La im­por­tan­cia de la SA­LUD EMO­CIO­NAL

Mas Alla - - SALUD ALTERNATIVA -

Con mo­ti­vo de los cur­sos de ve­rano de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de An­da­lu­cía, se han ce­le­bra­do dis­tin­tos se­mi­na­rios en su se­de de La Rá­bi­da (Huel­va). En la con­fe­ren­cia “In­te­li­gen­cia emo­cio­nal y sa­lud”, el pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor José Luis Bim­be­la ha ase­gu­ra­do que apos­ta­ría por re­gu­lar las sen­sa­cio­nes, ya que con­si­de­ra que “es el pró­xi­mo pa­so de la evo­lu­ción hu­ma­na”.

Bim­be­la ha co­men­ta­do que la Es­cue­la An­da­lu­za de Sa­lud Pú­bli­ca, en la que desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad pro- fe­sio­nal, “son pio­ne­ros en mu­chos te­mas co­mo en la sa­lud es­pi­ri­tual”. Con­si­de­ra, ade­más, que el au­men­to de en­fer­me­da­des co­mo la de­pre­sión o la an­sie­dad se de­be al “au­men­to de la de­pre­sión por la an­gus­tia de vi­vir”. El pro­fe­sor con­si­de­ra que, en la ac­tua­li­dad, no exis­te la au­to­crí­ti­ca por par­te de la so­cie­dad “pro­ba­ble­men­te por­que te­ne­mos aso­cia­do ese con­cep­to a su­frir”. A lo que aña­de, “pa­ra dar lo me­jor de uno mis­mo pri­me­ro hay que amar­se”.

Pa­ra fi­na­li­zar su po­nen­cia, Bim­be­la ha se­ña­la­do que pa­ra me­jo­rar la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de­be ser “el pro­pio bie­nes­tar o la pro­pia sa­lud”; ma­ti­zan­do que “to­da in­te­li­gen­cia que no per­mi­te el pro­pio bie­nes­tar o el bie­nes­tar del otro es una in­te­li­gen­cia fra­ca­sa­da”.

La GES­TIÓN EMO­CIO­NAL

Se pue­de com­par­tir o no la vi­sión de Bim­be­la; sin em­bar­go es­tá cla­ro que la sa­lud emo­cio­nal es im­pres­cin­di­ble. Co­mo di­jo el poe­ta ro­mano Dé­ci­mo Ju­nio Ju­ve­nal: “Mens sa­na in cor­po­re sano”. Pa-

ra con­se­guir un equi­li­brio to­tal am­bos de­ben go­zar de bue­na sa­lud. Pe­ro, ¿có­mo me­jo­rar la ges­tión emo­cio­nal?

Hay mu­chas téc­ni­cas y es­tu­dios so­bre có­mo cre­cer emo­cio­nal­men­te. El mer­ca­do edi­to­rial es un cla­ro ejem­plo de ello. Des­de de­por­tes, co­mo el yo­ga, has­ta téc­ni­cas de me­di­ta­ción, co­mo el mind­ful­ness. Es fá­cil ver­se so­bre­pa­sa­do por la am­plia ofer­ta que se tie­ne hoy en día. Por ello, re­pa­sa­mos al­gu­nas de las téc­ni­cas más sen­ci­llas, por las que em­pe­zar a me­jo­rar la sa­lud emo­cio­nal.

– EVI­TAR/AFRON­TAR: A lo lar­go del día se pre­sen­tan dis­tin­tas si­tua­cio­nes. No se pue­den con­tro­lar to­das ellas; pe­ro las que sí, per­mi­ten dos op­cio­nes: evi­tar­las o afron­tar­las. Se de­ben evi­tar aque­llas si­tua­cio­nes que ge­ne­ren un ma­les­tar que no ob­tie­ne re­com­pen­sa y tra­tar de afron­tar aque­llas que fre­nen los de­seos de ca­da uno, por ejem­plo, no via­jar por el mie­do a vo­lar.

– ANA­LI­ZAR LAS CON­SE­CUEN­CIAS: ¿Qué es lo peor que pue­de ocu­rrir? Es la pre­gun­ta que uno de­be ha­cer­se cuan­do le qui­ten el sue­ño cues­tio­nes co­mo pro­ble­mas la­bo­ra­les o en las re­la­cio­nes per­so­na­les. Asu­mir las con­se­cuen­cias y sa­ber que se es ca­paz de avan­zar una vez su­pe­ra­da la si­tua­ción.

– HOBBIES: Hay quien apren­de a re­la­jar­se di­bu­jan­do cua­dros, quie­nes con­tro­lan me­jor la an­sie­dad cuan­do es­cri­ben y quie­nes se eva­den de sus pro­ble­mas crean­do jo­ye­ría ar­te­sa­nal. Una afición que con­si­ga que se des­co­nec­te del pro­ble­ma, ayu­da a des­pe­jar la men­te y po­der avan­zar.

– OB­JE­TI­VOS EN UN FU­TU­RO CER­CANO: No a to­do el mun­do le fun­cio­na el con­cep­to “Car­pe Diem”, ni cen­trar­se en el aquí y aho­ra. Es­ta téc­ni­ca de ges­tión emo­cio­nal se ba­sa en pen­sar qué se desea que ocu­rra en un fu­tu­ro cer­cano y se de­fi­na co­mo me­ta. Así, to­dos los pa­sos que sean necesarios pa­ra lle­gar a cum­plir ese ob­je­ti­vo po­drán ver­se de ma­ne­ra más sen­ci­lla y se po­drán se­guir pa­ra al­can­zar el sue­ño.

– IN­TROS­PEC­CIÓN: Ana­li­zar el “yo in­te­rior”, los es­ta­dos de áni­mo, la con­cien­cia, co­no­cer­se me­jor a uno mis­mo pa­ra apren­der a cui­dar­se y de­tec­tar las se­ña­les que el cuer­po nos man­da.

Me­di­ta­ción, au­to­con­trol, ejer­ci­cio, re­la­ja­ción... exis­ten in­fi­ni­tas ma­ne­ras de con­tro­lar las emo­cio­nes; so­lo es cues­tión de tiem­po que ca­da uno en­cuen­tre la su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.