¿Era va­go el Ho­mo Erec­tus?

Su ca­rác­ter po­co crea­ti­vo pro­vo­có su des­apa­ri­ción.

Mas Alla - - SUMARIO -

un equi­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Aus­tra­lia ha he­cho pú­bli­co un es­tu­dio en el que se res­pon­sa­bi­li­za al Ho­mo Erec­tus de la des­apa­ri­ción de su pro­pia es­pe­cie. ¿La ra­zón? Su va­gan­cia o con­for­mis­mo.

Has­ta el día de hoy se con­tem­pla­ba su ex­tin­ción co­mo con­se­cuen­cia de la teo­ría de la ca­tás­tro­fe de To­ba, un la­go si­tua­do en Su­ma­tra (In­do­ne­sia) jun­to al que un su­per­vol­cán en­tró en erup­ción ha­ce unos 70.000 años, fe­cha que coin­ci­de con la des­apa­ri­ción de es­ta es­pe­cie. En la in­ves­ti­ga­ción, li­de­ra­da por Ce­ri Ship

ton, se han es­tu­dia­do res­tos ar­queo­ló­gi­cos de un ya­ci­mien­to si­tua­do en Saf­fa­qah (Ara­bia Sau­dí). Tras ello, se ha de­ter­mi­na­do que el Ho­mo Erec­tus op­tó por la es­tra­te­gia del mí­ni- mo es­fuer­zo en la crea­ción de he­rra­mien­tas y re­co­lec­ción. En pa­la­bras de Ship­ton: "Lo cier­to es que no pa­re­ce que se es­for­za­ran de­ma­sia­do. No creo que tu­vie­ran la mis­ma ca­pa­ci­dad de ma­ra­vi­llar­se que te­ne­mos no­so­tros".

Los aná­li­sis de es­te es­tu­dio de­mues­tran que los po­bla­do­res de Saf­fa­qah fa­bri­ca­ban sus he­rra­mien­tas ha­cien­do uso de las pie­dras que te­nían al­re­de­dor, prin­ci­pal­men­te can­tos del cau­ce de un río. Lo que su­pu­so que los úti­les crea­dos fue­ran de una ca­li­dad in­fe­rior a los cons­trui­dos por los Nean­der­ta­les y los pri­me­ros Ho­mo Sa­piens, pe­se a si­tuar­se a po­ca dis­tan­cia de una can­te­ra con ro­cas de gran ca­li­dad. Una ac­ti­tud que fue su per­di­ción a lar­go pla­zo, ya que con­clu­yó en un co­lap­so tec­no­ló­gi­co cuan­do su en­torno se se­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.