Ca­sa en el Ma­res­me

Mas Alla - - CASOS SIN RESOLVER -

Ave­ces no es ne­ce­sa­rio ir a lu­ga­res aban­do­na­dos ni a si­tios té­tri­cos pa­ra to­par­nos con el mis­te­rio. En oca­sio­nes lo inex­pli­ca­do vie­ne a nues­tro en­cuen­tro en lu­ga­res ha­bi­ta­dos. Es­to es lo que ocu­rre en es­ta an­ti­gua vi­lla de pes­ca­do­res del Ma­res­me. La ca­sa, que cons­ta de tres plan­tas y an­ta­ño per­te­ne­ció, co­mo to­das las casas cos­te­ras del pue­blo, a una fa­mi­lia de pes­ca­do­res, tie­ne más de cien años. Des­de que la ocu­pa­ron, sus ac­tua­les pro­pie­ta­rios han sen­ti­do que no es­ta­ban so­los, pe­ro lo que fue­se que ha­bi­ta­ba con ellos no pa­re­cía in­ter­fe­rir en sus vi­das, así que de­ci­die­ron no pres­tar­le mu­cha aten­ción. Sin em­bar­go, tras una ola de ro­bos en la zo­na, de­ci­die­ron ha­ce cues­tión de cua­tro años ins­ta­lar un mo­derno sis­te­ma de alar­ma. Ese fue el prin­ci­pio de un sin­fín de ma­ni­fes­ta­cio­nes que lle­va­ron a sus ocu­pan­tes a re­que­rir de nues­tra ayu­da.

Ca­si ca­da no­che la alar­ma sal­ta­ba en el mis­mo pun­to de la fin­ca, un pun­to sin ac­ce­so des­de el ex­te­rior y co­lin­dan­te con la ha­bi­ta­ción don­de siem­pre se ha­bían no­ta­do las pre­sen­cias. Ade­más, la gen­te de la cen­tral de alar­mas apor­ta­ba un da­to más in­quie­tan­te, una som­bra pa­re­cía ser la cau­san­te de la ac­ti­va­ción del sis­te­ma, una som­bra que no co­rres­pon­día a na­da fí­si­co. Po­cas ve­ces en la tra­yec­to­ria de un in­ves­ti­ga­dor tie­ne uno la opor­tu­ni­dad de en­con­trar­se de fren­te con un ca­so tan real y ac­ti­vo co­mo el que pu­di­mos in­ves­ti­gar. El equi­po que se des­pla­zó la pri­me­ra vez al lu­gar es­ta­ba com­pues­to por Jo­sep Gui­ja­rro, Pa­tri­cia Her­vías y por mí mis­ma. En una se­gun­da vi­si­ta fui­mos con Jo­sé Antonio Roldán, Gri­sel­da Vi­die­lla y Lo­ren­zo Fer­nán­dez. Las dos úl­ti­mas ve­ces es­tu­vi­mos en la ca­sa con el equi­po de Ho­ra pun­ta.

En aque­lla fin­ca ha­bía tres en­tes y, pe­se a su re­sis­ten­cia ini­cial a co­mu­ni­car­se con no­so­tros, al ra­to fui­mos ca­pa­ces de ha­blar con ellos a tra­vés de la Spi­rit Box y sen­tir su pre­sen­cia gra­cias al REM Pod o al MEL Me­ter. De aque­lla pri­me­ra vi­si­ta guar­da­mos va­rias gra­ba­cio­nes de las res­pues­tas que nos da­ban a tra­vés de la Spi­rit Box; res­pues­tas in­te­li­gen­tes y al­gu­nas muy cla­ras. De nues­tra se­gun­da in­cur­sión exis­te un ví­deo don­de es po­si­ble ver con qué fa­ci­li­dad se ac­cio­nan apa­ra­tos co­mo el REM Pod o el MEL Me­ter.

En es­ta se­gun­da oca­sión tra­ta­mos de ayu­dar a es­tos en­tes a en­con­trar su ca­mino. Tras es­ta vi­si­ta la ac­ti­vi­dad des­cen­dió no­ta­ble­men­te du­ran­te me­ses. En nues­tra es­tan­cia con la gen­te de la te­le­vi­sión tam­bién se gra­ba­ron va­rias pie-

zas en las que se pue­de apre­ciar rui­dos inex­pli­ca­bles y otros fe­nó­me­nos de ori­gen des­co­no­ci­do.

LOS FE­NÓ­ME­NOS

Du­ran­te es­te año he­mos acu­di­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes al lu­gar y he­mos po­di­do ha­cer al­gu­nas fotos y gra­bar to­do ti­po de psi­co­fo­nías y ví­deos. Los fe­nó­me­nos que se dan en esa ca­sa son cuan­to me­nos lla­ma­ti­vos. En la pri­me­ra plan­ta, en la ha­bi­ta­ción don­de re­si­de el es­pí­ri­tu de Ra­fael, se han visto vo­lar ob­je­tos, abrir­se puer­tas y mo­ver­se co­sas de si­tio. La per­so­na que dor­mía en esa ha­bi­ta­ción se des­per­ta­ba a ve­ces a me­dia no­che con el so­ni­do de una res­pi­ra­ción pro­fun­da de hom­bre jun­to a ella. Otras ve­ces, lo que la des­per­ta­ba era el rui­do de al­gún ob­je­to al caer.

Ha­ce es­ca­sos días la per­so­na en­car­ga­da de la lim­pie­za vi­vía una ex­pe­rien­cia es­ca­lo­frian­te: al re­gre­sar a la ha­bi­ta­ción en bus­ca de al­go que se ha­bía de­ja­do, to­pó de fren­te con un hom­bre mo­reno, de me­dia­na al­tu­ra y ca­be­llo ri­za­do, que des­apa­re­ció de­lan­te de ella de­ján­do­la sen­ta­da en el sue­lo tras el im­pac­to. En el áti­co, lu­gar pre­fe­ri­do del es­pí­ri­tu del ni­ño que allí ha­bi­ta, el REM Pod se en­cien­de y se apa­ga co­mo si fue­se una au­tén­ti­ca ver­be­na. Allí, hay una her­mo­sa ca­sa de mu­ñe­cas que se ha con­ver­ti­do en la zo­na de jue­gos del pe­que­ño. Ca­da vez que he­mos ido a in­ves­ti­gar, la go­rra de uno de los mu­ñe­cos de es­ta ca­sa apa­re­ce en el re­llano de en­tra­da, sin pre­vio avi­so y tras ha­ber com­pro­ba­do, con an­te­la­ción, que el sue­lo es­ta­ba lim­pio. A ve­ces, por las no­ches, tam­bién se oyen pa­sos co­rrien­do por la sa­la su­pe­rior, o in­clu­so las bo­las del bi­llar que hay en la es­tan­cia ro­dan­do so­las. En la co­ci­na, una ex­tra­ña sus­tan­cia lí­qui­da cae, des­li­zán­do­se, por la puer­ta de uno de los ar­ma­rios, go­tean­do so­bre la en­ci­me­ra. Cuan­do se to­ca la puer­ta, es­ta es­tá ab­so­lu­ta­men­te se­ca y no exis­te ex­pli­ca­ción pa­ra el lí­qui­do que pa­re­ce ma­te­ria­li­zar­se de la na­da. Lu­ces que se en­cien­den y se apa­gan so­las, rui­dos inex­pli­ca­bles, co­sas que cam­bian de si­tio y la sen­sa­ción de es­tar acom­pa­ña­do en to­do mo­men­to es par­te de lo que uno pue­de vi­vir en esa ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.