Ali­men­ta­ción y re­des so­cia­les

Los con­se­jos de los in­fluen­cers.

Mas Alla - - SUMARIO -

Las nue­vas tec­no­lo­gías van ga­nan­do te­rreno a pa­sos agi­gan­ta­dos. For­man par­te de nues­tro día a día y ca­da vez es más ha­bi­tual que las per­so­nas que nos ro­dean, des­de fa­mi­lia­res a ami­gos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, nos ha­blen de re­des so­cia­les, ten­den­cias, con­te­ni­dos vi­ra­les o in­fluen­cers. Pa­ra mu­chos, la red su­po­ne una for­ma de vi­da y de in­ter­ac­ción con el res­to del mun­do. Por ello, he­mos de ser cui­da­do­sos con el con­te­ni­do que de­ci­di­mos ver y com­par­tir a tra­vés de in­ter­net.

Es­to es al­go que sa­ben muy bien las mar­cas. Por eso, co­la­bo­ran con los ya men­cio­na­dos in­fluen­cers pa­ra que sus pro­duc­tos sean vis­tos y lle­guen a más per­so­nas. Una me­di­da ca­da vez más ex­ten­di­da y que en paí­ses co­mo Es­pa­ña ca­re­ce de re­gu­la­ción. Las em­pre­sas eli­gen a qué in­fluen­cers quie­ren co­mo ima­gen de sus pro­duc­tos de­pen­dien­do del con­te­ni­do que esa per­so­na suba a sus re­des, su pú­bli­co ob­je­ti­vo, su nú­me­ro de se­gui­do­res y sus ta­ri­fas.

Pe­ro, ¿cuál es el pú­bli­co de es­tos in­fluen­cers? Los se­gui­do­res de uno a otro va­rían, de­pen­dien­do prin­ci­pal­men­te del con­te­ni­do que suban a sus re­des, pe­ro un ras­go co­mún es la ju­ven­tud. Aun­que al­gu­nos in­fluen­cers, es­pe- cial­men­te al­gu­nas, se han con­ver­ti­do en per­so­na­jes pú­bli­cos que in­tere­san a una au­dien­cia más am­plia, la gran ma­yo­ría son se­gui­dos por usua­rios que no su­pe­ran los 30 años de edad, prin­ci­pal­men­te ado­les­cen­tes.

To­ma de de­ci­sio­nes

Así, te­ne­mos a las mar­cas, que ac­tual­men­te in­vier­ten una me­dia del 30% de su pre­su­pues­to pa­ra pu­bli­ci­dad en es­te ti­po de pu­bli­ca­cio­nes; una re­gu­la­ción inexis­ten­te, que evi­ta que po­da­mos sa­ber si una pu­bli­ca­ción es­tá pa­ga­da o no por una mar­ca; unos in­fluen­cers con apa­ren­tes vi­das de en­sue­ño a las que se desea as­pi­rar; y un mon­tón de fo­llo­wers con­si­de­ra­dos “in­fluen­cia­bles”. Y ahí es­tá el pro­ble­ma.

Mar­cas de al­cohol, re­fres­cos, co­mi­da rá­pi­da o ul­tra­pro­ce­sa­dos eli­gen a es­tos lí­de­res de las re­des so­cia­les pa­ra pro­mo­cio­nar sus pro­duc­tos. ¿Su tar­get? Jó­ve­nes que, en mu­chas oca­sio­nes, bus­can co­piar el es­ti­lo de vi­da de sus ído­los y que si­guen sus pa­sos sin re­pa­rar en las con­se­cuen­cias. Es de­cir, per­so­nas que vi­ven de su ima­gen ven­den la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar sus fí­si­cos cui­da­dos con be­bi­das hi­per­azu­ca­ra­das o co­mi­da ba­su­ra.

Una de­ci­sión to­tal­men­te vá­li­da por par­te de los in­fluen­cers. No obs­tan­te, co­mo di­cen en la pe­lí­cu­la Spi­der­man: “Un gran po­der con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad”. El he­cho de te­ner se­gui­do­res, en al­gu­nos ca­sos muy jó­ve­nes y ver­da­de­ra­men­te in­fluen­cia­bles, de­be­ría ha­cer re­ca­pa­ci­tar a al­gu­nos de es­tos in­fluen­cers a la

mar­cas de al­cohol, re­fres­cos o ul­tra­pro­ce­sa­dos eli­gen a es­tos lí­de­res de las re­des so­cia­les pa­ra pro­mo­cio­nar sus pro­duc­tos. Per­so­nas que vi­ven de su ima­gen VEN­DEN la Po­si­bi­li­dad de Com­bi­nar sus Fí­si­cos Cui­da­dos con be­bi­das hi­per­azu­ca­ra­das o co­mi­da ba­su­ra.

ho­ra de de­ci­dir qué con­te­ni­do suben a sus re­des y có­mo lo ha­cen.

Los otros in­fluen­cers

Sin em­bar­go, no to­da la es­pe­ran­za es­tá per­di­da. El fi­lón de las re­des so­cia­les pue­de ser apro­ve­cha­do tam­bién en be­ne­fi­cio del co­no­ci­mien­to. Así lo han vis­to al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en ma­te­rias co­mo nu­tri­ción y en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo. Per­so­nas que tam­bién se han vis­to res­pal­da­das por una fuer­te co­mu­ni­dad de se­gui­do­res que han ex­ten­di­do su men­sa­je.

Nu­tri­cio­nis­tas, mé­di­cos, de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to, au­to­res... Mu­chos son los que com­par­ten co­no­ci­mien­to a tra­vés de re­des co­mo Ins­ta­gram pa­ra lle­gar a to­do ti­po de pú­bli­co. Ejem­plo de ello es Saul Cra­viot­to, pi­ra­güis­ta, me­da­llis­ta olím­pi­co y ga­na­dor del con­cur­so Mas­ter­chef. Al igual que sus en­tre­na­mien­tos y mo­men­tos fa­mi­lia­res, Cra­viot­to com­par­te con sus 187.000 se­gui­do­res en es­ta red so­cial al­gu­nas de las recetas sa­lu­da­bles que pre­pa­ra él mis­mo. Ade­más, su pa­re­ja tam­bién tie­ne un per­fil en Ins­ta­gram, @the­fit­bowl, en el que en­se­ña recetas rá­pi­das y sa­nas.

Pe­ro no es el úni­co. El nu­tri­cio­nis­ta Car­los Ríos acu­mu­la más de 350.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram y to­das sus pu­bli­ca­cio­nes gi­ran en torno a una die­ta equi­li­bra­da. Pa­ra ello, no so­lo ofre­ce recetas o ideas pa­ra un me­nú sa­lu­da­ble. En su per­fil po­de­mos ob­ser­var có­mo dis­tin­guir un ali­men­to sano, lo que él lla­ma real food, de uno ul­tra­pro­ce­sa­do; así co­mo lis­tas con ali­men­tos de mar­ca blan­ca que po­de­mos en­con­trar en las prin­ci­pa­les ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos de Es­pa­ña que en­ca­jan con un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble.

Otro ejem­plo es el de Ga­brie­la Ugar­te, con una co­mu­ni­dad de ca­si 200.000 per­so­nas, mues­tra a tra­vés de sus fo­tos recetas y me­nús com­ple­tos pa­ra to­da la se­ma­na. Ade­más, ad­vier­te a sus se­gui­do­res de la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa que con­tie­nen los packs de al­gu­nos pro­duc­tos y des­mien­te fal­sos mi­tos, co­mo ex­pli­car la can­ti­dad real de azú­car que tie­ne una co­no­ci­da mar­ca de re­fres­cos que se ven­de co­mo “sa­na”.

Y co­mo ellos, mu­chos más, que des­de el co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra la sa­lud lle­var una ali­men­ta­ción co­rrec­ta han de­ci­di­do se­guir ade­lan­te con es­te pro­yec­to en las re­des so­cia­les. Y gra­cias a ello, mu­chos usua­rios co­no­cen aho­ra me­jor lo que co­men.

Aun­que, en los ca­sos men­cio­na­dos es­te­mos ha­blan­do de ex­per­tos; no hay que ol­vi­dar que los in­fluen­cers más se­gui­dos en Es­pa­ña tie­ne un pú­bli­co muy jo­ven y muy fiel de­trás, que an­he­la su es­ti­lo de vi­da. Por ello, tra­tar de no in­fluir ne­ga­ti­va­men­te a sus se­gui­do­res, en cuan­to a ali­men­ta­ción se re­fie­re, se­ría un pa­so ade­lan­te pa­ra me­jo­rar los há­bi­tos de mu­chos ado­les­cen­tes.

El nu­tri­cio­nis­ta Car­los ríos acu­mu­la más de 350.000 se­gui­do­res en ins­ta­gram y to­das sus pu­bli­ca­cio­nes gi­ran en torno a una die­ta equi­li­bra­da. En su per­fil po­de­mos ob­ser­var có­mo dis­tin­guir un ali­men­to sano, lo que él lla­ma “real food”, de uno ul­tra­pro­ce­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.