El éxo­do az­te­ca

Las cla­ves de la des­apa­ri­ción de una ci­vi­li­za­ción.

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to An­to­nio Luis Mo­yano

Es­ta es la cró­ni­ca de UN PUE­BLO que por­ta­ba con­si­go UN ARCA. UN DIOS guió a es­te pue­blo en un éxo­do que te­nía co­mo fin al­can­zar una TIE­RRA PRO­ME­TI­DA. ¿Les sue­na la his­to­ria?

Ha­ce mu­cho tiem­po una es­tir­pe ad­qui­rió l a con­di­ción de pue­blo ele­gi­do. Sus miem­bros se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar su lu­gar de ori­gen pa­ra em­pren­der un éxo­do que se pro­lon­ga­ría du­ran­te años. No fue una tra­ve­sía fá­cil: an­tes se asen­ta­ron en dis­tin­tos lu­ga­res, vién­do­se obli­ga­dos a gue­rrear con­tra otros pue­blos. Con ellos por­ta­ban un arca, a tra­vés del cual es­cu­cha­ban las vo­ces de un dios, que dic­ta­ba le­yes y man­da­mien­tos, mien­tras l es guia­ba has­ta la Tie­rra Pro­me­ti­da. Una vez allí, su dios l es en­co­men­dó cons­truir un tem­plo. Es pro­ba­ble que es­ta his­to­ria re­sul­te fa­mi­liar al l ec­tor. Aun­que an­tes ha­brá que ad­ver­tir­le que es­te pue­blo no fue el he­breo, su éxo­do no trans­cu­rrió por el Si­naí y su dios no se lla­ma­ba Yah­veh…

re­gre­so a aztlan

Pa­ra co­no­cer el ori­gen del pue­blo az­te­ca de­be­mos tras­la­dar­nos a otro lu­gar y a otro tiem­po, l ejos de l a His­to­ria y más cer­ca del mi­to. So­lo así lle­ga­re­mos has­ta Aztlan, la fan­tás­ti­ca is­la- ciu­dad, cer­ca­da por las aguas de un la­go sal­pi­ca­do de ca­ña­ve­ra­les po­bla­dos por gar­zas, que fue cu­na y mo­ra­da del pue­blo az­te­ca. Su tra­duc­ción del náhuatl ( la l en­gua que

ha­bla­ban los az­te­cas) la iden­ti­fi­ca co­mo el país de la“blan­cu­ra” o“lu­gar de las gar­zas ”; por lo que az­te­ca sig­ni­fi­ca­ría“la gen­te de la blan­cu­ra ”. Aun­que los az­te­cas ape­nas tu­vie­ron tiem­po de lla­mar­se así. Fue su dios Huit­zi­lo­pochtli ( véa­se anexo) quien l es re­bau­ti­zó co­mo me­xi­cas, cu­ya eti­mo­lo­gía ( to­da­vía con­tro­ver­ti­da) pa­re­ce pro­ve­nir de metztli, que sig­ni­fi­ca lu­na, alu­dien­do a su re­fle­jo en las aguas del la­go.

Co­mo en el ca­so de la Atlán­ti­da, hay quie­nes per­ci­ben lo ima­gi­na­rio en la des­crip­ción e iden­ti­fi­can Aztlan co­mo un sím­bo­lo que an­ti­ci­pa Te­noch­titlan. Otros pre­fie­ren la co­mo­di­dad de en­ca­jar las le­yen­das co­mo par­te de la His­to­ria y si­túan Aztlan en unas coor­de­na­das geo­grá­fi­cas, siem­pre al no­roes­te de Mé­xi­co. La la­gu­na de Mex­cal­ti­tan (costa del Es­ta­do de Na­ya­rit), el sur de Gua­na­jua­to o la is­la Ja­nit­zio (Mi­cho a can) son al­gu­nos de los lu­ga­res pro­pues­tos. Hay in­clu­so quien en­cuen­tra la cu­na de los az­te­cas más le­jos: bor­dean­do esa fron­te­ra ca­da vez más im­permea­ble que hoy se­pa­ra Mé­xi­co de Es­ta­dos Uni­dos y que es la di­rec­ción a la que es em­pu­ja­da la ac­tual co­rrien­te mi­gra­to­ria, ca­si co­mo me­tá­fo­ra de un re­gre­so a la mí­ti­ca Aztlan.

Co­mo an­tes pro­ta­go­ni­za­ra el pue­blo he­breo de­jan­do atrás Egip­to, en el año 1111 d.C. los az­te­cas aban­do­na­ron Aztlan­yem­pren­die­ron un ca­mino sin re­torno a tra­vés del de­sier­to i ns­ti­ga­dos por Huit­zi­lo­pochtli que, co­mo Yah­veh, les guia­ría has­ta la tie­rra de pro­mi­sión. Am­bos dio­ses mues­tran su pre­fe­ren­cia por ha­cer ac­to de apa­ri­ción en lo al­to de mon­ta­ñas. Yah­veh se ma­ni­fes­tó a Moisés con las ta­blas del ale yen el Mon­te Sin aí.Huit­zi­lo­pocht li­ba ut izó a los nó­ma­das co­mo me xi ca­se nCul­huac ano la Mon­ta­ña En­cor­va­da, y re­na­ció co­mo di­vi­ni­dad en Coa­te­pec o el Ce­rro de la Ser­pien­te, muy cer­ca de las rui­nas de Tu­la.

De la mis­ma ma­ne­ra que los is­rae­li­tas por­ta­ban con­si­go un arca, en cu­yo in­te­rior se cus­to­dia­ban las ta­blas de la ley, la di­vi­ni­dad az­te­ca pa­re­ce imi­tar al dios bí­bli­co ma­ni­fes­tan­do sus man­da­mien­tos a tra­vés… de un arca. Así lo re­fle­ja en su cró­ni­ca de me­dia­dos del si­glo XVI el do­mi­ni­co fray Die­go Du­rán: “Traían un ído­lo que lla­ma­ban Huit­zi­lo­pochtli, el cual traía cua­tro Ay os( sa­cer­do­tes) que le ser­vían ya quien él de­cía muy en se­cre­to to­dos los su­ce­sos de su iti­ne­ra­rio y ca­mino, avi­sán­do­les de to­do lo que les ha­bía de su­ce­der, y era tan­tal a re­ve­ren­cia y te­mor que a es­te ído­lo te­nían, que nin­guno de ellos lo osa­ba to­car. (…) Es­te ve­nía me­ti­do en un arca de jun­cos, que has­ta el día de hoy no hay quien se­pa ni ha­ya vis­to la for­ma de es­te ído­lo .(…) A es­te

ha­cían es­tos sa­cer­do­tes ado­rar por dios, pre­di­cán­do­les la ley que ha­bía de se­guir y cum­plir, las ce­re­mo­nias y los ri­tos con­que ha­bían de ofre­cer sus ofren­das. Y es­to ha­cían en to­dos los lu­ga­res que­sea­sen ta­ban,a la mis­ma ma­ne­ra que los hi­jos de Is­rael lo usa­ron to­do el tiem­po que an­du­vie­ron en el de­sier­to”.

l a re­be­lión de los di­si­den­tes Se­pa­ra­dos en el tiem­po y el es­pa­cio, am­bos éxo­dos afron­ta­ron idén­ti­cas tri­bu­la­cio­nes. Moisés se en­fren­tó a la re­be­lión acau­di­lla­da por Co­ré, quien amo­ti­nó a dos­cien­tos cin­cuen­ta hom­bres que des­con­fia­ban al­can­zar la Tie­rra Pro­me­ti­da. La in­su­rrec­ción fue rá­pi­da­men­te so­fo­ca­da por me­dia­ción de Yah­veh, quien l e di­jo a Moisés: “Se­pa­raos de es­ta co­mu­ni­dad, pues quie­ro ani­qui­lar­la en un i ns­tan­te”. Ape­nas tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que los is­rae­li­tas f i eles a Moisés se ale­ja­ran de las tien­das de Co­ré y sus se­cua­ces, cuan­do “l a tie­rra abrió su bo­ca y se l os tra­gó a ellos y a sus fa­mi­lias, así co­mo a to­dos l os hom­bres de Co­ré y to­dos sus bie­nes. Ba­ja­ron vi­vos al abis­mo” (Nú­me­ros 16: 21 y 32- 33).

Esa sed de san­gre que ca­rac­te­ri­za­ba a Yah­veh es tam­bién una cons­tan­te que no di­si­mu­la el dios az­te­ca Huit­zi­lo­pochtli. Asen­ta­dos en Coae­te­pec, don­de se en­tre­ga­ron a can­tar y bai­lar, al­gu­nos me­xi­cas se re­be­la­ron fren­te su dios, re­sis­tién­do­se a con­ti­nuar la mar­cha. La cró­ni­ca ci­ta­da de fray Die­go Du­rán nos cuen­ta que Huit­zi­lo­pochtli, i ndig­na­do, se tor­nó “tan feo y tan es­pan­to­so co­mo una f i gu­ra en­de­mo­nia­da que a to­dos pu­so es­pan­to y te­rror”, y ma­ni­fes­tó a sus sa­cer­do­tes: “¿Quién son es­tos que así quie­ren tras­pa­sar mis de­ter­mi­na­cio­nes y po­ner ob­je­ción y tér­mino a ellas? ¿ Son ellos por ventura más que yo? De­cid­les que yo to­ma­ré venganza de ellos an­tes de ma­ña­na”. Ade­lan­tán­do­se a la ma­dru­ga­da, los me­xi­cas oye­ron un gran rui­do; y al ama­ne­cer “ha­lla­ron muer­tos a l os prin­ci­pa­les mo­ve­do­res de aque­lla re­be­lión (…) abier­tos por l os pe­chos y sa­ca­dos so­la­men­te l os co­ra­zo­nes de don­de se l evan­tó aque­lla mal­di­ta opi­nión de que Huit­zi­lo­pochtli no co­mía sino co­ra­zo­nes y de don­de se to­mó prin­ci­pio de sa­cri­fi­car hom­bres y abrir­los por los pe­chos y sa­car­les los co­ra­zo­nes”.

Otra de las di­si­den­cias que de­be­rá apla­car Huit­zi­lo­pochtli, al co­mien­zo del éxo­do, es la que re­pre­sen­ta su her­ma­na, la he­chi­ce­ra Ma­li­nal­xo­chitl, vin­cu­la­da a la dio­sa lu­nar. Pa­ra evi­tar un po­si­ble cis­ma, el dios ins­tó a su tri­bu a pro­se­guir el ca­mino aban­do­nán­do­la una no­che mien­tras dor­mía. Cu­rio­sa­men­te, en el có­di­go de la Alian­za que Yah­veh es­ta­ble con Moisés se ex­hor­ta :“No de­ja­rás con vi­da ala he­chi­ce­ra ”( Éxo­do 22:17). En am­bos ca­sos, los dio­ses mues­tran el te­mor de que sus fie­les se apar­ten de ellos se­du­ci­dos por la ma­gia y la he­chi­ce­ría.

los dio­ses ar­qui­tec­tos

Es la Có­ni­ca Me­xi­cá­yotl (1598), la que nos cuen­ta que, pa­ra ven­cer l as tri­bu­la­cio­nes de un éxo­do que se pro­lon­ga­ría más de dos si­glos, Huit­zi­lo­pochtli trans­mi­tió a l os me­xi­cas el si­guien­te men­sa­je: “Os di­go en to­da ver-

MIEN­TRAS YAH­VEH guió a su pue­blo des­de las al­tu­ras en for­ma de nu­be, Houi­zi­lo­pochtli lo hi­zo sir­vién­do­se de un águi­la, que po­sa­ría sus ga­rras so­bre un no­pal pa­ra de­vo­rar una ser­pien­te.

dad que os ha­ré se­ño­res, re­yes de cuan­to hay por do­quie­ra en el mun­do”. Una pro­me­sa que re­cuer­da mu­cho a la que Yah­veh hi­zo al pri­mer pa­triar­ca del pue­blo judío, Abraham: “Yo ha­ré de ti una gran na­ción y te ben­de­ci­ré, en­gran­de­ce­ré tu nom­bre y se­rás una ben­di­ción” (Gé­ne­sis 12: 2).

Mien­tras Yah­veh guió a su pue­blo des­de las al­tu­ras en for­ma de nu­be, Huit­zi­lo­pochtli lo hi­zo sir vién­do­se de un águi­la que po­sa­ría sus ga­rras so­bre un no­pal pa­ra de­vo­rar una ser­pien­te (otras ver­sio­nes su­gie­ren que era una ave de co­lo­ri­das plu­mas). Esa se­ría l a se­ñal, hoy con­ver­ti­do en es­cu­do de l a ban­de­ra de Mé­xi­co, don­de se ini­cia­ría la cons­truc­ción de Te­noch­titlan, que se tra­du­ce co­mo “lu­gar don­de abun­da la pie­dra o fru­ta del cac­tus” o “ciu­dad de Te­noch”, hon­ran­do al ca­ci­que que acau­di­lla­ba al pue­blo az­te­ca cuan­do al­can­zó la tie­rra de pro­mi­sión.

Tam­po­co hay con­sen­so en la fe­cha de fundación de Mé­xi­co Te­noch­titlan. Has­ta ha­ce al­gu­nos años se acep­ta­ba un pe­río­do com­pren­di­do en­tre 1325 y 1345, pa­rén­te­sis que, tras una re­in­ter­pre­ta­ción del ca­len­da­rio az­te­ca, ha si­do re­em­pla­za­do por el del año 1370.

Lo que sí es se­gu­ro es que, i gual que Yah­veh so­li­ci­tó al pue­blo he­breo que na­da más ins­ta­lar­se en la Tie­rra Pro­me­ti­da se eri­gie­ra un tem­plo en su ho­nor; Huit­zi­lo­pochtli no po­día ser me­nos. La san­gre de l os sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, que se de­rra­ma­ba en los al­ta­res de aque­llos ma­jes­tuo­sos tem­plos, era el tri­bu­to con el que l os az­te­cas se ase­gu­ra­ban la pro­tec­ción de sus dio­ses. Has­ta que, un día, l os dio­ses de­ci­die­ron trai­cio­nar a su pue­blo. Pe­ro esa es otra his­to­ria…

el otro éxo­do: ¿his­to­ria o mi­to? Es­ta es la his­to­ria que es­cu­cha­ron los pri­me­ros es­pa­ño­les cuan­do arri­ba­ron ala ca­pi­tal del im­pe­rio az­te­ca Te­noch­titlan. ¿Cuán­to hay de real y de le­yen­da? Lo que sa­be­mos del éxo­do az­te­ca no pro­ce­de de textos pri­mi­ti­vos ori­gi­na­les, ya que es­tos fue­ron en su ma­yo­ría que­ma­dos por los con­quis­ta­do­res, al con­si­de­rar­los ins­pi­ra­dos por el de­mo­nio, o des­apa­re­cie­ron con el pa­so del tiem­po. Así pues, la ver­sión que nos que­da es la que se hil­va­na a tra­vés de los textos es­cri­tos por los cro­nis­tas es­pa­ño­les y de­las ti­ras de ilus­tra­cio­nes de los có­di­ces az­te­cas.

De en­tre las fuen­tes co­lo­nia­les des­ta­ca la His­to­ria de las In­dias de Nue­va Es­pa­ña e is­las de Tie­rra Fir­me del ya ci­ta­do do­mi­ni­co Die­goDu­rán (1537-1588). Su­gi­rien­do el inevi­ta­ble pa­ra­le­lis­mo en­tre las mi­gra­cio­nes he­brea y az­te­ca, el re­li­gio­so aven­tu­ra que el pue­blo me­xi­ca in­te­gra­ría una de las diez tri­bus per­di­das de Is­rael que fue­ron cas­ti­ga­das

por Yah­veh con ser te­me­ro­sas y co­bar­des. Fray Du­rán se­ña­ló que, pre­ci­sa­men­te, la pu­si­la­ni­mi­dad ca­rac­te­ri­zó a l os me­xi­cas cuan­do fue­ron do­ble­ga­dos por Her­nán Cor­tes y un exi­guo ejér­ci­to de tres­cien­tos hom­bres. Asi­mis­mo, l os sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, el ca­ni­ba­lis­mo ri­tual y la ido­la­tría a la que se en­tre­ga­ban l os az­te­cas eran el ves­ti­gio de las prác­ti­cas por las que Yah­veh rom­pió su alian­za con el pue­blo judío.

Por l o ex­pues­to, el re­la­to del do­mi­ni­co, so­me­ti­do “a la co­rrec­ción de la San­ta I gle­sia ca­tó­li­ca”, ado­le­ce, cuan­do me­nos, de fal­ta de ob­je­ti­vi­dad. Pue­de ba­ra­jar­se la po­si­bi­li­dad de que su con­te­ni­do res­pon­die­ra a una es­tra­te­gia por par­te de la I gle­sia (que al­can­zó su cul­men con la in­ven­ción de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe) de fu­sio­nar l os mi­tos in­dí­ge­nas den­tro del cor­pus de la re­li­gión ca­tó­li­ca pa­ra fa­ci­li­tar el pro­ce­so de evan­ge­li­za­ción.

En cuan­to a los có­di­ces, que es co­mo se co­no­cen a las ti­ras de per­ga­mi­nos en fi­bra ve­ge­tal ilus­tra­dos por los pro­pios na­ti­vos, su con­te­ni­do tam­po­co es tan fia­ble co­mo pu­die­ra pa­re­cer en un prin­ci­pio. La ma­yo­ría son, en reali­dad, co­pias de otros có­di­ces más an­ti­guos, rea­li­za­das en la mis­ma épo­ca co­lo­nial… Es­to sig­ni­fi­ca que (ex­clu­yen­do los que son sim­ples fal­si­fi­ca­cio­nes) pue­den ha­ber su­fri­do adul­te­ra­cio­nes o “co­rrec­cio­nes” de la San­ta Igle­sia ca­tó­li­ca. De en­tre los anales que sir­ven de na- rra­ción al Éxo­do, el más an­ti­guo es la Ti­ra de la Pe­re­gri­na­ción, más co­no­ci­do co­mo có­di­ce Bo­tu­ri­ni, y cu­yas ilus­tra­cio­nes se re­pro­du­cen en el pa­tio cen­tral del Mu­seo de An­tro­po­lo­gía de Mé­xi­co D. F.

El có­di­ce fue ad­qui­ri­do, a par­tir del se­gun­do ter­cio del si­glo XVIII, por el cro­nis­ta y an­ti­cua­rio Lo­ren­zo Bo­tu­ri­ni (1698-1755), y su rea­li­za­ción es­tá fe­cha­da en­tre los años 1530 y 1541, es de­cir, en­tre una y dos dé­ca­das des­pués de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les a Te­noch­titlan.

Aun­que no se tra­ta, por tan­to, de un do­cu­men­to prehis­pá­ni­co, el có­di­ce Bo­tu­ri­ni re­mi­ti­ría a otro do­cu­men­to más an­ti­guo y ya des­apa­re­ci­do co­no­ci­do co­mo Có­di­ce X (o Cró­ni­ca X) y del que se­ría co­pia.

Si a eso se aña­de que la ad­qui­si­ción del có­di­ce só­lo fue po­si­ble a tra­vés de una ge­ne­ro­sa dá­di­va con la que Lo­ren­zo Bo­tu­ri­ni ven­ció el her­me­tis­mo de unos in­dí­ge­nas que no es­ta­ban dis­pues­tos a des­pren­der­se de sus textos pa­ra dár­se­los a los co­lo­nia­les, la som­bra de la sos­pe­cha en torno a su au­ten­ti­ci­dad aún se ha­ce más alar­ga­da. No se­ría la pri­me­ra vez que los na­ti­vos ame­ri­ca­nos co­mer­cia­li­zan con pie­zas o do­cu­men­tos que ellos mis­mos fal­si­fi­can a cam­bio de una re­tri­bu­ción.

Así pues, el mi­to del “otro éxo­do” des­can­sa so­bre frá­gi­les co­lum­nas. Por un la­do, el de la ma­ni­pu­la­ción a la que los cro­nis­tas re­li­gio­sos pu­die­ron ha­ber so­me­ti­do la le­yen­da az­te­ca, es­ta­ble­cien­do pa­ra­le­lis­mos bí­bli­cos en su afán evan­ge­li­za­dor. Por otro, la sos­pe­cha de fal­si­fi­ca­ción de unos có­di­ces que ni si­quie­ra se re­mon­tan a épo­ca prehis­pá­ni­ca y que no son ha­lla­dos has­ta bien en­tra­do el si­glo XVIII. Aun­que ya es tar­de pa­ra una re­tros­pec­ti­va que nos per­mi­ta dis­cer­nir en­tre His­to­ria y mi­to. Siem­pre re­sul­ta mu­cho más su­ges­ti­vo de­jar­se cau­ti­var por las l eyen­das.

FRAY DIE­GO DU­RÁN ES­TA­BLE­CE UN INEVI­TA­BLE PA­RA­LE­LIS­MO en­tre las mi­gra­cio­nes he­brea y az­te­ca, y aven­tu­ra que el pue­blo me­xi­ca in­te­gra­ría una de las diez tri­bus per­di­das de Is­rael, la cual fue cas­ti­ga­da por Yah­veh por ser te­me­ro­sa y co­bar­de.

Pa­no­rá­mi­ca del Tem­plo deTe­noch­titlan.

La dio­sa Coatli­cue, ta­lla­da en pie­dra vol­cá­ni­ca, fue des­en­te­rra­da en 1790.

Ado­ra­to­rio del Tem­plo Ma­yor, ador­na­do con si­nies­trasca­la­ve­ras en pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.