Ca­lak­mul, la ciu­dad per­di­da ma­ya

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to I ván Mou­rin

En la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, al sur de Mé­xi­co, los si­glos han per­mi­ti­do que la sel­va de las Tie­rras Ba­jas de­vo­re, po­co a po­co, las im­po­nen­tes cons­truc­cio­nes de una de las ca­pi­ta­les del im­pe­rio Ma­ya más po­de­ro­sas: Ca­lak­mul, Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral y Na­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad des­de 2014.

El es­ta­do de Cam­pe­che, Mé­xi­co, alo­ja los res­tos de una vas­ta ciu­dad de unos se­ten­ta ki­ló­me­tros cua­dra­dos que se le­van­tó en lo que hoy es co­no­ci­do co­mo los Bos­ques Tro­pi­ca­les Pro­te­gi­dos de Ca­lak­mul (o sel­va de las Tie­rras Ba­jas) por obra de los ma­yas, allá por el año 500 a.c., has­ta lle­gar al aban­dono so­bre el año 1000 d.c. Re­si­den­cia de la di­nas­tía más po­de­ro­sa del Im­pe­rio ma­ya, los Kaan, que sig­ni­fi­ca “Ser­pien­te”, ha­brían do­ta­do a la ciu­dad de una ri­que­za sin igual, que hoy en día que­da re­fle­ja­da en sus cons­truc­cio­nes (unas seis mil es­truc­tu­ras, de las cua­les no se han in­ves­ti­ga­do más de cin­cuen­ta en pro­fun­di­dad) y las más de cien es­te­las en pie­dra ca­li­za, el ma­yor nú­me­ro que se co­no­ce en el reino ma­ya, con ins­crip­cio­nes je­ro­glí­fi­cas so­bre la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial y po­lí­ti­ca. Una de es­tas es el “Ux­te´tuun”, o “Tres pie­dras”, que po­dría re­fe­rir­se al nom­bre ori­gi­nal de la ciu­dad.

Aun­que no es que se no se co­no­cie­ra con an­te­rio­ri­dad, no fue has­ta el 29 de di­ciem­bre de 1931 cuan­do se dio a co­no­cer al ex­te­rior de Mé­xi­co la exis­ten­cia de Ca­lak­mul. Es­to fue gra­cias al bo­tá­ni­co es­ta­dou­ni­den­se Cy­rus Long­worth Lun­dell, que se en­con­tra­ba en la zo­na co­mo em-

plea­do de la Com­pa­ñía Me­xi­ca­na de Ex­plo­ta­ción, ha­cien­do ex­trac­cio­nes de los ár­bo­les del chi­cle. Dé­ca­das más tar­de, en los ochen­ta, se ini­cia­ron las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes, pe­ro las de ma­yor pro­fun­di­dad, más ex­haus­ti­vas, co­men­za­ron en 1991.

centro comercial y po­lí­ti­co

Los res­tos de he­rra­mien­tas, va­si­jas y mu­ra­les en la ciu­dad son el re­fle­jo de que la ciu­dad cum­plió una fun­ción im­por­tan­te en el comercio con re­gio­nes ve­ci­nas.

Co­mo re­si­den­cia y ca­pi­tal del rei­na de Kaan, cu­yas es­te­las de­co­ra­das con cabezas de ser­pien­te se pue­den en­con­trar en la ciu­dad, Ca­lak­mul fue el prin­ci­pal centro po­lí­ti­co del Im­pe­rio. Es­to pro­du­cía du­ros en­fren­ta­mien­tos con la ciu­dad ri­val de Ti­kal, en Gua­te­ma­la, por dispu­tar las ru­tas co­mer­cia­les.

El po­der de Ca­lak­mul se no­tó en las múl­ti­ples alian­zas con otras ciu­da­des, bien por in­tere­ses o por el uso de la fuerza. En el ca­so de El Na­ran­jo, fue de­bi­do a la con­quis­ta tras una ba­ta­lla, mien­tras que ciu­da­des, co­mo Dos pi­las, Caracol, Pie­dras Ne­gra o Yax­chi­lán, fue por en­ten­di­mien­to di­plo­má­ti­co, y El Pe­rú y Can­cuén, por su­bor­di­na­ción.

La unión de Ti­kal con otra de las gran­des ur­bes ma­ya, Pa­len­que, sir­vió para de­rro­tar a Ca­lak­mul en el año 659, lo que ini­ció el des­mo­ro­na­mien­to de la ciu­dad. Es­to se con­so­li­dó con otra vic­to­ria por par­te de Ti­kal en el año 734, la cual con­ti­nuó con las vic­to­rias de El Pe­rú (743) y El Na­ran­jo (744).

la mon­ta­ña co­mo el to­do

La Es­truc­tu­ra II, la más gran­de del com­ple­jo, ade­más de ser la de ma­yor im­por­tan­cia, de cua­ren­ta y cin­co me­tros de al­tu­ra, fue ori­gi­na­da a par­tir de una cue­va, que se­ría el nú­cleo de la ci­vi­li­za­ción de Ca­lak­mul (del ma­ya, “Dos mon­tícu­los ad­ya­cen­tes”), y el ori­gen de la ciu­dad. Los pri­me­ros fun­da­do­res edi­fi­ca­ron un ba­sa­men­to so­bre es­ta, dan­do la im­por­tan­cia a es­te co­mo mo­ra­da de los an­ces­tros y los se­res su­pre­mos.

El edi­fi­cio su­frió sie­te am­plia­cio­nes, cons­tru­yen­do pi­rá­mi­des por en­ci­ma de las an­te­rio­res, otor­gán­do­le el sim­bo­lis­mo de una mon­ta­ña. Se ha des­cu­bier­to que ha­bía exis­ti­do un ba­sa­men­to Pre­clá­si­co que fue de­rrui­do, y que pre­sen­ta­ba mas­ca­ro­nes zoo­mor­fos en es­tu­co. Otras par­tes de la pi­rá­mi­de fue­ron des­trui­das o se­pul­ta­das en los nue­vos aña­di­dos. Al

la unión de ti­kal con otra de las gran­des ur­bes ma­ya, Pa­len­que, sir­vió para de­rro­tar a Ca­lak­mul en el año 659, lo que ini­ció el des­mo­ro­na­mien­to de la ciu­dad.

igual que sus pre­de­ce­so­res, los ol­me­cas, los ma­yas creían que las mon­ta­ñas eran el ori­gen del to­do, de lo vi­si­ble y lo in­vi­si­ble. Gra­cias a la cue­va, que co­nec­ta con el in­fra­mun­do (lo que se co­no­ce co­mo Xi­bal­bá), se po­dría as­cen­der por la mon­ta­ña a las es­tre­llas, un con­cep­to que re­cuer­da al as­cen­so es­ca­lo­na­do de las pi­rá­mi­des egip­cias ha­cia el Cos­mos.

En la bo­ca de es­ta cue­va (úni­ca en to­da amé­ri­ca por su ar­co re­ba­ja­do, cons­trui­da en­tre los años 400 y 300 a.c.), el por­tal ha­cia es­te mun­do so­bre­na­tu­ral, se al­zó un fri­so con una pareja de aves con las alas ex­ten­di­das y otra de ser­pien­tes cas­ca­bel que cer­ca­ban a una fi­gu­ra hu­ma­na rep­tan­te, mues­tra de lo que de­be­ría ha­cer el hombre en aquel as­cen­so es­pi­ri­tual.

otras cons­truc­cio­nes

A par­te de po­seer un pa­la­cio (Es­truc­tu­ra XIII), la ciu­dad de Ca­lak­mul, has­ta don­de se co­no­ce, con­ta­ba con una “Pe­que­ña Acró­po­lis”, al es­te de la Pla­za Cen­tral, y una “Gran Acró­po­lis” en la zo­na oes­te. Es­ta úl­ti­ma es­ta­ba for­ma­da por dos es­pa­cios ur­ba­nos: el pri­me­ro, di­se­ña­do co­mo se­mi­pú­bli­co, mien­tras que el se­gun­do era con­si­de­ra­do co­mo re­si­den­cial para los ha­bi­tan­tes de es­ta­tus su­pe­rior, con un úni­co pa­so de ac­ce­so para ma­yor con­trol y for­ti­fi­ca­cio­nes.

Aquí se en­con­tra­ba el fa­mo­so Jue­go de Pe­lo­ta (en el centro de la pla­za de la Gran Acró­po­lis), en don­de los par­ti­ci­pan­tes apos­ta­ban su vi­da, usan­do una pe­lo­ta de go­ma que re­pre­sen­ta­ba el sol. El con­trol de ac­ce­so la pla­za de la Gran Acró­po­lis se ha­cía des­de la Es­truc­tu­ra XX, una casa con tres co­rre­do­res, uno de ellos una tum­ba con ofren­das ce­rá­mi­cas, ade­más de otras de ca­rác­ter ma­rino, co­mo co­ra­les y es­pi­nas de man­ta­rra­ya. Tam­bién ca­be des­ta­car la Es­truc­tu­ra I, una pi­rá­mi­de de me­nor ta­ma­ño que la Es­truc­tu­ra II, y que se encuentra al su­r­es­te de es­ta.

Las cons­truc­cio­nes más tar­días, de en­tre los años 600 y 900, en el no­res­te de la ciu­dad, se di­fe­ren­cian al res­to por los mo­sai­cos que de­co­ran las fa­cha­das, las en­tra­das zoo­mor­fas y la pre­sen­cia de to­rres.

Los en­fren­ta­mien­tos cons­tan­tes con­tra Ti­kal y Pa­len­que desem­bo­ca­ron en de­rro­ta en el año 659, tras ca­si un si­glo de bo­nan­za al ha­ber­la ven­ci­do Ca­lak­mul pre­via­men­te, en el 562, el ini­cio del de­cli­ve de la ciu­dad, a lo que ha­bría que aña­dir cua­ren­ta años de se­quía que lle­ga­rían más tar­de. Es­to hi­zo que en los si­glos IX y X no exis­tie­ran nue­vas

cons­truc­cio­nes ni mo­di­fi­ca­cio­nes, en es­pe­cial por el pos­te­rior aban­dono de la ciu­dad al mar­char los ha­bi­tan­tes. So­lo la Na­tu­ra­le­za y la fau­na han po­bla­do Ca­lak­mul des­de en­ton­ces, lo que ha per­mi­ti­do una con­ser­va­ción ca­si com­ple­ta del re­cin­to.

la im­por­tan­cia de la muer­te

La vi­sión de los ma­yas so­bre la muer­te era so­lo un es­ta­do del ser, y así se ha po­di­do com­pro­bar gra­cias a los ha­llaz­gos fu­ne­ra­rios, co­mo la lla­ma­da “más­ca­ra de Ca­lak­mul”. Es­ta fue des­cu­bier­ta, en 1980, por el ar­queó­lo­go Wi­lliam J. Fo­lan, y se tra­ta de una pie­za ela­bo­ra­da de ja­de. Es­ta pie­dra se­mi­pre­cio­sa, en su co­lor ver­de (sím­bo­lo de la “reac­ti­va­ción” de la vi­da), era la re­crea­ción del re­na­cer de la Na­tu­ra­le­za tras fa­lle­cer; so­lo una tran­si­ción, co­mo se­mi­lla a ár­bol.

El ar­queó­lo­go y di­rec­tor del Pro­yec­to Ar­quo­ló­gi­co de Ca­lak­mul, Ra­món Ca­rras­co, en 1997, des­cu­brió otra gran tum­ba, lla­ma­da Yi­chak kak (“Ga­rra de Ja­guar”), en la Es­truc­tu­ra II, la más com­ple­ta has­ta la fe­cha, con otra más­ca­ra al hom­bro del ca­dá­ver, y con ce­rá­mi­cas en don­de apa­re­ce el nom­bre de es­te. Ade­más, una mues­tra de que los se­pul­cros eran un re­fle­jo del Uni­ver­so.

La ve­ne­ra­ción a los di­fun­tos es­ta­ba re­ser­va­da ex­clu­si­va­men­te a las gran­des per­so­na­li­da­des de la ciu­dad, que se­rían los go­ber­nan­tes y los cha­ma­nes. Ade­más de mues­tras de có­mo se lle­va­ban a ca­bo los en­te­rra­mien­tos gra­cias a di­bu­jos en va­si­jas, se ha po­di­do co­no­cer có­mo eran fí­si­ca­men­te mu­chos de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad por los res­tos ca­da­vé­ri­cos. Los crá­neos mos­tra­ban ma­ni­pu­la­cio­nes para que to­ma­ran for­mas alar­ga­das, más an­chas, o, in­clu­so, in­cli­na­das. Los dien­tes tam­bién lu­cían mo­di­fi­ca­cio­nes, con agu­je­ros para la in­ser­ción de pe­dre­ría co­mo de­co­ra­ción, usan­do el ja­de o la pi­ri­ta ne­gra.

Ba­sán­do­se en una le­yen­da ma­ya, la dei­dad Hun Ah­pú fue de­ca­pi­ta­da por el mur­cié­la­go del in­fra­mun­do, Ca­ma­zotz. El ge­me­lo del pri­me­ro, Xba­lan­qué, sus­ti­tu­yó la ca­be­za por el ca­pa­ra­zón de una tor­tu­ga. Otros dio­ses y él re­cons­tru­ye­ron el ros­tro a par­tir de aquí, lo que le de­vol­vió la vi­da. De ahí que las más­ca­ras fu­ne­ra­rias fue­ran co­lo­ca­das en hom­bros o pe­cho.

Una de las pri­me­ras tum­bas re­le­van­tes ha­lla­das fue la Tum­ba I de la Es­truc­tu­ra VII, ex­ca­va­da en 1984. EL ca­dá­ver lu­cía un ajuar con­fec­cio­na­do con ja­deí­ta, com­pues­to por más­ca­ra fu­ne­ra­ria, un pec­to­ral y ore­je­ras, pu­dien­do ser un go­ber­nan­te o al­to car­go al por­tar una piel de ja­guar, ani­mal pre­sen­te en el lu­gar y con­si­de­ra­do do­mi­nan­te por su gran po­der. Los res­tos del cuer­po fue­ron ana­li­za­dos, lo­ca­li­zan­do di­ver­sos cor­tes que se re­la­cio­na­ban con el des­mem­bra­mien­to, que for­ma­ría par­te de la tra­di­ción del en­tie­rro ma­ya. La que se en­con­tró en la Es­truc­tu­ra III es­ta­ba más com­ple­ta, con ofren­das de ce­rá­mi­ca y ja­deí­ta, un cin­tu­rón, un me­da­llón y una más­ca­ra co­mo ajuar, y tres pla­cas de ja­deí­ta con el nom­bre del di­fun­to.

Zo­na ar­queo­ló­gi­ca de la ciu­dad ma­ya de Ca­lak­mul.

Pi­rá­mi­de de la ciu­dad ma­ya de Ca­lak­mul.

Jun­to a es­tas lí­neas, la co­no­ci­da co­mo “más­ca­ra de Ca­lak­mul”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.