Bar­cos fan­tas­ma: ¿le­yen­da o reali­dad?

Mas Alla - - TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS -

Des­de que a fi­na­les del si­glo XVIII sur­gie­ra la le­yen­da de El Ho­lan­dés Errante, con­de­na­do a va­gar por to­dos los ma­res del pla­ne­ta des­pués de que su ca­pi­tán for­ma­li­za­ra un pac­to con el Dia­blo, la lis­ta de “bar­cos fan­tas­ma” no ha de­ja­do de in­cre­men­tar­se. Es­tas son al­gu­nas de las his­to­rias so­bre em­bar­ca­cio­nes, cu­ya tri­pu­la­ción ha des­apa­re­ci­do mis­te­rio­sa­men­te en el Triángulo de las Bermudas.

SEABIRD

Mi­to: Es­te ber­gan­tín mer­can­te se en­con­tró en el oto­ño de 1760 en­ca­lla­do en las cos­tas de Rho­de Is­land (EE.UU.). Aun­que sus ca­ma­ro­tes se en­con­tra­ban in­tac­tos, in­clu­so con el ca­fé del desa­yuno to­da­vía humean­te, su tri­pu­la­ción se ha­bía es­fu­ma­do mis­te­rio­sa­men­te. So­lo se en­con­tra­ron un pe­rro y un ga­to.

Reali­dad: El Seabird es una de esas tan­tas “le­yen­das de mar”, pro­ba­ble­men­te ins­pi­ra­da en un re­la­to cor­to pu­bli­ca­do en el se­ma­na­rio es­ta­dou­ni­den­se The Sun­day Moor­ning Star, en 1885.

ROSALIE

Mi­to: Ha­lla­do a la de­ri­va en 1840, y en per­fec­tas con­di­cio­nes sin ras­tro de su tri­pu­la­ción. Inex­pli­ca­ble­men­te, so­lo se en­con­tró un ca­na­rio vi­vo den­tro de su jau­la.

Reali­dad: No exis­te cons­tan­cia de que es­te bar­co exis­tie­ra.

BE­LLA

Mi­to: Go­le­ta bri­tá­ni­ca des­apa­re­ci­da en abril de 1854, sin cau­sa apa­ren­te, en las aguas del Triángulo de las Bermudas.

Reali­dad: Co­mo con­se­cuen­cia de un ex­ce­so de car­ga, el bar­co nau­fra­gó du­ran­te una tem­pes­tad no muy le­jos de las cos­tas tras zar­par de Ca­bo de San Ro­que (Bra­sil).

RO­YAL NAVY HMS ATALANTA Mi­to: Bu­que es­cue­la –con una tri­pu­la­ción de ca­si tres­cien­tas hom­bres que in­te­gra­ba a 250 ca­de­tes–, des­apa­re­cía en aguas del Triángulo tras zar­par a fi­na­les de enero de 1880 des­de las is­las Bermudas rum­bo a Inglaterra.

Reali­dad: La cró­ni­ca de los pe­rió­di­cos lon­di­nen­ses de la épo­ca, que si­guie­ron el ca­so con no­ta­ble in­te­rés, con­clu­yó que la fra­ga­ta se hun­dió co­mo con­se­cuen­cia de un tem­po­ral, pro­ba­ble­men­te a va­rias mi­llas del fa­mo­so Triángulo. FREYA

Mi­to: Es­te bar­co ale­mán, que par­tía des­de Man­za­ni­llo (Cu­ba) has­ta Chi­le, fue ha­lla­do en oc­tu­bre de 1902, na­ve­gan­do a la de­ri­va y sin su tri­pu­la­ción en los ma­res del Triángulo de las Bermudas.

Reali­dad: El bar­co par­tió de Man­za­ni­llo, un puer­to si­tua­do en Mé­xi­co (ho­mó­ni­mo de otro que se en­cuen­tra en la is­la de Cu­ba). Un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Na­tu­re, en 1907, atri­bu­ye a un te­rre­mo­to re­gis­tra­do en aque­lla zo­na el cau­san­te del desas­tre del Freya que, en to­do ca­so, fue ha­lla­do en el Pa­cí­fi­co y no en las aguas del Triángulo.

CYCLOPS

Mi­to: Es­te bu­que de la Ar­ma­da es­ta­dou­ni­den­se des­apa­re­ció en mar­zo de 1918 sin de­jar ras­tro.

Reali­dad: Una tor­men­ta y el agrie­ta­mien­to re­por­ta­do en su ma­qui­na­ria –que le obli­gó a ha­cer una es­ca­la pre­via– pu­die­ron ser los de­to­nan­tes de su des­apa­ri­ción.

CARROLL A. DEERING

Mi­to: Se ha­lló en­ca­lla­do en las cos­tas de Ca­ro­li­na del Nor­te (Es­ta­dos Uni­dos), en 1921, sin ras­tro de su tri­pu­la­ción.

Reali­dad: Pro­ba­ble­men­te su tri­pu­la­ción fue des­alo­ja­da co­mo con­se­cuen­cia de un asal­to de pi­ra­te­ría.

RAIFUKU MARU

Mi­to: Bu­que de car­ga ja­po­nés con una tri­pu­la­ción de 38 per­so­nas, que rea­li­za­ba una ru­ta des­de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Ale­ma­nia, hun­di­do en abril de 1925, en las Bermudas. Char­les Ber­litz y otros au­to­res ase­gu­ran que el bar­co ra­dió un úl­ti­mo men­sa­je co­mu­ni­can­do que era “ab­du­ci­do” por un OV­NI en for­ma de da­ga.

Reali­dad: El bar­co se hun­dió, en pre­sen­cia de tes­ti­gos que lo di­vi­sa­ron des­de la cu­bier­ta del bu­que bri­tá­ni­co Ho­me­ric, co­mo con­se­cuen­cia de una tor­men­ta, sin que es­tos pu­die­ran apro­xi­mar­se pa­ra so­co­rrer a su tri­pu­la­ción.

COTOPAXI

Mi­to: Es­te bu­que mer­can­te es­ta­dou­ni­den­se, des­apa­re­ci­do en di­ciem­bre de 1925, es uno de los “bar­cos fan­tas­ma” más em­ble­má­ti­cos en la li­te­ra­tu­ra so­bre el Triángulo de las Bermudas; has­ta el ex­tre­mo de que el pro­pio Ste­ven Spiel­berg lo res­ca­ta des­can­san­do so­bre las are­nas del de­sier­to en una

de las es­ce­nas cum­bre de En­cuen­tros en la Ter­ce­ra Fa­se (1977).

Reali­dad: Es­te bar­co nau­fra­gó en su ru­ta ha­cia Cu­ba cuan­do se in­ter­pu­so un ven­da­val.

SUDUFFCO

Mi­to: Des­apa­re­ci­do sin ex­pli­ca­ción en mar­zo de 1926 en las Bermudas.

Reali­dad: Tes­ti­gos avis­ta­ron có­mo el bar­co nau­fra­ga­ba co­mo con­se­cuen­cia de una tur­bu­len­ta tor­men­ta acom­pa­ña­da de ci­clo­nes.

COPENHAGUE

Mi­to: El bu­que es­cue­la da­nés –que fue la em­bar­ca­ción más gran­de del mun­do en su mo­men­to con cinco más­ti­les– des­apa­re­cía con una tri­pu­la­ción de 45 ca­de­tes y 26 hom­bres en di­ciem­bre de 1928, en las aguas del Triángulo de las Bermudas. Su des­apa­ri­ción ge­ne­ró tal im­pac­to que, du­ran­te años, tes­ti­gos ase­gu­ra­ban ha­ber con­tem­pla­do la si­lue­ta de un bar­co fan­tas­ma de cinco más­ti­les na­ve­gan­do en las aguas.

Reali­dad: La fra­ga­ta se hun­dió, pro­ba­ble­men­te en aguas del Atlán­ti­co sur –le­jos del Triángulo– cuan­do rea­li­za­ba una ru­ta des­de Ar­gen­ti­na has­ta Aus­tra­lia, des­pués de co­li­sio­nar con un ice­berg. En 2012 en las pro­xi­mi­da­des del ar­chi­pié­la­go bri­tá­ni­co Tris­tán de Acu­ña fue­ron ha­lla­dos los res­tos de un bar­co que es­tán sien­do iden­ti­fi­ca­dos por el Mu­seo Ma­rí­ti­mo Da­nés, por si per­te­ne­cie­ran al mí­ti­co Copenhague.

STAVENGER

Mi­to: Car­gue­ro no­rue­go con una tri­pu­la­ción de 43 per­so­nas que en 1931 des­apa­re­cía en las Baha­mas.

Reali­dad: En los ar­chi­vos del Mu­seo Ma­rí­ti­mo No­rue­go no cons­ta nin­gún bar­co con di­cho nom­bre.

JOHN & MARY

Mi­to: Es­te bu­que es­ta­dou­ni­den­se de dos más­ti­les fue ha­lla­do a la de­ri­va y sin tri­pu­lan­tes, tras su inex­pli­ca­ble des­apa­ri­ción en abril de 1932, en el Triángulo de las Bermudas.

Reali­dad: El bu­que su­frió un in­cen­dio en los mo­to­res que obli­gó a su tri­pu­la­ción a lan­zar­se al agua.

LA DAHAMA

Mi­to: Avis­ta­do en agos­to de 1935, por el bar­co El Az­tec, na­ve­gan­do a la de­ri­va por las Bermudas sin su tri­pu­la­ción.

Reali­dad: Los en­tu­sias­tas del Triángulo de las Bermudas omi­ten un “de­ta­lle”: días an­tes de es­te avis­ta­mien­to, La Dahama ha­bía si­do ha­lla­da nau­fra­gan­do ha­cia las Azo­res. Sus cinco tri­pu­lan­tes pu­die­ron ser res­ca­ta­dos por el Rex, un bar­co ita­liano.

ANGLO AUSTRALIAN

Mi­to: En su ru­ta des­de Sin­ga­pur a Aus­tra­lia, es­te car­gue­ro del ser­vi­cio de co­rres­pon­den­cia des­apa­re­ció, con 39 hom­bres a bor­do, en mar­zo de 1938.

Reali­dad: Tor­men­tas y hu­ra­ca­nes hun­die­ron el Anglo Australian.

EL SAN­DRA

Mi­to: Vein­tio­cho hom­bres em­bar­ca­ron en es­ta na­ve a va­por en ru­ta des­de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Venezuela pa­ra des­apa­re­cer mis­te­rio­sa­men­te en abril de 1950, en un mar en ab­so­lu­ta cal­ma.

Reali­dad: Mu­chos de los da­tos de en­ver­ga­du­ra y tri­pu­la­ción (eran on­ce sus tri­pu­lan­tes) no se co­rres­pon­den con la reali­dad. Co­mo tam­po­co la cli­ma­to­lo­gía: la “des­apa­ri­ción” de El San­dra coin­ci­dió con un mar in­va­di­do de vien­tos hu­ra­ca­na­dos.

CONNEMARA IV

Mi­to: El ya­te Connemara IV apa­re­ció en sep­tiem­bre de 1955 a va­rias mi­llas al sud­oes­te de las Bermudas. Na­da se sa­be de sus ocu­pan­tes...

Reali­dad: Tres tor­na­dos que al­can­za­ron los 300 km por ho­ra pu­die­ron “des­alo­jar” al bar­co ha­cién­do­lo nau­fra­gar.

MA­RI­NE SULPHUR QUEEN

Mi­to: Es­te pe­tro­le­ro que par­tía des­de Te­xas has­ta Vir­gi­nia con una car­ga de 15.000 to­ne­la­das de azu­fre fundido des­apa­re­ció, a pe­sar del buen tiem­po, en fe­bre­ro de 1963.

Reali­dad: El téc­ni­co ela­bo­ra­do por la Guar­dia Cos­te­ra atri­bu­ye el hun­di­mien­to del bar­co a una po­si­ble ex­plo­sión de su car­ga­men­to.

Otras em­bar­ca­cio­nes, cu­ya des­apa­ri­ción se ha atri­bui­do a la anó­ma­la fe­no­me­no­lo­gía des­en­ca­de­na­da en el Triángulo de las Bermudas, pe­ro que han en­con­tra­do una ex­pli­ca­ción na­tu­ral son: Witch­craft (1967) –una tor­men­ta–, Anita y Nor­se (1972) –un su­per­vi­vien­te tes­ti­mo­nió un hu­ra­cán–, Syl­via

L. Os­sa (1976) –un hu­ra­cán fue­ra del Triángulo–, Ha­war­den Brid­ge (1978) –su tri­pu­la­ción fue ase­si­na­da y el au­tor de­te­ni­do–, Poet (1980) –un hu­ra­cán–… Una de las úl­ti­mas em­bar­ca­cio­nes des­apa­re­ci­das en el triángulo es el bu­que es­ta­dou­ni­den­se El Fa­ro –con una tri­pu­la­ción de trein­ta y tres per­so­nas–, que nau­fra­gó en oc­tu­bre de 2015 co­mo con­se­cuen­cia del hu­ra­cán Joa­quín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.