Mons­truos ma­ri­nos

Rea­li­za­mos un lis­ta­do ac­tua­li­za­do de las úl­ti­mas sor­pre­sas que nos ha de­pa­ra­do la Na­tu­ra­le­za y que se en­cua­dran den­tro de la CRIP­TO­ZOO­LO­GÍA.

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to José Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Di­cen las es­ta­dís­ti­cas que por ca­da es­pe­cie que se ex­tin­gue, trá­gi­ca­men­te, en el pla­ne­ta se des­cu­bren otras cinco y que, el gran des­co­no­ci­do de nues­tro Tiem­po es, sin du­das, el mar, lo que se ocul­ta ba­jo las aguas del mun­do. Ca­si to­do tie­ne ca­bi­da ba­jo él pe­ro, so­bre to­do, un mis­te­rio mo­derno que se en­cua­dra en la lla­ma­da Crip­to­zoo­lo­gía y que son, por de­re­cho pro­pio, los ani­ma­les im­po­si­bles.

el mons­truo del la­go ness

Es­co­cia es tie­rra de cas­ti­llos, de le­yen­das, de edi­fi­cios en­can­ta­dos, de eterno ver­de pai­sa­je, de bru­mas ma­ña­ne­ra y de un la­go que se ha he­cho mí­ti­co por la mí­ti­ca cria­tu­ra que, pre­sun­ta­men­te, al­ber­ga… La le­yen­da de Nes­sie es co­no­ci­da en to­do el mun­do, de he­cho in­clu­so tie­ne clubs de fans y de apo­yo, sin em­bar­go ja­más ha po­di­do ser de­mos­tra­da su exis­ten­cia en es­te la­go, os­cu­ro y frío.

En Es­co­cia se ha “de­cla­ra­do” la exis­ten­cia de ex­tra­ñas cria­tu­ras en 24 la­gos, y se cree, in­clu­so, que po­dría ser la mis­ma que de al­gu­na for­ma pa­sa de la­go en la­go por tú­ne­les y ca­na­les sub­ma­ri­nos. Sea co­mo fue­ra, se han re­gis­tra­do más de 3.000 avis­ta­mien­tos de es­te ex­tra­ño ani­mal en la zo­na… Y, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, aún hoy se pro­du­cen.

His­tó­ri­ca­men­te he­mos de re­tro­ce­der al si­glo VI pa­ra te­ner la pri­me­ra prue­ba do­cu­men­tal de su ob­ser­va­ción, sin em­bar­go no es en el si­glo XX, con la apa­ri­ción de las “nue­vas tec­no­lo­gías”, co­mo la cá­ma­ra de fo­to­gra­fías, cuan­do más se po­pu­la­ri­zó su exis­ten­cia.

Pe­ro en el año 1933 ocu­rrió al­go sin­gu­lar que iba a afec­tar en las fu­tu­ras ob­ser­va­cio­nes de “Nes­sie”: se cons­tru­yó la ca­rre­te­ra que ro­dea el la­go, y ello im­pli­ca­ba un au­men­to de las ob­ser­va­cio­nes de la cria­tu­ra.

El ma­tri­mo­nio Mc­kaym fue el pri­me­ro en ver­lo en la épo­ca más re­cien­te. Ellos lo des­cri­bie­ron co­mo una es­pe­cie de ani­mal con cuer­po de ser­pien­te y ca­si una de­ce­na de me­tros. El co­ro­nel Ro­bert Wil­son se­ría el si­guien­te en ver al ex­tra­ño y es­qui­vo ani­mal… Pe­ro tu­vo la oca­sión de ha­cer una fo­to­gra­fía que da­ría la vuel­ta al mun­do, y en la que se veía có­mo un lar­go cue­llo con pe­que­ña ca­be­za emer­gía de las os­cu­ras aguas del la­go Ness. Los ex­per­tos que vi­sio­na­ron

la fo­to­gra­fía de­ter­mi­na­ron que po­dría tra­tar­se de una es­pe­cie de di­no­sau­rio, de ani­mal an­te­di­lu­viano…

En 1960 se gra­bó a una ex­tra­ña cria­tu­ra mo­vién­do­se ba­jo el mar… La ob­tu­vo Tin Dis­da­le, y pa­re­cía l a prue­ba de­fi­ni­ti­va de l a real exis­ten­cia de aque­lla cria­tu­ra “des­co­no­ci­da”. Se tra­tó de lo­ca­li­zar al ani­mal uti­li­zan­do el so­nar, pe­ro fue im­po­si­ble de­bi­do a la pro­fun­di­dad del la­go y a las gru­tas sub­ma­ri­nas que en él exis­te.

Ro­bert Ri­nes, en 1972, con el apo­yo f inan­cie­ro del “New York Ti­mes” y me­dios uti­li­za­dos por l a NASA, tra­tó de lo­ca­li­zar al ani­mal. Usó una cá­ma­ra es­tro­bos­có­pi­ca y pu­do gra­bar a la cria­tu­ra… Pa­re­cía un ple­sio­sau­ro… Pe­ro ¡era im­po­si­ble! Aque­llos ani­ma­les des­apa­re­cie­ron ha­ce 65 mi­llo­nes de años tras la ex­plo­sión de un enor­me me­teo­ri­to en el Yu­ca­tán… Aque­llo ex­tin­guió l a era de l os di­no­sau­rios y dio pa­so al co­mien­zo de la era del hom­bre…, o de l as pri­me­ras tra­zas del hom­bre ac­tual.

Na­da pa­re­cía en­ca­jar… Si era un ple­sio­sau­ro te­nía po­ca ló­gi­ca el en­torno frío que ha­bía ele­gi­do co­mo há­bi­tat, si bien pue­de que la es­pe­cie se hu­bie­ra adap­ta­do. No es el pri­mer ca­so, de he­cho, ac­tual­men­te exis­te un pez an­te­di­lu­viano en vi­da en nues­tros océa­nos: el ce­la­can­to. Na­da es im­po­si­ble, lo cual no quie­re de­cir que sea pro­ba­ble.

Se si­guió in­ves­ti­gan­do a “Nes­sie”, y se des­cu­brie­ron frau­des en torno a las fo­to­gra­fías del mis­mo, pe­ro tam­bién se cap­tó con só­nar una ex­tra­ña cria­tu­ra que se des­pla­za­ba a gran pro­fun­di­dad.

Se han bus­ca­do mil ex­pli­ca­cio­nes, des­de la del doc­tor Pi­car­di y su hi­pó­te­sis de los erro­res per­cep­ti­vos pro­vo­ca­dos por las bur­bu­jas de ai­re has­ta la de­cla­ra­ción de la So­cie­dad Bri­tá­ni­ca Geo­ló­gi­ca, en la que de­cía que una fa­lla geo­ló­gi­ca en el sub­sue­lo del la­go po­dría cau­sar to­das aque­llas apa­ri­cio­nes.

Ac­tual­men­te “Nes­sie” es un re­cla­mo pa­ra los mu­chos tu­ris­tas que vi­si­tan la zo­na. No en vano, hay to­da una in­dus­tria tu­rís­ti­ca mon­ta­da en torno al le­gen­da­rio ani­mal que de mo­men­to es tan es­qui­vo co­mo mi­to­ló­gi­co.

el mons­truo del la­go ness de gol­den is­les

Un cu­rio­so es­pé­ci­men, un ex­tra­ño – de mo­men­to– ani­mal, fue en­con­tra­do en Gol­den Is­les, en Geor­gia (Es­ta­dos Uni­dos), y que fue ca­li­fi­ca­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la zo­na co­mo “mons­truo del La­go Ness en mi­nia­tu­ra”.

Fue Jeff Warren, ma­ri­ne­ro, la per­so­na que en­con­tró a la ex­tra­ña cria­tu­ra y gra­ba­do un ví­deo que ha pu­bli­ca­do en l a web Sa­van­nah Now. Se­gún ex­pli­ca­ba, el ani­mal es­ta­ba sien­do co­mi­da por las vo­ra­ces ga­vio­tas de la pla­ya. El ani­mal me­día 1’ 5 m de lar­go, te­nía l o que pa­re­ce un cue­llo muy lar­go, ale­tas y una co­la, por to­do ello se l e ha l l ama­do tam­bién co­mo “el di­no­sau­rio de Gol­den Is­les”.

La bió­lo­ga Chan­tal Au­dran dio un po­co de cor­du­ra a l os ru­mo­res y ex­pre­só su con­ven­ci­mien­to de que se tra­ta de un ti­bu­rón de aguas pro­fun­das. Por su par­te, Chuck Ban-

ac­tual­men­te nes­sie es un re­cla­mo pa­ra los mu­chos tu­ris­tas que vi­si­tan la zo­na. no en vano, hay to­da un in­dus­tria tu­rís­ti­ca mon­ta­da en torno al le­gen­da­rio ani­mal que de mo­men­to es tan es­qui­vo co­mo mi­to­ló­gi­co.

gley, del Cen­tro de I nves­ti­ga­ción del Smith­so­nian, i ndi­ca­ba que “si no es Pho­tos­hop, en­ton­ces pa­re­ce un ti­bu­rón que se ha des­com­pues­to de ma­la ma­ne­ra”.

el “nes­sie” de los bal­ca­nes

El mí­ti­co mons­truo del la­go Ness pa­re­ce que no es­tá so­lo y, al me­nos, en otro l ago pa­re­ce que hay otro mons­truo la­cus­tre dis­pues­to a ha­cer­le l a com­pe­ten­cia al fa­mo­so mo­ra­dor de las aguas in­te­rio­res es­co­ce­sas.

En es­ta oca­sión de­be­mos via­jar al co­ra­zón de la an­ti­gua Yu­gos­la­via pa­ra, en la zo­na de l os Bal­ca­nes, en­con­trar a una pre­sun­ta cria­tu­ra crip­to­zoo­ló­gi­ca en el la­go Pres­pa que se ex­tien­de has­ta l os ve­ci­nos paí­ses de Gre­cia y Ma­ce­do­nia. Los tes­ti­gos ha­blan de un mons­truo que guar­da gran­des si­mi­li­tu­des con el del la­go Ness, así des­ta­can su lar­go cue­llo y que su ca­be­za ha si­do vis­ta cuan­do emer­ge de las aguas del la­go.

Quizs to­do ello no se­ría más que un avis­ta­mien­to ex­tra­ño más si no fue­ra por una des­con­cer­tan­te gra­ba­ción rea­li­za­da a pie de la­go en el que se pue­de ver a la cria­tu­ra su­mer­gir­se, una vez ha si­do cap­ta­da su ca­be­za por la cá­ma­ra del te­lé­fono mó­vil del tes­ti­go y an­tes de des­apa­re­cer.

No es la pri­me­ra vez que se ha vis­to a es­te ani­mal en es­tas aguas, pues­to que en la ver­tien­te grie­ga del la­go se pu­do avis­tar al­go si­mi­lar en 2013, se­gún in­for­ma­cio­nes del dia­rio bri­tá­ni­co Daily Mail.

El pro­fe­sor de geo­gra­fía Si­ma Jo­nos­ki ha co­men­za­do a in­ves­ti­gar el te­ma rea­li­zan­do una ex­pe­di­ción al lu­gar pa­ra bus­car al pre­sun­to mons­truo sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. En su opi­nión, pu­do ha­ber si­do una es­pe­cie o va­rie­dad de ba­gre de gran ta­ma­ño, es­pe­cie de pez que ha si­do ob­ser­va­da en el la­go en di­ver­sas oca­sio­nes: “A ve­ces su­ce­den co­sas ex­tra­ñas en el l ago Pres­pa, co­sas nun­ca vis­tas en otros l agos”.

En 1976, el pro­fe­sor Jo­nos­ki pu­do ob­ser­var, du­ran­te unos 10 mi­nu­tos, “una co­lum­na de agua con for­ma si­mi­lar a un hon­go”, cer­ca de la costa grie­ga, en las pro­xi­mi­da­des del la­go Pres­pa.

el chu­pa­ca­bras del mar

La crip­to­zoo­lo­gía sue­le ha­cer hi­pó­te­sis so­bre ani­ma­les que, en prin­ci­pio, no exis­ten y que, con pos­te­rio­ri­dad, sue­len ha­ber des­cu­bri­mien­tos que ha­gan que el l egen­da­rio ani­mal se tra­ta de una es­pe­cie real nun­ca an­tes des­cu­bier­ta, aun­que sí re­co­gi­da en li­bros so­bre mi­tos y mons­truos an­ces­tra­les. Un buen ejem­plo de ello se­ría el ce­la­can­to, que fue­ra des­cu­bier­to en aguas de Su­dá­fri­ca en l a dé­ca­da de l os años 30 del pa­sa­do si­glo XX y que no de­ja­ba de ser, has­ta esa fe­cha, una sim­ple cu­rio­si­dad li te­ra­ria o des­cri­ta por pes­ca­do­res de la zo­na.

Uno de esos cu­rio­sos ca­sos, en­tre la po­lé­mi­ca crip­to­zoo­lo­gía y la zoo­lo­gía más cien­tíf i ca, se dio el 23 de no­viem­bre de 2016 en la re­gión de Perm, en el Vol­ga ( Ru­sia), en la l oca­li­dad de Do­brian­ka, cuan­do se en­con­tra­ron el cuer­po de un ani­mal des­co­no­ci­do des­pe­lle­ja­do. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la zo­na se hi­cie­ron eco rá­pi­da­men­te de la no­ti­cia y tra­ta­ron de iden­ti­fi­car al ani­mal sin que los ex­per­tos pu­die­ran de­ter­mi­nar de qué se tra­ta­ba.

El ani­mal te­nía unas ca­rac­te­rís­ti­cas muy de­fi­ni­das: co­la lar­ga, col­mi­llos gran­des y las pa­tas de­lan­te­ras uni­das. Por su fe­roz apa­rien­cia y ex­tra­ñe­za mu­chos fue­ron los que se han lan­za­do a afir­mar que se tra­ta del mí­ti­co “chu­pa­ca­bras”, pe­ro su reali­dad bio­ló­gi­ca pa­re­ce ale­jar­se mu­cho de ello. Otros opi­nan que pu­die­ra tra­tar­se sim­ple­men­te de un ga­to.

Ma­ría Ani­so­mo­va, bió­lo­ga, cree que pu­die­ra tra­tar­se de un ar­mi­ño o una co­ma­dre­ja, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, y que la piel po­dría ha­ber si­do uti­li­za­da pa­ra l a con­fec­ción de ro­pa grue­sa de abri­go en es­tas la­ti­tu­des.

ves­ti­gios del mí­ti­co kra­ken

El mar es­con­de mu­chos de los mis­te­rios y se­cre­tos que in­tri­gan al ser hu­mano, des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les se ha­bla de te­rri­bles fie­ras que ha­bi­tan las pro­fun­di­da­des abi­sa­les y que, cuan­do emer­gen a la su­per­fi­cie, lle­nan de

es­pan­to a aque­llos que son tes­ti­gos de lo im­po­si­ble, ob­ser­va­do­res de cria­tu­ras nun­ca an­tes vis­tas o so­lo re­fe­ri­das en an­ces­tra­les le­yen­das.

En el mar, tal vez, la más co­no­ci­da sea la del Kra­ken, el ca­la­mar gi­gan­te, te­ni­do por un in­ven­to, por una le­yen­da, has­ta que se des­cu­brie­ron res­tos de lo que pa­re­cía ser, efec­ti­va­men­te, un enor­me ca­la­mar.

El tiem­po hi­zo que se des­cu­brie­ran mu­chos de es­tos es­pe­cí­me­nes y die­ra lu­gar, in­clu­so, a un mu­seo (en la ciu­dad de Gi­jón, Es­pa­ña).

En ra­ra oca­sión se de­jan ver en las pro­xi­mi­da­des de puer­tos o lu­ga­res cer­ca­nos a la costa a po­ca pro­fun­di­dad, pe­ro uno de ellos l o hi­zo en la ja­po­ne­sa Bahía de To­ya­ma, en el cen­tro de Ja­pón, don­de la cria­tu­ra se pu­do ver de­ba­jo de va­rias em­bar­ca­cio­nes pes­que­ras e in­clu­so subió a la su­per­fi­cie. Un bu­zo, Aki­no­bu Ki­mu­ra, pro­pie­ta­rio de la tien­da de bu­ceo Di­ving Shop Kai­yu, bu­ceó por unos ins­tan­tes jun­to a él: “Mi cu­rio­si­dad fue mu­cho más gran­de que el mie­do, así que sal­té al agua y me acer­qué a él. El ca­la­mar no es­ta­ba he­ri­do y pa­re­cía muy ac­ti­vo, ya que es­ta­ba es­cu­pien­do tin­ta e in­ten­tan­do en­re­dar­me en sus ten­tácu­los. Yo guié al ca­la­mar ha­cia el océano, a va­rios cien­tos de me­tros del área en don­de fue en­con­tra­do, y des­apa­re­ció en l o pro­fun­do del mar”.

Yu­ki Ikus­hi, el con­ser­va­dor del Acuario Uo­zu en Uo­zu, en To­ya­ma, co­men­tó que ha­bía va­rios avi­sos que de­ja­ban pa­ten­te l a exis­ten­cia de más de una do­ce­na de ca­la­ma­res Ar­chi­teut­his atra­pa­dos en l as re­des de pes­ca de l os bar­cos: “Po­dría­mos ver más en es­ta tem­po­ra­da, pe­ro es muy ra­ro que se los en­cuen­tre na­dan­do al­re­de­dor de l os em­bar­ca­de­ros (de l os bar­cos de pes­ca)”.

La cria­tu­ra avis­ta­da por Ki­mu­ra me­día ca­si 4 m y se cree que era jo­ven, ya que un adul­to pue­de lle­gar a me­dir has­ta 12 m. Su há­bi­tat se en­cuen­tra a gran­des pro­fun­di­da­des don­de sos­tie­nen enor­mes lu­chas con ca­cha­lo­tes.

Pa­ra unos se tra­ta de un ani­mal crip­to­zoo­ló­gi­co, un ani­mal im­po­si­ble, pa­ra otros – evi­den­te– se tra­ta de una reali­dad, co­mo en su día lo fue el ce­la­can­to, con­si­de­ra­do co­mo un fó­sil vi­vien­te. la mis­te­rio­sa cria­tu­ra de thai­lan­dia

Lo cier­to es que la Na­tu­ra­le­za aún nos sor­pren­de con una gran can­ti­dad de ani­ma­les crip­to­zoo­ló­gi­cos (im­po­si­bles). Es­tos es­tán ocul­tos, pe­ro no se de­be du­dar de su exis­ten­cia. Ha­ce años se ha­bla­ba de un pez fó­sil y la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca lo to­ma­ba co­mo una bro­ma, has­ta que se des­cu­brió, en aguas de Su­dá­fri­ca el Ce­la­can­to, un pez al que se le su­po­nen mi­llo­nes de años.

Y es que no ha­ce mu­cho ha si­do ha­lla­da una nue­va es­pe­cie, ca­si mons­truo­sa, en Thai­lan­dia ( Asia). Se tra­ta de un le­gen­da­rio ani­mal del que ya se con­ta­ban his­to­rias ca­si qui­mé­ri­cas en cuen­tos y epo­pe­yas, un ani­mal que era “mi­tad co­co­dri­lo, mi­tad bú­fa­lo”. Es por ello que l os ha­bi­tan­tes del dis­tri­to de Wang Hin l o con­si­de­ra­ron una “bes­tia mi­tol ógi­ca”, atri­bu­yén­do­le po­de­res má­gi­cos. In­clu­so, al­gu­nos cuan­do lo vie­ron ex­cla­ma­ron: “¡ Glo­ria a Dios!”.

El mis­te­rio­so ani­mal, con apa­rien­cia de bú­fa­lo y co­co­dri­lo, es in­só­li­to. Sus imá­ge­nes fue­ron di­fun­di­das por Nhên­yêt ji­ya­nê, un ve­cino de Wang Hin, en su cuen­ta de Fa­ce­book, y se hi­zo eco de ello el pe­rio­dis­ta Fer­nan­do Mo­rei­ra, en el blog del pe­rió­di­co O Globo.

El ex­tra­ño ani­mal per­te­ne­ce a una es­pe­cie des­co­no­ci­da, de mo­men­to, ya que pre­sen­ta pe­zu­ñas, co­mo un bú­fa­lo, y tie­ne el cuer­po/ ca­be­za de co­co­dri­lo. Sin em­bar­go, no hay que pa­sar por al­to que pa­ra al­gu­nos ex­per­tos el ani­mal ha­lla­do es una far­sa, un bur­do mon­ta­je, una es­tra­te­gia pu­bli­ci­ta­ria pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre el lu­gar. Lo cier­to es que hay que se­guir in­ves­ti­gan­do so­bre su ori­gen.

crip­to­zoo­lo­gía, a exa­men Se­gu­ra­men­te al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do por la reali­dad de to­dos es­tos mons­truos qui­mé­ri­cos, en oca­sio­nes sa­ca­dos de guio­nes de ci­ne, ta­les co­mo King Kong, Nes­sie o el Kra­ken, si bien, es­te úl­ti­mo ca­so es el más real de l os tres. Ali­men­tan la ima­gi­na­ción po­pu­lar, hay quien se es­fuer­za en bus­car a al­gu­nos de ellos y, sin em­bar­go, aho­ra l a Cien­cia i ndi­ca que l os tres pu­die­ron exis­tir en un pa­sa­do l ejano.

Ben­ja­min Rad­ford es un crip­to­zoó­lo­go que bus­ca es­te ti­po de ani­ma­les, y ex­pli­ca:

La cria­tu­ra más fa­mo­sa del mar tal vez sea el kra­ken, el ca­la­mar gi­gan­te te­ni­do por un in­ven­to, por una le­yen­da de la an­ti­güe­dad, has­ta que se des­cu­brie­ron res­tos de lo que pa­re­cía ser, efec­ti­va­men­te, un enor­me ca­la­mar.

“La cien­cia ha de­mos­tra­do que esas cria­tu­ras vi­vie­ron al­gu­na vez. Nos ha ayu­da­do a en­con­trar­los, a ubi­car­los en el tiem­po y a es­tu­diar­los. Es in­tere­san­te ver có­mo en la épo­ca an­te­rior a que la in­ves­ti­ga­ción am­plia­ra nues­tro co­no­ci­mien­to del mun­do, las per­so­nas to­ma­ban co­mo cier­tos al­gu­nos mi­tos”, co­mo ejem­plo de ello es­tán las na­rra­cio­nes de ani­ma­les mi­to­ló­gi­cos co­mo cen­tau­ros, uni­cor­nios o dra­go­nes.

So­bre ello el in­ves­ti­ga­dor cree que una es­pe­cie de si­mio gi­gan­te po­bló la Tie­rra ha­ce un mi­llón de años, era el Gi­gan­top­hi­te­cus que te­nían por há­bi­tat Chi­na, In­dia y Viet­nam. Se ha­bría ex­tin­gui­do ha­ce 100.000 años por la di­fi­cul­tad a adap­tar­se a su en­torno, se­gún i nves­ti­ga­cio­nes del Cen­tro Senc­ken­berg de Evo­lu­ción Hu­ma­na y Pa­leoam­bien­te, en la Uni­ver­si­dad de Tü­bin­gen y del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Senc­ken­berg en Frank­furt.

Los res­tos de es­ta bes­tia fue­ron des­cu­bier­tos por el pa­leo­an­tro­pó­lo­go Gus­tav von Koe­nigs­wald en 1935. En torno a ello Her­vé Bo­che­rens, del Cen­tro Senc­ken­berg de Evo­lu­ción Hu­ma­na y Pa­leoam­bien­te, in­di­ca­ba: “Des­afor­tu­na­da­men­te, hay muy po­cos hal l az­gos fó­si­les de Gi­gan­to­pit­he­cus. So­lo se co­no­cen unos dien­tes gran­des y hue­sos de l a man­dí­bu­la i nfe­rior, pe­ro sa­be­mos que era ve­ge­ta­riano. Nues­tros re­sul­ta­dos in­di­can que l os gran­des pri­ma­tes so­lo vi­vían en el bos­que y ob­te­nían sus ali­men­tos de es­te há­bi­tat. Y es que el Gi­gan­to­pit­he­cus co­mía bam­bú, bá­si­ca­men­te”.

So­bre la iden­ti­dad del mons­truo del La­go Ness, Nes­sie, pa­re­ce que se tie­nen me­nos du­das, se­ría un ple si o sau­rio, aun­que las imá­ge­nes que han lle­ga­do de es­te su­pues­to ani­mal que “ha­bi­ta­ría” el gé­li­do la­go se­rían fal­sas. Ste­ve Felt­man lo bus­ca des­de ha­ce años: “Fue es­te mons­truo el que se­du­jo mi ima­gi­na­ción. Es un enig­ma que siem­pre qui­se de­ve­lar. So­lo ten­go un in­te­rés pa­sa­je­ro por el Ye­ti, Pie Gran­de y otros mis­te­rios crip­to­zoo­ló­gi­cos, pe­ro no me en­gan­ché con nin­guno. La res­pues­ta a mi mis­te­rio es­tá en una ma­sa de agua de 37 km de lar­go por 1’6 km de an­cho. La bus­có fer­vien­te­men­te des­de 1991”.

Ha­bría po­bla­do la Tie­rra ha­ce 200 mi­llo­nes de años y me­día más de 20 m. El in­ves­ti­ga­dor se­ña­la que Nes­sie po­dría ser “un pez ga­to con el cuer­po en­cor­va­do”: “He te­ni­do que cam­biar mi opi­nión, po­co a po­co. Sin em­bar­go, el mis­te­rio del mons­truo du­ra­rá pa­ra siem­pre y se­gui­rá lle­van­do gen­te has­ta Es­co­cia ”.

Del Kra­ken se tie­nen me­nos du­das, pues se han en­con­tra­do ejem­pla­res de ca­la­mar gi­gan­te en di­ver­sas zo­nas del mun­do e, in­clu­so, en Asturias ( Es­pa­ña) se tie­ne un ejem­plar su­mer­gi­do en con­ser­van­te. Si iden­ti­fi­ca­mos al Kra­ken co­mo el ca­la­mar gi­gan­te, hoy día es­ta­mos en dis­po­si­ción de po­der afir­mar que exis­tió y que aún exis­te en nues­tras aguas.

Sea co­mo fue­re, lo cier­to es­que­la cien­cia ten­drá que se­guir in­ves­ti­gan­do so­bre la exis­ten­cia, an­ti­gua y ac­tual, de es­te ti­po de ani­ma­les im­po­si­bles.

Jun­to a es­tas lí­neas, la­go Ness, Es­co­cia. Arri­ba, fo­to­gra­fía de Nes­sie.

Fil­ma­ción del su­pues­to mons­truo del la­go Pres­pa.

Re­pre­sen­ta­ción del kra­ken.

El Gi­gan­to­pit­he­cus po­si­ble­met­ne fue un si­mio de gran­des pro­por­cio­nes que vi­vió en el pa­sa­do, pe­ro que aca­bó des­apa­re­cien­do por no po­deradap­tar­se al há­bi­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.