La mi­me­ti­za­ción iza­ción de los ov­nis

¿Nos vi­si­tan se­res de otra di­men­sión?

Mas Alla - - SUMARIO - tex­to moisés Ga­rri­do Váz­quez, in­ves­ti­ga­dor de fe­nó­me­nos anó­ma­los y au­tor del li­bro “OV­NIS: del es­pa­cio ex­te­rior al es­pa­cio in­te­rior”

Ha­ce trein­ta años, em­pleé por pri­me­ra vez en un ar­tícu­lo ( OV­NIS: La ca­ra vi­si­ble de una reali­dad ocul­ta, dia­rio Huel­va In­for­ma­ción, 15-1188) el con­cep­to de “mi­me­ti­za­ción tran­si­to­ria” pa­ra re­fe­rir­me a esa ca­pa­ci­dad ca­ma­leó­ni­ca que po­seen las en­ti­da­des ex­tra­hu­ma­nas a la ho­ra de irrum­pir en nues­tro mun­do, uti­li­zan­do di­fe­ren­tes dis­fra­ces se­gún la épo­ca. De ese mo­do, se ca­mu­flan o se adap­tan me­jor a las creen­cias com­par­ti­das en ese mo­men­to por un de­ter­mi­na­do co­lec­ti­vo hu­mano, lo­gran­do así una ma­ni­pu­la­ción más efi­caz. No hay que pa­sar por al­to que la ex­pe­rien­cia sue­le ser asi­mi­la­da e in­ter­pre­ta­da por el tes­ti­go se­gún los ele­men­tos cul­tu­ra­les pro­pios de su con­tex­to (es más fá­cil que hoy ad­quie­ran el dis­fraz de ex­tra­te­rres­tres de­bi­do a que vi­vi­mos en una era tec­no­ló­gi­ca y es­pa­cial y la idea del vi­si­tan­te for­ma par­te de nues­tra cul­tu­ra gra­cias a la cien­cia-fic­ción y a las ex­pec­ta­ti­vas sur­gi­das en torno a la cien­cia del si­glo XX).

Al ma­ni­fes­tar­se, esas en­ti­da­des ela­bo­ran una de­ter­mi­na­da ima­gen vi­sual con la que po­der ob­te­ner exi­to­sa­men­te sus ma­quia­vé­li­cos pro­pó­si­tos, ejer­cien­do un con­trol ca­si hip­nó­ti­co so­bre la men­te del in­di­vi­duo. En el fon­do, nos quie­ren ha­cer creer que son lo que real­men­te no son. Sus ro­pa­jes ocul­tan su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za, que na­da tie­ne que ver con via­je­ros del es­pa­cio ex­te­rior. Asis­ti­mos, pues, a un “gran tea­tro cós­mi­co” en to­do su es­plen­dor. Y me te­mo que no for­ma­mos par­te del pú­bli­co que asis­te a la fun­ción pa­ra con­tem­plar­la có­mo­da­men­te sen­ta­do. So­mos, nos gus­te o no, ac­to­res

to­tal­men­te in­mer­sos en una fan­tás­ti­ca re­pre­sen­ta­ción dra­má­ti­ca, cu­yo desen­la­ce, por aho­ra, des­co­no­ce­mos.

ob­je­ti­vo ov­ni

Pa­ra al­gu­nos aven­ta­ja­dos ufó­lo­gos, la in­te­li­gen­cia que se ocul­ta de­trás de los ov­nis es­ta­ría en­car­gán­do­se de lle­var a ca­bo un sis­te­má­ti­co plan, apa­ren­te­men­te su­til, que ten­dría co­mo fin de­cons­truir nues­tros ob­so­le­tos es­que­mas ló­gi­cos y nues­tra erró­nea con­cep­ción del mun­do.

El fes­ti­val del ab­sur­do que ca­rac­te­ri­za al fe­nó­meno OV­NI su­po­ne una bo­fe­ta­da al sen­ti­do co­mún y al pen­sa­mien­to ra­cio­nal. Su ma­ni­fes­ta­ción abre las puer­tas a nue­vas reali­da­des in­sos­pe­cha­das y pro­vo­ca cier­tos es­ta­dos de con­cien­cia que per­mi­ten sin­to­ni­zar con otros pla­nos o ni­ve­les trans­di­men­sio­na­les de la reali­dad. Eso lo ob­ser­va­mos en los tes­ti­gos que han te­ni­do en­cuen­tros cer­ca­nos con ov­nis. La ex­pe­rien­cia afec­ta so­bre­ma­ne­ra al psi­quis­mo hu­mano. Al­te­ra la per­cep­ción de for­ma drás­ti­ca. Tan­to es así, que el su­je­to no so­lo se cues­tio­na­rá, a par­tir de ese ins­tan­te, sus creen­cias y su mo­do de in­ter­pre­tar la reali­dad, sino que co­men­za­rá a per­ci­bir he­chos in­só­li­tos, a es­cu­char vo­ces que le dic­tan men­sa­jes, a ex­pe­ri­men­tar cu­rio­sas sin­cro­ni­ci­da­des y a sen­tir que ad­quie­re sor­pren­den­tes ca­pa­ci­da­des psí­qui­cas (te­le­pa­tía, cla­ri­vi­den­cia, premonición, pro­yec­ción as­tral, sa­na­ción...). Es co­mo si su “an­te­na” men­tal, a con­se­cuen­cia del en­cuen­tro, fue­se ca­paz de sin­to­ni­zar sin di­fi­cul­tad con al­gu­na fre­cuen­cia in­ter­di­men­sio­nal no cap­ta­ble por nues­tros ca­na­les sen­so­ria­les nor­ma­les.

Tras exa­mi­nar a nu­me­ro­sos con­tac­ta­dos, el psi­quia­tra Bert­hold Sch­warz ha po­di­do cons­ta­tar que tras la pri­me­ra ex­pe­rien­cia OV­NI, el su­je­to en­tra y sa­le de es­ta­dos de tran­ce con to­tal nor­ma­li­dad y se desatan fe­nó­me­nos pa­ra­psi­co­ló­gi­cos a su al­re­de­dor. “Qui­zá la ex­pe­rien­cia OV­NI sea un mo­do pa­ra que es­tas per­so­nas se reali­cen. A ve­ces, re­sul­ta que el con­tac­to con el OV­NI sir­ve po­si­ti­va­men­te a lo que el per­cep­tor ne­ce­si­ta; otras ve­ces re­sul­ta que no, y la per­so­na ter­mi­na peor que an­tes”, adu­ce.

Si ca­da vez au­men­ta más el nú­me­ro de per­so­nas que ase­gu­ran pro­ta­go­ni­zar en­cuen­tros con en­ti­da­des ex­tra­hu­ma­nas, des­de ab­duc­cio­nes has­ta con­tac­tos men­ta­les (ca­na­li­za­ción), ¿de qué mo­do afec­ta­rán es­tos even­tos al con­jun­to de la so­cie­dad? “Nues­tro in­te­rés de­be­rá cen­trar­se en el mo­do có­mo la con­vic­ción ex­ten­di­da y pro­fun­da so­bre la exis­ten­cia de los ov­nis al­te­ra, su­til pe­ro irre­ver­si­ble­men­te, no so­lo las ideas re­li­gio­sas, pe­ri­fé­ri­cas y me­ta­fí­si­cas, sino tam­bién vas­tas cons­te­la­cio­nes de cul­tu­ra y co­no­ci­mien­to so­cial. En re­la­ción con es­te pun­to, po­de­mos des­cri­bir a los ov­nis co­mo agen­tes ul­tra­te­rres­tres de de­cons­truc­ción cul­tu­ral”, afir­ma Carl Rasch­ke. Me pa­re­ce una de­fi­ni­ción bas­tan­te acer­ta­da.

EL UFÓ­LO­GO PE­DRO VAL­VER­DE TORT ela­bo­ró un am­plio in­for­me so­bre el de­no­mi­na­do Pro­yec­to Del­fos, cu­yo fin era ave­ri­guar las ra­zo­nes de la ma­ni­pu­la­ción man­te­ni­da a lo lar­go de la His­to­ria por en­ti­da­des in­ter­di­men­sio­na­les.

Qui­zá, y aquí ra­di­ca­ría el pe­li­gro de al­gu­na ma­ne­ra, es­ta­mos sien­do uti­li­za­dos por esas en­ti­da­des que a lo lar­go de la His­to­ria se han ma­ni­fes­ta­do con ro­pa­jes de dio­ses, án­ge­les, ha­das, duen­des, ín­cu­bos, es­pí­ri­tus, etc. La in­ten­cio­na­li­dad de di­chas en­ti­da­des, que hoy se ma­ni­fies­tan co­mo pre­sun­tos ex­tra­te­rres­tres (al­go que ya an­ti­ci­pó Carl Jung al re­fe­rir­se a los “dio­ses de

Acuario”), siem­pre ha es­ta­do de­ter­mi­na­da por dos cues­tio­nes fun­da­men­ta­les: ofre­cer pe­que­ñas do­sis de su pre­sen­cia a tra­vés de en­cuen­tros es­po­rá­di­cos y, a su vez, elu­dir un con­tac­to ma­si­vo y diá­fano que ale­je to­do atis­bo de du­da (en el fon­do, pa­re­ce co­mo si el fe­nó­meno ne­ga­se su pro­pia exis­ten­cia por al­gu­na ra­zón que, por aho­ra, so­mos in­ca­pa­ces de di­lu­ci­dar).

Es­tá cla­ro que jue­gan a la con­fu­sión, al des­pis­te y al en­ga­ño. Al­go que se apre­cia per­fec­ta­men­te en el eva­si­vo fe­nó­meno OV­NI –tan im­pe­ne­tra­ble, irra­cio­nal y for­teano–, siem­pre evi­tan­do de­jar prue­bas in­cues­tio­na­bles de su exis­ten­cia. ¿Por qué los ov­nis se ex­hi­ben y, a la mis­ma vez, jue­gan al es­con­di­te? ¿Por qué arro­jan la pie­dra y es­con­den la mano?

Co­mo bien se­ña­la el ufó­lo­go se­vi­llano Ignacio Dar­nau­de Ro­jas-mar­cos en su re­ve­la­dor en­sa­yo El Prin­ci­pio de Elu­si­vi­dad Cós­mi­ca (2009): “Sal­ta a la vis­ta que el gran mon­ta­je ufo­ló­gi­co fue di­se­ña­do a pro­pó­si­to, en la in­te­li­gen­cia de que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se pro­duz­can cons­ta­ta­cio­nes in­con­tro­ver­ti­bles, que pon­gan de ma­ni­fies­to la pre­sen­cia de los tan ri­di­cu­li­za­dos pla­ti­llos vo­lan­tes, sus tri­pu­la­cio­nes y re­mo­tos cuar­te­les ge­ne­ra­les. (...) No hay du­da de que el show in­ter­na­cio­nal lo han pro­gra­ma­do adre­de, con tan so­fis­ti­ca­da ingeniería psi­co­ló­gi­ca que en nin­gún mo­men­to ge­ne­re prue­bas in­con­tes­ta­bles”.

pro­yec­to del­fos

En 1994, el ufó­lo­go Pe­dro Val­ver­de Tort nos re­mi­tió a di­ver­sos in­ves­ti­ga­do­res es­pa­ño­les un am­plio in­for­me so­bre el de­no­mi­na­do Pro­yec­to Del­fos, ela­bo­ra­do por él, cu­yo fin era ave­ri­guar las ra­zo­nes de la ma­ni­pu­la­ción man­te­ni­da a lo lar­go de la His­to­ria por en­ti­da­des in­ter­di­men­sio­na­les. Se­gún ex­pu­so en di­cho in­for­me: “En to­da es­ta fe­no­me­no­lo­gía de los he­chos pa­ra­nor­ma­les, in­clui­do el fe­nó­meno OV­NI, hay un de­no­mi­na­dor co­mún, un in­di­ca­ti­vo de que es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes se ori­gi­nan por una mis­ma in­te­li­gen­cia y con una mis­ma in­ten­cio­na­li­dad. Los as­pec­tos que adop­ta son dis­tin­tos se­gún los pue­blos, los ni­ve­les cul­tu­ra­les, la épo­ca. Pe­ro la cau­sa que es­tá por de­trás de los fe­nó­me­nos es la

mis­ma ha­ce cinco mil años y hoy”. En re­su­men, lo que Val­ver­de tra­ta­ba de de­mos­trar era que exis­ten cria­tu­ras in­te­li­gen­tes, per­te­ne­cien­tes a otro plano di­men­sio­nal, que in­ter­ac­túan con nues­tro mar­co fí­si­co y que “se han apro­ve­cha­do de nues­tra ne­ce­si­dad de creer en al­go su­pe­rior, de afir­mar­nos en la creen­cia de un ni­vel es­pi­ri­tual, pa­ra usur­par sus fun­cio­nes y re­pre­sen­ta­ti­vi­dad”. Al­gu­nas de es­tas in­te­li­gen­cias se­rían ma­lig­nas por na­tu­ra­le­za y ac­tua­rían muy há­bil­men­te uti­li­zan­do to­do ti­po de re­pre­sen­ta­cio­nes ba­sa­das en el en­ga­ño pa­ra ma­ni­pu­lar la men­te hu­ma­na.

Ra­món Na­vía- Oso­rio, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción y Es­tu­dios Exo­bio­ló­gi­cos (I.I.E.E.) de Bar­ce­lo­na, ha se­gui­do esas mis­mas di­rec­tri­ces es­ta­ble­ci­das en el Pro­yec­to Del­fos. Y lo ex­pli­ca del si­guien­te mo­do: “Nos pre­gun­ta­mos si es po­si­ble que una in­te­li­gen­cia su­pra­hu­ma­na pue­da ac­tuar di­rec­ta­men­te so­bre nues­tro psi­quis­mo, uti­li­zan­do una cual­quie­ra de las po­co co­no­ci­das ‘ven­ta­nas’ que exis­ten en los me­ca­nis­mos des­co­no­ci­dos de nues­tro ce­re­bro, pa­ra con­fun­dir­nos, ha­cién­do­nos creer en otra reali­dad. Es­te con­cep­to so­bre­pa­sa to­do lo que po­da­mos ima­gi­nar. Es la reali­dad so­bre­pa­san­do a la fic­ción. Se tra­ta de una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en la ma­ni­pu­la­ción de las men­tes, una in­fluen­cia que pue­de pro­gre­si­va­men­te transformar nues­tra so­cie­dad y sus for­mas de cul­tu­ra, en sus es­truc­tu­ras men­ta­les, sin que de ello to­me­mos ple­na con­cien­cia. (...) Men­ta­li­cé­mo­nos en que el fe­nó­meno OV­NI no es más que uno de los mu­chos ár­bo­les de los que es­tá for­ma­do el ex­tra­ño bos­que de la ‘otra reali­dad’ que nos cir­cun­da. Y si que­re­mos com­pren­der su na­tu­ra­le­za y fi­na­li­dad, la del fe­nó­meno OV­NI, de­be­mos com­pren­der pri­me­ro la na­tu­ra­le­za y fi­na­li­dad del bos­que del que for­ma par­te”.

Los ar­tí­fi­ces de di­cho es­tu­dio, que ad­mi­tie­ron la exis­ten­cia de un plan o com­plot ocul­to que ha in­ter­fe­ri­do en la evo­lu­ción hu­ma­na a lo lar­go de la His­to­ria (un apren­di­za­je len­to, pe­ro cons­tan­te), su­gi­rie­ron la po­si­bi­li­dad de que es­tas in­te­li­gen­cias no fue­sen de ori­gen ex­tra­te­rres­tre, sino in­ter­di­men­sio­nal (ver anexo). Se­rían in­te­li­gen­cias con otro ti­po de so­por­te-vehícu­lo, no fí­si­co es­pa­cio­tem­po­ral, y con su es­pe­cí­fi­co ám­bi­to de reali­dad, ca­pa­ces de in­ter­ac­cio­nar con el hom­bre, uti­li­zán­do­lo a su an­to­jo. Por tan­to, es­ta­ría­mos ha­blan­do de una reali­dad pa­ra­fí­si­ca, al­go que ya el ufó­lo­go fran­cés Jac­ques Va­llée postuló tiem­po atrás me­dian­te su co­no­ci­da teo­ría del “Sis­te­ma de Con­trol”: “Pa­ra mí, exis­te un sis­te­ma de con­trol es­pi­ri­tual de la con­cien­cia hu­ma­na, del cual los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les, ta­les co­mo los ov­nis, son una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes. No pue­do de­cir si ese con­trol es na­tu­ral y es­pon­tá­neo; si es ex­pli­ca­ble en tér­mi­nos de ge­né­ti­ca, de psi­co­so­cio­lo­gía o de fe­nó­me­nos or­di­na­rios, o si es ar­ti­fi­cial y se en­cuen­tra en las ma­nos de al­gu­na vo­lun­tad su­pra­hu­ma­na. Pue­de ser que es­té com­ple­ta­men­te re­gi­do por le­yes de

ha­bla­mos de en­ti­da­des que han exis­ti­do siem­pre, mi­me­ti­zán­do­se ba­jo dis­tin­tas apa­rien­cias pa­ra ma­ni­pu­lar al ser hu­mano y al­te­rar su per­cep­ción del tiem­po, así co­mo su vi­sión del mun­do.

las que aún no he­mos des­cu­bier­to los ele­men­tos de ba­se”.

Va­llée, des­de su fan­tás­ti­ca obra Pa­sa­por­te a Ma­go­nia (1969), ya cues­tio­na­ba la hi­pó­te­sis ex­tra­te­rres­tre –la con­si­de­ra­ba una ex­pli­ca­ción de­ma­sia­do sim­plist– y se cen­tra­ba en el “com­po­nen­te pa­ra­nor­mal”, es­pe­cu­lan­do con la po­si­bi­li­dad de que el fe­nó­meno OV­NI sea de na­tu­ra­le­za in­ter­di­men­sio­nal y ca­paz de ma­ni­pu­lar reali­da­des fí­si­cas que es­ca­pan a nues­tro pro­pio con­ti­nuo es­pa­cio­tiem­po. Ad­ver­tía que su im­pac­to so­bre nues­tra cul­tu­ra y nues­tra ima­gi­na­ción es in­ne­ga­ble. Siem­pre ha es­ta­do, ade­más, con­ven­ci­do de la si­mi­li­tud exis­ten­te en­tre las ac­tua­les his­to­rias de ov­nis y los an­ti­guos re­la­tos de ha­das, gno­mos, duen­des y otras di­mi­nu­tas cria­tu­ras del fol­klo­re po­pu­lar. “Sos­ten­go enér­gi­ca­men­te que sí es ra­zo­na­ble es­ta­ble­cer di­cho pa­ra­le­lis­mo, pues los me­ca­nis­mos que han ge­ne­ra­do es­tas dis­tin­tas creen­cias son idén­ti­cos. Su con­tex­to hu­mano y sus efec­tos so­bre los hu­ma­nos son cons­tan­tes”, re­mar­ca­ba.

cu­rio­sos pa­ra­le­lis­mos

Siem­pre, en es­tos ca­sos de en­cuen­tros con en­ti­da­des, aparece una ex­tra­ña luz en me­dio de un bos­que, en un ca­mino co­mar­cal ape­nas tran­si­ta­ble, o bien jun­to a una gru­ta o un arro­yo. A ve­ces, in­clu­so en el dor­mi­to­rio, cuan­do el per­cep­tor es­tá a pun­to de dor­mir. De esa en­vol­ven­te luz, sur­ge un án­gel, la Vir­gen, un ha­da o un ex­tra­te­rres­tre. Sue­len ser fi­gu­ras lu­mi­no­sas que pa­re­cen flo­tar en el ai­re, que por­tan al­go en las ma­nos (una es­fe­ra me­tá­li­ca o bri­llan­te) y que se co­mu­ni­can men­tal­men­te con el su­je­to, el cual cae en una es­pe­cie de so­por o tran­ce, per­dien­do así la no­ción del tiem­po. A par­tir de ahí, el ·ele­gi­do· vol­ve­rá a te­ner más en­cuen­tros con esas en­ti­da­des, a ve­ces a fe­cha fi­ja o pre­via ci­ta, y pro­ta­go­ni­za­rá cier­tos fe­nó­me­nos pro­di­gio­sos (co­mo aval de que el con­tac­to es real y no fru­to de su ima­gi­na­ción). Sin du­da, ya no vol­ve­rá a ser la mis­ma per­so­na...

“La con­clu­sión a la que pue­de lle­gar­se en es­te sen­ti­do es que ese ‘lo-que-sea’ que aparece en­vuel­to en luz, so­ni­do y aro­ma en es­pec­tácu­lo ex­tra­te­rreno, ha ele­gi­do su pro­pio su­je­to in­ter­me­dia­rio y le ha he­cho ser­vir de ce­bo –tan es­pi­ri­tual y tras­cen­den­te co­mo que­ra­mos re­co­no­cer­lo– pa­ra ejer­cer su in­fluen­cia so­bre los de­más y po­ner­se en su­pues­ta co­mu­ni­ca- ción uni­la­te­ral con ellos”, sos­tu­vo el his­to­ria­dor Juan Gar­cía Atien­za, en su mag­ní­fi­ca obra

La gran ma­ni­pu­la­ción cós­mi­ca (1981), en la que tam­bién su­gi­rió la exis­ten­cia de en­ti­da­des que vi­ven una con­cien­cia di­men­sio­nal su­pe­rior a la nues­tra y que co­exis­ten en nues­tro mun­do y con no­so­tros, lo mis­mo que no­so­tros con­vi­vi­mos con los ani­ma­les. “Y, pa­ra más exac­ti­tud, ha­cien­do con no­so­tros las mis­mas co­sas que no­so­tros ha­ce­mos con los ani­ma­les o con los ve­ge­ta­les de los que nos ser­vi­mos y nos nu­tri­mos”, ase­ve­ró.

Es­tá cla­ro que es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes, ca­rac­te­ri­za­das por lo ab­sur­do y por mul­ti­tud de ele­men­tos irra­cio­na­les, han de ser con­tem­pla­das co­mo un he­cho uni­ver­sal. Ha­bla­mos de en­ti­da­des que han exis­ti­do siem­pre, mi­me­ti­zán­do­se ba­jo dis­tin­tas apa­rien­cias pa­ra ma­ni­pu­lar al ser hu­mano y al­te­rar su per­cep­ción del tiem­po, así co­mo su vi­sión del mun­do. No ha­ce fal­ta más que con­sul­tar el fol­klo­re an­ti­guo pa­ra caer en la cuen­ta de es­te lla­ma­ti­vo pa­ra­le­lis­mo. En los re­la­tos an­ces­tra­les so­bre ha­das y otros se­res ele­men­ta­les, ve­mos de­ta­lles que tie­nen mu­chos pun­tos en co­mún con los ac­tua­les en­cuen­tros con ufo­nau­tas. “Hay ex­tra­or­di­na­rios pa­ra­le­lis­mos en­tre des­crip­cio­nes ac­tua­les de rap­tos por alie­ní­ge­nas y cuen­tos ar­cai­cos de per­so­nas que fue­ron ‘ro­ba­das’ por el­fos y duen­des”, re­co­no­ce el in­ves­ti­ga­dor Pe­ter Broo­kes­mith. Y tie­ne ra­zón.

Po­dría­mos afir­mar, por tan­to, que los ov­nis son el equi­va­len­te mo­derno de las an­ti­guas creen­cias en ha­das y duen­des. ¿Sig­ni­fi­ca ello que ta­les re­la­tos, así co­mo los re­fe­ri­dos a los ov­nis, son ima­gi­na­rios? No, to­do lo con­tra­rio. Pre­ci­sa­men­te, re­sul­ta muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que en to­das las épo­cas exis­tan tes­ti­mo­nios so­bre en­cuen­tros con se­res no hu­ma­nos, in­ter­pre­ta­dos de for­ma dis­tin­ta. Y es que los mis­mos ele­men­tos que sub­ya­cen en los ac­tua­les re­la­tos OV­NI los en­con­tra­mos en an­ti­guas his­to­rias per­te­ne­cien­tes al fol­klo­re po­pu­lar.

En es­te sen­ti­do, te­ne­mos la for­tu­na de con­tar en cas­te­llano con la edi­ción del li­bro La co­mu­ni­dad se­cre­ta, de Ro­bert Kirk. Es­te hom­bre fue un re­ve­ren­do que vi­vió en Aber­foy­le (Es­co­cia) a fi­na­les del si­glo XVII. Se sin­tió muy in­tere­sa­do por los tes­ti­mo­nios de aque­llas per­so­nas que afir­ma­ban ha­ber te­ni­do con­tac­to con se­res feé­ri­cos, una Hu­ma­ni­dad pa­ra­le­la a la nues­tra que co­exis­te con no­so­tros y que so­lo pue­de ver­se gra­cias a una fa­cul­tad lla­ma­da Se­gun­da Vis­ta (hoy ha­bla­ría­mos de cla­ri­vi­den­cia).

ab­du­cio­nes, rap­tos y mu­cho más...

Kirk afir­ma­ba que la na­tu­ra­le­za de los fai­ries se en­cuen­tra en­tre la hu­ma­na y la an­gé­li­ca. “Sus cuer­pos, li­ge­ros y cam­bian­tes (co­mo los de­no­mi­na­dos as­tra­les), tie­nen al­go de la na­tu­ra­le­za de la nu­be con­den­sa­da. (...) Es­tos cuer­pos son tan mu­da­bles, a cau­sa de los su­ti­les que son los es­pí­ri­tus que los ani­man, que pue­den ha­cer­los apa­re­cer o des­apa­re­cer a vo­lun­tad”, ex­pli­ca. Aña­de que sus ca­ma­leó­ni­cos cuer­pos se mue­ven por el ai­re co­mo si na­da­ran en él, y que “los vi­den­tes, es­to es, los hom­bres que po­seen la Se­gun­da Vis­ta, man­tie­nen con ellos en­cuen­tros muy te­rro­rí­fi­cos in­clu­so en los ca­mi­nos más fre­cuen­ta­dos, por lo que, usual­men­te, evi­tan ale­jar­se de ca­sa”.

In­clu­so la ab­duc­ción o rap­to no es al­go contemporáneo, ya que es­tá pre­sen­te en cró­ni­cas del pa­sa­do re­fe­ren­tes a apa­ri­cio­nes de en­ti­da­des en­mar­ca­das en­tre lo má­gi­co y lo so­bre­na­tu­ral. De he­cho, un da­to apor­ta­do por Kirk re­sul­ta su­ma­men­te re­ve­la­dor, si lo com­pa­ra­mos con los re­la­tos ac­tua­les de ab­duc­ción, ya que alu­de a es­tan­cias muy lu­mi­no­sas y a rap­tos de per­so­nas: “Su luz pro­vie­ne de lám­pa­ras y fue­gos per­pe­tuos que se ob­ser­van con fre­cuen­cia, y que no pa­re­cen ne­ce­si­tar de nin­gún com­bus­ti­ble que los sus­ten­te. Aún vi­ven mu­je­res que cuen­tan có­mo fue­ron rap­ta­das cuan­do se ha­lla­ban de par­to pa­ra ser­vir de ni­ñe­ras a los ni­ños de los fai­ries”. A ve­ces, esas per­so­nas ex­pe­ri­men­ta­ban pér­di­da de me­mo­ria, ol­vi­dan­do lo que hi­cie­ron du­ran­te unas ho­ras, co­mo ocu­rre con los mo­der­nos ab­du­ci­dos ( mis­sing ti­me).

Es­tas en­ti­da­des, se­gún Kirk, po­seen la ca­pa­ci­dad pa­ra ma­te­ria­li­zar­se, pue­den des­apa­re­cer de un de­ter­mi­na­do lu­gar pa­ra apa­re­cer en otro dis­tan­te, de­jan mar­cas en el te­rreno e in­clu­so ma­tan va­cas y otros ani­ma­les pa­ra nu­trir­se. Cu­rio­sa­men-

te, quie­nes en­tran en con­tac­to con los ha­bi­tan­tes del mun­do feé­ri­co pro­ta­go­ni­zan pos­te­rior­men­te sue­ños cla­ri­vi­den­tes y fe­nó­me­nos ex­tra­ños en sus ho­ga­res, al­go que hoy de­no­mi­na­ría­mos pol­ter­geist. Es­to mis­mo nos cuen­tan mu­chos tes­ti­gos de en­cuen­tros cer­ca­nos con ov­nis, lo que nos ha­ce te­ner muy pre­sen­te la es­tre­cha lí­nea que, en oca­sio­nes, se­pa­ra lo ufo­ló­gi­co y lo pa­ra­nor­mal, al­go que ex­pon­go am­plia­men­te en mi li­bro Ov­nis:de­les­pa­cioex­te­rio­ra­les­pa­cio in­te­rior (2016).

Esos an­ti­guos se­res feé­ri­cos nos re­cuer­dan a las pe­que­ñas cria­tu­ras vis­tas por el agri­cul­tor Mau­ri­ce Mas­se en Va­len­so­le (Fran­cia), el 1 de ju­lio de 1965. La ver­dad es que pa­re­cían más bien ju­gue­to­nes duen­des y no alie­ní­ge­nas tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­dos. Apun­ta­ron al asom­bra­do tes­ti­go con un ci­lin­dro pa­re­ci­do a un lá­piz, del que sur­gió un ra­yo, de­ján­do­lo pa­ra­li­za­do. Los se­res me­dían un me­tro, eran cal­vos y po­seían una ca­be­za enor­me, ojos obli­cuos, gran­des ore­jas, bar­bi­llas pun­tia­gu­das y pro­mi­nen­tes pó­mu­los. Am­bas en­ti­da­des emi­tían so­ni­dos gu­tu­ra­les. De­bi­do a que sa­lie­ron de un ex­tra­ño apa­ra­to ovoi­dal con una cú­pu­la en su par­te su­pe­rior y va­rias pa­tas de sus­ten­ta­ción, lo ló­gi­co pa­ra el tes­ti­go–así co­mo pa­ra los ufó­lo­go– fue pen­sar que pro­ce­dían de otro pla­ne­ta...

Lo mis­mo que cre­ye­ron los dos sor­pren­di­dos es­quia­do­res cuan­do, el 7 de enero de 1970, se to­pa­ron en un bos­que de Im­jär­vi (Fin­lan­dia) con un ser des­cen­dien­do de un OV­NI a tra­vés de un haz de luz. El ufo­nau­ta me­día 90 cm de al­to, sus ex­tre­mi­da­des eran muy del­ga­das y te­nía una na­riz co­mo un gan­cho. Iba ata­via­do con un mono ver­de cla­ro, guan­tes y bo­tas. Has­ta por­ta­ba una es­pe­cie de go­rro pun­tia­gu­do. Su ima­gen nos re­cuer­da a los el­fos de los cuen­tos in­fan­ti­les. ¿Aca­so no tu­vo tiem­po de es­co­ger, an­te la ines­pe­ra­da pre­sen­cia de los dos tes­ti­gos, un atuen­do más fu­tu­ris­ta? ¿O lo hi­zo de­li­be­ra­da­men­te? Son muy ab­sur­das es­tas es­ce­ni­fi­ca­cio­nes. Y no re­sul­ta na­da con­vin­cen­te la con­duc­ta de los ufo­nau­tas: a ve­ces per­si­guen al tes­ti­go, mien­tras que en otras oca­sio­nes se mues­tran hui­di­zos; ofre­cen ali­men­tos o, por el con­tra­rio, pi­den agua; pre­gun­tan la ho­ra o quie­ren sa­ber en qué lu­gar exac­to han des­cen­di­do; se co­mu­ni­can te­le­pá­ti­ca­men­te o lo ha­cen en el idio­ma del pro­pio tes­ti­go; pro­vo­can que­ma­du­ras y otros da­ños fí­si­cos o se mues­tran be­né­vo­los y trans­mi­ten un men­sa­je fra­ter­nal; y has­ta se han vis­to re­pa­ran­do los ba­jos del OV­NI... Ob­via­men­te, no es­pe­ra­ría­mos que se com­por­ten así se­res que, su­pues­ta­men­te, nos lle­van cien­tos o mi­les de años de ven­ta­ja y que son ca­pa­ces de atra­ve­sar enor­mes dis­tan­cias es­te­la­res. Más bien pa­re­cen tra­vie­sos duen­des que dis­fru­tan de­jan­do des­con­cer­ta­dos a los hu­ma­nos que se to­pan con ellos. Re­co­noz­ca­mos que un tes­ti­go OV­NI que quie­re ser to­ma­do en se­rio, no ador­na­ría su his­to­ria con de­ta­lles tan su­rrea­lis­tas. Pre­ci­sa­men­te, lo ab­sur­do es el se­llo que au­ten­ti­fi­ca es­tos epi­so­dios anó­ma­los.

Al­guien que tam­bién ha pro­fun­di­za­do en el es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo de los ufo­nau­tas y otras en­ti­da­des, to­man­do bue­na no­ta de los as­pec­tos psí­qui­cos y pa­ra­fí­si­cos, es el es­cri­tor bri­tá­ni­co Pa­trick Har­pur, au­tor del ex­ce­len­te li­bro Rea­li­dad­dai­mó­ni­ca (2007). “Pro­pon­go,en aras de la co­mo­di­dad, de­no­mi­na­ra­to­das­las fi­gu­ras­de las apa­ri­cio­nes, in­clui­dos­nues­tro­sa­lie­ní­ge­nasy­se­res­feé­ri­cos,con el­nom­bre ge­né­ri­co­de dái­mo­nes”, afir­ma. Pa­ra es­te au­tor, si los an­ti­guos dio­ses y dái­mo­nes han cam­bia­do de for­ma, apa­re­cien­do aho­ra co­mo alie­ní­ge­nas de otros pla­ne­tas, es por­que “sehan­he­choun­nue­vo­tra­je­pa­ra­adap­tar­sea­los­tiem­pos”.

Sin du­da, hay al­go si­nies­tro en to­do ello. En prin­ci­pio, por­que no es el ser hu­mano quien con­tro­la la si­tua­ción cuan­do es­tá an­te la pre­sen­cia de es­tas es­cu­rri­di­zas en­ti­da­des. Son ellas las que, de al­gún mo­do, jue­gan con no­so­tros, apro­ve­chán­do­se de nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra ma­ne­jar­nos en las di­men­sio­nes que do­mi­nan. Es, pues, evi­den­te que sus in­ten­cio­nes de­jan mu­cho que desear. El ufó­lo­go John A. Keel te­nía una opi­nión bas­tan­te in­quie­tan­te al res­pec­to: “Pe­que­ña­sá­reas­con­fi­na­das­por­to­doel mun­do,pa­re­ce­nes­ta­rem­bru­ja­das­si­glos­tras­si­glos por­se­res­ma­lé­vo­los­que­pue­de­na­dop­tar­cual­quier dis­frazy­man­te­ne­run­con­trol­to­tal­so­bre­lo­sob­je­tos­ma­te­ria­lesy­pue­den­pro­du­cir­cual­quier­cla­se­de ma­ni­fes­ta­ción”.

es­tas es­cu­rri­di­zas pre­sen­cias jue­gan con no­so­tros, apro­ve­chán­do­se de nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra ma­ne­jar­nos en las di­men­sio­nes que ellas do­mi­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.