La pitia Y el na­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia en ate­nas

Mas Alla - - ORÁCULOS -

Los Alc­meó­ni­das fue­ron siem­pre una in­flu­yen­te fa­mi­lia en Ate­nas a la cual per­te­ne­cie­ron hom­bres tan ilus­tres co­mo Pe­ri­cles y Clís­te­nes, el fun­da­dor de la de­mo­cra­cia ate­nien­se.

Pe­ro es­ta fa­mi­lia no siem­pre go­zó del pres­ti­gio que tu­vie­ron en el si­glo V a.c. , co­no­ci­do por el si­glo de Oro de Gre­cia, sino que vi­vie­ron mo­men­tos de des­gra­cia en el si­glo VI a.c. cuan­do fue­ron ex­pul­sa­dos de la ciu­dad.

Cuan­do se en­con­tra­ban en el des­tie­rro, hi­cie­ron al­go muy in­te­li­gen­te: su­fra­ga­ron una co­lec­ta pú­bli­ca pa­ra que ser re­cons­tru­ye­se en Del­fos el vie­jo tem­plo de Apo­lo que ha­bía ar­di­do en un in­cen­dio.

A cam­bio del mag­ní­fi­co tem­plo de már­mol, la Pitia ca­da vez que lle­ga­ban los es­par­ta­nos a con­sul­tar el oráculo, ya fue­se una con­sul­ta pri­va­da o pú­bli­ca, emi­tía un oráculo di­cien­do que era vo­lun­tad de los dio­ses que los es­par­ta­nos in­va­die­sen Ate­nas. Fi­nal­men­te, in­va­die­ron Ate­nas, y los Alc­meó­ni­das ayu­da­dos por los es­par­ta­nos en­tra­ron a go­ber­nar ex­pul­san­do a los úl­ti­mos dic­ta­do­res de la po­lis.

De es­ta for­ma Clís­te­nes, de la fa­mi­lia de los Alc­meó­ni­das, fun­dó la pri­me­ra de­mo­cra­cia del mun­do grie­go.

Es­ta­tua de Só­cra­tes, en Ate­nas (Gre­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.