La cu­rio­si­dad

Mas Alla - - ENCANTADOS -

El im­po­nen­te Cas­ti­llo de Edim­bur­go, le­van­ta­do so­bre una ro­ca de ori­gen vol­cá­ni­co, en ca­si sus mil años de exis­ten­cia, cum­plió fi­nes mi­li­ta­res gran par­te de es­tos, co­sa que ha he­cho que de­ce­nas (hay quie­nes cuen­tan cen­te­nas) de pre­sos allí en­car­ce­la­dos si­gan apa­re­cien­do si­glos más tar­de, co­mo los fran­ce­ses apre­sa­dos du­ran­te la Gue­rra de los / años o los pri­sio­ne­ros co­lo­nia­les de la Gue­rra Re­vo­lu­cio­na­ria Ame­ri­ca­na.

Dos fan­tas­mas des­ta­ca­dos de la gue­rra, aun­que anó­ni­mos, son el de un gai­te­ro y el de un ba­te­ris­ta sin ca­be­za, que con­ti­núan con su mú­si­ca aun cuan­do la ba­ta­lla ce­só si­glos atrás. El úl­ti­mo fue visto por pri­me­ra vez en 1650.

Si en Ca­pe Town se men­cio­na un pe­rro ne­gro que ha­ce el ama­go de ata­car, en el em­pla­za­mien­to es­co­cés hay uno más ami­ga­ble por el ce­men­te­rio des­ti­na­do pa­ra es­tos ani­ma­les.

Tam­bién, co­mo en otros cas­ti­llos de es­te ar­tícu­lo, la bru­je­ría hi­zo me­lla. En es­te ca­so, Ja­net Dou­glas, Lady Gla­mis, quien fue con­de­na­da y que­ma­da en la ex­pla­na­da del Cas­ti­llo de Edim­bur­go el 17 de ju­lio de 1537. Pe­ro es­te fan­tas­ma se apa­re­ce, a su vez, en An­gus, más pre­ci­sa­men­te a su ho­gar, el Cas­ti­llo de Gla­mis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.