di­nes delAl­cá­zar en Cór­do­ba.

Tum­ba de Cris­tó­bal Co­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.