Do­cu-reality. Ci­ne de te­rror muy real

CUAN­DO LA FIC­CIÓN SU­PE­RA A LA REALI­DAD

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to: José ma­nuel García Bau­tis­ta

¿Ha vis­to al­gu­na vez una pe­lí­cu­la con apa­rien­cia de do­cu­men­tal y has creí­do que es real? Si la res­pues­ta es afir­ma­ti­va, ya sa­brás que en oca­sio­nes es­te ti­po de fil­mes tra­tan de con­fun­dir­nos y ha­cer­nos creer que es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de un he­cho real. So­lo bas­ta re­cor­dar co­mo ejem­plo de es­te gé­ne­ro aque­lla fa­mo­sa fil­ma­ción de te­le­rrea­li­dad, “do­cu-reality” o “moc­ku­men­tary”, en la que se mos­tra­ba la fa­mo­sa au­top­sia a un ex­tra­te­rres­tre en Ros­well o, en ra­dio, la fa­mo­sa “Gue­rra de los Mun­dos”, de Or­son We­lles.

El “do­cu-reality” es un mo­do de gra­ba­ción, para ci­ne o te­le­vi­sión, en el que se tra­ta de do­cu­men­tar si­tua­cio­nes sin guión re­sal­tan­do la ver­tien­te más dra­má­ti­ca y con­flic­ti­va de las per­so­nas o he­chos que se re­tra­tan. En es­te ar­tícu­lo, pres­ta­re­mos es­pe­cial aten­ción a aque­llas gra­ba­cio­nes que tie­nen el mun­do del mis­te­rio o lo pa­ra­nor­mal co­mo eje, y que com­bi­nan es­ce­nas que pa­re­cen, so­lo pa­re­cen, afi­cio­na­das con otras más pro­fe­sio­na­les. El gé­ne­ro na­ce en 1991 con la se­rie ho­lan­de­sa Num­mer 28 para te­ner una eclo­sión de­fi­ni­ti­va con Sur­vi­vor y Big Brother. Es­to a lo que se re­fie­re al mun­do de la te­le­vi­sión, por­que en el sép­ti­mo ar­te no po­de­mos de­jar de nom­brar a la co­no­ci­da pe­lí­cu­la El pro­yec­to de la Bru­ja de Blair.

El “moc­ku­men­tary” es tam­bién un fal­so do­cu­men­tal que se pre­sen­ta co­mo una gra­ba­ción real, aun­que se pro­du­ce co­mo una obra de fic­ción. A ve­ces se pre­sen­ta co­mo un do­cu­men­tal his­tó­ri­co con co­men­ta­ris­tas que ha­blan de su­ce­sos pa­sa­dos o, uti­li­zan­do un re­cur­so del ci­ne de reali­dad, con per­so­na­jes a los que se si­gue a tra­vés de va­rias si­tua­cio­nes. Es fre­cuen­te que sean par­cial o to­tal­men­te im­pro­vi­sa­dos, ba­jo la pre­mi­sa de que es­te es­ti­lo de ac­tua­ción ayu­da a sos­te­ner la sen­sa­ción de rea­lis­mo.

Es­te ti­po de gra­ba­ción pre­sen­ta­das co­mo reales han ge­ne­ra­do mu­chos de­ba­tes en cuan­to a la éti­ca y ob­je­ti­vo fi­nal, ya que no pre­sen­ta la reali­dad im­plí­ci­ta, pues sus pro­ta­go­nis­tas son pre­sen­ta­dos en si­tua­cio­nes fal­sas pe­ro que se til­dan de reales, por ello que se ha­ble de en­ga­ño, de frau­de. Es­to es mu­cho más acen­tua­do en el mun­do del mis­te­rio, de­bi­do a que tie­ne co­mo eje

cen­tral lo pa­ra­nor­mal, el cual se pre­sen­ta a tra­vés de si­tua­cio­nes te­rro­rí­fi­cas pe­ro que res­pon­den a un guión, a un pa­trón es­té­ti­co. Para el desa­rro­llo de es­tas es­ce­nas nor­mal­men­te el re­cur­so más uti­li­za­do es el de em­plear la vi­sión noc­tur­na o el mo­do “cá­ma­ra en mano”, in­clu­yen­do án­gu­los ex­tra­ños, una ima­gen dis­tor­sio­na­da o sub­tí­tu­los “tra­du­cien­do” lo que los pro­ta­go­nis­tas de es­te ti­po de fil­mes di­cen en de­ter­mi­na­das es­ce­nas, ya que es im­po­si­ble oír­lo de­bi­do a los ner­vios, mie­do o ten­sión.

Así son mu­chas las pe­lí­cu­las que se ha fil­ma­do usan­do es­ta op­ción de te­le­rrea­li­dad en el mun­do del mis­te­rio, crean­do la con­fu­sión al dar­se por reales he­chos que, tal y co­mo es­ta­ban gra­ba­dos, po­dían in­du­cir al error. Buen ejem­plo de ello son la ci­ta­da “El pro­yec­to de la Bru­ja de Blair” o “El ex­pe­ri­men­to St. Fran­cis­vi­lle” –en­tre otras mu­chas–. Si bien, una de las gra­ba­cio­nes que ins­pi­ró a mu­chas otras –den­tro del mis­te­rio y el te­rror– fue el “Ca­so Mcp­her­son” o “Ab­duc­ción Alien”.

ho­lo­caus­to ca­ní­bal: don­de la fic­ción se con­fun­de con la reali­dad

En su día cau­só tal con­mo­ción que in­clu­so fue prohi­bi­da su ex­hi­bi­ción –pro­yec­ción–, en al­gu­nas sa­las de ci­ne es­pa­ño­las y en el mun­do, an­te el te­mor ma­ni­fies­to que las imá­ge­nes ver­ti­das en aquel “metraje mal­di­to” fue­ran reales.

Y es que la pe­lí­cu­la es del ya le­jano año de 1980, pe­ro sus pro­duc­to­res tu­vie­ron la enor­me ha­bi­li­dad de ade­lan­tar­se tres dé­ca­das a sus con­tem­po­rá­neos y rea­li­zar una de las pri­me­ras cam­pa­ñas vi­ra­les de in­for­ma­ción en torno a un pro­duc­to (una pe­lí­cu­la) en la que se ha­cía pa­sar lo ficticio por real y que el mun­do, per­ple­jo, acep­tó co­mo cier­to.

La pe­lí­cu­la hoy la en­cua­dra­ría­mos den­tro de lo que se ca­li­fi­ca co­mo gé­ne­ro “go­re”y “moc­ku­men­tary”, con ex­ce­si­va san­gre y ex­ce­si­vas vís­ce­ras. Pe­ro la his­to­ria que na­rra, y que de­jó con la du­da o con­ven­ció de su reali­dad a los es­pec­ta­do­res, era al­ta­men­te su­ge­ren­te.

Na­rra­ba có­mo cua­tro do­cu­men­ta­lis­tas se aden­tra­ban en la tu­pi­da sel­va ama­zó­ni­ca para in­ten­tar re­co­ger en sus gra­ba­do­ras el ri­to y las cos­tum­bres co­ti­dia­nas an­tro­pó­fa­gas, ca­ní­ba­les, de una tri­bu al­ta­men­te pe­li­gro­sa.

Una vez en la sel­va, los cua­tro do­cu­men­ta­lis­tas pier­den el con­tac­to con el ex­te­rior. Des­pués de unas se­ma­nas de su des­apa­ri­ción, un gru­po de res­ca­te es en­via­do para lo­ca­li­zar­los. El re­sul­ta­do es in­fruc­tuo­so: so­lo se ob­tie­nen al­gu­nos ves­ti­gios de su pa­so por la sel­va y se en­cuen­tran al­gu­nas la­tas con metraje fil­ma­do.

Cuan­do se po­nen a vi­sio­nar aque­llas gra­ba­cio­nes se so­bre­co­gen, no pue­den creer lo que es­tán vien­do. Una tri­bu ca­ní­bal va tras los pa­sos de los do­cu­men­ta­lis­tas para con­ver­tir­les en par­te de su me­nú.

Asi­mis­mo, es­tas gra­ba­cio­nes tam­bién re­co­gen vio­len­tos sa­cri­fi­cios y muer­tes de animales bru­tal­men­te tor­tu­ra­dos…

La pe­lí­cu­la cons­ter­nó a la opi­nión pú­bli­ca, se hi­zo creer que era real, in­sis­ten­te­men­te se re­cor­da­ba que to­do lo ex­pues­to per­te­ne­cía a las úl­ti­mas gra­ba­cio­nes de aquel equi­po per­di­do... Pe­ro la reali­dad era otra y “Ho­lo­caus­to Ca­ní­bal” fue una fic­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Rug­ge­ro Deo­da­to rea­li­za­da en for­ma­to de fal­so do­cu­men­tal.

El gol­pe de efec­to lo ases­tó su di­rec­tor cuan­do prohi­bió, ba­jo con­tra­to, a los ac­to­res que du­ran­te un año apa­re­cie­ran en cual­quier ac­to pú­bli­co, una vez fi­na­li­za­do el mon­ta­je de la cin­ta y dis­pues­to para ser emi­ti­do en los ci­nes. Es­to lle­vó a pen­sar a los es­pec­ta­do­res y ex­per­tos que real­men­te de­bía ser ver­dad, pues los ac­to­res no apa­re­cían por nin­gún la­do…

Cuan­do so­lo lle­va­ba diez días del es­treno Rug­ge­ro Deo­da­to fue arres­ta­do an­te las sos­pe­chas po­li­cia­les que la pe­lí­cu­la pu­die­ra ser real y que los pro­ta­go­nis­tas hu­bie­ran muer­to ver­da­de­ra­men­te. Días des­pués fue pues­to en li­ber­tad, ya que de­mos­tra­ron que so­lo se tra­ta­ba de un re­la­to de fic­ción.

No obs­tan­te, siem­pre que­dó una du­da, ¿qué ocu­rrió con la mu­jer que fue em­pa­la­da sal­va­je­men­te en la pe­lí­cu­la? No apa­re­ció. Era co­lom­bia­na y es­ta­ba ilo­ca­li­za­ble y ello lle­vó de nue­vo a pen­sar que su muer­te

la pe­lí­cu­la “ho­lo­caus­to ca­ní­bal” se pre­sen­tó co­mo si se tra­ta­ra de un metraje real, fil­ma­do por un gru­po de cua­tro do­cu­men­ta­lis­tas per­di­dos en la sel­va ama­zó­ni­ca. El mis­te­rio aún ro­dea a es­ta cin­ta.

era real. Y es que es­ta pe­lí­cu­la siem­pre es­tu­vo y es­ta­rá ro­dea­da por el mis­te­rio.

el “ca­so mcp­her­son” o “ab­duc­ción alien” Pe­ro es­ta for­ma de fil­mar no es al­go nue­vo, sino que be­be de otros tra­ba­jos pio­ne­ros co­mo el lla­ma­do “Ca­so Mcp­her­son”, el cual fue gra­ba­do co­mo fal­so do­cu­men­tal por la ca­de­na de te­le­vi­sión UPN en 1998, crean­do una gran con­tro­ver­sia (y du­das).

Los he­chos que se mos­tra­ban eran los de unos pre­sun­tos su­ce­sos reales ocu­rri­dos en el día de Ac­ción de Gra­cias de 1997, te­nien­do co­mo pro­ta­go­nis­tas a la fa­mi­lia Mcp­her­son, de La­ke County, Min­ne­so­ta (Es­ta­dos Uni­dos). La fa­mi­lia ha­bía des­apa­re­ci­do y cuan­do la po­li­cía lle­gó a la casa so­lo en­con­tró, co­mo mu­da evi­den­cia, una cin­ta de ví­deo, una gra­ba­ción, rea­li­za­da por uno de los hi­jos, en la que, ¡sor­pre­sa!, se po­día ver a unos se­res de as­pec­to hu­ma­noi­de y gran­des ojos, lo que los ex­per­tos ufó­lo­gos po­drían lla­mar “gri­ses”.

El au­tor del ví­deo, Tho­mas Mcp­her­son, de 16 años, lo gra­bó por par­tes y den­tro del marco de la tí­pi­ca ce­na fa­mi­liar jun­to a unos ami­gos ce­le­bran­do el Día de Ac­ción de Gra­cias. Era el 27 de no­viem­bre de 1997 (jue­ves). La gra­ba­ción mos­tra­ba unos ins­tan­tes ini­cia­les que po­dría­mos ca­li­fi­car co­mo “den­tro de lo nor­mal” de es­te ti­po de even­tos has­ta que co­mien­zan a es­cu­char­se una se­rie de so­ni­dos, y la ten­sión en la fa­mi­lia cre­ce, co­mo si al­go les es­tu­vie­ra aco­san­do, in­cor­dian­do... Es­tos ex­tra­ños su­ce­sos, el clima de ten­sión, la an­sie­dad, el mie­do, fue cre­cien­do pau­la­ti­na­men­te has­ta que se llega al mo­men­to más ál­gi­do de la gra­ba­ción, que es cuan­do se pro­du­ce el en­cuen­tro con los ex­tra­ños se­res. Lo cu­rio­so es que tras la emi­sión del “do­cu­men­tal” fue­ron mu­chas las per­so­nas que lla­ma­ron a la ca­de­na para in­for­mar que ha­bían te­ni­do ex­pe­rien­cias si­mi­la­res.

En la ver­sión americana se in­ser­ta­ban va­rios cor­tes, en los que apa­re­cían per­so­nas apor­tan­do da­tos que

do­ta­ban de ma­yor ve­ra­ci­dad el do­cu­men­tal. Así el pre­sun­to she­riff lo­cal, jun­to a los re­por­te­ros de la te­le­vi­sión, una psi­có­lo­ga y un su­pues­to ab­du­ci­do eran al­gu­nos de los “ex­tras” de aque­lla emi­sión es­pe­cial so­bre la “ab­duc­ción real de una fa­mi­lia”.

Fue­ron mu­chos los ufó­lo­gos que afir­ma­ron que la gra­ba­ción era real. Sin em­bar­go, ha­bía “hue­llas” que evi­den­cia­ban su na­tu­ra­le­za, pues los mo­vi­mien­tos de cá­ma­ra no son los de un ni­ño de 16 años, sino los de un pro­fe­sio­nal. Ade­más, el pul­so no tiem­bla, pe­se a los ata­ques a los que son so­me­ti­dos los fa­mi­lia­res y que, en cual­quier ca­so o per­so­na en si­tua­ción real, ha­rían tem­blar o, sim­ple­men­te, de­jar de gra­bar. Asi­mis­mo, la ilu­mi­na­ción tam­bién in­di­ca que no se tra­ta de una gra­ba­ción de ví­deo ca­se­ro, do­més­ti­co, pues ape­nas hay som­bras ni erro­res que pro­vo­quen zo­nas “ne­gras” de gra­ba­ción.

Qui­zás to­do que­da más cla­ro (aún) cuan­do al fi­nal del “do­cu­men­tal” pue­den leer­se los cré­di­tos, en los que apa­re­cen los nom­bres de los ac­to­res e, in­clu­so, “ex­tra­te­rres­tre 1” y el “ex­tra­te­rres­tre 2”. En la gra­ba­ción se tie­ne co­mo ac­to­res a Aa­ron Pearl (Kurt) y a Kris­tian Ay­re (Tommy) de los epi­so­dios 1969 y “The Light” de la se­rie “Star­ga­te SG-1” o “Ghost Wri­ter Mys­te­ries”, “Spa­ce Ca­ses” o “The Ou­ter Li­mits”. La psi­có­lo­ga se tra­ta­ba de una ac­triz que lle­gó a pro­ta­go­ni­zar va­rios anun­cios.

Otro ex­per­to, co­mo el di­rec­tor y es­cri­tor Dean Alio­to, ex­pli­ca­ba: “De­bo ad­mi­tir que me ha im­pac­ta­do el cul­to ne­fa­rio que ha te­ni­do la pe­lí­cu­la en la UPN. La for­ma en que Dick Clark y la UPN han aco­gi­do mi pro­yec­to y le han da­do for­ma, aña­dien­do la en­tre­vis­ta de Stan­ton, no fue co­sa mía. Pe­ro eso es so­lo par­te de una his­to­ria muy ex­tra­ña”.

La en­tre­vis­ta a Stan­ton Friedman, co­no­ci­do cien­tí­fi­co, ex­per­to y ha­bi­tual en las opi­nio­nes ufo­ló­gi­cas, do­ta­ba de ve­ra­ci­dad a la gra­ba­ción y fue usa­do co­mo ar­gu­men­to para que se acu­sa­ra de una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción OV­NI a la ca­de­na UPN.

Co­mo se­cue­la, te­nien­do co­mo fuente de ins­pi­ra­ción es­ta pe­lí­cu­la, sur­gie­ron otras mu­chas. La que más im­pac­to tu­vo fue “Pro­yec­to de la Bru­ja de Blair” o, más re­cien­te­men­te y en la mis­ma lí­nea, la pe­lí­cu­la “Cuar­ta Fa­se”, que se desa­rro­lla en la lo­ca­li­dad de No­me en Alas­ka (Es­ta­dos Uni­dos).

el ex­pe­ri­men­to st fran­cis­vi­lle y sus fan­tas­mas

Re­co­noz­co que “Ab­duc­ción Alien” me im­pac­tó cuan­do la vi emi­tir en una te­le­vi­sión lo­cal de Se­vi­lla ha­cia el año 1999 o, tal vez, 2000. El clima de in­tri­ga y an­sie­dad atra­pa­ban al es­pec­ta­dor, ha­cién­do­le creer que lo que es­ta­ba su­ce­dien­do era real. Aun­que otra pe­lí­cu­la iba a re­sul­tar­me igual­men­te apa­sio­nan­te, se tra­ta­ba –ba­jo el mis­mo for­ma­to– del “St. Fran­cis­vi­lle Ex­pe­ri­ment”.

En la pro­mo­ción en la pe­lí­cu­la, “ven­di­da” co­mo un do­cu­men­tal real, se de­cía: “¿Qué pa­sa si co­ges a cua­tro per­so­nas, co­no­ce­do­res de fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les, las ob­ser­vas en una casa su­pues­ta­men­te en­can­ta­da du­ran­te no­ches y gra­bas to­do lo que ocu­rre en el lu­gar? El re­sul­ta­do pue­de ser real­men­te de mie­do...”. Ade­más, se re­mar­ca­ba más la pre­sun­ta reali­dad de la gra­ba­ción co­mo “una pe­lí­cu­la sin ac­to­res, sin guión, ba­sa­da en un he­cho real. La his­to­ria de los ho­rren­dos y mis­te­rio­sos ase­si­na­tos de La­lau­rie”, tra­tán­do­se es­ta úl­ti­ma de una casa en­can­ta­da.

Así un gru­po de jó­ve­nes entra en una casa, una vie­ja plan­ta­ción en Nue­va Or­leans, con jus­ti­fi­ca­da fa­ma de es­tar en­can­ta­da. Es la casa de la fa­mi­lia La­lau­rie, de la que se de­cía que es­ta­ba ha­bi­ta­da por los fan­tas­mas de los es­cla­vos muer­tos en ho­rri­bles con­di­cio­nes en 1834.

To­do ello nos ha­ría re­mon­tar­nos a unos he­chos, es­ta vez reales, que tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­ta a Ma­da­me Ma­rie Delp­hi­ne La­lau­rie (1780-1842), que fue una ase­si­na en se­rie de Es­ta­dos Uni­dos, a la que gus­ta­ba tor­tu­rar y ma­tar cruel­men­te a los es­cla­vos ne­gros de la plan­ta­ción. Ca­sa­da tres ve­ces, era con­si­de­ra­da co­mo una da­ma de la al­ta so­cie­dad de su épo­ca has­ta que se de­cla­ró un in­cen­dio en su man­sión de Ro­yal Street el 10 de abril de 1834. Allí se des­cu­brió al­go es­tre­me­ce­dor: los cuer­pos de va­rios es­cla­vos ata­dos, que ha­bían si­do tor­tu­ra­dos. La casa se­ría

LA EN­TRE­VIS­TA A STAN­TON FRIEDMAN, ex­per­to en ufología, do­ta­ba de ve­ra­ci­dad a la gra­ba­ción. Fue uti­li­za­do co­mo par­te de la cam­pa­ña de már­ke­ting del do­cu-reality, lle­va­do a ca­bo por la ca­de­na de te­le­vi­sión UPN.

sa­quea­da por los ve­ci­nos de la ciu­dad en­fu­re­ci­dos, mien­tras ella hu­yó a Pa­rís.

Con ese re­fe­ren­te his­tó­ri­co cua­tro pre­sun­tos jó­ve­nes afi­cio­na­dos al mis­te­rio, a los fan­tas­mas y a la in­ves­ti­ga­ción de fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les, en­tran en la man­sión de St. Fran­cis­vi­lle con el ob­je­ti­vo de gra­bar to­do lo que su­ce­da. A lo lar­go de la no­che co­mien­zan a ex­pe­ri­men­tar fe­nó­me­nos inex­pli­ca­bles muy in­ten­sos, tan­to que se pro­du­cen inex­pli­ca­bles des­apa­ri­cio­nes.

Pe­se a que se tra­tó de de­cir, para una me­jor co­mer­cia­li­za­ción, que la gra­ba­ción era la cin­ta gra­ba­da por los jó­ve­nes, lo cier­to es que se tra­ta de un nue­vo do­cu-reality di­ri­gi­do en el año 2000 por Ted Ni­co­laou. Una nue­va fic­ción “ven­di­da” co­mo real.

“el pro­yec­to de la bru­ja de blair”

El éxi­to de es­tas pe­lí­cu­las es que lo­gran con­fun­dir al es­pec­ta­dor. El “Pro­yec­to de la Bru­ja de Blair” es buen prue­ba de ello. Na­ci­da co­mo un “do­cu-reality”, pron­to vio que aque­lla mo­des­ta gra­ba­ción se iba a con­ver­tir en una mi­na de oro gra­cias a su pe­cu­liar for­ma­to. La his­to­ria tras­cen­dió co­mo si se tra­ta­ra de un he­cho real, que­dan­do aún du­das en sus mu­chos in­con­di­cio­na­les. Lo mez­cla­ba to­do: le­yen­das, una his­to­ria de te­rror, in­tri­ga, el mo­do de gra­ba­ción y mu­chas do­sis de in­ter­pre­ta­ción “ama­teur” para Ar­ti­san En­ter­tai­ment.

“El Pro­yec­to de la Bru­ja de Blair”, o “Cur­se of Blair Witch” (1999), está gra­ba­do co­mo un fal­so do­cu­men­tal de te­rror di­ri­gi­do por Eduar­do Sán­chez y Dan My­rick, el cual se apo­ya­ba en una vie­ja le­yen­da de la pro­pia bru­ja, Elly Ked­ward, y el epi­so­dio de Rus­tin Parr, el ase­sino de ni­ños.

La gra­ba­ción mues­tra la his­to­ria de tres jó­ve­nes

afi­cio­na­dos al ci­ne (Heat­her Do­nahue, Jos­hua Leo­nard, y Mi­chael C. Wi­lliams) que des­apa­re­cen mis­te­rio­sa­men­te en 1994, de­jan­do so­lo una cin­ta co­mo el pre­sun­to tes­ti­mo­nio de lo que les ha­bía su­ce­di­do. To­dos se in­ter­nan en las Co­li­nas Ne­gras, cer­ca de Bur­kit­ts­vi­lle, Mary­land (Es­ta­dos Uni­dos), un lu­gar de le­yen­da y bru­jas.

En ese for­ma­to “do­més­ti­co” los chi­cos lle­gan al pue­blo don­de en­tre­vis­tan so­bre la le­yen­da de la bru­ja y los ase­si­na­tos a los lu­ga­re­ños. Uno de ellos, cuen­ta el ca­so de Rus­tin Parr, un hombre que en­tre 1940 y 1941 se­cues­tró a ocho ni­ños ase­si­nan­do a sie­te de ellos ba­jo el in­flu­jo de “la voz de una an­cia­na”. So­lo hu­bo un su­per­vi­vien­te, Ky­le Brody, que di­jo que Parr lo obli­ga­ba a po­ner­se en un rin­cón mien­tras ma­ta­ba a sus víc­ti­mas. Parr se en­tre­gó y se­ña­ló el lu­gar don­de es­ta­ban los cuer­pos de los chi­cos: una ca­ba­ña en el me­dio del bos­que. Fue con­de­na­do a muer­te y la ca­ba­ña de­rri­ba­da para que na­die re­cor­da­ra ja­más aque­llos su­ce­sos te­rri­bles. La le­yen­da na­rra có­mo una an­cia­na lla­ma­da Mary Brown se en­con­tró con la Bru­ja de Blair, flo­tan­do en el ai­re y ador­na­da con unas es­pe­cies de plu­mas que cu­brían su cuer­po.

La pe­lí­cu­la se pre­sen­ta­ba co­mo el “metraje re­cu­pe­ra­do”, y con una in­ver­sión de ape­nas 20.000 eu­ros, lo­gró la ci­fra en ta­qui­lla de ca­si 400 mi­llo­nes de eu­ros y crear la du­da de si lo pro­yec­ta­do era real o no.

...y vol­ve­mos a los hu­ma­noi­des

Otra pe­lí­cu­la con el mis­mo plan­tea­mien­to de fal­so do­cu­men­tal es “Cuar­ta Fa­se”. Es­ta lle­va un pa­so más allá el filme “En­cuen­tros en la Ter­ce­ra Fa­se”, del mí­ti­co Ste­ven Spiel­berg. Aun­que cuen­ta con ac­to­res con­sa­gra­dos en el re­par­to de la cin­ta, co­mo Mi­lla Jo­vo­vich, y está di­ri­gi­da por el es­cri­tor y di­rec­tor Ola­tun­de Osun­san­mi, se di­jo que era una re­crea­ción de una gra­ba­ción ori­gi­nal y real, ade­más uti­li­za­ba imá­ge­nes de ví­deo nun­ca vis­tas “res­ca­ta­das” de un su­ce­so en No­me, en Alas­ka (Es­ta­dos Uni­dos).

La pe­lí­cu­la tra­ta de sem­brar la du­da en los es­pec­ta­do­res (y con mu­chos lo lo­gró) de si la his­to­ria tal cual la ex­po­nían era real o no. Así, se­gún el dia­rio Fair­banks Daily News-mi­ner, en de­ter­mi­na­das po­bla­cio­nes de Alas­ka se ha­bría pro­du­ci­do una se­rie de des­apa­ri­cio­nes ex­tra­ñas y la lo­ca­li­dad de No­me se encuentra den­tro de las se­ña­la­das. La Po­li­cía da­ba car­pe­ta­zo a to­das esas des­apa­ri­cio­nes ar­gu­men­tan­do que se de­bían a per­so­nas que be­bían mu­cho al­cohol y pe­ne­tra­ban en las gé­li­das zo­nas más re­mo­tas de Alas­ka para per­der­se para siem­pre en la nie­ve.

Pe­ro en ella se po­ne de ma­ni­fies­to to­da una ex­pe­rien­cia de avis­ta­mien­to de ov­nis para, pos­te­rior­men­te, co­mo en “Ab­duc­ción Alien”, ser con­tac­ta­dos con hu­ma­noi­des que, in­clu­so, lle­gan a ex­pe­ri­men­tar con hu­ma­nos, to­do ello an­tes las cá­ma­ras…

To­da es­ta ex­pe­rien­cia, co­mo eran de su­po­ner, no es­ta­ban ba­sa­dos en he­chos reales, pe­ro la cam­pa­ña de pro­mo­ción así lo ven­día. Ade­más la ac­triz que ha­cía de doc­to­ra Abi­gail Ty­ler es Char­lot­te Mil­chard, fi­gu­ran­do en el re­par­to al fi­nal de la pe­lí­cu­la jun­to a Va­len­tin Ga­nev, Vla­di­mir Ko­lev, Jay Glenn Sun­berg y Syl­via Loul­che­va, to­do ellos co­mo “re­si­den­tes de No­me”.

Para dar ma­yor cre­di­bi­li­dad se pre­sen­ta la ac­triz Mi­lla Jo­vo­vich: “Ho­la, soy la ac­triz Mi­lla Jo­vo­vich e in­ter­pre­to a la psi­có­lo­ga Ab­bey Ty­ler”. De es­te mo­do, se in­di­ca­ba que lo que iba a emi­tir era una re­cons­truc­ción de lo su­ce­di­do en el pue­blo de No­me , en la que los nom­bres de los pro­ta­go­nis­tas se han cam­bia­do para sal­va­guar­dar su in­ti­mi­dad. Ade­más se com­bi­na­ba la in­ter­pre­ta­ción con la in­ser­ción de imá­ge­nes su­pues­ta­men­te reales, lo que ayu­da­ba a en­trar en el jue­go de con­fu­sión… Na­da era real. Sin em­bar­go, hay que des­ta­car el gran tra­ba­jo de már­ke­ting, ya que se crea­ron va­rias webs con la in­ten­ción de que el es­pec­ta­dor, al bus­car en in­ter­net, en­con­tra­ra in­for­ma­ción “real” so­bre la his­to­ria que se na­rra­ba en la pe­lí­cu­la. To­da la his­to­ria es fal­sa y le­jos de es­tar gra­ba­da en Alas­ka se hi­zo en Los Án­ge­les (Es­ta­dos Uni­dos) y Bul­ga­ria.

la gra­ba­ción mues­tra la his­to­ria de tres jó­ve­nes afi­cio­na­dos al ci­ne, que des­apa­re­cen mis­te­rio­sa­men­te en 1994, tras aden­trar­se en las Co­li­nas Ne­gras para pro­fun­di­zar en la le­yen­da so­bre la exis­ten­cia de una su­pues­ta bru­ja.

Jun­to a es­tas lí­neas, fotograma del do­cu-reality “Ho­lo­caus­to ca­ní­bal”.

Fotograma del do­cu-reality “Ca­so Mcp­her­son”.

Jun­to a es­tas lí­neas, la man­sión de Ma­rie Delp­hi­ne La­lau­rie.

“El Pro­yec­to de la Bru­ja de Blair” es uno de los do­cu-reali­ties más fa­mo­sos del ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.