El fi­ló­so­fo de los ov­nis

Ho­me­na­je a Ignacio Dar­nau­de.

Mas Alla - - SUMARIO - LOUR­DES GÓ­MEZ

Apre­cia­ba la ter­tu­lia co­mo un ejer­ci­cio óp­ti­mo pa­ra el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­tos y más aún pa­ra el cul­ti­vo de la amistad. Y un co­lo­quio de al­tu­ra fue el ho­me­na­je que un nu­tri­do gru­po de ami­gos lle­vó a ca­bo el pa­sa­do día 23 de ju­lio en Se­vi­lla a fin de hon­rar la me­mo­ria de una de las men­tes más pre­cla­ras de la ufo­lo­gía.

El fi­ló­so­fo de los ov­nis, Ignacio Dar­nau­de Ro­jas- Mar­cos, fa­lle­ció el 26 de ju­nio a los 86 años; el óbi­to se pro­du­jo de ma­ne­ra re­pen­ti­na y no hu­bo opor­tu­ni­dad pa­ra las des­pe­di­das. Sin em­bar­go, al­gu­nos de sus más es­tre­chos “com­pa­ñe­ros de fa­ti­gui­tas ov­ni­ló­gi­cas” – co­mo él so­lía ex­pre­sar– de­ci­die­ron re­unir­se en Se­vi­lla pa­ra en­sal­zar la fi­gu­ra de un pen­sa­dor que con­sa­gró su vi­da a la bús­que­da de pro­fun­das res­pues­tas: Ja­vier Sie­rra, Moisés Ga­rri­do, Claudia Ma­drid, José Luis Her­mi­da, Da­vid Cue­vas, Ra­fael Ca­be­llo, Ja­vier Lo­ba­to, Ra­fael Lla­mas, José Juan Mon­te­jo, Ra­fael Ga­lle­go, Be­lén Sán­chez y Lour­des Gó­mez.

La jor­na­da co­men­zó con una vi­si­ta a la tum­ba del tran­su­fó­lo­go an­da­luz, si­tua­da en un pan­teón fa­mi­liar del ce­men­te­rio de San Fer­nan­do en Se­vi­lla. Los allí con­gre­ga­dos apro­ve­cha­ron pa­ra ex­pre­sar en voz al­ta des­de anéc­do­tas com­par­ti­das con Ignacio has­ta el re­cuer­do de sus vir­tu­des más des­ta­ca­das, co­mo su ge­ne­ro­si­dad su­per­la­ti­va, su hu­mor in­te­li­gen­te, sus mo­da­les ex­qui­si­tos, su do­mi­nio del gé­ne­ro epis­to­lar, su ca­pa­ci­dad pa­ra no ha­blar mal de na­die o la amistad sin­ce­ra que brin­da­ba a to­do el que lla­ma­ra a su puer­ta, ya fue­ran in­ves­ti­ga­do­res con­sa­gra­dos o re­cién lle­ga­dos al uni­ver­so de los no iden­ti­fi­ca­dos.

En su bien pa­tea­da pla­za de La Al­fal­fa, don­de era ha­bi­tual ver a Ignacio Dar­nau­de de pa­so o to­man­do un ape­ri­ti­vo en Ca­sa Ma­no­lo, con­ti­nuó el ho­me­na­je al enun­cia­dor del prin­ci­pio de elu­si­vi­dad cós­mi­ca. Allí se unió a la reunión su viu­da, Ma­ri­luz Por­ta, a quien to­dos los asis­ten­tes ofre­cie- ron el pé­sa­me, y a los que ella co­rres­pon­dió ex­pre­san­do ges­tos de agra­de­ci­mien­to y ca­ri­ño.

La char­la se di­la­tó du­ran­te ho­ras, un tiem­po en el que sa­lie­ron a re­lu­cir pa­sa­jes del af­fai­re um­mi­ta – cues­tión que Ignacio es­tu­dió du­ran­te dé­ca­das, alum­bran­do el Um­mo­cat– lu­ces y som­bras de la ufo­lo­gía an­da­lu­za y prin­ci­pal­men­te in­te­rro­gan­tes com­par­ti­dos y per­cep­cio­nes par­ti­cu­la­res del bie­na­ma­do enig­ma pla­ti­llis­ta. En de­fi­ni­ti­va, una de esas reunio­nes en­ri­que­ce­do­ras e inolvidables que Ignacio so­lía pro­pi­ciar en su ca­sa de la se­vi­lla­na ca­lle Ca­be­za del Rey Don Pe­dro.

Pen­sá­ba­mos que con él se ha­bían mar­cha­do las se­sio­nes dar­nau­dia­nas; es­te día, sin em­bar­go, caí­mos en la cuen­ta de que Ignacio no se mar­chó sin en­se­ñar­nos an­tes a es­tre­char la­zos y a cre­cer me­dian­te la pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.