El San­to Su­da­rio de Tu­rín

De­mues­tran su an­ti­güe­dad mi­le­na­ria, pe­ro no si es­te per­te­ne­ció a Jesús.

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to Isa­be­la He­rranz

Re­cor­de­mos una vez más que, en 1988, tras ha­ber efec­tua­do prue­bas con car­bono 14, los cien­tí­fi­cos del Pro­yec­to de In­ves­ti­ga­ción de la Sá­ba­na San­ta de Tu­rín (STRP, por sus si­glas en in­glés) anun­cia­ron que la sa­gra­da re­li­quia te­nía una an­ti­güe­dad de en­tre 600 y 700 años con una cer­te­za del 95%, pe­ro ta­les re­sul­ta­dos no sir­vie­ron pa­ra que los cien­tí­fi­cos se ol­vi­da­ran del lien­zo. Acep­ta­ran o no su ori­gen me­die­val, un ar­te­fac­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas di­fí­cil­men­te po­día de­jar de se­du­cir­les.

pol­vo i nme­mo­rial

En­tre las in­ves­ti­ga­cio­nes más re­cien­tes ca­be des­ta­car la del equi­po cons­ti­tui­do por Gian­ni Bar­cac­cia y sus co­le­gas del La­bo­ra­to­rio de Ge­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Pa­dua, que han ana­li­za­do el ADN ge­nó­mi­co ex­traí­do de par­tí­cu­las de “pol­vo” as­pi­ra­das de par­tes de la ima­gen cor­po­ral y del bor­de la­te­ral uti­li­za­das pa­ra la da­ta­ción con ra­dio­car­bono y que se ha­bían pre­ser­va­do per­fec­ta­men­te en at­mós­fe­ra es­té­ril. Los re­sul­ta­dos de es­ta in­ves­ti­ga­ción –”Des­cu­brien­do las fuen­tes de ADN en­con­tra­das en la Sá­ba­na San­ta de Tu­rín”– se pu­bli­ca­ron en sep­tiem­bre de 2015, en la re­vis­ta Na­tu­re.

Da­do que a lo lar­go de los si­glos, la re­li­quia ha re­co­gi­do pó­le­nes, pol­vo y otras par­tí­cu­las de to­do el globo, las prue­bas de ADN han arro­ja­do in­tere­san­tes re­sul­ta­dos, se­gún se­ña­la Bar­cac­cia: “No so­lo con­fir­man la pre­sen­cia de fi­bras tex­ti­les y gra­nos de po­len, se­gún se ha­bía no­ti­fi­ca­do an­te­rior­men­te me­dian­te mi­cros­co­pia óp­ti­ca, sino que tam­bién re­ve­lan que múltiples in­di­vi­duos to­ca­ron o, en to­do ca­so, de­ja­ron hue­llas de su ADN en el lino de la re­li­quia. La de­tec­ción de tal va­rie­dad de fuen­tes de ADN es su­ma­men­te va­lio­sa pa­ra de­ter­mi­nar po­si­bles pa­ra­le­lis­mos en­tre las zo­nas de ori­gen y la dis­tri­bu­ción de las es­pe­cia­les ve­ge­ta­les iden­ti­fi­ca­das, así co­mo los ha­plo­gru­pos de ADN mi­to­con­drial hu­mano, que han per­mi­ti­do avan­zar va­rios es­ce­na­rios al­ter­na­ti­vos pa­ra ex­pli­car el ori­gen de la Sín­do­ne”.

Si nos ate­ne­mos a las me­di­cio­nes de C-14 que si­túan su ori­gen en­tre 1260-1390 d.c., el pri­mer es­ce­na­rio no so­lo im­pli­ca un ori­gen me­die­val tar­dío, sino una vía geo­grá­fi­ca esen­cial­men­te res­trin­gi­da a Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal: “En es­te pri­mer es­ce­na­rio, los res­tos de ADN que he­mos de­tec­ta­do po­drían ha­ber en­tra­do en con­tac­to con la Sín­do­ne no ha­ce más de 800 años, y es­tas fuen­tes bio­ló­gi­cas (plan­tas y hu­ma­nos) tu­vie­ron que es­tar pre­sen­tes en áreas geo­grá­fi­cas de Fran­cia e Ita­lia don­de es­tu­vo ex­pues­ta. Sin em­bar­go, hay un se­gun­do es­ce­na­rio al­ter­na­ti­vo que im­pli­ca un via­je mu­cho más lar­go: un via­je que em­pe­zó en Je­ru­sa­lén en el año 30 o 33 d.c. En es­te ca­so, el mar­co tem­po­ral pa­ra la in­ter­ac­ción con las fuen­tes bio­ló­gi­cas de ADN es mu­cho ma­yor (2.000 años) y las áreas geo­grá­fi­cas in­clu­yen Orien­te Pró­xi­mo, Ana­to­lia, Eu­ro­pa Oriental y Oc­ci­den­tal, con una va­rie­dad mu­cho más am­plia de in­ter­ac­cio­nes hu­ma­nas y ve­ge­ta­les”.

En­tre las plan­tas iden­ti­fi­ca­das por el equi­po de Bar­cac­cia hay al­gu­nas na­ti­vas de paí­ses me­di­te­rrá­neos, los Cár­pa­tos y los Al­pes (so­bre to­do, abe­tos del gé­ne­ro pi­cea abies), y se ex­tien­den por to­da Eu­ro­pa, Nor­te de África y Orien­te Me­dio y, por tan­to, son com­pa­ti­bles tan­to con un ori­gen me­die­val de la Sín­do­ne co­mo con un ori­gen más an­ti­guo en Orien­te Pró­xi­mo. Sin em­bar­go, tam­bién se han en­con­tra­do otras plan­tas de ori­gen ame­ri­cano, que fue­ron in­tro­du­ci­das en Eu­ro­pa so­lo des­pués de la épo­ca me­die­val… Es­to se ex­pli­ca fá­cil­men­te por un fe­nó­meno de con­ta­mi­na­ción por

la ex­po­si­ción en di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des del área me­di­te­rrá­nea. Pe­ro no que­da ahí la co­sa. Bar­cac­cia y su equi­po han en­con­tra­do da­tos que apun­tan a un ter­cer es­ce­na­rio: a lo lar­go de los si­glos, in­di­vi­duos de ori­gen in­dio en­tra­ran en con­tac­to con la Sín­do­ne; pue­de que in­clu­so el lien­zo fue­ra te­ji­do en In­dia... Aun­que no sea de­ci­si­vo, no de­ja de ser in­tere­san­te el da­to lin­güís­ti­co de “sin­don”, que de­ri­va del tér­mino sin­dia o sin­dian, un te­ji­do pro­ce­den­te de In­dia.

un zur­ci­do in­vi­si­ble

Años an­tes de la in­ves­ti­ga­ción de Bar­cac­cia, con­cre­ta­men­te en un con­gre­so mun­dial so­bre la Sín­do­ne ce­le­bra­do en la ciu­dad ita­lia­na de Or­vie­to en el año 2000, el ex­mon­je be­ne­dic­tino Jo­seph G. Ma­rino y su es­po­sa, M. sue ben­ford, di­vul­ga­ron una sor­pren­den­te no­ti­cia: que la zo­na que se ha­bía ana­li­za­do con C-14 co­rres­pon­día a un “zur­ci­do” efec­tua­do pa­ra re­pa­rar el lien­zo tras el in­cen­dio de 1532 que de­jó al­gu­nos agu­je­ros en la re­li­quia. Aun­que ray­mond ro­gers, uno de los cien­tí­fi­cos del STRP que es­tu­dió la Sín­do­ne en 1978, pen­só que esa hi­pó­te­sis era ab­sur­da, lue­go lle­gó a la con­clu­sión de que aca­so no lo fue­ra tras efec­tuar una nue­va in­ves­ti­ga­ción… Otros cien­tí­fi­cos ve­ri­fi­ca­ron los nue­vos des­cu­bri­mien­tos de Ro­gers, que se pu­bli­ca­ron en 2005, en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Ther­mo­chi­mi­ca Ac­ta, y que reac­ti­va­ron el te­ma de la Sín­do­ne al cues­tio­nar los re­sul­ta­dos de la da­ta­ción del C-14.

Aho­ra bien, in­clu­so aun­que el lien­zo ten­ga una an­ti­güe­dad de 2.000 años, ¿has­ta qué pun­to ga­ran­ti­za eso que el ca­dá­ver de Jesús es­tu­vie­ra en­vuel­to en él? Res­pec­to a di­cha an­ti­güe­dad, Mark Goo­da­cre, pro­fe­sor de re­li­gión (Nuevo Tes­ta­men­to y orí­ge­nes del cris­tia­nis­mo) en el De­par­ta­men­to de Es­tu­dios Re­li­gio­sos de la Uni­ver­si­dad de Du­ke (Ca­ro­li­na del Nor­te) y ase­sor de la se­rie de te­le­vi­sión Fin­ding Je­sus (En­con­tran­do a Jesús) pa­ra la CNN, se mues­tra crí­ti­co. Pa­ra em­pe­zar, Goo­da­cre de­fien­de las prue­bas de C-14 que de­ter­mi­na­ron la Sín­do­ne co­mo una re­li­quia me­die­val: “Es una ex­ce­len­te for­ma pa­ra de­ter­mi­nar la fe­cha de un ar­te­fac- to. Los cien­tí­fi­cos que hi­cie­ron las prue­bas no eran unos afi­cio­na­dos y las mues­tras [de la Sín­do­ne] se ana­li­za­ron en tres la­bo­ra­to­rios dis­tin­tos. Ade­más, la fe­cha del car­bono no con­tra­di­ce otras prue­bas que con­fir­man al lien­zo co­mo una fal­si­fi­ca­ción me­die­val”.

En re­la­ción con el agu­je­ro que se “zur­ció” por las que­ma­du­ras en la Sín­do­ne en el si­glo XVI – qué ca­sua­li­dad que fue­ra ese pre­ci­sa­men­te el frag­men­to ana­li­za­do en su día con C-14–, Goo­da­cre se­ña­la que “no se ha es­ta­ble­ci­do que ese frag­men­to fue­ra un zur­ci­do in­vi­si­ble. Los que de­fien­den la au­ten­ti­ci­dad de la Sín­do­ne con fre­cuen­cia di­cen que la mues­tra po­dría ha­ber si­do to­ma­da de una par­te del lien­zo que fue re­pa­ra­da des­pués del in­cen­dio del si­glo XVI, pe­ro es­to no se sos­tie­ne. Los cien­tí­fi­cos que to­ma­ron la mues­tra sa­bían lo que ha­cían. Al res­pec­to, el pro­fe­sor chris­top­he­rram­sey ha se­ña­la­do que el te­ji­do de la mues­tra coin­ci­de con el te­ji­do en el res­to del pa­ño per­fec­ta­men­te”.

Cier­ta­men­te, no to­do el mun­do com­par­te es­tas opi­nio­nes y, de he­cho, son mu­chos quie-

Son mu­chos los cien­tí­fi­cos que han es­tu­dia­do la Sín­do­ne de Tu­rín. Pe­ro aún exis­ten mu­chas pre­gun­tas por res­pon­der. Y es que, aun­que el lien­zo ten­ga una an­ti­güe­dad de 2.000 años, ¿has­ta qué pun­to ga­ran­ti­za eso que el ca­dá­ver de Jesús es­tu­vie­ra en­vuel­to en él?

nes las re­ba­ten apo­yán­do­se en di­fe­ren­tes da­tos. Daniel Ro­bert Por­ter, miem­bro epis­co­pal de la Tri­nity Church (Nue­va York), y fir­me de­fen­sor de la au­ten­ti­ci­dad de la Sín­do­ne, cree que “pro­ba­ble­men­te” la Sín­do­ne es el pa­ño mor­tuo­rio que en­vol­vió el cuer­po de Jesús y no acep­ta opi­nio­nes co­mo las an­te­rior­men­te re­co­gi­das: “La da­ta­ción por C-14, que pa­re­ció en su mo­men­to pro­bar que se tra­ta­ba de una fal­si­fi­ca­ción me­die­val, aho­ra se des­car­ta por con­si­de­rar­la po­co fia­ble. In­clu­so el fa­mo­so ateo Ri­chard­daw­kins ad­mi­te que es con­tro­ver­ti­da. Christopher Ram­sey, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Ra­dio­car­bono de Ox­ford, cree que se ne­ce­si­tan más prue­bas. Lo mis­mo ocu­rre con mu­chos otros cien­tí­fi­cos y ar­queó­lo­gos. Es­to se de­be a que exis­ten ra­zo­nes cien­tí­fi­cas y no re­li­gio­sas sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra du­dar de la va­li­dez de las prue­bas. El aná­li­sis quí­mi­co, muy bien re­vi­sa­do por ex­per­tos en re­vis­tas cien­tí­fi­cas y con­fir­ma­do pos­te­rior­men­te por nu­me­ro­sos quí­mi­cos, apun­ta que las mues­tras ana­li­za­das son quí­mi­ca­men­te di­fe­ren­tes de to­do el te­ji­do. Pro­ba­ble­men­te fue una mez­cla de hi­los más vie­jos e hi­los más nue­vos te­ji­dos en la te­la co­mo par­te de una re­pa­ra­ción me­die­val”.

El ca­so es que lle­ga­mos has­ta nues­tros días y se­gui­mos con una con­fu­sa mez­cla de da­tos. To­do de­pen­de de dón­de bus­que­mos la in­for­ma­ción… Por ejem­plo, si nos aso­ma­mos al Sh­roud of Tu­rin Blog lee­re­mos una in­tere­san­te de­cla­ra­ción de Por­ter: “Ha­ce años, co­mo un es­cép­ti­co de la Sá­ba­na San­ta, me di cuen­ta de que, aun­que po­día creer que era una fal­si­fi­ca­ción, no po­día sa­ber­lo por los he­chos. Aho­ra, co­mo al­guien que cree que es el ver­da­de­ro lien­zo de en­tie­rro de Je­sús­de­na­za­ret, me doy cuen­ta de ma­ne­ra si­mi­lar que un sal­to de fe so­bre pre­gun­tas sin res­pues­ta es esen­cial. Sim­ple­men­te no te­ne­mos su­fi­cien­te in­for­ma­ción con­fia­ble pa­ra lle­gar a una con­clu­sión cien­tí­fi­ca­men­te ri­gu­ro­sa”.

Y en re­la­ción con las imá­ge­nes que apa­re­cen en el lien­zo Por­ter apun­ta: “No te­ne­mos idea de có­mo se for­ma­ron, pe­ro sí sa­be­mos que no fue­ron he­chas me­dian­te nin­gún mé­to­do artístico co­no­ci­do”. Sin em­bar­go, si nos aso­ma­mos a la re­vis­ta Scien­ce et Vie ( ju­lio 2005) ve­re­mos có­mo se do­cu­men­ta ri­gu­ro­sa­men­te la fa­bri­ca­ción de un su­da­rio me­dian­te cier­tas téc­ni­cas me­die­va­les (ver re­cua­dro).

MAN­CHAS DE SAN­GRE RO­JA

Quie­nes acep­tan la au­ten­ti­ci­dad de la Sín­do­ne, y las su­pues­tas man­chas de san­gre en ella en­con­tra­das se apo­yan, en­tre otros, en los re­cien­tes da­tos apor­ta­dos por Pier­lui­gi Bai­ma Bo­llo­ne, Pre­si­den­te del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Sin­do­no­lo­gía de Tu­rín (úni­ca ins­ti­tu­ción ofi­cial pa­ra el es­tu­dio de la Sín­do­ne) y pro­fe­sor de me­di­ci­na le­gal en la Uni­ver­si­dad de Tu­rín. En su li­bro El mis­te­rio de la Sá­ba­na San­ta,

Bai­ma Bo­llo­ne re­ba­te “con­vin­cen­te­men­te” las teo­rías que apo­yan una au­to­ría me­die­val y des­mon­ta la in­fa­li­bi­li­dad de las prue­bas del C-14 so­bre la cues­tio­na­ble y ya ci­ta­da ba­se del “zur­ci­do”. Sin em­bar­go, igual­men­te con­vin­cen­tes re­sul­tan las ra­zo­nes que arro­jan du­das al res­pec­to avan­za­das por in­ves­ti­ga­do­res es­cép­ti­cos co­mo John L. Ateo.

En­tre las ra­zo­nes que Ateo es­gri­me des­ta­ca­mos las re­la­cio­na­das con las man­chas de san­gre que, su­pues­ta­men­te, se han en­con­tra­do se­gún los mo­der­nos aná­li­sis de Bai­ma Bo­llo­me: “No hay san­gre en la Sín­do­ne. To­das las prue­bas fo­ren­ses es­pe­cí­fi­cas so­bre san­gre han fa­lla­do, aun­que al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res con­clu­ye­ron, sin nin­gún ri­gor, que la san­gre es­ta­ba pre­sen­te tras nu­me­ro­sas prue­bas fo­ren­ses pa­ra hie­rro, pro­teí­nas, al­bú­mi­na, etc., que die­ron po­si­ti­vas por­que es­tas sus­tan­cias for­man par­te de la Sín­do­ne en for­ma de tém­pe­ra [ti­po de pin­tu­ra al tem­ple]”.

Efec­ti­va­men­te, los aná­li­sis mi­cros­có­pi­cos de“cie­go” efec­tua­dos en su día por el des­ta­ca­do mi­cro­ana­lis­ta Wal­ter Mc­cro­ne, de­lSTRP, se iden­ti­fi­có la“san­gre” co­mo tém­pe­ra – la san­gre au­tén­ti­ca no con­tie­ne pig­men­tos rojos (ocre, ber­me­llón, ali­za­ri­na) co­mo los en­con­tra­dos en el lien­zo–y, en con­se­cuen­cia, Mc­cro­ne con­clu­yó que to­da la ima­gen fue pin­ta da .¿ No re­sul­ta sor­pren­den­te que ta­les“man­chas de san­gre” tu­vie­ran una com­po­si­ción quí­mi­ca idén­ti­ca ala pin­tu­ra uti­li­za­da am­plia­men­te en tiem­pos me­die­va­les?

Por otra par­te, pa­ra apo­yar las afir­ma­cio­nes de fal­sa san­gre, hay que se­ña­lar que las man­chas no man­tie­nen su co­lor ro­jo con el pa­so del tiem­po co­mo se ob­ser­va en la Sín­do­ne: se tor­nan de un co­lor ma­rrón os­cu­ro o ne­gro. Ade­más, la ver­da­de­ra san­gre con­tie­ne ele­va­das can­ti­da­des de so­dio, clo­ru­ro o po­ta­sio, y ta­les ele­men­tos no se han en­con­tra­do en la Sín­do­ne.

A pe­sar de ser un apo­lo­gis­ta cris­tiano, el quí­mi­co John Oa­kes – pro­fe­sor en el Gross­mont Co­lle­ge (Ca­li­for­nia) y au­tor de di­ver­sas obras so­bre el cris­tia­nis­mo– tam­bién se mues­tra es­cép­ti­co so­bre la au­ten­ti­ci­dad de la Sín­do­ne: “Si es cier­to que [la Sín­do­ne] tie­ne 2.000 años de an­ti­güe­dad, en­ton­ces es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que se ha­yan en­con­tra­do cé­lu­las san­guí­neas con un gru­po re­co­no­ci­ble con el AB y cro­mo­so­mas re­co­no­ci­bles XY, por­que es­tas sus­tan­cias no du­ran tan­to tiem­po ex­cep­to en con­di­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te ra­ras”.

Con ta­les an­te­ce­den­tes, re­sul­ta ló­gi­co que mu­chos in­ves­ti­ga­do­res ha­yan in­ten­ta­do re­pro­du­cir la ima­gen im­pre­sa en la Sín­do­ne por me­dios ar­ti­fi­cia­les. Uno de ellos ha si­do el cien- tí­fi­co bio­mé­di­co Co­lin Berry, que ha de­di­ca­do mu­chos años de su vi­da a in­ten­tar re­pro­du­cir imá­ge­nes co­mo la de la Sín­do­ne con di­fe­ren­tes téc­ni­cas bas­tan­te sen­ci­llas (ha­ri­na, acei­te de oli­va, hor­nos, mo­de­los en re­lie­ve, etc. en te­ji­do de lino) con el fin de con­fir­mar que se tra­ta un ar­te­fac­to me­die­val. “Las im­pron­tas que he ob­te­ni­do coin­ci­den con la ma­yo­ría, por no de­cir to­das las pro­pie­da­des enig­má­ti­cas de la ima­gen del cuer­po de la Sín­do­ne, tan­to el ne­ga­ti­vo co­mo en 3D”, ex­pli­ca Berry.

La hi­pó­te­sis que ofre­ce so­bre la “fa­bri­ca­ción” de la re­li­quia es su­ges­ti­va y pa­re­ce te­ner mu­cho sen­ti­do: “Creo que la Sín­do­ne de Tu­rín es una fal­si­fi­ca­ción del si­glo XIV. Un as­pec­to des­ta­ca­do en­tre quie­nes pro­mue­ven su au­ten­ti­ci­dad es la de­no­mi­na­da ‘ in­can­des­cen­cia de la re­su­rrec­ción’, es de­cir, un ful­gor de ra­dia­ción so­bre­na­tu­ral ce­ga­dor, par­tí­cu­las subató­mi­cas o des­car­ga co­ro­na, etc., pe­ro en mi opi­nión quie­nes la fa­bri­ca­ron que­rían pro­du­cir una ver­sión de cuer­po en­te­ro al es­ti­lo del ros­tro que se ver en el ‘ Ve­lo de la Ve­ró­ni­ca’. Sim­ple­men­te se in­ten­tó si­mu­lar la hue­lla que pu­do ha­ber que­da­do en el lino por el Jesús re­cién cru­ci­fi­ca­do tras ser ba­ja­do de la cruz. Re­fe­rir­se al lien­zo co­mo una mor­ta­ja ha dis­traí­do la ver­da­de­ra in­ten­ción de sus ar­tí­fi­ces y ha da­do lu­gar a to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes des­ca­be­lla­das co­mo, por ejem­plo, la su­pues­ta li­be­ra­ción de ener­gía cap­ta­da por la ima­gen en el mo­men­to de la re­su­rrec­ción”.

To­dos los de­ta­lles téc­ni­cos de las di­fe­ren­tes hue­llas ob­te­ni­das por Berry son de­ma­sia­do com­ple­jos y abun­dan­tes co­mo pa­ra re­se­ñar­los aquí, pe­ro si tan­to Berry co­mo otros cien­tí­fi­cos que han ob­te­ni­do re­pro­duc­cio­nes si­mi­la­res, co­mo Lui­gi Gar­las­che­lli, es­tán en lo cier­to, ¿no se­ría pre­fe­ri­ble que los es­tu­dios so­bre la Sín­do­ne se en­fo­ca­ran de otro mo­do, es de­cir, co­mo lo que es y no co­mo lo que se pre­ten­de que sea?

A buen se­gu­ro que la re­li­quia, la más sa­gra­da y es­tu­dia­da de la His­to­ria, to­da­vía guar­da se­cre­tos que a to­dos nos gus­ta­ría que se des­ci­fra­ran de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro si se des­ve­la­ran ¿aca­so im­pe­di­ría eso que el Va­ti­cano si­guie­ra pro­mo­vien­do su ve­ne­ra­ción co­mo un sím­bo­lo del su­fri­mien­to de Je­su­cris­to?

Pa­ra apo­yar las afir­ma­cio­nes de FAL­SA SAN­GRE hay que se­ña­lar que las man­chas no man­tie­nen su co­lor ro­jo con el pa­so del tiem­po, co­mo se ob­ser­va en la Sín­do­ne, sino que se tor­nan de un co­lor ma­rrón os­cu­ro o ne­gro. La ver­da­de­ra san­gre con­tie­ne ele­va­das can­ti­da­des de so­dio, clo­ru­ro o po­ta­sio que no se han en­con­tra­do en el su­da­rio.

los re­sul­ta­dos de los úl­ti­mos es­tu­dios vuel­ven a sem­brar lapo­lé­mi­ca.

Jun­to a es­tas lí­nas, ex­hi­bi­ción de la Sín­do­ne en épo­ca me­die­val.

Jun­to a es­tas lí­neas, ex­hi­bi­ción de la Sín­do­ne en 1933.

Jun­to a es­tas lí­neas, John Oa­kes. A la de­re­cha, de arri­ba aba­jo, Mark Goo­da­cre y Co­lin Berry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.