ÉX­TA­SIS A TRA­VÉS DE LAS DRO­GAS EN­TEÓ­GE­NAS

Mas Alla - - MISTICISMO -

Des­de épo­cas an­ces­tra­les, el hom­bre ha re­cu­rri­do a de­ter­mi­na­dos hon­gos alu­ci­nó­ge­nos, cu­yas sus­tan­cias psi­coac­ti­vas in­du­cen a es­ta­dos al­te­ra­dos de con­cien­cia.

El pe­yo­te y la ayahuas­ca, así co­mo cier­tos hon­gos del gé­ne­ro psi­locy­be, con sus po­ten­tes al­ca­loi­des, han si­do em­plea­dos en un con­tex­to cha­má­ni­co.

El cha­mán, tras la in­ges­ta de di­chas dro­gas en­teó­ge­nas (se­gui­da de una dan­za ri­tual), en­tra­ba en éx­ta­sis y es­ta­ble­cía así con­tac­to con el pre­ten­di­do mun­do so­bre­na­tu­ral. Las vi­sio­nes des­cri­tas te­nían un gran con­te­ni­do mís­ti­co. “Que el cha­mán ex­pe­ri­men­ta lo que lla­ma­mos éx­ta­sis mís­ti­co lo prue­ban los sín­to­mas que acom­pa­ñan ese es­ta­do”, se­ña­la el doc­tor Francisco J. Ru­bia. Por ejem­plo, la luz en­vol­ven­te que sue­le ser des­cri­ta por el mís­ti­co, coin­ci­de tam­bién con la luz que vis­lum­bra el cha­mán cuan­do cae en tran­ce.

“Es una luz mis­te­rio­sa que de re­pen­te el cha­mán sen­tía en su cuer­po, en el in­te­rior de su ca­be­za, en el co­ra­zón de su ce­re­bro, un fa­ro inex­pli­ca­ble, un fue­go lu­mi­no­so que lo po­nía en con­di­cio­nes de ver en la os­cu­ri­dad”, ex­pli­ca el an­tro­pó­lo­go Knud Ras­mus­sen.

Por su par­te, el fi­ló­so­fo in­glés Wal­ter Te­ren­ce Sta­ce, ex­per­to en mis­ti­cis­mo, afir­mó con­ven­ci­do que la ex­pe­rien­cia con dro­gas, “no es que sea si­mi­lar a la ex­pe­rien­cia mís­ti­ca; es la ex­pe­rien­cia mís­ti­ca”. No es de ex­tra­ñar, pues, que Ro­bert Gor­don Was­son, pio­ne­ro en el es­tu­dio de la et­no­bo­tá­ni­ca, lle­ga­se a su­ge­rir que los hon­gos alu­ci­nó­ge­nos des­per­ta­ron la es­pi­ri­tua­li­dad en el hom­bre prehis­tó­ri­co, lo cual desem­bo­có en el ori­gen de la re­li­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.