La reali­dad d tras las mal­di­cio­nes

¿Pue­de el mal de ojo ser le­tal?

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to: José ma­nuel garcía Bau­tis­ta

Los se­res hu­ma­nos siem­pre han ma­ni­fes­ta­do su te­mor a lo inex­pli­ca­ble, do­tán­do­le de un ha­lo de ma­gia, atri­bui­do a se­res in­vi­si­ble, dio­ses o su­je­tos fa­lle­ci­dos. Así la mal­di­ción se con­ver­tía en una for­ma de ma­gia ri­tual que ten­drían una fun­ción ne­ga­ti­va y per­ni­cio­sa so­bre el ser hu­mano.

El he­cho de desear al­go ma­lo a al­guien es par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Ale­grar­se de las des­gra­cias aje­nas, del mal del enemi­go o de los fra­ca­sos de es­te es al­go que “re­con­for­ta” a mu­chos. Es­to ha da­do pie que a lo lar­go de la His­to­ria se ha­yan po­di­do re­gis­tar va­rios ti­pos de mal­di­cio­nes: des­de la ver­bal has­ta la que se ha­ce a tra­vés de un con­ju­ro o ri­tual, las cons­cien­tes y las in­cons­cien­tes, las que van des­de sim­ples avisos has­ta las que im­pli­can un he­cho gra­ve so­bre la per­so­na o, in­clu­so, la muer­te. El po­der de in­frin­gir una mal­di­ción se otor­ga­ba, en épo­cas pa­sa­das, a he­chi­ce­ros y bru­jas, los cua­les ad­qui­rían ca­si un ca­rác­ter de­mo­nía­co. Pe­ro lo cier­to es que la mal­di­ción pue­de ser rea­li­za­da por ca­si cual­quier per­so­na y pue­de pre­sen­tar va­rios es­ta­dios. No en vano, exis­te abun­dan­te li­te­ra­tu­ra al res­pec­to, que deja pa­ten­te, a tra­vés de cuen­tos y le­yen­das po­pu­la­res, que una per­so­na “nor­mal” pue­de lan­zar una mal­di­ción a otro, ca­si sin que­rer­lo, y que es­ta pue­de te­ner va­rios re­sul­ta­dos.

La mal­di­ción en sí de­pen­de­rá de la in­ten­ción que se ten­ga cuan­do se in­frin­ge. A ma­yor gra­ve­dad ma­yo­res con­se­cuen­cias y com­ple­ji­dad en cuan­to a pre­pa­ra­ti­vos e in­gre­dien­tes. Igual­men­te pue­de te­ner efec­tos se­cun­da­rios, siem­pre de­pen­de­rá de la in­ten­ción, así co­mo da­ños co­la­te­ra­les. En al­gu­nos ca­sos –los me­nos–, se de­be in­for­mar a la per­so­na a la que se di­ri­ge la mal­di­ción de la mis­ma y que sea cons­cien­te de a lo que se en­fren­ta, con to­da la car­ga de su­ges­tión que ello con­lle­va.

Las mal­di­cio­nes es­tán pre­sen­tes en nues­tra cul­tu­ra, más allá de con­ven­cio­na­lis­mos, hay re­la­to que son es­cri­tos, in­clu­so a mo­do de le­yen­das ur­ba­nas y que, pa­re­cen, to­ca­dos por esos ri­tua­les te­mi­dos que son las mal­di­cio­nes. Creer o no creer en ellas ya es cues­tión del con­ven­ci­mien­to de ca­da uno.

la ca­ja dyb­buk

Hay ve­ces que nos que­da­mos fas­ci­na­dos por ob­je­tos or­di­na­rios que tie­nen un ex­tra­ño po­der e in­fluen­cia so­bre no­so­tros, no lo sa­bría­mos ex­pli­car, sim­ple­men­te que­re­mos que sean nues­tros, po­seer­los. Ese mis­mo de­seo es el hi­lo con­duc­tor de la mis­te­rio­sa ca­ja Dyb­buk.

Ha­bría que co­men­zar di­cien­do que la ca­ja Dyb­buk es el nom­bre que se dio a un mue­ble para al­ma­ce­nar vi­nos, en su des­co­no­ci­mien­to no sa­bían que –se­gún la tra­di­ción ju­día– en el in­te­rior de aquel apa­ren­te “mue­ble” vi­vía un Dyb­buk, un es­pí­ri­tu ju­dío.

La fa­ma de la ca­ja lle­gó cuan­do fue ven­di­da por la casa de subas­tas en in­ter­net ebay jun­to con su his­to­ria de ho­rror y te­rri­bles su­ce­sos ocu­rri­dos en torno a ella.

Se po­pu­la­ri­zó mun­dial­men­te a raíz del lan­za­mien­to en la gran pan­ta­lla de la pe­lí­cu­la “The Pos­ses­sion” (“El ori­gen del mal”) di­ri­gi­da por Sam Rei­mi y ba­sa­da en he­chos reales. En la pe­lí­cu­la se na­rra có­mo si­nop­sis que Cly­de (Jef­frey Dean Mor­gan) y Step­ha­nie Bre­nek (Ky­ra Sedg­wick) se preo­cu­pan al ver a su hi­ja me­nor ob­se­sio­nán­do­se con una an­ti­gua ca­ja de ma­de­ra que com­pró de se­gun­da mano. A me­di­da que el com­por­ta­mien­to em­peo­ra y se vuel­ve más agre­si­va, ade­más de ob­ser­var fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les, la pareja te­me que ha­ya la pre­sen­cia de una fuerza ma­lé­fi­ca en­tre ellos. Des­cu­bren que la ca­ja fue cons­trui­da para con­te­ner un dyb­buk, un es­pí­ri­tu ma­lé­vo­lo, se­gún la tra­di­ción ju­día, y que des­tru­ye a su hués­ped hu­mano.

Un guión así es pro­pio de una pe­lí­cu­la de te­rror, pe­ro ha­bía al­go más que se­ría des­cu­bier­to por el dia­rio es­ta­dou­ni­den­se “Los An­ge­les Ti­mes”, y era al­go te­rro­rí­fi­co: la ca­ja Dyb­buk exis­tió real­men­te, te­nien­do cons­tan­cia de ella en 2004 y sien­do ven­di­da en ebay a John Hax­ton, un con­ser­va­dor de mu­seo por 280 dó­la­res.

Ini­cial­men­te fue ad­qui­ri­da por un an­ti­cua­rio, en la tí­pi­ca ven­ta de ob­je­tos de “ga­ra­je” que se ha­cen en los Es­ta­dos Uni­dos, aquel hombre sin­tió fas­ci­na­ción y ni si­quie­ra re­ga­teó el pre­cio. Ke­vin Man­nis, de Ore­gón, no sos­pe­cha­ba lo que se le ve­nía en­ci­ma. Era un co­lec­cio­nis­ta de an­ti­güe­da­des y el si­glo de an­ti­güe­dad de la ca­ja (103 años), per­te­ne­cien­te a la abue­la de la ven­de­do­ra, lo se­du­cían. Tal vez por ello, no le cho­có lo que le di­jo al­guien: “No abras la ca­ja”. Pe­ro al lle­gar a su casa no se re­sis­tió y la abrió… En su in­te­rior ha­bía dos me­cho­nes de pe­lo, una lo­sa de gra­ni­to, un ca­pu­llo de rosa se­ca, una co­pa, dos mo­ne­das de un cen­ta­vo de tri­go (mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se de 1909), una vela y, su­pues­ta­men­te, un “dyb­buk”, una es­pe­cie de es­pí­ri­tu po­pu­lar en el fol­clo­re ju­dío.

Lle­vó la ca­ja a su es­ta­ble­ci­mien­to de an­ti­güe­da­des y, se­gún su tes­ti­mo­nio, era co­mo si des­de que en­tró aquel ob­je­to en la tien­da una “fuerza mis­te­rio­sa es­tu­vie­ra pre­sen­te, rom­pien­do ar­tícu­los de la tien­da y asus­tan­do a sus tra­ba­ja­do­res”. Ade­más, tal y co­mo re­cuer­da el pro­pio Man­nis, se per­ci­bía olo­res co­mo flo­res de jaz­mín en di­ver­sas par­tes del ne­go­cio.

Tu­vo la idea de re­ga­lar el ob­je­to a su ma­dre, la cual, al abrir­lo, re­ci­bió una ex­tra­ña bo­ca­na­da de ai­re y su­frió un de­rra­me ce­re­bral que la de­jó tem­po­ral­men­te sin po­der ha­blar.

En ese mo­men­to, Man­nis de­ci­dió des­pren­der­se de ella, y la ven­dió por ebay al uni­ver­si­ta­rio Io­sif Nietz­ke, al pre­cio de 140 dó­la­res. Co­men­zó a ha­cer un dia­rio –ti­po blog–, en el que ha­cía par­tí­ci­pes a sus lec­to­res de su día a día jun­to a aquel ob­je­to. To­do trans­cu­rría con nor­ma­li­dad has­ta que los ma­los olo­res in­va­die­ron su casa, así co­mo una gran pla­ga de in­sec­tos. Tam­bién em­pe­za­ron a fun­cio­nar mal los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos y apa­re­ció una es­pe­cie de man­chas os­cu­ras verticales. Su ca­rác­ter se vio afec­ta­do, in­clu­so des­aten­dió su as­pec­to y aseo per­so­nal. El cam­bio fue ra­di­cal en po­co tiem­po. Nietz­ke no pa­re­cía él y can­sa­do de to­dos es­tos fe­nó­me­nos y, de nue­vo, pu­so a la ven­ta la ca­ja en ebay.

Io­sif Nietz­ke hi­zo una cu­rio­sa des­crip­ción: “Ca­ja em­bru­ja­da ju­día”, que ha aso­la­do a va­rios pro­pie­ta­rios con la ma­la suer­te y una se­rie de ex­tra­ños su­ce­sos pa­ra­nor­ma­les.

Cu­rio­sa­men­te su va­lor se dis­pa­ró, de 1 dó­lar subió rá­pi­da­men­te a 50 dó­la­res has­ta que, fi­nal­men­te, lo­gró el pre­cio de 280 dó­la­res, apos­ta­do por un con­ser­va­dor de mu­seo uni­ver­si­ta­rio lla­ma­do Ja­son Hax­ton de Mis­sou­ri. Tras ello, mu­chos fue­ron los que se ofre­cie­ron a in­ves­ti­gar la ca­ja Dyb­buk y los que se pu­sie­ron en con­tac­to con su com­pra­dor.

Los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les en la casa de Hax­ton se co­men­za­ron a ma­ni­fes­tar. Una ma­ña­na se des­per­tó de gol­pe co­mo si al­guien le hu­bie­se em­pu­ja­do y se hu­bie­ra da­do un gol­pe. Aún te­nía el sa­bor me­tá­li­co en la bo­ca, así co­mo con­ges­tión na­sal y tos cons­tan­te. Ade­más, afir­ma­ba que, en oca­sio­nes, olía a ori­na del ga­to y flo­res. Eso le ani­mó a abrir una pá­gi­na web (www. dib­buk­box.com) para re­co­pi­lar ´mas in­for­ma­ción.

Se­gún los ex­per­tos que ana­li­za­ron el ca­so la mis­te­rio­sa ca­ja, es­ta po­dría con­te­ner ele­men­tos que

po­drían ha­ber ser­vi­do para guar­dar ele­men­tos de per­so­nas di­fun­tas, re­cuer­dos de fa­mi­lia­res muer­tos. Ello for­ma­ría una es­pe­cie de “al­ma­cén” de ener­gía del al­ma, sir­vien­do de puer­ta a es­pí­ri­tus o pre­sen­cias ne­ga­ti­vas. Es so­lo una hi­pó­te­sis.

En la ac­tua­li­dad la ca­ja Dyb­buk no ha de­pa­ra­do más sor­pre­sas, qui­zás por­que es­pe­ra que otro cu­rio­so abra sus puer­tas.

cua­dros y sui­ci­dos

En no po­cas oca­sio­nes se ha­bla de obras de ar­te que es­tán mal­di­tas, y que se des­co­no­ce el “me­ca­nis­mo” por el cual un cua­dro pue­do lle­gar a trans­mi­tir esa ne­ga­ti­vi­dad en for­ma de mal­di­ción. Tal vez un mal “in­flu­jo” o el es­ta­do de áni­mo del ar­tis­ta...

Un ejem­plo de ello lo en­con­tra­mos en un cua­dro apa­ren­te­men­te dulce e inocen­te que re­crea la ima­gen de una ni­ña. Sin em­bar­go, no son po­cas per­so­nas las que se han que­ja­do de ese mis­mo cua­dro. Se en­cuen­tre en el Ho­tel Dris­kill en Aus­tin, Es­ta­dos Uni­dos y di­cen que crea una at­mós­fe­ra ate­rra­do­ra.

Los que se en­cuen­tran cer­ca del cua­dro di­cen sen­tir­se mal lue­go de ob­ser­var a la pro­ta­go­nis­ta du­ran­te un ra­to. ¿Su­ges­tión o reali­dad?

Otro re­tra­to mal­di­to es el de Delp­hi­ne La­lau­rie, una pin­tu­ra rea­li­za­da por Ri­char­do Pus­ta­nio de es­ta mu­jer que per­te­ne­cía a la al­ta so­cie­dad del si­glo XVII, y a la que des­cri­ben co­mo cruel y des­pia­da­da por ma­tar a mu­chos de sus es­cla­vos en su plan­ta­ción al sur de los Es­ta­dos Uni­dos. La casa don­de vi­vió di­cen que está em­bru­ja­da y mu­chos de los que se han hos­pe­da­do en La­lau­rie afir­ma­ban que el ros­tro pa­re­cía mo­ver­se y se es­cu­cha­ban rui­dos ex­tra­ños.

Asi­mis­mo, Yu­ko Tat­sus­hi­ma pin­tó dos cua­dros, a cual más te­ne­bro­sos e in­quie­tan­tes, de los cua­les se dice que des­pier­tan los ins­tin­tos sui­ci­das de la per­so­na.

La “ni­ña bru­ja” re­cuer­da ex­tra­ña­men­te a aque­lla fa­mo­sa se­rie de ni­ños llo­ro­nes de Bruno Ama­dio. Es obra de Ma­da­me Delp­hi­ne, y se dice que está po­seí­do por un es­pí­ri­tu. Quien mi­ra al cua­dro, que­da sub­yu­ga­do por su in­flu­jo y pue­de sen­tir la pre­sen­cia de una mu­jer ves­ti­da de gris en torno a él. Tal vez so­lo sean mo­der­nas le­yen­das ur­ba­nas pe­ro... ¿quién quie­re so­me­ter­las a prue­ba?

an­ti­guo egip­to

La pe­lí­cu­la “La Mo­mia”, pro­ta­go­ni­za­da por Tom Crui­se, ha vuel­to a po­ner de mo­da el te­ma de las mal­di­cio­nes egip­cias y la mi­la­gro­sa re­su­rrec­ción de cuer­pos que pa­sa­ron al “Otro La­do” ha­ce mi­le­nios. To­do es pro­duc­to de una fic­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, pe­ro… ¿hay otras mal­di­cio­nes egip­cias más “reales”?

En al­gu­na oca­sión se han pro­du­ci­do ca­sos que po­nen los pe­los de pun­ta, re­pa­sa­mos al­gu­nas de esas mal­di­cio­nes egip­cias:

1. Un jo­ven ale­mán, cu­ya iden­ti­dad no tras­cen­dió, en 2007, se des­pla­zó a Egip­to para de­vol­ver lo que él de­cía que era una pie­za mal­di­ta. To­do co­men­zó cuan­do su pa­dras­tro ro­bó del Va­lle de los Re­yes un ob­je­to co­mo re­cuer­do. Al lle­gar a Ale­ma­nia se no­tó “po­seí­do” por una gran fa­ti­ga, fie­bre, pa­rá­li­sis y le so­bre­vino la muer­te. La fa­mi­lia cre­yó que has­ta des­pués de muer­to se­guía su­frien­do y que la úni­ca for­ma de li­be­rar­lo era de­vol­ver el ob­je­to a su país de ori­gen.

2. La trá­gi­ca muer­ta del ar­queó­lo­go Wal­ter Brian Emery, en 1971, se­rá re­cor­da­da co­mo otra mal­di­ción. Des­cu­brió una tum­ba en Sakkara, don­de sa­ca­ron, de en­tre la are­na, una es­ta­tua del dios Osi­ris, dios de la muer­te. El ar­queó­lo­go la lle­vó en su ma­le­tín a la ha­bi­ta­ción del ho­tel, don­de se dis­pu­so a to­mar un ba­ño. De re­pen­te su asis­ten­te, Ali-al Khou­li, oyó un rui­do en el ba­ño: “Emery se su­je­ta­ba del la­va­bo, le pre­gun­té si es­ta­ba en­fer­mo, pe­ro no con­tes­tó. Se que­dó ahí pa­ra­li­za­do. Lo to­mé por los hom­bros y lo arras­tré al si­llón. Lue­go co­rrí al te­lé­fono y mu­rió”. El dia­rio egip­cio Al Ah­ram es­cri­bió: “Es­ta ex­tra­ña ocu­rren­cia nos ha­ce pen­sar que la le­gen­da­ria mal­di­ción de los fa­rao­nes ha si­do reac­ti­va­da”.

3. Fue el ex­mi­nis­tro de An­ti­güe­da­des Egip­cias, Zahi Ha­wass, el que na­rró la his­to­ria de un ni­ño que que­ría co­no­cer­lo para que ha­bla­ran de mal­di­cio­nes egip­cias y mo­mias. El po­pu­lar ar­queó­lo­go des­cu­brió que se tra­ta­ba de un ni­ño con un en­fer­me­dad que fue “mi­la­gro­sa­men­te” cu­ra­da tras una vi­si­ta al Mu­seo de El Cai­ro. “Me di­jo que mien­tras mi­ra­ba a los ojos de la mo­mia de Amo­sis, el gran fa­raón que ex­pul­só a los hic­sos de

Egip­to, su hi­jo em­pe­zó a gri­tar y ca­yó al sue­lo en es­ta­do de his­te­ria. Cuan­do se re­cu­pe­ró, es­ta­ba cla­ro que ha­bía si­do cu­ra­do. Des­de en­ton­ces leía cuan­to po­día so­bre el An­ti­guo Egip­to”, le con­fe­só el pa­dre del chi­co.

4. La es­ta­tua de Neb Sa­nu se hi­zo fa­mo­sa en el Mu­seo de Man­ches­ter por­que gi­ra­ba so­la por el día tras per­ma­ne­cer in­mó­vil por la no­che. To­dos los acha­ca­ban al es­pí­ri­tu erran­te de Neb Sa­nu, aun­que la reali­dad es que to­do pa­re­cía ser ori­gi­na­do por el trá­fi­co de vi­si­tan­tes. En el Mu­seo Egip­cio de Tu­rín su­ce­dió al­go si­mi­lar.

5. La mal­di­ción de Tu­tan­ka­món es la más co­no­ci­da. Su tum­ba se des­cu­brió en 1922 por Ho­ward Car­ter y mu­chas per­so­nas re­la­cio­na­das con el ha­llaz­go de la tum­ba del Fa­raón Ni­ño mu­rie­ron con pos­te­rio­ri­dad. El ca­na­rio que se usó para sa­ber si ha­bía gas en la cá­ma­ra fue de­vo­ra­do por una co­bra, lo que se in­ter­pre­tó co­mo un mal au­gu­rio. Lord Car­na­von, me­ce­nas de la ex­ca­va­ción, mu­rió por la pi­ca­du­ra de un mos­qui­to y así, en 1935, se con­ta­ban ya 20 víc­ti­mas de es­ta mal­di­ción. Real­men­te una es­po­ra del as­per­gi­llus ni­ger se­ría la cau­san­te de mu­chas in­fec­cio­nes que se lle­vó a la tum­ba a gran par­te de aquel equi­po, aun­que, tal vez, tam­bién es­ta for­me par­te de la mal­di­ción. Por con­tra hay que de­cir que Ho­ward Car­ter vi­vió mu­chos años an­tes de mo­rir.

fa­ber­gé y los ro­ma­nov

Uno de los ob­je­tos que más ad­mi­ra­ción y pa­sio­nes le­van­ta es, sin du­da, los afa­ma­dos y pres­ti­gio­sos hue­vos de Fa­ber­gé. Unas pie­zas úni­cas que creó el jo­ye­ro Pe­ter Carl Fa­ber­gé, un or­fe­bre de gran pres­ti­gio, y que son con­me­mo­ra­ti­vos de los hue­vos de pas­cua, pe­ro del mo­do más lu­jo­so y con los ma­te­ria­les más pre­cio­sos.

El ob­je­to de tan lu­jo­sa crea­ción era, na­da más y na­da me­nos, que los za­res. Una jo­ya es­pe­cial para quien úni­ca­men­te po­dría pa­gar­las. Y de es­ta for­ma co­men­zó una co­lec­ción que se ini­ció en el año 1885 y que fi­na­li­zó con la Re­vo­lu­ción ru­sa y el fin de la épo­ca za­ris­ta: el año 1917.

Fa­ber­gé, en ese es­pa­cio de tiem­po, creó 69 hue­vos. Si bien es ver­dad que en la ac­tua­li­dad so­lo se con­ser­van 61 de ellos, otras fuen­tes apun­tan a la can­ti­dad de 56 co­mo ci­fra má­xi­ma de es­tos her­mo­sos hue­vos.

El jo­ye­ro te­nía una gran ha­bi­li­dad para el ta­lla­do de pie­zas que, en sus ma­nos, se con­ver­tían en inigua­la­bles y ad­mi­ra­das obras de ar­te en­vi­dia­das por to­da la no­ble­za ru­sa. Los hue­vos de Fa­ber­gé –co­mo se les co­no­cía y co­no­ce– in­cluían me­ta­les pre­cio­sos con es­pe­cial pre­di­lec­ción por el oro, pie­dras pre­cio­sas co­mo dia­man­tes, ru­bíes, es­me­ral­das o per­las, y sus di­se­ños al­ter­na­ban cual­quier mo­ti­vo o es­ti­lo ru­so que hu­bie­ra te­ni­do o tu­vie­ra un pa­pel des­ta­ca­do en la His­to­ria.

Con tal ha­bi­li­dad y apre­cio den­tro de la cor­te ru­sa no tar­dó de­ma­sia­do tiem­po en con­ver­tir­se en el jo­ye­ro real, to­do ello má­xi­me cuan­do ga­nó un con­cur­so en una ex­po­si­ción en 1882. Los in­ves­ti­ga­do­res pien­san que la lle­ga­da al ta­ller de su her­mano me­nor, Agat­hon –di­se­ña­dor ta­len­to­so–, po­si­bi­li­tó que Carl lo­gra­ra la Me­da­lla de Oro de la Ex­hi­bi­ción Pan-ru­sa. Fue en 1883 cuan­do el zar Alejandro III le en­car­ga­ría el pri­me­ro de los hue­vos co­mo un re­ga­lo es­pe­cial para la za­ri­na Ma­ría.

Fa­ber­gé pen­só en qué ha­cer y reali­zó, no sin re­ce­los, el pri­me­ro de los hue­vos crean­do ex­pec­ta­ción y asom­bro. Des­de en­ton­ces to­dos aguar­da­ban la lle­ga­da de Pas­cua para ver con qué les sor­pren­de­ría Fa­ber­gé. Los hue­vos se con­vir­tie­ron en un ob­je­to muy es­pe­cial en la cor­te ru­sa, dan­do ori­gen a lar­gas con­ver­sa­cio­nes y re­cuer­dos.

Las pie­zas eran muy re­fi­na­das rea­li­za­das de es­mal­te na­ca­ra­do trans­lú­ci­do, co­mo el in­te­rior de una con­cha de os­tra, y or­la­do con in­crus­ta­cio­nes de oro, de pla­ta y de pie­dras pre­cio­sas. De en­tre sus crea­cio­nes des­ta­ca el rea­li­za­do en oro, dia­man­tes, per­las y es­mal­te del “Huevo de Ca­ta­li­na la Gran­de”, de 1914 en el que se in­clu­yen imá­ge­nes que ha­cen re­fe­ren­cia a la pa­sión por las ar­tes y la li­te­ra­tu­ra del rei­na­do de es­ta za­ri­na de Rusia en­tre los años 1762 a 1796. Des­ta­ca igual­men­te el “Huevo de las Mar­ga­ri­tas” de 1896, hoy de la co­lec­ción de Mal­com S. For­bes.

El jo­ye­ro era el pre­fe­ri­do de los Ro­ma­nov. Sus hue­vos sim­bo­li­za­ban la vi­da y re­su­rrec­ción para la fa­mi­lia im­pe­rial. Con la muer­te del zar Alejandro III to­dos creían que la tra­di­ción se aca­ba­ría, pe­ro su su­ce­sor e hi­jo, el ma­lo­gra­do Ni­co­lás II, qui­so se­guir­la pi­dién­do-

le un ex­tra al re­ga­lo: de­bía lle­var una sor­pre­sa en su in­te­rior y que es­ta de­bía ser un to­tal se­cre­to has­ta que el huevo no se abrie­ra.

El tra­ba­jar para el zar ha­cía que a Fa­ber­gé lle­ga­ra to­do ti­po de pe­di­dos de otras cor­tes eu­ro­peas, y sus es­ti­los co­men­za­ron a ha­cer­se ca­da vez más be­llos y so­fis­ti­ca­dos que iban des­de el Luis XVI al Art No­veau.

En el año 1885 Fa­ber­gé con­si­guió el tí­tu­lo de “Pro­vee­dor de la Cor­te Im­pe­rial”, y en 1890 el de “Va­lo­ri­za­dor de la Cor­te Im­pe­rial”. En el año 1900 ob­tu­vo la me­da­lla de oro de la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís, era el re­co­no­ci­mien­to de­fi­ni­ti­vo.

Pe­ro Fa­ber­gé no des­aten­dió sus obras, sus crea­cio­nes, y si­guió con su tra­ba­jo para los za­res de Rusia, con ca­da mo­ti­vo im­por­tan­te se rea­li­za­ba uno de es­tos hue­vos, mul­ti­pli­cán­do­se el tra­ba­jo, pues co­mo re­cuer­do a la vic­to­ria en una ba­ta­lla, co­ro­na­ción, cum­plea­ños se rea­li­za­ba una de es­tas jo­yas que re­fle­ja­ba una es­ce­na fa­mi­liar en el ya­te im­pe­rial o la con­sa­gra­ción del zar Ni­co­lás II en la ca­te­dral de Us­penky.

Con la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial tam­bién se en­tró en una épo­ca más com­pli­ca­da para los za­res. Lle­ga­ban vien­tos de gue­rra, de re­vo­lu­ción, pe­ro, pe­se a ello, los hue­vos si­guie­ron ha­cién­do­se y to­dos ellos lle­va­ran una cruz ro­ja o me­da­llas mi­li­ta­res.

Y qui­zás en es­ta épo­ca es don­de co­men­zó la mal­di­ción de los za­res. La pre­sen­cia en la cor­te del mon­je Ras­pu­tín, quien pro­nos­ti­có que cuan­do mu­rie­ra la fa­mi­lia real des­apa­re­ce­ría tam­bién la mo­nar­quía (co­mo real­men­te ocu­rrió), tam­bién se une a la mal­di­ción del úl­ti­mo Fa­ber­gé. Y es que con el úl­ti­mo huevo re­ga­la­do ya no ha­bría nin­gún otro, se­ría el úl­ti­mo que vie­ran los ojos de la fa­mi­lia im­pe­rial. Y es­tos ne­gros pro­nós­ti­cos se cum­plie­ron.

No se sa­be exac­ta­men­te el nú­me­ro real de pie­zas, pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res creen que el úl­ti­mo se per­dió. Es el huevo mal­di­to, pues con él se aca­bó la épo­ca de los za­res en Rusia y con ello el es­plen­dor de épo­cas pa­sa­das se tor­nó en re­pre­sión y muer­te. Se cree que ese huevo pa­só a ma­nos de Le­nin, quien ten­dría un no me­nos tris­te fi­nal. Y es que el huevo pa­re­cía es­tar po­seí­do por una mal­di­ción: “Aquel que lo po­se­ye­ra o hu­bie­ra te­ni­do re­la­ción con él cae­ría en des­gra­cia”.

Los Ro­ma­nov fue­ron tor­tu­ra­dos y fu­si­la­dos en­tre el 16 y 17 de Ju­lio de 1918 en Eka­te­rim­bru­go, su muer­te fue or­de­na­da por Le­nin y el lí­der bol­che­vi­que Ya­kov Sverd­lov en un ba­ño de san­gre en el que no se sal­va­ron ni los ni­ños.

Le­nin mu­rió en 1924, su muer­te fue mo­ti­vo de con­tro­ver­sia pe­ro se sa­be que fue de­bi­do al se­ve­ro tra­ta­mien­to que re­ci­bía con­tra la sí­fi­lis que, en mo­do cons­pi­ra­ción, di­cen que le “in­du­je­ron” en­tre otros el pro­pio Sta­lin.

La mal­di­ción se iba ex­ten­dien­do a su pa­so por la vi­da de los pro­pie­ta­rios del úl­ti­mo huevo Fa­ber­gé. En es­te re­cons­truc­ción de sus pro­pie­ta­rios pu­do ha­ber pa­sa­do por ma­nos de Trots­ki, otro re­vo­lu­cio­na­rio, de no­ta­ble pe­so en la Re­vo­lu­ción ru­sa, que vio có­mo pa­só de hé­roe a vi­llano, de ser con­de­co­ra­do con la Or­den de la Ban­de­ra Ro­ja a te­ner que exi­liar­se a Mé­xi­co, don­de mo­ri­ría víc­ti­ma de un ex­tra­ño aten­ta­do per­pe­tra­do por el es­pa­ñol Ra­món Mer­ca­der, miem­bro de las NKVD so­vié­ti­ca en­via­da por Jo­sef Sta­lin.

El huevo pa­só a es­tar con­tro­la­do por es­te úlit­mo, pe­ro la cam­pa­ña na­zi de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial hi­zo que el huevo fue­ra apre­cia­do co­mo un te­so­ro más, sin ma­yor im­por­tan­cia y du­ran­te la cam­pa­ña ru­sa del Ter­cer Reich de Hitler se­ría en­con­tra­do por tro­pas ale­ma­nas que re­qui­sa­ron el mis­mo co­mo par­te del te­so­ro na­zi. El huevo des­de el mo­men­to que es­tu­vo en ma­nos na­zis co­men­zó su ne­ga­ti­vo in­flu­jo: la cam­pa­ña ru­sa de Hitler fue un desas­tre y ahí co­men­zó el avan­ce alia­do y ru­so y el re­tro­ce­so ale­mán has­ta per­der la gue­rra. En el ca­so de Adolf Hitler la gue­rra y la vi­da, pues se sui­ci­da­ría en el bún­ker de la Can­ci­lle­ría en Ber­lín.

El huevo des­apa­re­ci­do nun­ca más se su­po. Se cree que está en un con­voy (una se­rie de va­go­nes de tren) que for­ma par­te del te­so­ro na­zi per­di­do y que es­ta­ría ocul­to en al­gún lu­gar de Po­lo­nia y que, de mo­men­to, per­ma­ne­ce ocul­to y no en­con­tra­do. Qui­zás es­té me­jor allí,pues su apa­ri­ción po­dría reavi­var la mal­di­ción que lle­va con­si­go.

Ob­je­tos mal­di­tos, qui­zás to­do sean reali­da­des for­za­das para en­ca­jar con la “ma­la suer­te”, el azar más trá­gi­co y desas­tro­so o, sim­ple­men­te, una cru­da reali­dad. Sea co­mo fue­re hay he­chos in­ne­ga­bles y po­cos son los que se atre­ve­rían a ten­tar la suer­te ad­qui­rien­do uno de es­tos “ob­je­tos mal­di­tos”.

Jun­to a es­tas lí­neas, la ca­ja Dyb­buk.

Jun­to a es­tas lí­neas, el zar Ni­co­lás II y sufa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.