La pitia y su in­fluen­cia en es­par­ta

Mas Alla - - ORÁCULOS -

En­tre to­das las po­lis que for­ma­ban par­te de la An­fic­tio­nía de Del­fos, la más de­vo­ta, sin du­da, era Es­par­ta. Pa­ra com­pren­der su con­fian­za cie­ga en la Pitia nos te­ne­mos que re­mon­tar al si­glo VIII a.c. cuan­do Li­cur­go, un sim­ple es­par­tano hi­zo una con­sul­ta, ob­te­nien­do la si­guien­te res­pues­ta:

“Vie­nes Li­cur­go a mi opu­len­to tem­plo, Ca­ro a Zeus y a cuan­tas olím­pi­cas mo­ra­das po­seen.

Du­do en de­cla­rar­te dios u hom­bre;

Más bien, em­pe­ro, un dios te creo, Li­cur­go”. Es­ta res­pues­ta lo con­vir­tió en el rey de Es­par­ta. La la­bor de la Pitia no ter­mi­nó ahí, sino que, ade­más, dic­tó las le­yes de los es­par­ta­nos, la que se co­no­ció co­mo Constitución de Li­cur­go, aun­que ca­sual­men­te se pa­re­cían bas­tan­te a las le­yes que ha­bía en Cre­ta don­de Li­cur­go ha­bía via­ja­do con an­te­rio­ri­dad.

Gue­rra del Pe­lo­po­ne­so.

Li­cur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.