pre­sen­cias so­bre­co­ge­do­ras

Mas Alla - - CASOS SIN RESOLVER -

Des­de que en­tra­mos se hi­cie­ron pa­ten­tes las tres pre­sen­cias. Co­mo pa­re­ce ya ha­bi­tual, las de la mu­jer – que gri­ta ate­rro­ri­za­da o llo­ra des­con­so­la­da­men­te– y la ni­ña – a la que gus­ta ju­gar con l os pre­sen­tes y ca­si siem­pre tie­ne ga­nas de ha­blar–. Más tar­de lle­gó él, el ca­pa­taz, ha­cién­do­las en­mu­de­cer e ins­tán­do­nos a ir­nos de su pro­pie­dad. Su pre­sen­cia es tos­ca y se ha­ce no­tar en­ra­re­cien­do el am­bien­te. To­das las má­qui­nas que lle­vá­ba­mos se pu­sie­ron en mar­cha: MEL Me­ter, REM Pod, EDI y Spi­rit Vox se mos­tra­ron muy ac­ti­vas.

Pe­ro hu­bo, ade­más, una cuar­ta pre­sen­cia, qui­zá la más es­pec­ta­cu­lar, un en­te que que­dó re­gis­tra­do por nues­tra Ki­nect. La Ki­nect es una cá­ma­ra de la con­so­la Xbox; apa­re­ció en el mer­ca­do ha­ce años, pe­ro fue re­ti­ra­da por­que, se­gún sus fa­bri­can­tes, da­ba erro­res pun­tua­les, ya que pa­re­cía de­tec­tar a un se­gun­do ju­ga­dor inexis­ten­te en las par­ti­das. Na­da más l ejos de la reali­dad, l o que real­men­te de­tec­ta­ba era al­go in­vi­si­ble a nues­tros ojos, pe­ro exis­ten­te: de­tec­ta­ba fan­tas­mas.

De ahí que l os in­ves­ti­ga­do­res to­ma­sen es­tos an­ti­guos mo­de­los de Ki­nect, l os mo­di­fi­ca­sen pa­ra adap­tar­los a cier­tos pro­gra­mas in­for­má­ti­cos y po­der así cap­tar a es­tos en­tes. En nues­tro ca­so, pu­di­mos ver per­fec­ta­men­te, de­trás de dos de nues­tros in­ves­ti­ga­do­res, una f i gu­ra que, ner­vio­sa al ver­se des­cu­bier­ta, ter­mi­nó por des­pla­zar­se tras una co­lum­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.