Ha­llan una nue­va es­pe­cie

Los ex­per­tos no se po­nen de acuer­do: ¿pe­rro o lo­bo?

Mas Alla - - SUMARIO -

El pa­sa­do mes de ma­yo, un gran­je­ro de Mon­ta­na, Es­ta­dos Uni­dos, dis­pa­ró a un lo­bo que ha­bía en­tra­do en su pro­pie­dad. Cuan­do se acer­có al ani­mal, que ya­cía muer­to, se dio cuen­ta de que sus ca­rac­te­rís­ti­cas eran ex­tra­ñas.

Cuan­do el Ser­vi­cio de Pes­ca y Vi­da Sal­va­je lle­gó a la fin­ca pa­ra re­ti­rar el ca­dá­ver ob­ser­va­ron que las ca­rac­te­rís­ti­cas del ani­mal no coin­ci­dían con las de un lo­bo, ya que sus zar­pas eran pe­que­ñas, sus ore­jas muy gran­des y los col­mi­llos no coin­ci­dían con los de nin­gu­na es­pe­cie de lo­bo co­no­ci­da. Sin em­bar­go, tam­po­co po­dían con­si­de­rar­lo un pe­rro. La hi­pó­te­sis que se ba­ra­ja es que se tra­te de un hí­bri­do en­tre es­tos dos ani­ma­les. Por ley, es­tos mes­ti­zos de­ben ser iden­ti­fi­ca­dos con un ta­tua­je ba­jo la piel. Sin em­bar­go, hay ca­sos de per­so­nas que no cum­plen la ley y que ad­quie­ren es­tos ani­ma­les sin co­no­cer lo pe­li­gro­sos que pue­den ser. Pa­ra sa­ber si es­te es el ca­so, aún ha­brá que es­pe­rar unos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.