Con­cien­cia cós­mi­ca

Mas Alla - - OTROS MUNDOS -

El ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de Psi­co­lo­gía y pa­ra­psi­có­lo­go Char­les T. Tart ci­ta el ca­so de un anes­te­sió­lo­go, ateo mi­li­tan­te, que tu­vo una ex­pe­rien­cia es­pon­tá­nea de i lu­mi­na­ción. Ex­trae­mos un frag­men­to del am­plio re­la­to efec­tua­do por el pro­pio pro­ta­go­nis­ta, que pre­fi­rió man­te­ner el ano­ni­ma­to: “Mi ex­pe­rien­cia de con­cien­cia cós­mi­ca su­ce­dió de ma­ne­ra i nes­pe­ra­da una tar­de cuan­do me en­con­tra­ba yo so­lo, con­tem­plan­do un ano­che­cer es­pe­cial­men­te her­mo­so. (...) La luz pa­re­cía ve­nir de to­das par­tes, no so­lo del Sol po­nien­te. (...) Mien­tras su­ce­día es­to, el pa­so del tiem­po pa­re­cía ha­cer­se ca­da vez más l en­to. (...) La i nco­lo­ra luz blan­ca que me ro­dea­ba se fun­dió con l a luz ro­ji­za de l a pues­ta del sol con­vir­tién­do­se en un i nten­so cam­po de luz que to­do l o en­vol­vía. Cual­quier per­cep­ción de otras co­sas per­dió i nten­si­dad. En ese mo­men­to me fun­dí con l a luz, y to­do — i nclu­yén­do­me a mí mis­mo— se con­vir­tió en una to­ta­li­dad uni­fi­ca­da. No ha­bía se­pa­ra­ción en­tre mi per­so­na y el res­to del Uni­ver­so. En reali­dad, de­cir que ha­bía un Uni­ver­so, un yo o cual­quier co­sa se­ría erró­neo”.

El tér­mino “con­cien­cia cós­mi­ca” fue acu­ña­do por el mé­di­co Ri­chard Mau­ri­ce Buc­ke, quien a los 36 años ex­pe­ri­men­tó un pro­fun­do y re­pen­tino es­ta­do de ilu­mi­na­ción. Sin­tió una in­men­sa fe­li­ci­dad, se vio en­vuel­to por una aco­ge­do­ra luz y ad­qui­rió una se­rie de pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos so­bre el Uni­ver­so y el pa­pel tras­cen­den­te del al­ma hu­ma­na. La ex­pe­rien­cia fue bre­ve, pe­ro, sin em­bar­go, l e i nflu­yó no­ta­ble­men­te en su vi­da, has­ta el pun­to de cam­biar su per­cep­ción de la reali­dad.

Cier­ta­men­te, son vi­ven­cias que se han pro­du­ci­do des­de la no­che de los tiem­pos. Sa­to­ri, Sa­mad­hi, éx­ta­sis mís­ti­co... Dis­tin­tos nom­bres pa­ra des­cri­bir la unión con el in­fi­ni­to, con la eter­ni­dad, con la men­te cós­mi­ca, con Dios... Es­ta­dos no or­di­na­rios de con­cien­cia que per­mi­ten el ac­ce­so a ni­ve­les su­pe­rio­res de la reali­dad. El ais­la­mien­to sen­so­rial, el ayuno, la dan­za, la ora­ción, los en­teó­ge­nos y la me­di­ta­ción son al­gu­nas de las vías pa­ra lo­grar es­ta­dos de “con­cien­cia cós­mi­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.