MI­TO­LO­GÍA PA­RA UN DIOS ME­NOR

Mas Alla - - AZTECAS -

No es Hui­tiz­li­pochtli una di­vi­ni­dad de re­le­van­cia en el pan­teón me­soa­me­ri­cano co­mo lo fue Quet­za­coatl, la ser­pien­te em­plu­ma­da. Su pro­ta­go­nis­mo lo ad­quie­re ex­clu­si­va­men­te a par­tir de su pa­pel co­mo dios tu­te­lar del pue­blo az­te­ca, guián­do­lo has­ta Te­noch­titlan. A Huit­zi­lo­pochtli, cu­yo nom­bre se tra­du­ce co­mo“el co­li­brí de la iz­quier­da ”( o del sur ), se le iden­ti­fi­ca con la luz del cie­lo del me­dio­día, que ven­ce a los dio­ses de la no­che( la lu­na y las es­tre­llas ); de ahí que se le con­si­de­re en­car­na­ción del sol. Su ma­dre fue Coatli­cue, dio­sa de­la fer­ti­li­dad, de la vi­da y de la muer­te, cu­yo si­nies­tro as­pec­to de­bió in­fun­dir pa­vor en­tre los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les. Su nom­bre sig­ni­fi­ca“la de la fal­da de ser­pien­tes ”, y por­ta un co­llar que en­gar­za ma­nos y co­ra­zo­nes arran­ca­dos en sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, mien­tras cu­bre su pe­cho con una ca­la­ve­ra. Su ca­be­za es­tá re­pre­sen­ta­da por dos ofi­dios en­fren­ta­dos que sim­bo­li­zan la dua­li­dad. Se la co­no­ce tam­bién co­mo“la co­me­dor a de in­mun­di­cias ”. Hui­ti­zi­lo­pochtli fue con­ce­bi­do de ma­ne­ra mi­la­gro­sa, en una teo­go­nía que re­cuer­da inevi­ta­ble men­te ala de Je­su­cris­to, don­de la pa­lo­ma del Es­pí­ri­tu San­to es sus­ti­tui­da por un plu­ma­je que des­cien­de del cie­lo pa­ra fe­cun­dar a Coatli­cue. Es­ta, que an­tes ha­bía en­gen­dra­do la lu­na y las es­tre­llas, se en­con­tra­ba ba­rrien­do en un ac­to de pe­ni­ten­cia y cas­ti­dad co­mo sa­cer­do­ti­sa en el tem­plo de Coa­té­pec. Con­ci­bió así, de ma­ne­ra mi­la­gro­sa, a Huit­zi­lo­pochtli; no­ti­cia que fue re­ci­bi­da co­mo una des­hon­ra por par­te de sus hi­jos: la dio­sa lu­na y los cua­tro­cien­tos dio­ses es­tre­lla del sur. Co­mo la dio­sa grie­ga Ate­nea, Hui­ti­zi­lo­pochtli sa­lió del seno de Coatli­cue com­ple­ta­men­te ar­ma­do. Lo pri­me­ro que hi­zo fue en­fren­tar­se a su her­ma­na Co­yol­xauh­qui, la dio­sa l unar que, l i de­ran­do a sus cua­tro­cien­tos her­ma­nos ( l as es­tre­llas o Cen­tzon Huitz­náhuac), pla­nea­ba ma­tar a su ma­dre, Coatli­cue, pa­ra que no die­ra a l uz. Con una ser­pien­te de fue­go, Hui­tiz­li­pochtli de­ca­pi­tó a Co­yol­xauh­qui, cu­yo cuer­po se pre­ci­pi­tó por el ce­rro de Coa­té­pec des­pe­da­zán­do­se; un dra­má­ti­co f i nal que se ase­me­ja al del dios egip­cio Osi­ris, des­cuar­ti­za­do por su her­mano Seth. A con­ti­nua­ción, Huit­zi­lo­pochtli de­rro­tó al ejér­ci­to de cua­tro­cien­tas es­tre­llas, al­zán­do­se vic­to­rio­so pa­ra i l umi­nar el cie­lo con­ver­ti­do en el dios sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.