El mis­te­rio it i de d los l bar­cos fan­tas­ma

¿Dón­de es­tá la tri­pu­la­ción de es­tas na­ves?

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to An­to­nio Luis Mo­yano

4di­ciem­bre de 1872. Me­dio­día. Des­de la cu­bier­ta del Dei Gra­tia, el ca­ta­le­jo del ca­pi­tán Mo­rehou­se en­mar­ca el tris­te ba­lan­ceo de un bar­co: dos más­ti­les, más de 30 m de lar­go y ca­si 8 de an­cho y po­co me­nos de 200 to­ne­la­das; en­vuel­to en las bru­mas y me­cién­do­se so­bre las tran­qui­las aguas del océano. Mien­tras la som­bra del bau­prés ti­tu­bea va­ci­lan­te so­bre el lán­gui­do olea­je, su ti­món pre­fie­re de­jar­se guiar por las os­cu­ras aguas. So­lo cuan­do la den­sa ne­bli­na co­mien­za a di­si­par­se, el ca­ta­le­jo al­can­za a des­cu­brir el nom­bre de la go­le­ta es­cri­to so­bre su ar­ma­zón de proa: es el Mary Ce­les­te.

Des­pués de ha­cer­le va­rias se­ña­les sin re­ci­bir res­pues­ta, y, a pe­sar de que ame­na­za­ba bo­rras­ca, el ca­pi­tán Mo­rehou­se de­ci­de bo­tar una cha­lu­pa con tres hom­bres pa­ra apro­xi­mar­se has­ta la na­ve. Na­die les re­ci­bi­ría… Tí­mi­da­men­te, y tras abor­dar la go­le­ta, los ma­ri­ne­ros ins­pec­cio­nan la cu­bier­ta y sus ca­ma­ro­tes. De proa a po­pa, de ba­bor a es­tri­bor… sin ras­tro de nin­guno de sus tri­pu­lan­tes, ni in­di­cios pa­ra sos­pe­char los mo­ti­vos de su des­apa­ri­ción: no hay se­ña­les que per­mi­tan ba­ra­jar la po­si­bi­li­dad de un fa­tal en­cuen­tro o un mo­tín. Tan so­lo al­gu­nas ve­las

han si­do arran­ca­das por el tem­po­ral. La ca­bi­na del puen­te de man­do se en­cuen­tra com­ple­ta­men­te pa­ra­pe­ta­da con ma­de­ras y tro­zos de te­la que ha­bían si­do cla­va­das cu­brien­do puer­tas y ven­ta­nas. En la en­tre­cu­bier­ta y las bo­de­gas, el agua se acu­mu­la­ba des­pués de que las es­co­ti­llas hu­bie­ran per­ma­ne­ci­do abier­tas. Tan­to la car­ga co­mo los ob­je­tos de va­lor per­ma­ne­cen in­tac­tos, lo que des­car­ta un abor­da­je por pi­ra­te­ría. De un car­ga­men­to de 1701 ba­rri­les de al­cohol co­mer­cial, tan so­lo uno se en­con­tra­ba abier­to.

En el cua­derno de bi­tá­co­ra ha­lla­do en el ca­ma­ro­te del ca­pi­tán Briggs, y que mar­ca­ba la ru­ta a se­guir des­de Nue­va York has­ta Gé­no­va (Ita­lia) pue­de leer­se la úl­ti­ma ano­ta­ción: “25 de no­viem­bre; a 6 mi­llas No­roes­te de la is­la de San­ta Ma­ría de las Azo­res. 8:00 ho­ras de la ma­ña­na”. A par­tir de ese ins­tan­te, el ti­món del Mary Ce­les­te de­bió que­dó huér­fano de su tri­pu­la­ción pa­ra que­dar a mer­ced del vien­to, des­te­rran­do en el océano su si­lue­ta es­pec­tral…

Re­mol­ca­do por el Dei Gra­tia, el ber­gan­tín es res­ca­ta­do pa­ra ser con­du­ci­do has­ta Gi­bral­tar, don­de cen­te­na­res de cu­rio­sos pre­sen­cia­ron có­mo su tris­te es­lo­ra ama­rra­ba an­clas en el puer­to. Si­guien­do las ór­de­nes del Ma­ris­cal de la Cor­te, el Mary Ce­les­te se­rá pues­to ba­jo cus­to­dia ofi­cial has­ta que se cla­ri­fi­quen las cau­sas de su ha­llaz­go.

En las can­ti­nas y ta­ber­nas de La Ro­ca no se ha­bla­ba de otro asun­to, ali­men­tan­do los ru­mo­res so­bre cuál po­día ha­ber si­do el fa­tal destino de sus tri­pu­lan­tes: el ca­pi­tán Briggs, acom­pa­ña­do de su es­po­sa y su hi­ja de dos años, y sie­te hom­bres. Se con­ta­ba que to­do el bar­co ha­bía si­do ha­lla­do en per­fec­to es­ta­do, que so­bre el es­cri­to­rio del ca­pi­tán Briggs, aún re­po­sa­ba su pi­pa, to­da­vía humean­te, mien­tras en la cocina des­can­sa­ban pla­tos de co­mi­da y ta­zas de té, es­pe­ran­do a los miem­bros de una tri­pu­la­ción de la que nun­ca más se su­po... Es en la vas­ta li­te­ra­tu­ra que ha nu­tri­do el Mary Ce­les­te don­de lee­mos: “Ro­pas re­cién la­va­das es­ta­ban ten­di­das en el puen­te, co­mo si las som­bras de los ma­ri­ne­ros des­apa­re­ci­dos se des­li­za­ran en­tre ellos. To­do pa­re­cía anó­ma­lo y se cer­nía so­bre el bu­que una sen­sa­ción ex­tra­ña de mis­te­rio…”. In­clu­so en la li­te­ra del ca­pi­tán, un al­moha­dón to­da­vía con­ser­va­ba la hue­lla de la ca­be­ci­ta de la pe­que­ña Sop­hia Ma­til­da… ¿Adón­de fue­ron las al­mas del ca­pi­tán Briggs y sus tri­pu­lan­tes?

his­to­rias de ma­ri­ne­ros

Fue así có­mo se es­cri­bió el re­la­to del Mary Ce­les­te: a par­tir de las his­to­rias de ma­ri­ne­ros que se es­cu­cha­ban en las ta­ber­nas y que lue­go al­guien re­fle­jó por es­cri­to, aña­dien­do de­ta­lles li­te­ra­rios de su pro­pia co­se­cha. Lue­go, el pa­so del tiem­po ha ido in­cor­po­ran­do ele­men­tos fic­ti­cios que se han en­tre­mez­cla­do con los tes­ti­mo­nios reales pa­ra hil­va­nar la que, tal vez, sea la his­to­ria más cé­le­bre de un “bar­co fan­tas­ma”.

So­bre el Mary Ce­les­te se ha es­cri­to que los ma­ri­ne­ros en­con­tra­ron un ga­to aban­do­na­do, o que el bo­te sal­va­vi­das fue ha­lla­do en per­fec­to es­ta­do, in­cre­men­tan­do así la idea de una “vo­la­ti­li­za­ción es­pon­tá­nea” de la tri­pu­la­ción. Sin em­bar­go, en las ac­tas del pro­ce­so ju­di­cial que se con­ser­van en los ar­chi­vos gi­bral­ta­re­ños que­da re­fle­ja­do que no ha­bía pla­tos de co­mi­da ca­lien­te, ni pi­pas to­da­vía humean­tes, ni ga­tos mau­llan­do las­ti­me­ra­men­te… Es un re­la­to fic­ti­cio pu­bli­ca­do en Los An­ge­les Ti­mes, en 1883, el que per­pe­tua­ría to­dos es­tos ele­men­tos en fu­tu­ras na­rra­cio­nes so­bre el Mary Ce­les­te que hoy po­de­mos leer en li­bros, re­vis­tas e in­ter­net o es­cu­char en pro­gra­mas de te­le­vi­sión.

Se­gún las ac­tas ju­di­cia­les, jun­to al bo­te sal­va­vi­das se echan en fal­ta la do­cu­men­ta­ción del bar­co, el cro­nó­me­tro y el sex­tan­te; así co­mo la dri­za o so­ga que per­mi­te el ple­ga­do e iza­do de ve­las. Aun­que es­tos de­ta­lles no res­tan un ápi­ce de mis­te­rio a la inex­pli­ca­ble des­apa­ri­ción de sus tri­pu­lan­tes –si no ha­bía in­di­cios que hi­cie­ran pen­sar en un po­si­ble nau­fra­gio o abor­da­je, ¿por qué aban­do­na­ron tan re­pen­ti­na­men­te la na­ve?–, per­mi­ten des­car­tar la teo­ría de que ws­tos se “es­fu­ma­ron” en el ai­re, des­pués de que el bar­co atra­ve­sa­ra un ig­no­to ban­co de nie­bla que los trans­por­ta­ra a otra di­men­sión.

So­bre las cau­sas que mo­ti­va­ron la re­pen­ti­na des­apa­ri­ción de los tri­pu­lan­tes del Mary Ce­les­te se han es­pe­cu­la­do to­do ti­po de teo­rías –al­gu­nas más fan­ta­sio­sas que otras–. Ini­cial­men­te se acu­só a los ma­ri­ne­ros del Dei Gra­tia de ha­ber abor­da­do el bar­co ase­si­nan­do a sus na­ve­gan­tes pa­ra per­ci­bir un bo­tín por su res­ca­te con­for­me a las le­yes del de­re­cho ma­rí­ti­mo. Tam­bién se es­pe­cu­ló con que una in­to­xi­ca­ción en la co­mi­da por cor­ne­zue­lo de cen­teno, hu­bie­ra des­equi­li­bra­do men­tal­men­te a la tri­pu­la­ción has­ta el ex­tre­mo de lan­zar­se de ma­ne­ra sui­ci­da por la bor­da. In­clu­so sir Co­nan Doy­le (1859-1930), pa­dre de Sher­lock Holmes, con­tri­bu­yó a ali­men­tar la le­yen­da al es­cri­bir un re­la­to fic­ti­cio ba­sa­do en el Mary Ce­les­te, en el que un po­li­zon­te ase­si­na­ba, uno a uno, a los miem­bros del pa­sa­je. La po­si­bi­li­dad de una ex­plo­sión en los ba­rri­les de al­cohol fue otra de las cau­sas es­gri­mi­das pa­ra ex­pli­car que la tri­pu­la­ción em­bar­ca­ra en el bo­te sal­va­vi­das –hi­pó­te­sis que fue acep­ta­da por la Com­pa­ñía de Se­gu­ros del Lloyd de Lon­dres.

Ago­ta­das las ex­pli­ca­cio­nes, la im­po­si­bi­li­dad de des­pe­jar las in­cóg­ni­tas en torno al mis­te­rio del Mary

SO­BRE EL MARY CE­LES­TE se ha es­cri­to que los ma­ri­ne­ros en­con­tra­ron un ga­to aban­do­na­do, o que el bo­te sal­va­vi­das fue ha­lla­do en per­fec­to es­ta­do, in­cre­men­tan­do así la idea de una “vo­la­ti­li­za­ción es­pon­tá­nea” de la tri­pu­la­ción.

Ce­les­te, per­mi­ti­ría ali­men­tar teo­rías den­tro del rea­lis­mo fan­tás­ti­co. Sus au­to­res su­gie­ren que es­te se in­te­gra en una in­ter­mi­na­ble lis­ta de “bar­cos fan­tas­ma” que des­apa­re­cie­ron mis­te­rio­sa­men­te en el Triángulo de las Bermudas. Po­co im­por­ta que el Mary Ce­les­te no fue­ra en­con­tra­do a la de­ri­va en es­ta zo­na, sino unas cuan­tas mi­llas más le­jos: en­tre las is­las Azo­res y Por­tu­gal.

un mis­te­rio so­bre el ma­pa

Avis­ta­mien­tos de ex­tra­ñas lu­ces, vór­ti­ces que se abren a otras di­men­sio­nes y des­apa­ri­cio­nes inex­pli­ca­bles… Es el Triángulo de las Bermudas uno de los en­cla­ves más mis­te­rio­sos del pla­ne­ta, y que ha ge­ne­ra­do to­do ti­po de teo­rías que co­nec­tan es­ta zo­na del océano con la mí­ti­ca Atlán­ti­da o el fe­nó­meno OV­NI. Sin em­bar­go, el ori­gen del mi­to del Triángulo de las Bermudas no se re­mon­ta a tiem­pos pre­té­ri­tos, sino que sur­ge en la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Es en fe­bre­ro de 1964, cuan­do el pe­rio­dis­ta Vin­cent H. Gad­dis (1913-1997) –es­pe­cia­li­za­do en la di­vul­ga­ción de fe­nó­me­nos ex­tra­ños–, pu­bli­ca en las pá­gi­nas de Ar­gosy –con­si­de­ra­da la pri­me­ra re­vis­ta po­pu­lar es­ta­dou­ni­den­se des­de 1882– un ar­tícu­lo ti­tu­la­do El Triángulo Mor­tal de las Bermudas. El de­to­nan­te pa­ra la ger­mi­na­ción del mi­to se ha­bría ini­cia­do con el cé­le­bre in­ci­den­te co­no­ci­do co­mo Vue­lo 19, en el que una pa­tru­lla de cinco bom­bar­de­ros Aven­ger, tras des­pe­gar de Fort Lau­der­da­le en Flo­ri­da –uno de los vér­ti­ces del Triángulo–, así co­mo el hi­dro­avión Mar­tin Ma­ri­ner que sa­lió en su bús­que­da, des­apa­re­cie­ron inex­pli­ca­ble­men­te un 5 de di­ciem­bre de 1945.

Tal fue la re­per­cu­sión del in­ci­den­te Vue­lo 19, que el pro­pio Ste­ven Spiel­berg no se re­sis­ti­ría a la ten­ta­ción de ha­cer apa­re­cer los cinco avio­nes y sus pi­lo­tos en una de las es­ce­nas cum­bre de su pe­lí­cu­la En­cuen­tros en la ter­ce­ra fa­se (1977); con­tri­bu­yen­do, de es­te mo­do, a es­ta­ble­cer, en­tre el gran pú­bli­co, la co­ne­xión de las des­apa­ri­cio­nes mis­te­rio­sas con el fe­nó­meno OV­NI.

En su cró­ni­ca, Gad­dis se ha­cía eco de es­ta y otras mis­te­rio­sas des­apa­ri­cio­nes de bar­cos que se re­gis­tra­ban en una re­gión com­pren­di­da den­tro de los vér­ti­ces de las is­las Bermudas, Mia­mi y San Juan (Puer­to Ri­co). “¿Qué tie­ne de par­ti­cu­lar es­ta zo­na del pla­ne­ta –se pre­gun­ta­ba el pro­pio pe­rio­dis­ta–, don­de cien­tos de bar­cos y avio­nes se han des­va­ne­ci­do sin de­jar ras­tro?”.

Aun­que Vin­cent H. Gad­dis fue el pri­me­ro en “bau­ti­zar” es­ta zo­na co­mo el Triángulo de las Bermudas –más tar­de le de­di­ca­ría un ca­pí­tu­lo en su li­bro In­vi­si­ble Ho­ri­zons (1965)–, la pa­ter­ni­dad del mi­to hay que atri­buír­se­la a otro pe­rio­dis­ta: Ed­ward V. W. Jo­nes (1903-1993) quien, en sep­tiem­bre de 1950, fir­ma­ba, en el Mia­mi He­rald, un ar­tícu­lo que, por vez pri­me­ra, ilus­tra­ba so­bre el ma­pa el área que com­pren­día el mí­ti­co triángulo. En la con­so­li­da­ción de los pri­me­ros ci­mien­tos del mi­to no po­día fal­tar una pu­bli­ca­ción co­mo Fa­te, pio­ne­ra en el “pe­rio­dis­mo del mis­te­rio” –y cu­yas por­ta­das apro­ve­cha­ron el fi­lón icónico de los pla­ti­llos vo­lan­te–, que tres años más tar­de de­di­ca­ba un ar­tícu­lo al asun­to fir­ma­do por Geor­ge X. Sand (1915-2006). Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, y cuan­do la pren­sa in­ter­na­cio­nal ali­men­ta­ba el mi­to de las des­apa­ri­cio­nes mis­te­rio­sas, Fa­te fue la pri­me­ra re­vis­ta que tra­tó de in­ves­ti­gar el asun­to…

¿mis­te­rio re­suel­to?

Cuan­do, en 1956, Mary Mar­ga­ret S. Fu­ller (19141992) se hi­zo car­go co­mo edi­to­ra de Fa­te, de­ci­dió ofre­cer una vi­sión crítica de mu­chos su­pues­tos fe­nó­me­nos ex­tra­ños. Tra­tan­do de ave­ri­guar qué ha­bía de ver­dad y cuán­to de exa­ge­ra­ción, en 1975 se pu­so en con­tac­to con la com­pa­ñía de se­gu­ros Lloyd’s de Lon­dres. Se­gún sus re­gis­tros, en­tre 1955 y 1975 se con­ta­bi­li­za­ron un to­tal de 428 des­apa­ri­cio­nes de bar­cos en to­do el mun­do… pe­ro no ha­bía una ma­yor in­ci­den­cia en el área com­pren­di­da por el Triángulo de las Bermudas. Las pá­gi­nas de Fa­te fue­ron las pri­me­ras en abri­gar un aná­li­sis es­cép­ti­co so­bre es­te asun­to a car­go de Law­ren­ce Da­vid Kus­che (1940) un pi­lo­to co­mer­cial, ins­truc­tor de vue­lo, que desem­pe- ña­ba la­bo­res de bi­blio­te­ca­rio de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ari­zo­na (Es­ta­dos Uni­dos).

Cau­ti­va­do por las his­to­rias de des­apa­ri­cio­nes que se pro­du­cían en la zo­na cre­pus­cu­lar del Atlán­ti­co, y an­te la de­man­da de quie­nes acu­dían a la bi­blio­te­ca so­li­ci­tan­do más in­for­ma­ción, Kus­he de­di­có to­do su tiem­po a in­ves­ti­gar la le­yen­da ge­ne­ra­da en torno al Triángulo de las Bermudas. En lu­gar de con­for­mar­se con los re­la­tos sen­sa­cio­na­lis­tas de quie­nes que se ha­bían li­mi­ta­do a co­piar sin con­tras­tar lo que otros ha­bían es­cri­to y omi­tien­do in­tere­sa­da­men­te los da­tos que po­dían des­tri­par un enig­ma co­mer­cial­men­te ren­ta­ble, Kus­he via­jó por Ja­pón, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos en su bús­que­da de las fuen­tes ori­gi­na­les que po­dían des­pe­jar el mis­te­rio de ca­da una de las des­apa­ri­cio­nes atri­bui­das al Triángulo.

Kus­che reali­zó un me­ticu­loso aná­li­sis de los ver­da­de­ros de­ta­lles que ro­dea­ron a ca­da una de las des­apa­ri­cio­nes “clá­si­cas” ci­ta­das en la li­te­ra­tu­ra de mis­te­rios pa­ra lle­gar a la con­clu­sión de que el del Triángulo de las Bermudas era un mis­te­rio “ma­nu­fac­tu­ra­do”. Aun­que un pe­que­ño por­cen­ta­je de ca­sos –en­tre

los que se en­con­tra­ría el mí­ti­co Mary Ce­les­te– no en­cuen­tra una ex­pli­ca­ción sa­tis­fac­to­ria, su re­vi­sión re­sul­ta de­mo­le­do­ra: la ma­yo­ría de los re­la­tos de bar­cos des­apa­re­ci­dos fue­ron ador­na­dos li­te­ra­ria­men­te pa­ra in­flar su au­reo­la de mis­te­rio. In­clu­so des­cu­brió que, a la lis­ta de des­apa­ri­cio­nes en el Triángulo, se ha­bían aña­di­do bu­ques que nau­fra­ga­ron, por cir­cuns­tan­cias per­fec­ta­men­te ex­pli­ca­bles o lo ha­bían he­cho en re­gio­nes tan dis­tan­tes co­mo el Océano Pa­cí­fi­co. Kus­che re­co­gió el re­sul­ta­do de su in­ves­ti­ga­ción en el li­bro El Triángulo de las Bermudas: Mis­te­rio Re­suel­to (1975).

Sin em­bar­go, es­te li­bro –ri­gu­ro­so y do­cu­men­ta­do– pa­sa­ría com­ple­ta­men­te des­aper­ci­bi­do en con­tras­te con el clá­si­co El Triángulo de las Bermudas (1974), de Char­les Ber­litz (1914-2003), que, fal­sean­do da­tos, ha­bía con­tri­bui­do a am­pli­fi­car la le­yen­da… y a que es­ta ge­ne­ra­se pin­gües beneficios en su cuen­ta co­rrien­te al ven­der más de vein­te mi­llo­nes de ejem­pla­res –y al que se­gui­ría la se­cue­la Sin Ras­tro (1977)–.

Kus­che la­men­ta­ría que el éxi­to de ven­tas acom­pa­ña­se a siem­pre a tí­tu­los sen­sa­cio­na­lis­tas, que dis­tor­sio­na­ban los he­chos –e in­clu­so men­tían de­li­be­ra­da­men­te–, pa­ra eclip­sar la ver­dad: “Yo creía que el pú­bli­co que ha­bía leí­do esos ex­tra­ños li­bros desea­ría co­no­cer el otro la­do de la his­to­ria pa­ra sa­ber la ver­dad. Pe­ro me he equi­vo­ca­do”. Re­fi­rién­do­se al li­bro de Ber­litz, Kus­che con­cluía que “su cre­di­bi­li­dad es tan ba­ja que vir­tual­men­te es inexis­ten­te. Si Ber­litz in­for­ma­se de que un bar­co es ro­jo, las po­si­bi­li­da­des de que fue­ra de otro co­lor cons­ti­tui­rían ca­si una cer­te­za”.

Así pues, es la li­te­ra­tu­ra co­mer­cial la que ha nu­tri­do el mi­to del Triángulo de las Bermudas y to­das las le­yen­das so­bre des­apa­ri­cio­nes mis­te­rio­sas. No obs­tan­te, y aun­que fren­te al cá­li­do ro­man­ti­cis­mo siem­pre pa­re­ce im­po­ner­se la fría reali­dad; us­ted de­be po­ner en du­da to­do lo que ha leí­do en es­te ar­tícu­lo: no se pri­ve de su de­re­cho a se­guir cau­ti­ván­do­se por las his­to­rias de los “bar­cos fan­tas­ma”.

Ilus­tra­ción que re­crea el des­em­bar­co de los ma­ri­ne­ros del Dei Gra­tia al Mary Ce­les­te (Pe­ter Ne­wark Ame­ri­can Pic­tu­res).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.