El le­ga­do de castaneda

Mas Alla - - CASTANEDA -

Car­los Castaneda fir­mó so­lo tre­ce li­bros –ade­más de cua­tro do­sie­res edi­ta­dos por su aso­cia­ción Clear­green–, aun­que ten­go ra­zo­nes pa­ra sos­pe­char que es­cri­bió o coes­cri­bió al me­nos cua­tro li­bros más. Sin em­bar­go, se han pu­bli­ca­do mi­les, sí, mi­les de li­bros, en to­das las len­guas, so­bre Castaneda y su obra. La in­men­sa ma­yo­ría son un pu­ña­do de con­je­tu­ras, ba­sa­das en es­pe­cu­la­cio­nes, ins­pi­ra­das en di­va­ga­cio­nes o in­clu­so sim­ples de­li­rios. Ape­nas me­dia do­ce­na son obras crí­ti­cas. El res­to son ab­so­lu­ta­men­te de­vo­cio­na­les.

Pe­ro de lo que no hay du­da es que el le­ga­do de Castaneda es sen­ci­lla­men­te in­abar­ca­ble. Lle­vo años in­ten­tán­do­lo y es im­po­si­ble. Mu­chos, co­mo mi ami­go el bri­llan­te pe­rio­dis­ta pe­ruano Ybrahim Lu­na lo in­ten­ta­ron. Pe­ro an­te las di­men­sio­nes del pro­yec­to ter­mi­na­ron ti­ran­do la toa­lla. “Pe­ro tú tie­nes al­go que no­so­tros no te­ne­mos –me di­jo en una oca­sión–: tu com­pro­mi­so con tu ami­ga Con­cha”. Ese ha si­do mi au­tén­ti­co mo­tor y mo­ti­va­ción pa­ra con­ti­nuar in­ves­ti­gan­do cuan­do to­das las puer­tas se ce­rra­ban, o cuan­do se abrían más de las que un so­lo in­di­vi­duo po­día abar­car…

A pe­sar de que mi bi­blio­te­ca per­so­nal so­bre Castaneda su­pera el cen­te­nar y me­dio de tí­tu­los fí­si­cos, y al­gu­nas do­ce­nas de ebooks –que leí y re­leí una y otra vez–, es so­lo una mí­ni­ma par­te de los mi­les de vo­lú­me­nes, en­sa­yos, no­ve­las, es­tu­dios, có­mics y te­sis que se han pu­bli­ca­do en torno al mis­te­rio­so au­tor. La úl­ti­ma, una te­sis doc­to­ral de­fen­di­da en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid el pa­sa­do año 2015. Castaneda si­gue vi­vo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.