En eu­ro­pa...

Mas Alla - - CASTANEDA -

La in­fluen­cia de Castaneda no se li­mi­tó a los di­rec­to­res más in­flu­yen­te de Holly­wood, sino que se ex­ten­dió por el con­ti­nen­te y ter­mi­nó atra­ve­san­do el océano pa­ra “in­fec­tar” a los rea­li­za­do­res más in­flu­yen­tes del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano, eu­ro­peo, ru­so, etc.

En su obra au­to­bio­grá­fi­ca “Psi­co­ma­gia”, el di­rec­tor ar­gen­tino Ale­jan­dro Jo­do­rowsky re­la­ta sus ex­pe­rien­cias con la cu­ran­de­ra me­xi­ca­na Pa­chi­ta y su en­cuen­tro per­so­nal con Car­los Castaneda en Mé­xi­co. Am­bos se sin­tie­ron mu­tua­men­te fas­ci­na­dos. El es­cri­tor co­no­cía las pe­lí­cu­las de Jo­do­rowsky, es­pe­cial­men­te

El To­po y La mon­ta­ña sa­gra­da, y el di­rec­tor co­no­cía la obra de Castaneda, que des­pués in­ten­ta­ría lle­var al ci­ne. Aún lo in­ten­ta.

Tam­bién el críp­ti­co y enig­má­ti­co di­rec­tor so­vié­ti­co An­drei Tar­kovsky im­preg­nó sus pe­lí­cu­las con el es­pí­ri­tu cas­ta­de­niano. Has­ta el pun­to que su film Stal­ker (1979) es, se­gún los se­gui­do­res de Castaneda, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de­di­ca­da a los “ace­cha­do­res” de la his­to­ria del ci­ne. En los dia­rios re­dac­ta­dos por Tar­kovsky en­tre pe­lí­cu­la y pe­lí­cu­la, en­con­tra­mos re­fe­ren­cias con­cre­tas a Car­los Castaneda y a don Juan.

Pe­ro si hay un di­rec­tor eu­ro­peo que ca­yó ren­di­da­men­te fas­ci­na­do por Castaneda –y so­bre to­do por una de sus brujas: Flo­rin­da Don­ner–, fue el ita­liano Fe­de­ri­co Fe­lli­ni. Fe­lli­ni pu­so to­do su em­pe­ño en con­ven­cer a Castaneda pa­ra lle­var al ci­ne su obra, y es­tu­vo a pun­to de con­se­guir­lo. El pro­yec­to se lla­mó “Via­je a Tu­lun”, en una evi­den­te re­fe­ren­cia a “Via­je a Ixtlán”, ter­cer li­bro de Castaneda y ba­se de su te­sis doc­to­ral.

Fe­lli­ni se ob­se­sio­nó con Castaneda. Los bus­có du­ran­te quin­ce años, y al fi­nal fue Castaneda quien se pu­so en con­tac­to con el di­rec­tor ita­liano en Ro­ma, jus­to mien­tras Fe­lli­ni ro­da­ba su clá­si­co

Gin­ger y Fred. Si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de Castaneda, Fe­lli­ni lle­gó a via­jar a EE.UU. y Mé­xi­co pa­ra ul­ti­mar los pre­pa­ra­ti­vos de “Via­je a Tu­lun”, que fi­nal­men­te nun­ca lle­gó a ro­dar­se. Sin em­bar­go, el con­sa­gra­do di­bu­jan­te Mi­lo Me­na­ra lo con­vir­tió en un có­mic de cul­to, tan psi­co­dé­li­co y bi­za­rro co­mo las alu­ci­na­cio­nes de pe­yo­te que co­noz­co por pro­pia ex­pe­rien­cia.

En 1994, Ale­jan­dro Jo­do­rowsky anun­ció que ha­bía re­to­ma­do el pro­yec­to de Fe­lli­ni y Me­na­ra pa­ra lle­var fi­nal­men­te “Via­je a Tu­lun” al ci­ne, y cu­yo ini­cio de ro­da­je era in­mi­nen­te. Pe­ro a fe­cha de hoy la pe­lí­cu­la no ha lle­ga­do a ma­te­ria­li­zar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.