JE­SUI­TAS SU HUE­LLA EN LA HIS­TO­RIA

Los JE­SUI­TAS, co­no­ci­dos co­mo los “SOL­DA­DOS de DIOS”, per­te­ne­cen a la or­den más aris­to­crá­ti­ca de la Igle­sia: la Com­pa­ñía de Je­sús. Su in­fluen­cia en­tre las éli­tes ha si­do enor­me en sus ca­si cinco si­glos de exis­ten­cia. Pe­ro, en oca­sio­nes, tam­bién ha su­fri­do

Mas Alla - - IGLESIA Y JESUITAS - Tex­to Moi­sés ga­rri­do Váz­quez

“La Com­pa­ñía de Je­sús es una or­den re­li­gio­sa de la Igle­sia ca­tó­li­ca fun­da­da por San Ignacio de Loyola en 1540. Nues­tra mi­sión con­jun­ta es el ser­vi­cio a la fe y la pro­mo­ción de la jus­ti­cia. La rea­li­za­mos en diá­lo­go con otras cul­tu­ras y re­li­gio­nes. (...) Que­re­mos ayu­dar a las per­so­nas en su cre­ci­mien­to in­te­rior y en su com­pro­mi­so con la so­cie­dad. Crear una ciu­da­da­nía glo­bal que me­jo­re el mun­do y lo ha­ga más jus­to es nues­tro re­to”. Así es co­mo se pre­sen­tan los je­sui­tas en una de las mu­chas webs que po­seen en in­ter­net. Hoy, los je­sui­tas, que su­man al­go más de 17.000 en to­do el mun­do (unos 1.100 en Es­pa­ña), han lo­gra­do co­lo­car a un hom­bre en la cús­pi­de de la cu­ria va­ti­ca­na: Francisco, el pri­mer Pa­pa je­sui­ta.

De al­gún mo­do, y pe­se a ha­ber ele­gi­do co­mo nom­bre pa­pal el del fun­da­dor de los fran­cis­ca­nos, el ac­tual pon­tí­fi­ce en­car­na bien el es­pí­ri­tu ig­na­ciano, prio­ri­zan­do el ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad e in­vo­lu­crán­do­se en los problemas del mun­do, aun­que hay quien ase­gu­ra que es­ta cua­li­dad es más fran­cis­ca­na que je­suí­ti­ca. Y es que la Com­pa­ñía de Je­sús, co­mo bien se­ña­la el teó­lo­go Juan Arias, siem­pre ha es­ta­do más preo­cu­pa­da por pre­pa­rar in­te­lec­tual­men­te a las éli­tes de la so­cie­dad y bu­cear en el mun­do de la cul­tu­ra, la cien­cia y el ar­te, di­fe­ren­cián­do­se así de los fran­cis­ca­nos, que siem­pre han pues­to su mi­ra­da en los más po­bres. ¿Qué sig­ni­fi­ca, en­ton­ces, pa­ra la Igle­sia un Pa­pa je­sui­ta? “Hay que re­mon­tar­se, pa­ra en­ten­der­lo me­jor, a cuan­do el Con­ci­lio Va­ti­cano II, que su­pu­so la gran con­ver­sión de la Com­pa­ñía de Je­sús, que, de ser una or­den de­di­ca­da al es­tu­dio, a la en­se­ñan­za y las éli­tes, pa­só a em­pe­ñar­se tam­bién en las van­guar­dias de la Igle­sia, pro­mo­vien­do la Teo­lo­gía de la Li­be-

ra­ción en La­ti­noa­mé­ri­ca y lle­gan­do a flir­tear con cier­tas gue­rri­llas de li­be­ra­ción”, sos­tie­ne Arias. A al­gu­nos je­sui­tas les cos­tó ca­ro co­dear­se con los po­bres y opo­ner­se enér­gi­ca­men­te al po­der. Un cla­ro ejem­plo es el ar­zo­bis­po Ós­car Ro­me­ro, que se en­fren­tó al ré­gi­men mi­li­tar opre­sor de El Sal­va­dor, sien­do ase­si­na­do el 24 de mar­zo de 1980 mien­tras ofi­cia­ba mi­sa.

al­go de his­to­ria

La Or­den de los Je­sui­tas fue fun­da­da por Ignacio de Loyola (1491-1556) el 15 de agos­to de 1534 y apro­ba­da seis años más tar­de por el pa­pa Paulo III a tra­vés de la bu­la pa­pal Re­gi­mi­ni mi­li­tan­tis ec­cle­siae. Ignacio, na­ci­do en Az­pei­tia (Gui­púz­coa), cre­ció apren­dien­do el uso de las armas, lle­gan­do a ser un va­lien­te sol­da­do que lu­chó con­tra el ase­dio de los fran­ce­ses. Tras re­sul­tar he­ri­do mien­tras de­fen­día el cas­ti­llo de Pam­plo­na, apro­ve­chó el tiem­po de su con­va­le­cen­cia pa­ra leer bio­gra­fías de san­tos, que­dan­do tan ma­ra­vi­lla­do que de­jó el mun­do mi­li­tar y se de­di­có en cuer­po y al­ma a cul­ti­var la vo­ca­ción re­li­gio­sa. Al prin­ci­pio, op­tó por lle­var una vi­da aus­te­ra co­mo er­mi­ta­ño en una cue­va de Man­re­sa. Allí en­con­tró la ins­pi­ra­ción, en­tre el as­ce­tis­mo y la ora­ción, pa­ra co­men­zar la redacción de sus in­flu­yen­tes Ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les, que si­guen sien­do en la ac­tua­li­dad las re­glas bá­si­cas de los je­sui­tas.

Pe­re­gri­nó a Tie­rra San­ta en 1528 y tam­bién de­ci­dió cul­ti­var el in­te­lec­to, es­tu­dian­do en Al­ca­lá de He­na­res, Sa­la­man­ca y, más tar­de, en la Uni­ver­si­dad de Pa­rís. Tras cul­mi­nar sus es­tu­dios de la­tín y teo­lo­gía, fun­dó la So­cie­dad de Je­sús (So­cie­tas Ie­su) jun­to a otros com­pa­ñe­ros ( Francisco Ja­vier, Die­go Laínez, Al­fon­so Sal­me­rón, Pe­dro Fa­bro, Ni­co­lás Bo­ba­di­lla y el por­tu­gués Si­món Ro­dri­gues) con quie­nes acor­dó en Mont­mar­tre (Pa­rís) con­sa­grar sus vi­das al ser­vi­cio de Cris­to. Hoy, es más co­no­ci­da co­mo la Com­pa­ñía de Je­sús. Va­rias vi­sio­nes (ver re­cua­dro), con­fir­ma­ron a Ignacio que sus de­ci­sio­nes eran co­rrec­tas.

Así pues, la Com­pa­ñía de Je­sús, que tan im­por­tan­te pa­pel ju­gó du­ran­te la con­tra­rre­for­ma, en­fo­có sus ob­je­ti­vos en pro­pa­gar la fe en­tre la éli­te

más cul­ta, aun­que siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por la for­ma­ción in­te­lec­tual de sus miem­bros, por su mi­sión evan­ge­li­za­do­ra (que ejer­cie­ron de for­ma muy ac­ti­va du­ran­te las co­lo­ni­za­cio­nes eu­ro­peas) y, es­pe­cial­men­te, por la ab­so­lu­ta obe­dien­cia a la au­to­ri­dad pa­pal, lle­gan­do al extremo de con­si­de­rar­la un vo­to adi­cio­nal a los de po­bre­za, obe­dien­cia y cas­ti­dad. Fue lo que hi­cie­ron Ignacio y los su­yos.

No fal­ta­ron los ce­los de al­gu­nos re­yes ca­tó­li­cos, que pre­ten­dían ser su­pe­rio­res al Pa­pa y, por tan­to, re­ci­bir ma­yor obe­dien­cia que ellos. Esas fuer­tes sus­pi­ca­cias ha­cia la Com­pa­ñía de Je­sús, ali­men­ta­das por cier­tas acu­sa­cio­nes so­bre co­rrup­ción e ins­ti­ga­ción de mo­ti­nes, lle­ga­ron al cul­men al ser di­suel­ta por el pa­pa Clemente XIV en 1773, cuan­do la or­den ha­bía al­can­za­do un con­si­de­ra­ble sta­tus so­cial de­bi­do a la ex­qui­si­ta cul­tu­ra de sus miem­bros y a su re­la­ción con el po­der (se­ría res­ti­tui­da por Pío VII en 1814, me­dian­te la bu­la So­li­ci­tu­do om­ni­um Ec­cle­sia­rum, con­ti­nuan­do con su la­bor pas­to­ral y pe­da­gó­gi­ca). No en vano, los je­sui­tas fue­ron con­fe­so­res y edu­ca­do­res de re­yes y no­bles. El cons­tan­te co­que­teo con el po­der hi­zo que, en oca­sio­nes, mos­tra­ran una pos­tu­ra muy in­te­gris­ta y afín a re­gí­me­nes con­ser­va­do­res. Era al­go que ya ha­bían cri­ti­ca­do al­gu­nos fi­ló­so­fos del Si­glo de las Lu­ces, ca­si to­dos an­ti­cle­ri­ca­les, vien­do a los je­sui­tas co­mo una es­pe­cie de “quin­ta co­lum­na”, agen­tes al ser­vi­cio pa­pal sos­pe­cho­sa­men­te in­mis­cui­dos en política. Se­gún el en­ci­clo­pe­dis­ta D’alem­bert, los je­sui­tas eran “pe­li­gro­sos y tur­bu­len­tos”.

Sin em­bar­go, esa ac­ti­tud con­ser­va­do­ra de los je­sui­tas, tan mo­les­ta pa­ra mu­chos, se acre­cen­tó en el si­glo XIX, du­ran­te el pa­pa­do de Pío IX, que tan­to arre­me­tió con­tra el mun­do mo­derno (fue au­tor del Sy­lla­bus, uno de los do­cu­men­tos más reac­cio­na­rios que ja­más ha­ya es­cri­to un pon­tí­fi­ce), sien­do la Com­pa­ñía de Je­sús el blan­co de fe­ro­ces crí­ti­cas pro­ve­nien­tes de los li­be­ra­les eu­ro­peos. Has­ta fue­ron til­da­dos de cri­mi­na­les. “Los je­sui­tas res­tau­ra­dos se trans­for­man en un peón de los con­ser­va­du­ris­mos bor­bó­ni­co y ro­mano, mi­li­tan­do en fa­vor de la reac­cio­na­ria alian­za en­tre el trono y el al­tar y con­vir­tién­do­se en los gra­na­de­ros de Pío IX, el apa del Sy­lla­bus y la con­de­na al li­be­ra­lis­mo. Es es­ta una edad de oro del je­sui­tis­mo, pe­ro tam­bién de la je­sui­to­fo­bia por par­te de los li­be­ra­les eu­ro­peos”, ma­ni­fies­ta el his­to­ria­dor Ló­pez Alon­so.

Ade­más, no ol­vi­de­mos que Ignacio qui­so im­pri­mir a su or­den el sen­ti­mien­to mi­li­tar que ya él ha­bía ad­qui­ri­do en su ju­ven­tud, que­rien­do que sus miem­bros fue­sen “sol­da­dos de Dios” al ser­vi­cio de un dis­ci­pli­na­do apos­to­la­do. “Ignacio pre­ten­día que su com­pa­ñía fue­se co­mo una com­pa­ñía mi­li­tar, pe­ro de­di­ca­da a dar la ba­ta­lla de la ex­ce­len­cia edu­ca­ti­va, cul­tu­ral e in­te­lec­tual pa­ra ma­yor glo­ria de Dios y ma­yor vic­to­ria de la Igle­sia ca­tó­li­ca so­bre los pro­tes­tan­tes. Él mis­mo se dio el tí­tu­lo de ge­ne­ral. Si­guien­do sus ins­truc­cio­nes, los je­sui­tas pa­san por un largo pe­río­do for­ma­ti­vo, em­pe­zan­do por un no­vi­cia­do de dos años y si­guien­do por lar­gos es­tu­dios de hu­ma­ni­da­des, fi­lo­so­fía, teo­lo­gía e idio­mas”, ex­pli­ca el fi­ló­so­fo Je­sús Mos­te­rín.

ex­pul­sión de los je­sui­tas

An­te la sor­pre­sa de pro­pios y ex­tra­ños, el rey Car­los III dic­tó una or­den de ex­pul­sión de los je­sui­tas en Es­pa­ña, tras con­ti­nuas y se­cre­tas ave­ri­gua­cio­nes, reunio­nes y de­li­be­ra­cio­nes lle­va­das a ca­bo du­ran­te un año apro­xi­ma­da­men­te, pro­ce­so co­no­ci­do co­mo Pes­qui­sa re­ser­va­da. “La Pes­qui­sa fue par­te de la ‘gran re­for­ma’ di­se­ña­da por La­rrea, el mi­nis­tro Ro­da, y el con­fe­sor real, el pa­dre Os­ma – con­si­de­ra­dos los ver­da­de­ros ha­ce­do­res del go­bierno in­te­rior de la mo­nar­quía–, pa­ra sa­ber quié­nes eran los au­to­res de los tex­tos di­fa­ma­to­rios con­tra el mo­nar­ca. De la lec­tu­ra de los mis­mos se de­du­cía la for­ma­ción y ni­vel cul­tu­ral de los au­to­res, con­si­de­ran­do que no se tra­ta­ba, en mo­do al­guno, de le­gos. Des­de sus ini­cios se im­pu­so la re­ser­va y el se­cre­tis­mo co­mo una cons­tan­te en las in­da­ga­cio­nes que se efec­tua­ran en las pro­vin­cias es­pa­ño­las. Fue­ron 126 los lu­ga­res so­bre los que ha­bía cons­tan­cia de la lle­ga­da de tex­tos sin li­cen­cia en los que se re­la­ta­ba qué su­ce­día en la Cor­te. Y, en­tre to­dos es­tos lu­ga­res, Cór­do­ba fue una ciu­dad aco­sa­da y vi­gi­la­da por la enor-

me ac­ti­vi­dad de­tec­ta­da en re­la­ción con es­te asun­to; no obs­tan­te, el cer­co se reali­zó de for­ma dis­cre­ta, con­for­me a las ór­de­nes da­das por el Con­se­jo”, ex­pli­ca la his­to­ria­do­ra M ª Mag­da­le­na Mar­tí­nez Al­mi­ra, en su en­sa­yo Nue­vas apor­ta­cio­nes a la ex­pul­sión de los je­sui­tas. La Pes­qui­sa re­ser­va­da de Cór­do­ba (2013).

Fue el 2 de abril de 1767 cuan­do el de­cre­to se lle­vó a efec­to (se apro­bó el 29 de enero tras el dic­ta­men del fis­cal Pe­dro Ro­drí­guez de Campomanes, quien con­si­de­ra­ba que los je­sui­tas eran una ame­na­za pa­ra el es­ta­do).

¿Las ra­zo­nes de la ex­pul­sión?: no es­tán del to­do cla­ras, pe­ro, se­gún el pro­pio mo­nar­ca, ac­tuó de ese mo­do con­tra los je­sui­tas “es­ti­mu­la­do de gra­ví­si­mas cau­sas re­la­ti­vas a la obli­ga­ción en que me ha­llo cons­ti­tui­do de man­te­ner en su­bor­di­na­ción, tran­qui­li­dad y jus­ti­cia mis Pue­blos, y otras ur­gen­tes, jus­tas y ne­ce­sa­rias que re­ser­vo en mi real áni­mo; usan­do de la su­pre­ma au­to­ri­dad eco­nó­mi­ca que el To­do­po­de­ro­so ha de­po­si­ta­do en mis ma­nos pa­ra la pro­tec­ción de mis va­sa­llos y res­pe­to de mi corona: he ve­ni­do en man­dar ex­tra­ñar de to­dos mis do­mi­nios de Es­pa­ña e Is­las Fi­li­pi­nas, y de­más ad­ya­cen­tes a los Re­gu­la­res de la Com­pa­ñía, así Sa­cer­do­tes, co­mo Coad­ju­to­res o Le­gos que ha­yan he­cho la pri­me­ra pro­fe­sión, y a los No­vi­cios que qui­sie­ren se­guir­les; y que se ocu­pen to­das las tem­po­ra­li­da­des de la Com­pa­ñía en mis Do­mi­nios”.

Es evi­den­te que la si­tua­ción pa­ra ha­ber to­ma­do una me­di­da tan drás­ti­ca se agra­vó a cau­sa de las nu­me­ro­sas ca­lum­nias que cir­cu­la­ban por do­quier con­tra el mo­nar­ca. Pen­sa­ban que la “pér­fi­da in­fluen­cia” de los je­sui­tas es­ta­ba de­trás de los pas­qui­nes y las sá­ti­ras que cri­ti­ca­ban la des­amor­ti­za­ción de la Igle­sia, en­tre otras cues­tio­nes. Las in­da­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo por jue­ces pes­qui­sa­do­res, de­ter­mi­na­ron que los je­sui­tas eran los in­ci­ta­do­res de los agra­vios con­tra el rey, sien­do acu­sa­dos del lla­ma­do Mo­tín de Es­qui­la­che. Cier­ta­men­te, no ha­bía prue­bas feha­cien­tes de ta­les de­li­tos y más bien exis­ten se­rias ra­zo­nes pa­ra pen­sar que la ex­pul­sión fue por otros mo­ti­vos, co­mo que­rer im­po­ner el re­ga­lis­mo fren­te a la obe-

dien­cia in­con­di­cio­nal de los je­sui­tas al Pa­pa y po­der con­fis­car to­dos sus bie­nes (ade­más de la ani­mad­ver­sión que siem­pre tu­vo la ma­dre de Car­los III, Isa­bel de Far­ne­sio, ha­cia la or­den, lo cual in­flu­yó so­bre­ma­ne­ra en la pos­tu­ra an­ti­je­sui­ta del mo­nar­ca). “La ac­ti­tud in­fle­xi­ble de los de­fen­so­res de los de­re­chos de la San­ta Se­de con­tra los re­ga­lis­tas (los de­fen­so­res de los de­re­chos pri­vi­le­gia­dos de la corona en las re­la­cio­nes con la Igle­sia) fue la cau­sa de fon­do de to­das las dispu­tas que acon­te­cie­ron a los je­sui­tas. En 1759, el Reino de Por­tu­gal en­ce­rró en el ca­la­bo­zo a 180 re­li­gio­sos en Lis­boa y ex­pul­só al res­to acu­san­do a la or­den de ins­ti­gar un aten­ta­do con­tra la vi­da del Rey. Tres años des­pués, en 1762, Fran­cia usó el mis­mo ar­gu­men­to y de­cla­ró su ile­ga­li­dad a raíz de un ca­so de mal­ver­sa­ción de fondos, en el con­tex­to de la po­lé­mi­ca en­tre je­sui­tas y jan­se­nis­tas”, acla­ra Cé­sar Cervera, pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en te­mas his­tó­ri­cos.

Ca­si me­dio si­glo du­ró el exi­lio de los je­sui­tas ex­pul­sa­dos de Es­pa­ña... En ma­yo de 1815, Fer­nan­do VII les con­ce­dió el re­gre­so. Sin em­bar­go, tu­vie­ron otras com­pli­ca­cio­nes, co­mo una nue­va ex­pul­sión en 1820, de­bi­do al trie­nio li­be­ral, y un sa­queo an­ti­cle­ri­cal en Ma­drid que se sal­dó con quin­ce je­sui­tas ase­si­na­dos. Tu­vo lu­gar en ju­lio de 1834.

un ma­yor aper­tu­ris­mo

Pe­se a sus problemas con al­gu­nos pa­pa­dos (so­bre to­do, con Juan Pa­blo II, que nun­ca vio con bue­nos ojos a los je­sui­tas), los miem­bros de la Com­pa­ñía de Je­sús han sa­bi­do su­pe­rar los mo­men­tos más graves por los que han atra­ve­sa­do, in­ten­tan­do so­bre­lle­var los ata­ques o des­pre­cios re­ci­bi­dos por otras ór­de­nes re­li­gio­sas que se con­vir­tie­ron en ad­ver­sa­rias.

Du­ran­te el Con­ci­lio Va­ti­cano II, la Com­pa­ñía de Je­sús adop­tó una pos­tu­ra más aper­tu­ris­ta que en épo­cas an­te­rio­res, abra­zan­do de buen gra­do a la mo­der­ni­dad y apos­tan­do por un cam­bio ne­ce­sa­rio en el seno de la Igle­sia, apo­yan­do in­clu­so un mo­vi­mien­to reivin­di­ca­ti­vo y de lu­cha con­tra la opre­sión co­mo fue la lla­ma­da Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción (se no­tó el in­flu­yen­te pa­pel ju­ga­do por el je­sui­ta Pe­dro Arru- pe, di­rec­tor de la or­den en­tre 1965 y 1983). La Con­gre­ga­ción Ge­ne­ral XXXI de la Com­pa­ñía de Je­sús, que dio co­mien­zo el 7 de ma­yo de 1965 en Ro­ma, juz­gó que “el ré­gi­men de la Com­pa­ñía en su in­te­gri­dad de­bía ser adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des y con­di­cio­nes de hoy; que se ha­bía de readap­tar to­da nues­tra for­ma­ción es­pi­ri­tual y la de los es­tu­dios; que de­bía ser re­no­va­da la mis­ma vi­da re­li­gio­sa y apos­tó­li­ca; que se ha­bían de reorien­tar nues­tros mi­nis­te­rios a la luz del es­pí­ri­tu pas­to­ral del Con­ci­lio y ba­jo el cri­te­rio de un ma­yor y más uni­ver­sal ser­vi­cio di­vino en el mun­do ac­tual; y que el mis­mo pa­tri­mo­nio es­pi­ri­tual de nues­tro ins­ti­tu­to, que com­pren­de lo nuevo y lo an­ti­guo, de­bía ser ali­ge­ra­do y de nuevo en­ri­que­ci­do con­for­me a las ne­ce­si­da­des de nues­tro tiem­po”.

El sec­tor más pro­gre­sis­ta de la Igle­sia aplau­dió el nuevo es­ti­lo adop­ta­do por los je­sui­tas. Sin em­bar­go, la des­con­fian­za ha­cia la Com­pa­ñía de Je­sús por par­te del sec­tor más con­ser­va­dor fue gran­de, má­xi­me por­que se te­nía la sos­pe­cha de que al­gu­nos je­sui­tas ha­bían ten­di­do un puen­te con los mar­xis­tas. Se se­ña­ló al je­sui­ta Gio­van­ni Ca­pri­le, a quien se acu­só de dia­lo­gar abier­ta­men­te con miem­bros de la ma­so­ne­ría du­ran­te vein­te años. El va­ti­ca­nis­ta Ig­na­zio In­grao afir­mó: “Lo que his­tó­ri­ca­men­te se ha es­ta­ble­ci­do es el com­pro­mi­so del je­sui­ta Ca­pri­le y del re­li­gio­so Pao­lino Es­po­si­to en pro­mo­ver reunio­nes bi­la­te­ra­les con los ma­so­nes in­me­dia­ta­men­te des­pués del con­ci­lio. Hay nue­ve ‘con­ver­sa­cio­nes bi­la­te­ra­les’ en­tre 1960 y 1979. Dos ve­ces los má­xi­mos di­ri­gen­tes de la ma­so­ne­ría ita­lia­na cru­za­ron las puer­tas de la ‘ Ci­vil­tà cat­to­li­ca’ pa­ra en­con­trar­se con los je­sui­tas…”.

El pa­pa Juan Pa­blo I, que so­lo es­tu­vo en el pon­ti­fi­ca­do 33 días, tu­vo tiem­po de es­cri­bir una car­ta ti­tu­la­da A los je­sui­tas, en la que les amo­nes­ta­ba so­bre las “de­fi­cien­cias, la­gu­nas y zo­nas de som­bra” que ob­ser­va­ba en la Com­pa­ñía de Je­sús. Les re­cor­dó, ade­más, que “los sa­cer­do­tes de­ben ins­pi­rar y ani­mar a los lai­cos ha­cia el cum­pli­mien­to de sus de­be­res, pe­ro no de­ben sus­ti­tuir­los, des­cui­dan­do su pro­pia ta­rea es­pe­cí­fi­ca en la ac­ción evan­ge­li­za­do­ra”. Asi­mis­mo, les ins­tó a evi­tar que las en­se­ñan­zas y pu­bli­ca­cio­nes de los je­sui­tas cau­sen con­fu­sión

y des­orien­ta­ción en me­dio de los fie­les. “No per­mi­tan que ten­den­cias se­cu­la­ri­zan­tes ven­gan a pe­ne­trar y tur­bar su co­mu­ni­dad”, les ad­vir­tió. Du­ran­te esos años, dis­mi­nu­yó con­si­de­ra­ble­men­te el nú­me­ro de je­sui­tas, a pe­sar del po­der que aún go­za­ban.

Con Juan Pa­blo II tam­po­co lo tu­vie­ron na­da fá­cil. Tam­bién es­te pon­tí­fi­ce les hi­zo una cla­ra advertencia: “De­seo de­ci­ros que ha­béis si­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra mis pre­de­ce­so­res, y que lo sois pa­ra el Pa­pa que os ha­bla”. Son de so­bra co­no­ci­das las dis­cre­pan­cias en­tre el Pa­pa po­la­co y el pa­dre Arru­pe.

Pa­ra col­mo, tu­vo en­fren­te a un po­ten­te ri­val... El imparable as­cen­so e in­fluen­cia del Opus Dei, que lo­gró ga­nar­se la to­tal con­fian­za del con­ser­va­dor y an­ti­co­mu­nis­ta Ka­rol Wojty­la, hi­zo que los je­sui­tas per­die­ran du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XX el pre­do­mi­nio que has­ta en­ton­ces ha­bían man­te­ni­do con el pa­pa­do (fue­ron acu­sa­dos de pro­mo­ver el co­mu­nis­mo so­vié­ti­co en Amé­ri­ca La­ti­na y se­ña­la­ban co­mo ca­be­ci­lla al je­sui­ta es­pa­ñol Ignacio Ella­cu­ría, que aca­bó ase­si­na­do en El Sal­va­dor el 16 de no­viem­bre de 1989).

Ya, am­bas ór­de­nes re­li­gio­sas ha­bían te­ni­do va­rios en­con­tro­na­zos des­de fi­na­les de los años vein­te del pa­sa­do si­glo, al dispu­tar­se en Ma­drid la di­rec­ción es­pi­ri­tual de las Da­mas Apos­tó­li­cas, en­tre otros asun­tos. La ver­dad es que siem­pre hu­bo bas­tan­te ten­sión y hos­ti­li­dad en­tre los se­gui­do­res de Ignacio de Loyola y los de Es­cri­vá de Ba­la­guer. “Es cier­to que los ata­ques con­tra el Opus Dei vie­nen a ve­ces de los pa­dres de la Com­pa­ñía y de los que per­te­ne­cie­ron a ella. Por otra par­te, son tam­bién nu­me­ro­sos los tes­ti­mo­nios fa­vo­ra­bles pro­ve­nien­tes de los je­sui­tas. Se ha pre­ten­di­do ver cier­ta lu­cha en­tre las dos ins­ti­tu­cio­nes por la con­quis­ta del cam­po in­te­lec­tual... Cree­mos y opi­na­mos que la lu­cha apa­ren­te en­tre las dos ins­ti­tu­cio­nes no es pug­na en­tre ins­ti­tu­ción e ins­ti­tu­ción, ya que las ins­ti­tu­cio­nes de la Igle­sia es­tán por en­ci­ma de to­da disputa. Si hay opo­si­cio­nes es en­tre ele­men­tos sin­gu­la­res y par­ti­cu­la­res de am­bas par­tes”, adu­jo Vi­cen­te Mar­tí­nez En­ci­na, mi­li­tan­te del Opus Dei.

Lo cier­to es que Juan Pa­blo II ofre­ció su apo­yo in­con­di­cio­nal al Opus Dei, de­bi­do a su lí­nea pre­con­ci­liar, mien­tras que se des­preo­cu­pa­ba de otras ór­de­nes re­li­gio­sas que ma­ni­fes­ta­ban un ta­lan­te re­no­va­dor, co­mo era la pro­pia Com­pa­ñía de Je­sús, que mos­tra­ba afi­ni­dad con la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción, a la que el Pa­pa tra­ta­ba a to­da cos­ta de com­ba­tir. Era su ad­ver­sa­ria a la ho­ra de man­te­ner in­tac­ta su doc­tri­na con­ser­va­do­ra. “La pur­ga de la Com­pa­ñía de Je­sús pa­re­ce te­ner una vin­cu­la­ción, di­rec­ta o in­di­rec­ta, con la irre­sis­ti­ble as­cen­sión del Opus en el Va­ti­cano. Cuan­to más pel­da­ños subía es­te en la es­ca­la de man­do, más se es­tre­cha­ba el cer­co en torno a los je­sui­tas”, de­cla­ra el teó­lo­go Juan Jo­sé Ta­ma­yo. De he­cho, cuan­do en 1989 ca­yó el co­mu­nis­mo en la Eu­ro­pa del Es­te, Wojty­la con­tó con el Opus Dei pa­ra lle­var a ca­bo una ur­gen­te e in­ten­sa ac­ti­vi­dad apos­tó­li­ca y pe­da­gó­gi­ca por esas tie­rras. Los se­gui­do­res de Ignacio de Loyola se tu­vie­ron que que­dar de bra­zos cru­za­dos...

En su obra La ca­ra ocul­ta del Va­ti­cano (2004), el pe­rio­dis­ta Je­sús Yn­fan­te ex­pu­so que “la de­bi­li­dad de los je­sui­tas se ex­pli­ca no so­lo por la pér­di­da abru­ma­do­ra de efec­ti­vos, sino tam­bién por ha­ber per­di­do la pre­fe­ren­cia ha­bi­tual o de mo­da y el in­flu­jo o fuer­za do­mi­nan­te que te­nían so­bre el Pa­pa. (...) Juan Pa­blo II pre­fie­re la uti­li­za­ción de un su­ce­dá­neo de la Com­pa­ñía de Je­sús, tan­to pa­ra la desita­lia­ni­za­ción re­la­ti­va de la cu­ria ro­ma­na co­mo pa­ra el desea­ble au­men­to de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del Va­ti­cano, y ha co­la­bo­ra­do tan es­tre­cha­men­te el pa­pa Juan Pa­blo II con el Opus Dei en el boi­cot y hun­di­mien­to de los je­sui­tas que el Pa­pa po­la­co se ha atre­vi­do a tra­tar pú­bli­ca­men­te

al fa­vo­re­ci­do Opus Dei co­mo los nue­vos ‘je­sui­tas del si­glo XX’”.

Esa mis­ma hos­ti­li­dad se man­tu­vo en­tre los je­sui­tas y el pa­pa Rat­zin­ger, que tam­bién cul­ti­vó una re­la­ción mu­cho más pró­xi­ma con otras ór­de­nes de lí­nea con­ser­va­do­ra co­mo es el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal, di­ri­gi­do por Ki­ko Ar­güe­llo. No lle­va­ba ni un mes en el pon­ti­fi­ca­do, cuan­do Be­ne­dic­to XVI de­fe­nes­tró de un plu­ma­zo al je­sui­ta Tho­mas Ree­se, di­rec­tor de la re­vis­ta Amé­ri­ca y ex­per­to va­ti­ca­nis­ta, a quien obli­gó a di­mi­tir. “No se mar­chó por de­seo pro­pio; re­nun­ció a petición de su or­den des­pués de re­ci­bir pre­sio­nes di­rec­tas des­de Ro­ma”, re­ve­ló Tom Ro­berts, di­rec­tor del se­ma­na­rio Na­tio­nal Cat­ho­lic Re­por­ter. El pe­rio­dis­ta Jo­sé Ca­ta­lán Deus, en su do­cu­men­ta­da obra De Rat­zin­ger a Be­ne­dic­to XVI (2005), re­ve­la­ba que “la re­vis­ta Amé­ri­ca pu­bli­ca­ba ar­tícu­los crí­ti­cos so­bre la lí­nea ofi­cial va­ti­ca­na en ma­te­rias co­mo in­ves­ti­ga­ción con cé­lu­las ma­dre, ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo o uso pro­fi­lác­ti­co del con­dón”. Ree­se man­te­nía una pos­tu­ra muy ale­ja­da del fé­rreo con­ser­va­du­ris­mo de Rat­zin­ger. Otros je­sui­tas de ten­den­cia aper­tu­ris­ta co­mo él, co­rrie­ron la mis­ma suer­te.

EL PA­PA JE­SUI­TA

Na­die po­día apos­tar que un je­sui­ta lle­ga­ría al pon­ti­fi­ca­do. Pe­ro di­cen que los de­sig­nios de Dios son ines­cru­ta­bles... Y Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio fue el ele­gi­do pa­ra to­mar el pues­to que ha­bía de­ja­do Be­ne­dic­to XVI, tras su re­nun­cia.

Eso ocu­rrió el 13 de mar­zo de 2013. Se­gún el je­sui­ta ar­gen­tino Hum­ber­to Mi­guel Yá­ñez, el pa­pa Francisco “es pro­fun­da­men­te je­sui­ta, eso no lo ha per­di­do. La Com­pa­ñía de Je­sús tie­ne un ca­ris­ma ecle­sial, de aper­tu­ra y diá­lo­go con to­dos. Eso él lo ha pues­to en prác­ti­ca des­de obis­po. Ha te­ni­do una evo­lu­ción y eso lo ha pre­pa­ra­do pa­ra el pues­to que tie­ne aho­ra”.

¿Pe­ro qué es ser pro­fun­da­men­te je­sui­ta? Ni los pro­pios je­sui­tas se po­nen de acuer­do, pues den­tro de la or­den en­con­tra­mos miem­bros que ofre­cen dis­tin­tas de­fi­ni­cio­nes, a ve­ces con­tra­dic­to­rias. Por eso, el pa­pa Francisco des­pier­ta pa­sio­nes y an­ti­pa­tías a par­tes igua­les, se­gún la vi­sión que se ten­ga de lo que es un au­tén­ti­co je­sui­ta. Al­gu­nos con­si­de­ran in­clu­so que es un “he­re­je”. “Se tra­ta de que un gru­po no­ta­ble de per­so­na­li­da­des del mun­do ecle­siás­ti­co es­tá en con­tra del Pa­pa, al tiem­po que ma­sas enor­mes del pue­blo sen­ci­llo, in­clu­so en­tre gen­tes que no son cre­yen­tes pa­ra na­da, son quie­nes acla­man en­tu­sias­ma­dos a es­te Pa­pa”, ad­vier­te el teó­lo­go Jo­sé Ma­ría Cas­ti­llo.

So­bre es­tas lí­neas, re­tra­to de San Ignacio de Loyola. A la de­re­cha, de arri­ba aba­jo, Car­los III y Juan Pa­blo II.

So­bre es­tas lí­neas, Ignacio Ella­cu­ría. A la de­re­cha, de arri­ba aba­jo, Jo­seph Rat­zin­ger y el je­sui­ta Tho­mas Ree­se.

So­bre es­tas lí­neas, Francisco, el pri­mer Pa­pa je­sui­ta. A la de­re­cha, de arri­ba aba­jo, San Ignacio de Loyola y el je­sui­ta Teil­hard de Char­din.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.