Cuan­do ale­jan­dro magno con­sul­tó a la pitia

Mas Alla - - ORÁCULOS -

Se­gún el his­to­ria­dor grie­go Plu­tar­co, Ale­jan­dro Magno lle­gó a Del­fos bus­can­do un oráculo fa­vo­ra­ble pa­ra ini­ciar su ex­pe­di­ción a Per­sia; pe­ro dio la ca­sua­li­dad de que lle­gó cuan­do el oráculo es­ta­ba clau­su­ra­do por ser día in­há­bil pa­ra las con­sul­tas. Sin em­bar­go, Ale­jan­dro man­dó lla­mar a la pro­fe­ti­sa, al prin­ci­pio con bue­nas ma­ne­ras, pe­ro co­mo ella se ne­gó a acu­dir, pre­tex­tan­do la nor­ma, él mis­mo subió al re­cin­to don­de ella es­ta­ba y la arras­tró por la fuer­za al tem­plo. En­ton­ces ella, sin­tién­do­se ven­ci­da an­te tan vi­vo em­pe­ño, l e di­jo: “In­ven­ci­ble eres, jo­ven”.

Ale­jan­dro, al oír es­tas pa­la­bras res­pon­dió que ya no ne­ce­si­ta­ba con­sul­tar el oráculo, sino que con di­cha res­pues­ta ya te­nía el va­ti­ci­nio que ha­bía ve­ni­do a bus­car.

Jun­to a es­tas lí­neas, bus­to de Ale­jan­dro Magno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.