En­tre­vis­ta a Al­ber­to Fer­nán­dez Li­ria

Li­bros, ci­ne, DVD, mú­si­ca, con­fe­ren­cias, etc.

Mas Alla - - SUMARIO -

“La aten­ción a la sa­lud men­tal es­tá hoy en un mo­men­to de cri­sis pro­fun­da”

Ha­bla­mos con Al­ber­to Fer­nán­dez Li­ria, au­tor de la Lo­cu­ra de la Psi­quia­tría, pa­ra des­cu­brir el ori­gen de es­ta dis­ci­pli­na mé­di­ca y cuá­les han si­do las mo­di­fi­ca­cio­nes que ha ido pro­ta­go­ni­zan­do a lo lar­go de la His­to­ria has­ta la ac­tua­li­dad.

– Us­ted ha­bla de psi­quia­tría y sa­lud men­tal...

– Sí. Uti­li­zo los dos tér­mi­nos pa­ra re­fe­rir­me a las dis­ci­pli­nas que se han ocu­pa­do de la aten­ción de la sa­lud men­tal de la po­bla­ción y a quie­nes la pier­den. Es una ta­rea en la que par­ti­ci­pan pro­fe­sio­na­les con ti­tu­la­cio­nes y for­ma­ción di­fe­ren­te que, ade­más, han si­do di­fe­ren­tes a lo lar­go de la His­to­ria.

– ¿ Por qué pa­rar­se aho­ra a re­fle­xio­nar so­bre la his­to­ria de la psi­quia­tría?

– Por­que la aten­ción a la sa­lud men­tal es­tá hoy en un mo­men­to de cri­sis pro­fun­da. Los con­cep­tos de los que nos he­mos ser­vi­do pa­ra ex­pli­car nues­tro tra­ba­jo en l os úl­ti­mos años no pue­den se­guir sos­te­nién­do­se a la luz de l os nue­vos da­tos. Las prác­ti­cas que he­mos es­ta­do desa­rro­llan­do es­tán sien­do ob­je­to de crí­ti­cas pro­fun­das y de­ben cam­biar r adi­cal­men­te. Pa­ra afron­tar esa cri­sis es ne­ce­sa­rio en­ten­der có­mo he­mos lle­ga­do a ella, apren­der de la ex­pe­rien­cia, pa­ra no re­pe­tir­la, pa­ra avan­zar… –¿Có­mo ha cam­bia­do la psi­quia­tría a lo lar­go de la His­to­ria?

– La psi­quia­tría es una dis­ci­pli­na que ha ex­pe­ri­men­ta­do enor­mes cam­bios des­de sus orí­ge­nes. Los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos sur­gen en Eu­ro­pa en el si­glo XV con l as pri­me­ras aglo­me­ra­cio­nes ur­ba­nas pa­ra re­ti­rar de la con­vi­ven­cia a per­so­nas con com­por­ta­mien­tos que en las so­cie­da­des

ru­ra­les po­dían ser ma­ne­ja­dos de otro mo­do. En un prin­ci­pio los hos­pi­ta­les eran ins­ti­tu­cio­nes de ca­ri­dad que ge­ne­ral­men­te de­pen­dían de la Igle­sia. La psi­quia­tría na­ce du­ran­te la Ilus­tra­ción. En es­ta épo­ca las per­so­nas con tras­tor­nos men­ta­les eran so­me­ti­das a una ex­clu­sión que ne­ce­si­ta­ba ser jus­ti­fi­ca­da. Pa­ra ello se re­de­fi­nió la fun­ción de la ins­ti­tu­ción y los mé­di­cos se hi­cie­ron car­go de hos­pi­ta­les que lle­va­ban si­glos fun­cio­nan­do sin ellos. Los mé­di­cos apor­tan a ese es­pa­cio pre­cons­trui­do del ma­ni­co­mio la i dea de que las per­so­nas es­tán allí re­clui­das por­que pa­de­cen en­fer­me­da­des y que la fun­ción de la ins­ti­tu­ción es con­tri­buir a cu­rar­las y me­jo­rar su es­ti­lo de vi­da.

– ¿Y no fue así?

– En reali­dad no. A me­dia­dos del si­glo XX era ya evi­den­te que el ma­ni­co­mio no so­lo no era un ins­tru­men­to útil de sa­na­ción, sino que mu­chos de los pro­ble­mas que se l e atri­buían a la l ocu­ra se de­bían a un efec­to no­ci­vo de es­ta ins­ti­tu­ción. Y la idea de que lo que su­fría el lo­co po­día ex­pli­car­se por la pre­sen­cia de una en­fer­me­dad – una en­fer­me­dad del ce­re­bro– nun­ca pa­só de ser una hi­pó­te­sis.

– Pe­ro la psi­quia­tría que se lle­vó a ca­bo du­ran­te aque­lla épo­ca no es so­lo la psi­quia­tría del ma­ni­co­mio…

– Des­de lue­go que no. La te­sis de mi li­bro es que la psi­quia-

tría des­de en­ton­ces se ha i do con­for­man­do pa­ra res­pon­der a di­fe­ren­tes en­car­gos que la so­cie­dad cam­bian­te le ha he­cho. En el si­glo XX, la mano de obra que tra­ba­ja en esos ma­ni­co­mios pa­sa a ser más cua­li­fi­ca­da y las or­ga­ni­za­cio­nes de l os tra­ba­ja­do­res no acep­tan que la pér­di­da de la sa­lud su­pon­ga el fin del tra­ba­ja­dor y su fa­mi­lia, es en­ton­ces cuan­do a la psi­quia­tría se le atri­bui­rá la fun­ción de res­tau­rar la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar a quie­nes la pier­den por mo­ti­vos de sa­lud men­tal. No hay que ol­vi­dar que Freud de­fi­nía la sa­lud co­mo la ca­pa­ci­dad de amar y tra­ba­jar. Es­to su­pu­so un gran cam­bio no so­lo en el ti­po de ac­tua­ción, sino tam­bién en la for­ma de en­ten­der la alud men­tal y su pér­di­da por par­te de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal. En f un­ción de es­te en­car­go l os pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal se han de­di­ca­do a apli­car pre­ten­di­dos re­me­dios de sa­na­ción (far­ma­co­ló­gi­cos o psi­co­te­ra­péu­ti­cos) a per­so­nas que per­dían la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar pa­ra po­ner­los en con­di­cio­nes de vol­ver a ha­cer­lo.

– ¿ Ex­pli­ca es­to el gran cre­ci­mien­to del uso de psi­co­fár­ma­cos en nues­tras so­cie­da­des ac­tua­les?

– So­lo en su ini­cio. Pa­ra en­ten­der el al­can­ce no so­lo del uso de fár­ma­cos, sino tam­bién de otros re­me­dios (de la psi­co­te­ra­pia a la me­di­ta­ción) y de las co­sas que

se atri­bu­yen a las al­te­ra­cio­nes de la sa­lud men­tal es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar lo que lla­mo el ter­cer en­car­go: el de ha­cer cre­cer un mer­ca­do el de los psi­co­fár­ma­cos que ha da­do lu­gar a uno de l os sec­to­res in­dus­tria­les más pro­duc­ti­vos de nues­tra épo­ca. Pa­ra que es­to su­ce­da ha he­cho fal­ta que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal con­tri­bu­ya­mos a la creen­cia de que el ma­les­tar emo­cio­nal se ma­ne­ja me­jor uti­li­zan­do al­gún ti­po de fár­ma­co o re­cu­rrien­do a al­gún ti­po de ex­per­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.