Nos­tra­da­mus y Es­pa­ña

Las pro­fe­cías de nues­tro país.

Mas Alla - - SUMARIO - tex­to: an­to­nio luis mo­yano

so­lo cuan­do la no­che ti­ñe de som­bras los te­ja­dos de vi­vien­das de Sa­lon de Pro­ven­ce (Fran­cia), una luz per­ma­ne­ce en­cen­di­da: la de la plan­ta su­pe­rior de la mag­ní­fi­ca vi­vien­da en el ex­tre­mo de la an­ti­gua rue de la Pois­so­ne­rie. En su es­tu­dio, Mi­chel de Nos­tra­da­mus (1503-1566) se re­fu­gia­ba pa­ra en­tre­gar­se a la ob­ser­va­ción de los as­tros y al éx­ta­sis con­tem­pla­ti­vo. Era en­ton­ces cuan­do su vi­sión in­ter­na le de­vol­vía la ebu­lli­ción de un to­rren­te de imá­ge­nes que des­fi­la­ba fren­te a sus ojos, an­ti­ci­pán­do­le apo­ca­líp­ti­cas es­ce­nas de un fu­tu­ro que le so­bre­co­gía… Fue un vier­nes san­to de 1554 cuan­do, vi­si­ta­do por la ins­pi­ra­ción, Nos­tra­da­mus ca­yó en tran­ce y co­men­zó a es­cri­bir las pri­me­ras cuarte­tas: “Sen­ta­do de no­che en mi se­cre­to es­tu­dio / So­lo, des­can­san­do so­bre un si­llón de co­bre: / Pe­que­ña luz que sur­ge de la so­le­dad / Ha­ce de­cir lo que no es vano”.

el fu­tu­ro de es­pa­ña... ¿es­cri­to?

1555 es el año en el que se im­pri­me en Lyon la pri­me­ra edi­ción del li­bro de pro­fe­cías más fa­mo­so de to­da la His­to­ria. Las pro­fe­cías del se­ñor Mi­chel Nos­tra­da­mus in­te­gra­ban un to­tal de 343 cuarte­tas, can­ti­dad que se irá in­cre­men­tan­do has­ta lle­gar a las 942, re­par­ti­das en diez Cen­tu­rias –co­mo tam­bién se co­no­ce es­ta obra–, de las que cons­ta­rá la edi­ción de­fi­ni­ti­va que es la que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días.

Las Cen­tu­rias co­se­cha­rían un enor­me éxi­to aun­que, tam­bién, sen­ti­mien­tos en­fren­ta­dos. Por un la­do, la al­ta no­ble­za, en cu­yos di­ver­ti­men­tos de sa­lón no po­día fal­tar la con­sul­ta a los orácu­los, es­pe­ra­ba la si­guien­te en­tre­ga de las cuarte­tas de Nos­tra­da­mus con avi­dez. Mien­tras, el cam­pe­si­na­do, cu­ya sub­sis­ten­cia tan­to de­pen­día de las nu­bes que se te­jie­ran en el cie­lo, en­ca­ja­ba las fu­nes­tas pro­fe­cías co­mo una lla­ma­da al mal tiem­po y con­tem­pla­ba de una ma­ne­ra más in­qui­si­ti­va la fi­gu­ra del vi­den­te. Y es que, el fu­tu­ro pre­sa­gia­do por el “ma­go de Pro­ven­za” no re­sul­ta­ba na­da ha­la­güe­ño…

En la epís­to­la di­ri­gi­da al rey de Fran­cia En­ri­que II, en 1558, Nos­tra­da­mus anun­cia­ba que “se pro­du­ci­rán muy gra­ves gue­rras y ba­ta­llas, y se­rán las vi­llas, las ciu­da­des y los cas­ti­llos y to­da suer­te de edi­fi­cios que­ma­dos… y an­tes de es­tos acon­te­ci­mien­tos, al­gu­nos pá­ja­ros in­só­li­tos chi­lla­rán en el ai­re ‘Huy, Huy’, des­va­ne­cién­do­se com­ple­ta­men­te al po­co ra­to”. ¿Es es­ta la des­crip­ción que ha­ría un hom­bre del si­glo XVI si con­tem­pla­ra avio­nes de com­ba­te bom­bar­dean­do una ciu­dad? En otro lu­gar es­cri­be: “Por la no­che pen­sa­rán ha­ber vis­to el sol / cuan­do vean al hom­bre me­dio cer­do / rui­do, can­to, gue­rra en el cie­lo pa­re­ce ata­car / y bes­tias bru­tas oi­rán ha­blar” (I, 64). Sus in­tér­pre­tes es­tán con­ven­ci­dos de que la pri­me­ra es­tro­fa ha­ce alu­sión al res­plan­dor de una ex­plo­sión ató­mi­ca y que el “hom­bre me­dio cer­do” re­pre­sen­ta la vi­sión que ofre­ce el as­pec­to de un pi­lo­to con más­ca­ra de gas. ¿Es pro­duc­to de la ca­sua­li­dad, la pre­cog­ni­ción o la des­bor­dan­te ima­gi­na­ción de un es­pí­ri­tu vi­sio­na­rio?

En lo que ata­ñe a Es­pa­ña, Nos­tra­da­mus men­cio­na nues­tro país en ca­si una trein­te­na de oca­sio­nes, con­vir­tién­do­lo en el prin­ci­pal es­ce­na­rio de los acon­te­ci­mien­tos más apo­ca­líp­ti-

cos del fu­tu­ro que se nos ave­ci­na. En una pre­ten­di­da III Gue­rra Mun­dial –siem­pre se­gún sus in­tér­pre­tes– don­de el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co aso­la­ría Eu­ro­pa, Es­pa­ña pa­re­ce con­ver­tir­se en epi­cen­tro de es­te con­flic­to: “De la fe­liz Ara­bia, na­ce­rá po­de­ro­so en la ley maho­me­ta­na, ve­ja­rá Es­pa­ña, con­quis­ta­rá Gra­na­da…” (V, 55). ¿Vis­lum­bró el más cé­le­bre pro­fe­ta de to­dos los tiem­pos un fu­tu­ro apo­ca­líp­ti­co pa­ra Es­pa­ña? Aun a ries­go de que nos acu­sen in­jus­ta­men­te de chau­vi­nis­tas –es el fu­tu­ro de Es­pa­ña y no el del res­to del mun­do el que nos in­tere­sa–, vea­mos a con­ti­nua­ción, ele­gi­das al azar, al­gu­nas de las cuarte­tas que se re­fie­ren a nues­tro país…

¿el fin de la ca­sa bor­bón?

Co­mo es sa­bi­do, las pro­fe­cías de Nos­tra­da­mus es­tán es­cri­tas en un len­gua­je me­ta­fó­ri­co tan en­re­ve­sa­do, que exi­ge ser tra­du­ci­do por ex­per­tos co­men­ta­ris­tas. Así, por ejem­plo, de las es­tro­fas “por las co­mar­cas del

gran río bé­ti­co, le­jos de Ibe­ria en el reino de Gra­na­da: Cru­ces re­cha­za­das por gen­tes de Maho­ma, uno de Cór­do­ba trai­cio­na­rá el país” (III, 20), se des­pren­de el va­ti­ci­nio de una ofen­si­va is­lá­mi­ca que aso­la­rá Es­pa­ña. Así lo ar­gu­men­ta Gon­za­lo Eche­ve­rri, ju­ris­ta y au­tor de Nos­tra­da­mus y la Gue­rra Is­lam-oc­ci­den­te (2004): “Es­ta cuarte­ta es una de las más re­ve­la­do­ras res­pec­to de los su­ce­sos que ven­drán, pues no ca­be la me­nor du­da y, no pue­de ha­ber nin­gu­na con­fu­sión de que des­pués de la ex­pul­sión de los maho­me­ta­nos de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca en el año 1492 por los Re­yes Ca­tó­li­cos, Es­pa­ña nun­ca se ha vis­to in­va­di­da por los is­lá­mi­cos”. Sin em­bar­go, los de­fen­so­res de Nos­tra­da­mus ig­no­ran el con­tex­to his­tó­ri­co en el que fue­ron es­cri­tas sus pro­fe­cías: la ex­pul­sión de los ára­bes en Es­pa­ña no tu­vo lu­gar en 1492 (an­tes del na­ci­mien­to de Nos­tra­da­mus), sino a par­tir de 1609… más de me­dio si­glo des­pués de que las Cen­tu­rias fue­ran pu­bli­ca­das.

Otra de las pro­fe­cías, vi­ra­li­za­da en in­ter­net, es la que se re­fie­re a una cri­sis en el seno de la mo­nar­quía es­pa­ño­la que desem­bo­ca­ría con un po­si­ble ase­si­na­to de Fe­li­pe VI, y que se des­pren­de de las si­guien­tes cuarte­tas: “La da­ma grie­ga de ele­gan­te be­lle­za, fe­liz de vir­tu­des in­nu­me­ra­bles, se­rá tras­la­da fue­ra del reino his­pá­ni­co, cau­ti­va pri­sio­ne­ra mo­ri­rá de muer­te mi­se­ra­ble” (IX, 78). “De­ma­sia­do buen tiem­po de bon­dad real, ha­ce y des­ha­ce pron­to y sú­bi­ta ne­gli­gen­cia: Cree­rá li­ge­ro (su­per­fi­cial) el fa­llo de la es­po­sa leal, y se­rá con­de­na­do a muer­te por su be­ne­vo­len­cia” (X, 43). Pa­ra los en­tu­sias­tas de Nos­tra­da­mus es­ta pro­fe­cía pa­re­ce ex­plí­ci­ta al pre­sa­giar que un acon­te­ci­mien­to ca­la­mi­to­so se cier­ne so­bre la Ca­sa de Bor­bón –que ad­quie­re li­na­je grie­go en el ma­tri­mo­nio de Juan Car­los I y do­ña So­fía de Gre­cia–. En la se­gun­da cuarte­ta, hay quie­nes pre­ten­der ad­ver­tir un anun­cio de fu­tu­ras desave­nen­cias en­tre Fe­li­pe VI y su es­po­sa Le-

otra de las pro­fe­cías más des­ta­ca­das de nos­tra­da­mus, vi­ra­li­za­da en in­ter­net, ha­ce re­fe­ren­cia a una cri­sis en el seno de la mo­nar­quía es­pa­ño­la, que po­dría desem­bo­car en el po­si­ble ase­si­na­to del rey ac­tual, fe­li­pe IV.

ti­zia Or­tiz, que ten­drían co­mo con­se­cuen­cia un fi­nal dra­má­ti­co pa­ra el mo­nar­ca.

Ob­via­men­te, re­sul­ta ar­bi­tra­rio atri­buir es­tas cuarte­tas a un fu­tu­ro in­me­dia­to que afec­ta a la Ca­sa Real, cuan­do Nos­tra­da­mus no apor­ta fe­chas con­cre­tas pa­ra unas pro­fe­cías que abar­can des­de el mo­men­to de su pu­bli­ca­ción… ¡has­ta el año 3797! Sin em­bar­go, sus de­fen­so­res ar­gu­men­tan que los peo­res pre­sa­gios pa­ra Fe­li­pe VI es­tán pró­xi­mos a cum­plir­se, y co­mo prue­ba de la in­fa­li­bi­li­dad de Nos­tra­da­mus ar­gu­men­tan que no se equi­vo­có al va­ti­ci­nar la Gue­rra Ci­vil es­pa­ñol y el as­cen­so del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co al po­der.

¿pro­fe­cías de la gue­rra ci­vil?

Si­guien­do a Jean Char­les de Font­bru­ne (1935-2010), el más fa­mo­so de los exé­ge­tas de Nos­tra­da­mus, se men­cio­na la si­guien­te cuarte­ta co­mo una cla­ra alu­sión al na­ci­mien­to del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co (1892-1975), su cam­pa­ña en el nor­te de África y la re­pre­sión de las re­vuel­tas obre­ras en Asturias: “De lo más pro­fun­do de la Es­pa­ña en­se­ña. Sa­lien­do del ex­tre­mo y los con­fi­nes de Eu­ro­pa; Per­tur­ba­ción pa­san­do jun­to al mar de Lla­nes. Se­rá des­he­cha por ban­da su gran tropa” (X, 48).

El na­ci­mien­to de Fran­co en El Fe­rrol (A Co­ru­ña) –“de lo más pro­fun­do de la Es­pa­ña”–, el ini­cio de su ca­rre­ra mi­li­tar en Ma­rrue­cos –“sa­lien­do del ex­tre­mo y los con­fi­nes de Eu­ro­pa”– y la re­vo­lu­ción en Asturias –“per­tur­ba­ción jun­to al mar de Lla­nes”– pa­re­cen es­tar des­cri­bien­do los epi­so­dios pre­vios al es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil.

De­jan­do a un mar­gen la ar­bi­tra­rie­dad de si­tuar la “Es­pa­ña pro­fun­da” en el oes­te de la pe­nín­su­la y los con­fi­nes de Eu­ro­pa en Gi­bral­tar, la trans­crip­ción ori­gi­nal en fran­cés an­ti­guo no men­cio­na en nin­gún mo­men­to el li­to­ral as­tu­riano (“mar de Lla­nes”),

jean char­les de font­bru­ne, el más fa­mo­so de los exé­ge­tas de nos­tra­da­mus, afir­ma que es­te va­ti­ci­nó el na­ci­mien­to de fran­cis­co fran­co en una de sus cuarte­tas, así co­mo su cam­pa­ña en el nor­te de África y la re­pre­sión de las re­vuel­tas obre­ras en asturias.

sino el “pont de Laig­ne”, que o bien se re­fie­re a una pe­que­ña lo­ca­li­dad fran­ce­sa en el de­par­ta­men­to de Ma­yen­ne o se tra­ta de un ana­gra­ma to­da­vía no des­ci­fra­do. Así pues, es­ta cuarte­ta na­da tie­ne que ver ni con el na­ci­mien­to de Fran­cis­co Fran­co ni con el ini­cio de la su­ble­va­ción fran­quis­ta.

Más in­quie­tan­te re­sul­ta una de las es­tro­fas a la que se atri­bu­ye la pre­dic­ción de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la (1936-1939), cuan­do se re­fe­rir­se a una “lu­cha” ge­ne­ra­da tras un “cis­ma”, y en la que se men­cio­nan ex­plí­ci­ta­men­te los nom­bres de Fran­co y Ri­be­ra ( Ri­bie­re): “De cas­tel Fran­co sor­ti­ra l’as­sem­blee; L’am­bas­sa­deur non plai­sant fe­ra scis­me: Ceux de Ri­bie­re se­ront en la mes­lee; Et au grand goul­fre des­nie ont l’en­tree“(IX, 16). La tra­duc­ción se­rá al­go así: “De ‘cas­tel’ Fran­co sal­drá la asam­blea; El embajador no gra­to ha­rá cis­ma: Los de Ri­bie­re es­ta­rán en la lu­cha; Y al gran abis­mo de­ne­ga­rán la en­tra­da” (IX, 16).

¿Pre­di­jo Nos­tra­da­mus la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la? Rehu­yen­do las am­bi­güe­da­des que le caracterizan, Nos­tra­da­mus ci­ta el nom­bre del ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co, quien li­de­ra­ría el al­za­mien­to mi­li­tar (la asam­blea) que se su­ble­vó (ha­rá cis­ma) fren­te a la Re- pú­bli­ca. Ri­zan­do el ri­zo, pa­re­ce in­clu­so que no es ca­sual el he­cho de que Nos­tra­da­mus eli­ja la ex­pre­sión “fe(ra) scis­me”, cu­ya fo­né­ti­ca es­ta­ría en­crip­tan­do el vo­ca­blo “fas­cis­mo”, ideo­lo­gía que, co­mo es sa­bi­do, iden­ti­fi­ca­rá a los mi­li­ta­res su­ble­va­dos. Por ra­zo­nes his­tó­ri­cas que bien re­cuer­dan nues­tros abue­los, al ge­ne­ral Fran­co po­dría bau­ti­zár­se­le por mé­ri­tos pro­pios co­mo el “embajador no gra­to”: re­pre­sen­tan­do in­ter­na­cio­nal­men­te la ban­de­ra de Es­pa­ña en los si­guien­tes años has­ta el oca­so de su ré­gi­men, con­de­nó al pue­blo es­pa­ñol a una fé­rrea dic­ta­du­ra.

La ex­pre­sión “los de Ri­bie­re” pa­re­ce una alu­sión a José An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra (1903-1936), fun­da­dor del par­ti­do de la Fa­lan­ge Es­pa­ño­la que pro­pi­cia­rá la su­ble­va­ción mi­li­tar (la lu­cha), que lue­go desem­bo­ca­rá en una dra­má­ti­ca Gue­rra Ci­vil. Fi­na­li­za­da la con­tien­da, Fran­co se­rá nom­bra­do Ge­ne­ra­lí­si­mo en la pla­za de Bur­gos, ca­pi­tal que se en­cuen­tra en el an­ti­guo reino de Cas­ti­lla (cas­tel), en tiem­pos de Nos­tra­da­mus.

En cuan­to al úl­ti­mo ver­so, los exé­ge­tas coin­ci­den en in­ter­pre­tar­lo co­mo la re­nun­cia de Es­pa­ña a in­te­grar las fuer­zas del Eje du­ran­te la II Gue­rra Mun- dial. El des­en­cuen­tro en­tre Fran­co y Hitler du­ran­te su en­tre­vis­ta en Hen­da­ya, en 1940, con­clui­ría de ma­ne­ra que es­te “de­ne­ga­rá la en­tra­da al gran abis­mo”. Es­to que­rría de­cir que el apo­yo de Es­pa­ña a Ale­ma­nia ha­bría aca­rrea­do con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas. ¿Es­cri­bió Nos­tra­da­mus es­ta cuarte­ta vis­lum­bran­do lo que acon­te­ce­ría en Es­pa­ña ca­si cua­tro si­glos des­pués?

¿una cons­pi­ra­ción de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca?

La iden­ti­fi­ca­ción de es­tas cuarte­tas con una pre­ten­di­da cró­ni­ca de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la res­pon­de en reali­dad a una cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca que se ges­tó en la Ale­ma­nia na­zi. Es el as­tró­lo­go sui­zo Karl Ernst Krafft (1900-1945), au­tor de Nos­tra­da­mus sieht die Zu­kunft Eu­ro­pas –Nos­tra­da­mus pre­di­ce el fu­tu­ro de Eu­ro­pa (1940)–, quien lle­vó a ca­bo el en­ga­ño.

El li­bro ci­ta­do fue tra­du­ci­do a seis idio­mas, cu­ya edi­ción en cas­te­llano –ape­nas ter­mi­na­da la Gue­rra Ci­vil–, es­tu­vo a car­go de Edi­cio­nes Es­pa­ño­las S.A., una edi­to­rial vin­cu­la­da con la cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca del fran­quis­mo. No es de ex­tra­ñar pues, que

¿PRE­DI­JO NOS­TRA­DA­MUS LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA? Rehu­yen­do las am­bi­güe­da­des que le caracterizan, Nos­tra­da­mus ci­ta el nom­bre del ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co, quien li­de­ra­ría el al­za­mien­to mi­li­tar que se su­ble­vó fren­te a la Re­pú­bli­ca.

en las pá­gi­nas de es­te li­bro –que pre­ten­de in­ter­pre­tar las pro­fe­cías de Nos­tra­da­mu–, se tri­bu­te un pa­ne­gí­ri­co so­bre la fi­gu­ra de Fran­cis­co Fran­co, a quien se iden­ti­fi­ca co­mo una suer­te de hé­roe, li­be­ra­dor de Es­pa­ña. Así por ejem­plo, el cé­le­bre Ase­dio del Al­cá­zar de To­le­do (1936), ba­ta­lla con­ver­ti­da en un sím­bo­lo pa­ra el fran­quis­mo, es des­cri­ta por el exé­ge­ta de Nos­tra­da­mus co­mo un epi­so­dio de re­le­van­cia his­tó­ri­ca uni­ver­sal: “Nue­va epo­pe­ya que años des­pués cons­ti­tu­ye un ejem­plo lu­mi­no­so pa­ra va­rios mi­llo­nes de sol­da­dos”. En es­te sen­ti­do, y siem­pre se­gún es­ta ver­sión “ideo­lo­gi­za­da” de la épo­ca, el “gran abis­mo” es lo que trae­ría pa­ra Es­pa­ña un go­bierno re­pu­bli­cano, así co­mo la ins­tau­ra­ción de un hi­po­té­ti­co ré­gi­men mar­xis­ta. Es­ta idea, la de iden­ti­fi­car la Re­pú­bli­ca co­mo un “gran abis­mo”, go­zó de tan­to éxi­to que, aun hoy, mu­chos co­men­ta­ris­tas de Nos­tra­da­mus han he­cho su­ya es­ta in­ter­pre­ta­ción.

Es­te dis­cur­so se com­pren­de cuan­do se des­cu­bre que Krafft es­cri­bió su li­bro por en­car­go de la sec­ción IV del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ale­ma­nia y con la co­la­bo­ra­ción del Mi­nis­te­rio de Pro­pa­gan­da. El ob­je­ti­vo de es­te li­bro era el de ini­ciar una cam­pa­ña de pro­pa­gan­da –des­ple­ga­da en paí­ses neu­tra­les u hos­ti­les al III Reich– que uti­li­za­ra la As­tro­lo­gía y el Ocul­tis­mo a fa­vor de la cau­sa ale­ma­na. En tan so­lo una se­ma­na –en­tre los me­ses de ma­yo y ju­nio de 1940–, Krafft es­cri­bió es­te li­bro que, to­man­do co­mo ex­cu­sa la in­ter­pre­ta­ción de las pro­fe­cías de Nos­tra­da­mus, res­pon­día, en reali­dad, a un or­ques­ta­do plan se­cre­to por par­te de Ale­ma­nia pa­ra di­fun­dir un apo­yo al na­zis­mo en to­da Eu­ro­pa. De ahí que, en Es­pa­ña, el pan­fle­to ad­qui­rie­ra una car­ga ideo­ló­gi­ca a fa­vor del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co.

Hoy, co­mo ayer, las apo­ca­líp­ti­cas tra­duc­cio­nes de las pro­fe­cías de Nos­tra­da­mus que cir­cu­lan en in­ter­net anun­cian­do tra­ge­dias ca­la­mi­to­sas pa­ra Es­pa­ña, res­pon­den úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a los in­tere­ses crea­dos des­de dis­tin­tos ám­bi­tos po­lí­ti­cos, que pretenden con ello ge­ne­rar de­ter­mi­na­das co­rrien­tes de opi­nión a fa­vor de su cau­sa. De­jan­do a un mar­gen es­ta ins­tru­men­ta­li­za­ción ideo­ló­gi­ca… ¿cons­ti­tu­yen las Cen­tu­rias un ejem­plo de cla­ri­vi­den­cia o sus acier­tos res­pon­den más a la ca­pri­cho­sa in­ter­pre­ta­ción que se ha­ga de una lec­tu­ra a pos­te­rio­ri?

LA IDEN­TI­FI­CA­CIÓN DE ES­TAS CUARTE­TAS CON UNA PRE­TEN­DI­DA CRÓ­NI­CA DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA res­pon­de, en reali­dad, a una cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca que se em­pe­zó a ges­tar en la Ale­ma­nia na­zi.

Jun­to a es­tas lí­neas, el rey Fe­li­pe VI. A la iz­quier­da, re­tra­to de Nos­tra­da­mus.

Se­gún los exé­ge­tas de Nos­tra­da­mus, es­te lle­gó a va­ti­ci­nar el na­ci­mien­to de Fran­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.