La po­lé­mi­ca del Pal­mar de Tro­ya

La hui­da del úl­ti­mo Pa­pa del Pal­mar pro­vo­ca el de­cli­ve de la ins­ti­tu­ción.

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to moisés ga­rri­do

La his­to­ria de El Pal­mar de Tro­ya ha vuel­to a ser no­ti­cia en los úl­ti­mos dos años. La ac­tua­li­dad de es­te ca­so apa­ri­cio­nis­ta, cu­yo epi­cen­tro es una sec­ta in­te­gris­ta co­no­ci­da co­mo Igle­sia Palmariana, gi­ra en torno a trai­cio­nes y de­ten­cio­nes. Ana­li­za­mos el de­cli­ve de un mo­vi­mien­to ma­riano que, en su día, atra­jo a mi­les de fie­les y pro­vo­có un so­no­ro cis­ma en la Igle­sia ca­tó­li­ca.

“De­ci­di­da­men­te, el ca­so de El Pal­mar de Tro­ya no es dra­má­ti­co ni trá­gi­co: es sim­ple­men­te gro­tes­co”, ma­ni­fes­tó en su día el pres­ti­gio­so es­cri­tor Gonzalo To­rren­te Ba­lles­ter. Y te­nía ra­zón. Cuan­do a fi­na­les de los años 80 me pro­pu­se in­ves­ti­gar las apa­ri­cio­nes de El Pal­mar de Tro­ya, pe­da­nía pró­xi­ma a Utre­ra (Se­vi­lla), no po­día ima­gi­nar que me en­fren­ta­ba a una de­li­ran­te his­to­ria que de­ri­vó en un gra­ve cis­ma ecle­siás­ti­co. Ni mu­cho me­nos, que me en­con­tra­ría an­te una de las sec­tas más reac­cio­na­rias de las que he te­ni­do oca­sión de es­tu­diar de cer­ca.

Des­de que el vi­den­te pal­ma­riano Clemente Do­mín­guez Gó­mez tu­vo el des­ca­ro de au­to­pro­cla­mar­se Pa­pa con el nom­bre de Gre­go­rio XVII, tras el fa­lle­ci­mien­to de Pa­blo VI, el 6 de agos­to de 1978, han su­ce­di­do de­ma­sia­dos acon­te­ci­mien­tos –su­rrea­lis­tas mu­chos de ellos– en torno a los Car­me­li­tas de la San­ta Faz, or­den fun­da­da por el ci­ta­do ilu­mi­na­do (ver MÁS ALLÁ nº 121 y 278). Sec­ta­ris­mo; tra­mas, trai­cio­nes y cons­pi­ra­cio­nes in­ter­nas; frau­des pseu­do­mís­ti­cos; rup­tu­ras fa­mi­lia­res; tras­fon­do lu­cra­ti­vo; eva­sión fis­cal; os­cu­ras co­ne­xio­nes con gru­pos po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos de cor­te ul­tra­con­ser­va­dor; se­ve­ros au­to­cas­ti­gos fí­si­cos; abu­sos se­xua­les; de­ser­cio­nes... To­do es­to y más con­vier­te es­ta his­to­ria, ini­cia­da ha­ce me­dio si­glo a raíz de una pro­to­tí­pi­ca apa­ri­ción ma­ria­na (ver ane­xo), en un re­la­to pro­pio de una no­ve­la ne­gra. Y es que el sus­pen­se y la san­gre –sur­gi­da a mo­do de es­tig­ma du­ran­te un pre­sun­to arro­ba­mien­to mís­ti­co o bien me­dian­te cor­tes con ob­je­tos pun­zan­tes du­ran­te un ata­que de lo­cu­ra– ja­más han fal­ta­do en la sec­ta de El Pal­mar de Tro­ya.

Pe­ro cuan­do to­do pa­re­cía al­go más cal­ma­do y en mis úl­ti­mas vi­si­tas al en­cla­ve ob­ser­va­ba có­mo di­cho en­tra­ma­do ma­riano se apa­ga­ba con el trans­cu­rrir de los años (de­bi­do al en­ve­je­ci­mien­to y fa­lle­ci­mien­to de la ma­yo­ría de los fe­li­gre­ses pal­ma­ria­nos y, so­bre to­do, a la cri­sis fi­nan­cie­ra que han su­fri­do du­ran­te los úl­ti­mos die­ci­ocho años), de nue­vo ha sal­ta­do a la pa­les­tra me­diá­ti­ca a cau­sa de una se­rie de sú­bi­tos even­tos. No po­día ima­gi­nar que, co­mo an­ta­ño, es­ta de­ca­den­te his­to­ria pseu­do­rre­li­gio­sa vol­ve­ría a ocu­par las por­ta­das de los dia­rios na­cio­na­les. Es más, in­clu­so los in­for­ma­ti­vos y cier­tos de­ba­tes de TV han de­di­ca­do tiem­po a abor­dar la cues­tión. ¿Por qué ra­zón?

UN “PA­PA” DESCARRIADO

Era im­pen­sa­ble que Gi­nés Je­sús Her­nán­dez Mar­tí­nez –ele­gi­do “Pa­pa” con el nom­bre de Gre­go­rio XVIII tras mo­rir Pe­dro II, en ju­lio de 2011– cu­yo pon­ti­fi­ca­do se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser su­ma­men­te dog­má­ti­co al im­po­ner fé­rreas nor­mas y prohi­bi­cio­nes en­tre sus fie­les (co­mo im­pe­dir el uso de in­ter­net y que los hi­jos de los pal­ma­ria­nos se re­la­cio­nen con otros ni­ños), se echa­ría no­via ( Nie­ves Tri­vi­ño, téc­ni­co del Ayun­ta­mien­to de la lo­ca­li­dad gra­na­di­na de Mo­na­chil y ex­mon­ja palmariana) y sal­dría hu­yen­do del bún­ker pal­ma­riano (la gran ba­sí­li­ca que se ha­lla ais­la­da del mun­do ex­te­rior por un ex­ten­so mu­ro), lle­ván­do­se con­si­go un fla­man­te BMW X6 de 70.000 eu­ros (que lla­ma­ban el “pa­pa­mó­vil”). Es­to ocu­rrió el 22 de abril de 2016. Y desató un au­tén­ti­co re­vue­lo, co­mo era de pre­ver. ¿Qué le lle­vó a aban­do­nar de ese mo­do tan drás­ti­co una sec­ta en la que lle­va­ba 32 años y sien­do, ade­más, su má­xi­mo di­ri­gen­te en el úl­ti­mo lus­tro?

Gi­nés –na­tu­ral de Mu­la (Mur­cia) y or­de­na­do sa­cer­do­te pal­ma­riano en 1984, a la edad de 25 años– ase­gu­ra que no se mar­chó so­lo por amor y que con su fu­ga, no pre­ten­día ha­cer nin­gún da­ño a la or­den ni a sus in­te­gran­tes. “Yo he aban­do­na­do aque­llo por pér­di­da de fe, des­pués de mu­chas ave­ri­gua­cio­nes. To­do lo he de­ja­do le­gal­men­te he­cho, an­te no­ta­rio, aun­que po­co a po­co des­ve­la­ré mu­chas más co­sas de las que has­ta aho­ra he di­cho”, ad­vir­tió an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Con­fe­só que se fue dan­do cuen­ta en los úl­ti­mos tiem­pos del ca­rác­ter sec­ta­rio de la or­den tras des­cu­brir va­rios ro­bos, cier­tas tra­mas in­ter­nas y que al­gu­nos miem­bros no res­pe­ta­ban el vo­to de cas­ti­dad, lle­gan­do a man­te­ner “re­la­cio­nes se­xua­les cues­tio­na­bles” (re­fi­rién­do­se así a la ho­mo­se­xua­li­dad). In­clu­so tu­vo cons­tan­cia de va­rios ca­sos de abu­sos se­xua­les. “El prin­ci­pal co­rrup­tor que ha ha­bi­do ahí fue Clemente”, acla­ra. Resulta un tan­to cho­can­te que no su­pie­ra na­da de es­to has­ta tiem­po re­cien­te, po­co an­tes de de­ci­dir mar­char­se de la or­den, a pe­sar de los es­pan­to­sos da­tos re­ve­la­dos des­de ha­ce dé­ca­das por va­rios ex­pal­ma­ria­nos que vi­vie­ron un au­tén­ti­co in­fierno, así co­mo las cons­pi­ra­cio­nes y ame­na­zas que se vie­nen su­ce­dien­do des­de el año 1998. Él lo jus­ti­fi­ca ase­gu­ran­do ha­ber ac­tua­do con­for­me ha ido en­te­rán­do­se de to­dos es­tos en­re­dos. “Cuan­do he te­ni­do ac­ce­so a más in­for­ma­ción, ya sien­do Pa­pa, y tras po­ner­se en con­tac­to con­mi­go vía what­sapp cier­tas per­so­nas, es cuan­do he po­di­do sa­car da­tos, atar ca­bos y ac­tuar. Se me avi­só de que va­rios ex­sa­cer­do­tes que­rían en­trar en la ba­sí­li­ca para dar­me una pa­li­za y ro­bar to­do lo que allí ha­bía. Sa­bien­do ya to­do eso, más otras co­sas que yo co­no­cía con an­te­la­ción, em­pe­cé a com­pren­der que to­do ha­bía si­do un mon­ta­je eco­nó­mi­co de los je­rar­cas des­de el prin­ci­pio para sa­tis­fa­cer sus vi­das y ma­ne­jar a la gen­te ba­jo el pris­ma de la fe y de las

apa­ri­cio­nes; en­ton­ces de­ci­dí aban­do­nar aque­llo”, afir­ma. Sin em­bar­go, no es ca­paz de re­co­no­cer pú­bli­ca­men­te que du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do im­pu­so se­ve­ras nor­mas y prohi­bi­cio­nes que pro­vo­ca­ron se­rios con­flic­tos fa­mi­lia­res y bas­tan­tes des­ban­da­das. Se ex­cu­sa di­cien­do que esas fé­rreas re­glas ve­nían de an­tes, sien­do es­ta­ble­ci­das por los an­te­rio­res pon­tí­fi­ces. ¿Y por qué en­ton­ces las si­guió man­te­nien­do? Fi­nal­men­te, Gi­nés y Nie­ves se ca­sa­ron el 11 de sep­tiem­bre de 2016 en el Sa­cro­mon­te gra­na­dino, con la Al­ham­bra de fon­do.

Es evi­den­te que en el en­torno pal­ma­riano se res­pi­ra­ba mu­cha ten­sión a raíz de la re­pen­ti­na hui­da de Gre­go­rio XVIII (le acu­sa­ban de ha­ber­se lle­va­do dos mi­llo­nes de eu­ros) y no di­ga­mos por sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes en TV, in­cri­mi­nan­do de sec­ta pe­li­gro­sa al mo­vi­mien­to pal­ma­riano y sa­can­do a la luz de­ta­lles muy com­pro­me­te­do­res. Tan­to es así, que Ma­ría Miñana, pe­rio­dis­ta del pro­gra­ma Es­pe­jo Pú­bli­co (An­te­na 3), fue agre­di­da por uno de los miem­bros de la Or­den Palmariana, un sui­zo de nom­bre Jean Ma­rie, cuan­do la re­por­te­ra, mi­cró­fono en mano, pre­ten­día pre­gun­tar en los ex­te­rio­res de la ba­sí­li­ca a los de­vo­tos que iban lle­gan­do. El mi­se­ra­ble ata­que fue gra­ba­do por el cá- ma­ra Car­los Mu­ñir, que tam­bién re­ci­bió va­rios gol­pes pro­pi­na­dos por el fa­ná­ti­co y vio­len­to fe­li­grés pal­ma­riano. Fi­nal­men­te, in­ter­vino la Guar­dia Ci­vil y los agre­di­dos pu­sie­ron una de­nun­cia en co­mi­sa­ría.

Pe­ro ahí no aca­bó la co­sa... Trans­cu­rri­dos ca­si dos años de fe­liz ma­tri­mo­nio (y tras sa­lir am­bos en la re­vis­ta In­ter­viú con es­ca­sa ro­pa y emu­lan­do a Adán y Eva), Gi­nés y Nie­ves ma­qui­na­ron per­pe­trar un ro­bo en la Igle­sia Palmariana, ac­tual­men­te li­de­ra­da por el sui­zo Jo­seph Oder­matt, que ocu­pa la si­lla pa­pal con el nom­bre de Pe­dro III (ejer­ció co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do du­ran­te el pon­ti­fi­ca­do de Gre­go­rio XVIII). Tras pla­near el asal­to, el pa­sa­do 10 de ju­nio se di­ri­gie­ron has­ta el re­cin­to y, apro­ve­chan­do la ho­ra de la mi­sa (las seis de la tar­de), in­ten­ta­ron co­lar­se es­ca­lan­do el mu­ro. Iban en­ca­pu­cha­dos y lle­va­ban con­si­go úti­les para for­zar ce­rra­du­ras. Pe­ro en el pa­tio ex­te­rior de la ba­sí­li­ca, fue­ron des­cu­bier­tos por un sa­cer­do­te de la or­den, el pa­dre Sil­ves­tre, que rea­li­za­ba ta­reas de lim­pie­za en el jardín, dan­do la voz de alar­ma mien­tras se aba­lan­za­ba so­bre am­bos asaltantes. Su sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la al des­cu­brir que eran el ex­pon­tí­fi­ce de­ser­tor y su es­po­sa. Du­ran­te el for­ce­jeo, los tres su­frie­ron he­ri­das por ar­ma blan­ca. ¿Aca­so Gi­nés pre­ten­día co­ger los 310.000 eu­ros de­po­si­ta­dos en una ca­ja fuer­te y que pro­ce­dían de una he­ren­cia re­ci­bi­da po­co an­tes de de­ser­tar? ¿O qui­zá tra­ta­ba de re­cu­pe­rar los 120.000 eu­ros que re­ci­bió co­mo he­ren­cia de sus pa­dres y que en su día do­nó a la sec­ta?

Sea co­mo fue­re, los tres re­ci­bie­ron los pri­me­ros au­xi­lios del 061 y a con­ti­nua­ción fue­ron in­gre­sa­dos en el hos­pi­tal Vir­gen del Ro­cío de Se­vi­lla, sien­do el más gra­ve Gi­nés, con un neu­mo­tó­rax. Por suer­te, vi­vie­ron para contarlo, aun­que tras ser da­dos de al­ta, la pareja fue con­du­ci­da a las de­pen­den­cias po­li­cia­les. La juez de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción nº 4 de Utre­ra (Se­vi­lla), or­de­nó la pri­sión pro­vi­sio­nal co­mu­ni­ca­da y sin fian­za, im­pu­tán­do­les los de­li­tos de ro­bo con vio­len­cia e in­ten­to de ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va. Cu­rio­sa for­ma de ce­le­brar el quin­cua­gé­si­mo aniver­sa­rio de las apa­ri­cio­nes...

FI­NAN­CIAN­DO LA CAU­SA

En la épo­ca del pon­ti­fi­ca­do de Clemente Do­mín­guez, una fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se trans­fe­ría men­sual­men­te unos 250.000 dó­la­res, re­par­ti­dos en tres cuen­tas ban-

Es evi­den­te que en el En­torno pal­ma­riano se res­pi­ra mu­cha ten­sión a raíz de la re­pen­ti­na hui­da de Gre­gro­rio Xviii, y no di­ga­mos por sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes en te­le­vi­sión, in­cri­mi­nan­do de sec­ta pe­li­gro­sa al mo­vi­mien­to pal­ma­riano y sa­can­do a la luz de­ta­lles com­pro­me­te­do­res.

ca­rias de la sec­ta palmariana. Y no eran los úni­cos que, des­de el ex­tran­je­ro, apo­ya­ron con ju­go­sas do­na­cio­nes a es­te mo­vi­mien­to ma­riano ul­tra­con­ser­va­dor. Al­gu­nos se­gui­do­res que po­seían bue­nas for­tu­nas, pro­ce­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Ir­lan­da, Ale­ma­nia, Sui­za, La­ti­noa­mé­ri­ca..., en­tre­ga­ron abun­dan­te di­ne­ro, bie­nes y has­ta he­ren­cias a la cau­sa palmariana, al iden­ti­fi­car­se con el men­sa­je mi­le­na­ris­ta e in­te­gris­ta que se pro­pa­ga­ba des­de la Or­den Palmariana en pleno fi­nal del fran­quis­mo, y cu­yo Pa­pa cis­má­ti­co, do­ta­do de una au­reo­la me­siá­ni­ca, pre­ten­día ejer­cer una cru­za­da con­tra la ma­so­ne­ría y el co­mu­nis­mo, que re­pre­sen­ta­ban para él la ac­ción del dia­blo en nues­tro mun­do. In­clu­so de­ter­mi­na­dos gru­pos ul­tra, co­mo el li­de­ra­do por mon­se­ñor Le­feb­vre en Fran­cia, do­na­ron su­cu­len­tas su­mas eco­nó­mi­cas. Apar­te, to­dos los miem­bros te­nían que en­tre­gar sus pro­pie­da­des y un 10% del suel­do (el diez­mo). No es de ex­tra­ñar que Clemente y su sé­qui­to des­pil­fa­rra­ran du­ran­te una no­che de opí­pa­ra ce­na y de bo­rra­che­ra unas 300.000 pe­se­tas.

Aho­ra la co­sa es muy dis­tin­ta. El con­ti­nuo aban­dono de fie­les (ya so­lo hay una trein­te­na en Es­pa­ña y me­nos de un mi­llar en to­do el mun­do), más la cri­sis eco­nó­mi­ca que su­fre nues­tro país des­de ha­ce años (y ha­bría que aña­dir tam­bién los fra­ca­sos pro­fé­ti­cos de Clemente res­pec­to al fin del mun­do y la sal­va­ción de los pal­ma­ria­nos), ha re­per­cu­ti­do en el des­cen­so de las do­na­cio­nes (re­cau­dan unos 200.000 eu­ros al año), has­ta el pun­to de que han te­ni­do que ven­der to­das las pro­pie­da­des que po­seían en Se­vi­lla (una do­ce­na de in­mue­bles en las cén­tri­cas ca­lles Re­des y Abad Gor­di­llo) y en el pro­pio pue­blo de El Pal­mar de Tro­ya (una trein­te­na de ca­sas) para po­der sub­sis­tir y ul­ti­mar por fin las obras de la ba­sí­li­ca. Al pa­re­cer, tie­nen en va­rias cuen­tas ban­ca­rias unos 600.000 eu­ros en to­tal, ape­nas na­da si lo com­pa­ra­mos con la for­tu­na que co­se­cha­ron en los bue­nos tiem­pos y que en su día cal­cu­lé en torno a los 60 mi­llo­nes de eu­ros. Aun así, den­tro del tem­plo (en el que vi­ven ac­tual­men­te se­ten­ta miem­bros, en­tre cu­ras y mon­jas) po­seen nu­me­ro­sas an­ti­güe­da­des: obras es­cul­tó­ri­cas, ob­je­tos re­li­gio­sos y die­ci­séis pa­sos de Se­ma­na San­ta (al­gu­nos ron­dan el mi­llón de eu­ros). To­do de oro ma­ci­zo, co­mo la co­ro­na de la Vir­gen del Pal­mar Co­ro­na­da o la tia­ra pa­pal, lo cual re­cuer­da la épo­ca que vi­vie­ron de es­plen­dor, cuan­do les llo­vían do­na­cio­nes tras do­na­cio­nes, gra­cias a los via­jes pro­se­li­tis­tas de Clemente, con­ven­cien­do a dies­tro y si­nies­tro de sus pre­sun­tos con­tac­tos ce­les­tia­les y de la ne­ce­si­dad de crear una es­pe­cie de Va­ti­cano en la pe­da­nía de El Pal­mar de Tro­ya que hi­cie­ra som­bra al de Ro­ma.

Des­de años atrás, se ve­nía per­ci­bien­do la me­ga­lo­ma­nía de es­te jo­ven con­ta­ble que un día se pre­sen­tó por cu­rio­si­dad en el len­tis­co de las apa­ri­cio­nes (su pri­me­ra vi­sión tu­vo lu­gar el 30 de sep­tiem­bre de 1969, cuan­do te­nía 23 años). Los men­sa­jes que re­ci­bía ba­jo éx­ta­sis se re­fe­rían a me­nu­do a una pro­fe­cía: en El Pal­mar sur­gi­ría una nue­va Igle­sia con Pa­pa pro­pio. El 6 de mar­zo de 1973, la Vir­gen co­mu­ni­có el si­guien­te men­sa­je por bo­ca del vi­den­te: “El Pa­dre ce­les­tial ha que­ri­do que sea es­te lu­gar la luz y la an­tor­cha que ha de pre­pa­rar a los hi­jos de la nue­va Igle­sia... De es­te ben­di­to lu­gar quie­re el Eterno Pa­dre que sal­gan los

El con­ti­nuo aban­dono de fie­les, más la cri­sis eco­nó­mi­ca que su­fre nues­tro país des­de ha­ce años, ha re­per­cu­ti­do en el des­cen­so de do­na­cio­nes has­ta el pun­to que han te­ni­do que ven­der to­das las pro­pie­da­des que po­seían en Se­vi­lla y el pro­pio pue­blo de EL PAL­MAR DE TRO­YA.

após­to­les que han de pre­pa­rar a la hu­ma­ni­dad para el re­torno de Je­sús”. Cre­yó ha­ber con­se­gui­do su pro­pó­si­to cuan­do se con­vir­tió en Gre­go­rio XVII y pro­cla­mó que El Pal­mar de Tro­ya era ya la nue­va Se­de Apos­tó­li­ca de la Igle­sia. El 3 de sep­tiem­bre de 1978, re­ci­bió el si­guien­te men­sa­je dic­ta­do por Je­sús: “Pa­blo VI ha ce­rra­do la His­to­ria del Pa­pa­do en Ro­ma (...). Ro­ma, la Gran Ra­me­ra de los Úl­ti­mos Tiem­pos, ha de­ja­do de ser la Ca­pi­tal de la Cris­tian­dad. La nue­va Ro­ma es el Sa­gra­do Lu­gar del Pal­mar de Tro­ya”.

Si­guien­do con el te­ma de las fi­nan­zas, re­cor­de­mos que en los ini­cios de es­te mo­vi­mien­to cis­má­ti­co, Clemente y su in­se­pa­ra­ble lu­gar­te­nien­te Ma­nuel Alon­so Co­rral (fue el ce­re­bro fi­nan­cie­ro de la sec­ta y el se­gun­do pa­pa de la or­den, lla­mán­do­se Pe­dro II), re­ci­bie­ron una im­por­tan­te in­yec­ción eco­nó­mi­ca pro­ce­den­te del bol­si­llo de la acau­da­la­da ba­ro­ne­sa de Castillo de Chi­rel Ma­ría del Pa­tro­ci­nio Frí­go­la y Mu­qui­ro, que fre­cuen­ta­ba co­mo una de­vo­ta más el lu­gar de las apa­ri­cio­nes. Clemente la en­ga­tu­só fá­cil­men­te: ca­yó en éx­ta­sis a su la­do y la Vir­gen, usán­do­le co­mo canal hu­mano, pi­dió di­ne­ro a las al­mas ca­ri­ta­ti­vas para ad­qui­rir el “sa­gra­do lu­gar”. Dios las re­com­pen­sa­ría si ac­tua­ban de ese mo­do. La ri­ca ba­ro­ne­sa se lo cre­yó e hi­zo una pri­me­ra do­na­ción de 16 mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas. Es­ta­mos ha­blan­do de 1972. Con esa for­tu­na, Clemente com­pró la fin­ca La Al­ca­pa­rro­sa y co­men­zó a amu­ra­llar­la (tam­bién le so­bró di­ne­ro para ad­qui­rir va­rios lo­ca­les en El Pal­mar de Tro­ya). En to­tal, la ba­ro­ne­sa do­nó a Clemente 30 mi­llo­nes de pe­se­tas. Años des­pués, al ver el ca­riz que es­ta­ba to­man­do la his­to­ria, la in­ge­nua y cré­du­la mu­jer abrió los ojos y se arre­pin­tió. Qui­so re­cla­mar el di­ne­ro ju­di­cial­men­te, pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de...

EL “OTRO” PAL­MAR

Uno de los “obis­pos” pal­ma­ria­nos, Fé­lix Ara­na, tras des­cu­brir el tin­gla­do de la Or­den de los Car­me­li­tas de la San­ta Faz y el afán me­ga­ló­mano de Clemente, que so­lo as­pi­ra­ba a con­ver­tir­se en Pa­pa, de­ci­dió aban­do­nar la sec­ta y crear en el mis­mo lu­gar un mo­vi­mien­to ma­riano que se­ría co­no­ci­do co­mo La Cruz Blan­ca, en torno al cual se con­gre­ga­ron los de­más vi­den­tes ( Ro­sa­rio Are­ni­llas, Ma­ría Lui­sa Vi­la, An­to­nio Man­zano, Ma­nuel Fer­nán­dez, Pe­pe Ca­ye­tano, Ma­nuel Pe­rea...), que tam­bién es­ta­ban en desacuer­do con los de­rro­te­ros que aque­llo es­ta­ba to­man­do, tan ale­ja­do de la ver­da­de­ra fe cris­tia­na. El pa­dre Fé­lix eri­gió el San­tua­rio del In­ma­cu­la­do Co­ra­zón de Ma­ría, en la ca­lle Tu­li­pa­nes 33 de El Pal­mar de Tro­ya.

Es­te exo­bis­po pal­ma­riano ha si­do una fuente cons­tan­te de in­for­ma­ción para un ser­vi­dor, man­te­nién­do­me muy al día de cual­quier no­ve­dad y en­vián­do­me pun­tual­men­te los men­sa­jes ma­ria­nos que él mis­mo se en­car­ga­ba de trans­cri­bir. Tu­ve opor­tu­ni­dad de vi­si­tar­le mu­chas ve­ces para en­tre­vis­tar­le e in­clu­so de asis­tir con él al­gu­nos sá­ba­dos al si­tio don­de tie­nen lu­gar los éx­ta­sis (a es­ca­sos me­tros del mu­ro de la ba­sí­li­ca palmariana), pu­dien­do pre­sen­ciar y gra­bar esos ins­tan­tes de su­pues­tos arro­ba­mien­tos mís­ti­cos. El pa­dre Fé­lix, que re­to­mó los há­bi­tos co­mo sa­cer­do­te cla­re­tiano de la Igle­sia ca­tó­li­ca, se sin­tió obli­ga­do a in­for­mar de los pe­li­gros de la sec­ta palmariana. In­clu­so apa­re­ció en el his­tó­ri­co pro­gra­ma Más Allá, de Ji­mé­nez del Oso, allá por 1979. Asi­mis­mo, es­cri­bió va­rios opúscu­los y li­bri­tos que con­ser­vo, en los que des­mon­ta des­de el plano teo­ló­gi­co los men­sa­jes re­ci­bi­dos por Clemente. El pa­dre Fé­lix fa­lle­ció el 5 de ju­lio de 2005. Al­gu­nos vi­den­tes de La Cruz Blan­ca tam­bién han fa­lle­ci­do, y otros, de­bi­do a su avan­za­da edad, ya no asis­ten al lu­gar. No obs­tan­te, en la ac­tua­li­dad, quien coor­di­na di­cho mo­vi­mien­to es Hugo A. An­tón, una per­so­na cul­ta y muy lo­cuaz, con quien me he reuni­do en va­rias oca­sio­nes, com­par­tien­do nues­tras res­pec­ti­vas pes­qui­sas en torno a di­cha his­to­ria. Hugo es bas­tan­te crí­ti­co con mu­chas co­sas que allí han ocu­rri­do, aun­que no du­da de la fe de las bue­nas per­so­nas que creen en to­do aque­llo, aun­que a su vez re­co­no­ce que, al mar­gen del des­ca­ra­do mon­ta­je de Clemente, allí se han da­do epi­so­dios pa­ra­nor- ma­les y so­bre­na­tu­ra­les. Hoy, quien man­tie­ne los pre­sun­tos con­tac­tos ce­les­tia­les es Ma­no­li, a quien po­de­mos con­si­de­rar la úl­ti­ma vi­den­te de El Pal­mar de Tro­ya. Aun­que re­ti­cen­te a ser en­tre­vis­ta­da y gra­ba­da en ví­deo (desea a to­da cos­ta pre­ser­var su in­ti­mi­dad), he po­di­do es­tar al la­do de ella cuan­do ha en­tra­do en éx­ta­sis, vien­do que no di­fie­re de los pro­ta­go­ni­za­dos por los otros vi­den­tes, re­ci­bien­do men­sa­jes con las mis­mas con­no­ta­cio­nes pia­do­sas y mi­le­na­ris­tas de siem­pre. Na­da nue­vo ba­jo el sol.

Y ya para con­cluir, es con­ve­nien­te ha­cer la si­guien­te pre­gun­ta: ¿Tie­ne fu­tu­ro la Igle­sia Palmariana? Lo du­do, sin­ce­ra­men­te. Creo que los re­cien­tes des­ma­nes de Gre­go­rio XVIII han sig­ni­fi­ca­do un du­ro va­ra­pa­lo para es­ta os­cu­ra sec­ta que asis­te a mo­men­tos agó­ni­cos pre­vios a su des­apa­ri­ción. Es muy di­fí­cil que aque­llo vuel­va a res­plan­de­cer co­mo an­ta­ño. Está con­de­na­do a mo­rir. Es un gru­po fo­si­li­za­do, fra­ca­sa­do, des­en­mas­ca­ra­do y arrui­na­do que aho­ra está pa­gan­do sus ex­ce­sos, sus en­ga­ños y el enor­me su­fri­mien­to que ha oca­sio­na­do a tan­tas per­so­nas que, lle­va­das por su fe, cre­ye­ron ver en to­do aque­llo un ca­mino de sal­va­ción, cuan­do real­men­te ha si­do un ca­mino de per­di­ción.

Uno de los “obis­pos” pal­ma­riano, Fé­lix Ara­na, tras des­cu­brir el “tin­gla­do” de la Or­den de los Car­me­li­tas de la San­ta Faz y el afán me­ga­ló­mano de Clemente, de­ci­dió aban­do­nar la SEC­TA y crear en el mis­mo lu­gar un mo­vi­mien­to ma­riano que se­ría co­no­ci­do co­mo La Cruz Blan­ca.

¿Qué es­con­de la igle­sia palmariana? ¿Qué hay de­trás de las acu­sa­cio­nes que la ta­chande sec­ta?

El pa­pa Clemente (con bas­tón), acom­pa­ña­do de va­rios “obis­pos” de la Igle­sia palmariana du­ran­te la Fe­ria de Abril.

Jun­to a es­tas lí­nas, Gi­nés Je­sús Her­nán­dez, du­ran­te una ce­le­bra­ción en la igle­sia de El Pal­mar de Tro­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.