Cán­cer

Ins­tin­to ma­ter­nal

Mas Alla - - MÁS ALLÁ -

El can­gre­jo re­pre­sen­ta a es­te signo, aun­que tam­bién los grie­gos y egip­cios le re­pre­sen­ta­ron igual­men­te me­dian­te un es­ca­ra­ba­jo. La idea fun­da­men­tal es la de una na­tu­ra­le­za muy blan­da y vul­ne­ra­ble in­te­rior­men­te que se pro­te­ge del mun­do ex­te­rior me­dian­te una co­ra­za. Pe­ro so­bre to­do el can­gre­jo es un ani­mal acuá­ti­co y lu­nar, re­la­cio­na­do con sím­bo­los de ca­rác­ter ma­ter­nal.

Dio­sa ma­dre

Sin du­da, el mi­to más fa­mo­so re­la­cio­na­do con es­te signo pro­ce­de de Gre­cia, se tra­ta­ría del can­gre­jo gi­gan­te que ata­có a He­ra­cles ( Hér­cu­les) du­ran­te su te­rri­ble lu­cha con­tra la hi­dra, y al que es­te lo­gró aplas­tar con su pie. En agra­de­ci­mien­to por su sa­cri­fi­cio la dio­sa He­ra (en Ro­ma era Juno) le pu­so en el cie­lo y for­mó la cons­te­la­ción de Cán­cer. La na­tu­ra­le­za fe­me­ni­na del signo se po­ne muy de re­lie­ve por­que es­ta es la úni­ca cons­te­la­ción crea­da por una dio­sa, que era es­po­sa de Zeus-jú­pi­ter (cu­rio­sa­men­te Jú­pi­ter es­tá exal­ta­do en Cán­cer ca­si co­mo su se­gun­do re­gen­te). Pe­ro eso no es to­do por­que de Juno, el nom­bre de la gran dio­sa y es­po­sa de Jú­pi­ter, se de­ri­va el nom­bre de “ju­nio”, el mes en el que el Sol co­mien­za a tran­si­tar por Cán­cer.

Juno, que en Gre­cia adop­ta­ba el nom­bre de He­ra, se­ría la gran dio­sa lu­nar due­ña de es­te signo, pro­tec­to­ra de las mu­je­res y es­pe­cial­men­te de las ca­sa­das, la gran dio­sa ma­dre que re­pre­sen­ta el po­der de lo fe­me­nino y la ma­ter­ni­dad. La Lu­na ri­ge Cán­cer y re­cuer­da las ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les y los ins­tin­tos más bá­si­cos de ter­nu­ra y pro­tec­ción ma­ter­na. La evo­lu­ción psi­co­ló­gi­ca y de ti­po es­pi­ri­tual pa­sa­rá ini­cial­men­te por afron­tar y re­sol­ver esas ca­ren­cias y en­fren­tar­se a las emo­cio­nes es­tan­ca­das de nues­tro in­cons­cien­te y de nues­tra in­fan­cia, de lo con­tra­rio no es po­si­ble nin­gu­na evo­lu­ción. Cuan­do el Ego bus­ca lo­grar su in­de­pen­den­cia ha de en­fren­tar­se al com­ple­jo ma­terno que anida en nues­tro in­cons­cien­te, que en­car­na un ar­que­ti­po de re­gre­sión, un de­seo de re­tor­nar de nue­vo al seno ma­terno en bús­que­da de ca­ri­ño y pro­tec­ción. Tam­bién al lle­gar al signo de Cán­cer el Sol al­can­za su má­xi­ma al­tu­ra y co­mien­za, po­co a po­co, a des­cen­der o a re­tro­ce­der, po­dría­mos de­cir que su­fre una re­gre­sión al igual que can­gre­jo que ca­mi­na ha­cia atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.