La Era d de l los robots

¿Qué nos de­pa­ra el fu­tu­ro de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial?

Mas Alla - - SUMARIO - tex­to Claudia M. Moc­te­zu­ma

Es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de la Cuarta re­vo­lu­ción in­dus­trial, una irrup­ción tec­no­ló­gi­ca que es­tá pro­vo­can­do una trans­for­ma­ción en to­dos los ám­bi­tos de nues­tra so­cie­dad, y en la que los robots es­tán ad­qui­rien­do pro­gre­si­va­men­te un ma­yor pro­ta­go­nis­mo. in­clu­so ya los hay que par­ti­ci­pan en con­gre­sos y has­ta en la po­lí­ti­ca. Mu­chas per­so­nas pa­re­cen en­tu­sias­ma­das con su irrup­ción, en cam­bio otras ob­ser­van con re­ce­lo y se pre­gun­tan has­ta qué pun­to su in­clu­sión se­rá per­ju­di­cial pa­ra los hu­ma­nos.

“¡Hay que re­gu­lar la i nte­li­gen­cia ar­ti­fi­cial an­tes de que sea un pe­li­gro”, afir­ma­ba preo­cu­pa­do el em­pre­sa­rio Elon Musk en un en­cen­di­do de­ba­te vir tual en ju­lio de 2017 con el tam­bién mag­na­te de la tec­no­lo­gía Mark Zuc­ker­berg en torno a cier­tas ca­pa­ci­da­des del soft­wa­re in­for­má­ti­co. Ca­sual­men­te, por esas fe­chas, era no­ti­cia una pe­cu­liar ano­ma­lía ci­ber­né­ti­ca. Miem­bros de un l abo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Geor­gia no sa­lían de su asom­bro al des­cu­brir có­mo la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial ( I A) que ha­bían crea­do era ca­paz de desa­rro­llar su pro­pio l en­gua­je e in­clu­so co­mu­ni­car­se con otra IA.

Pe­se a es­te ac­to de in­ter­ac­ción in­de­pen­dien­te y cohe­ren­te, el ce­re­bro ro­bó­ti­co tu­vo que ser des­co­nec­ta­do, ya que su l en­gua­je era ca­si im­po­si­ble de des­ci­frar. El pro­yec­to, f inan­cia­do por Fa­ce­book, ge­ne­ró una po­lé­mi­ca en torno has­ta qué pun­to con­ve­nía que las má­qui­nas to­ma­sen ini­cia­ti­va pro­pia.

A fi­na­les de fe­bre­ro de 2018, un gru­po de ex­per­tos emi­tían El uso ma­li­cio­so de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial: pre­dic-

cio­nes, pre­ven­ción y mi­ti­ga­ción, un in­for­me que aler­ta­ba de có­mo las tec­no­lo­gías po­dían ser usa­das ma­lin­ten­cio­na­da­men­te, apro­ve­chan­do es­ta in­de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca.

Ad­ver­tían de que es­tas tec­no­lo­gías al­ta­men­te desa­rro­lla­da no so­lo pue­den ser ma­ni­pu­la­bles, sino tam­bién lle­gar a cual­quier per­so­na, in­clui­das a aque­llas con os­cu­ros f ines. ¿ Es­te po­dría ser el ca­so del dron lan­za­do al mer­ca­do por l a em­pre­sa Sky­dio? Y es que es­te, fa­bri­ca­do con pie­zas fá­cil­men­te dis­po­ni­bles, cá­ma­ras or­di­na­rias, un soft­wa­re de có­di­go abier­to y pro­ce­sa­do­res de ba­jo cos­to, una vez pro­gra­ma­do pue­de rea­li­zar un se­gui­mien­to in­de­pen­dien­te.

Si nos ate­ne­mos a las ad­ver­ten­cias del an­te­rior in­for­me, es­ta tec­no­lo­gía po­dría ser uti­li­za­da por l os ci­ber­de­lin­cuen­tes pa­ra i den­tif i car a per­so­nas, se­cues­trar in­fra­es­truc­tu­ras, o in­clu­so rea­li­zar ata­ques ase­si­nos con dro­nes o con vehícu­los au­tó­no­mos. Pe­ro ¿aca­so

Se­gún el in­for­me Mc­kin­sey de 2017, la mi­tad de las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les de la ac­tua­li­dad po­drían AUTOMATIZARSE pa­ra 2055, aun­que es­to pue­de ocu­rrir 20 años an­tes o des­pués, de­pen­dien­do de va­rios fac­to­res.

nos es­pe­ra un fu­tu­ro tan ne­gro con las nue­vas tec­no­lo­gías?

tecno-pe­si­mis­mo vs tecno-op­ti­mis­mo “En el ex­tre­mo opues­to a los tecno- pe­si­mis­tas en­con­tra­mos a aque­llos que se ex­ci­tan con la sim­ple con­tem­pla­ción de la tec­no­lo­gía, los que es­pe­ran sus no­ve­da­des ma­ra­vi­lla­dos co­mo si se tra­ta­ra de la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va a los pro­ble­mas hu­ma­nos”, afir­ma­ba el fi­ló­so­fo es­pa­ñol José Ortega y Gas­set, en la Re­vis­ta de Oc­ci­den­te, alu­dien­do a los tecno- op­ti­mis­tas, los que ad­mi­ran los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, y su postura en­con­tra­da con los tecno- pe­si­mis­tas, los que por el con­tra­rio des­con­fían de ellos.

Pe­ro es­ta vi­sión an­ta­gó­ni­ca no es nue­va, ya en la Inglaterra de prin­ci­pios del si­glo XIX, cuan­do te­la­res y má­qui­nas de hi­lar sus­ti­tu­ye­ron a mi­les de tra­ba­ja­do­res, aca­lo­ra­das re­vuel­tas de lu­di­tas, miem­bros de un mo­vi­mien­to an­ti­má­qui­nas, in­ten­ta­ron fre­nar lo que se con­ver­ti­ría en la Pri­me­ra Re­vo­lu­ción In­dus­trial, pro­ce­so que aca­ba­ría por ex­pan­dir­se por to­do Oc­ci­den­te.

Inexo­ra­ble­men­te, las má­qui­nas re­em­pla­za­ron a las per­so­nas y es­tas tu­vie­ron que apren- der nue­vos ofi­cios pa­ra ha­cer fren­te a una nue­va era, si­tua­ción que pro­ba­ble­men­te se re­pi­ta en nues­tros días.

El des­em­pleo es, sin du­da, otro de los fan­tas­mas que se cier­ne so­bre el sec­tor del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. No en vano, se­gún ex­po­ne el in­for­me Mc­kin­sey de 2017, la mi­tad de las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les de la ac­tua­li­dad po­drían automatizarse pa­ra 2055, aun­que es­to pue­de ocu­rrir 20 años an­tes o des­pués, de­pen­dien­do de va­rios fac­to­res.

Sin em­bar­go, se­gún l os tecno- op­ti­mis­tas, es­ta si­tua­ción no tie­ne que ser ne­ga­ti­va ne­ce­sa­ria­men­te, ya que nos obli­ga­rá a re­ci­clar nues­tras ca­pa­ci­da­des y a ad­qui­rir nue­vas ha­bi­li­da­des. Ade­más, la au­to­ma­ti­za­ción no siem­pre tie­ne por qué ser si­nó­ni­mo de des­em­pleo. Tal vez exis­ta l a opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar jun­tos: robots y hu­ma­nos. Así, co­mo mí­ni­mo, l o es­tán in­ten­ta­do paí­ses co­mo Ja­pón, Co­rea del Sur y Ale­ma­nia, don­de hay una ma­yor ro­bo­ti­za­ción la­bo­ral, las ta­sas de pa­ro son mu­cho más ba­jas que las de otros lu­ga­res me­nos au­to­ma­ti­za­dos. No en vano, l o más se­gu­ro es que apa­rez­can nue­vas pro­fe­sio­nes, en las que po­dre­mos desem­pe­ñar nues­tra crea­ti­vi­dad, mien­tras que las má­qui­nas rea­li­za­rán las ta­reas más re­pe­ti­ti­vas y pe­li­gro­sas, co­mo ya es­tá ocu­rrien­do hoy en día en la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca y la ae­ro­es­pa­cial. Re­cord emos­quea Mar­te han lle­ga­do an­tes los robots que los hu­ma­nos, co­mo lo­sS­pi­rity los Op­por­tu­nity.

con­cien­cia di­gi­tal

El sec­tor del trans­por­te su­fri­rá tam­bién un drás­ti­co cam­bio en su es­truc­tu­ra ac­tual: los co­ches au­tó­no­mos que se des­pla­zan sin vo­lan­te y sin con­duc­tor, co­mo l os de las em­pre­sas Tes­la Mo­tors o Uber, po­drían sus­ti­tuir en su ma­yo­ría a l os ta­xis, au­to­bu­ses y ca­mio­nes que cir­cu­lan hoy por nues­tras ca­rre­te­ras.

Y es que es­tos ofre­cen un ser­vi­cio más rá­pi­do y efi­caz, ba­sa­do en un sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do con una “con­cien­cia vir­tual” que les ha­bi­li­ta pa­ra la con­duc­ción. No obs­tan­te, si su im­plan­ta­ción tie­ne éxi­to, es­to su­pon­drá la pér­di­da de mi­llo­nes de em­pleos vin­cu­la­dos al trans­por­te.

Pe­ro pa­ra que to­do es­to ocu­rra, an­tes ha­bría que adap­tar una in­fraes­truc­tu­ra y di-

La em­pre­sa IBM fa­bri­ca ROBOTS, cu­yos al­go­rit­mos les con­fie­ren em­pa­tía tras ana­li­zar los ges­tos, las fra­ses y los sen­ti­mien­tos que mues­tran los usua­rios.

Elon Musk.

En el ám­bi­tola­bo­ral, los robots po­dríanre­le­gar a un se­gun­do plano al hom­bre en unfu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.