Mu­si­co­te­ra­pia

¿Por qué la mú­si­ca es ca­paz de sa­nar?

Mas Alla - - SUMARIO -

In­die, pop, rock, clá­si­ca, rap, la­ti­na, heavy me­tal... Los gé­ne­ros son IN­CON­TA­BLES, PE­RO ¿CUÁL ES EL ES­TI­LO DE MÚ­SI­CA MÁS BE­NE­FI­CIO­SA PARA LA SA­LUD?

La mú­si­ca está en nues­tro día a día, ca­si for­ma par­te de no­so­tros. Ya sea la can­ción del ve­rano o una ban­da so­no­ra de pe­lí­cu­la, la can­ción de un re­cuer­do dulce o la sin­to­nía del su­per­mer­ca­do... Nos gus­te Luis Fon­si o Ca­ma­rón, Queen o Ro­za­lén... Es ca­si im­po­si­ble ima­gi­nar un mun­do sin mú­si­ca.

Qui­zás, por eso, es por lo que trans­mi­te, por lo que es ca­paz de des­per­tar en nues­tro in­te­rior, por la fa­ci­li­dad con la que em­pa­ti­za­mos con una can­ción… La mú­si­ca ha pa­sa­do a ser una de las ele­gi­das en las se­sio­nes de te­ra­pia. Las te­ra­pias mu­si­ca­les lle­van años ha­cién­do­se hue­co en el mun­do de la me­di­ci­na al­ter­na­ti­va y ca­da vez son más los que ase­gu­ran que fun­cio­na. Pe­ro, ¿qué es la mu­si­co­te­ra­pia?

La mu­si­co­te­ra­pia

Es­te con­cep­to es des­cri­to por la Aso­cia­ción Mun­dial de Mu­si­co­te­ra­pia (WFMT) co­mo la uti­li­za­ción de la mú­si­ca y/o de sus ele­men­tos (so­ni­do, rit­mo, me­lo­día y ar­mo­nía) por un mu­si­co­te­ra­peu­ta ca­li­fi­ca­do, con un pa­cien­te o gru­po, en un pro­ce­so des­ti­na­do a fa­ci­li­tar y pro­mo­ver co­mu­ni­ca­ción, apren­di­za­je, mo­vi­li­za­ción, ex­pre­sión, or­ga­ni­za­ción u otros ob­je­ti­vos te­ra­péu­ti­cos re­le­van­tes, a fin de asis­tir a las ne­ce­si­da­des fí­si­cas, psí­qui­cas, so­cia­les y cog­ni­ti­vas.

“La Mu­si­co­te­ra­pia bus­ca des­cu­brir po­ten­cia­les y/o res­ti­tuir fun­cio­nes del in­di­vi­duo para que él/ella al­can­ce una me­jor or­ga­ni­za­ción in­ter­per­so­nal y, con­se­cuen­te­men­te, una me­jor ca­li­dad de vi­da. A tra­vés de la pre­ven­ción y reha­bi­li­ta­ción en un tra­ta­mien­to”, pue­de leer­se en su web.

Una de­fi­ni­ción que la mu­si­co­te­ra­peu­ta Gabriela Gua­glio­ne am­plía: “La Mu­si­co­te­ra­pia tien­de a abrir ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción, lo­gran­do a tra­vés de los mis­mos un pro­ce­so de cre­ci­mien­to que fa­vo­re­ce la adap­ta­ción so­cial y op­ti­mi­za la ca­li­dad de vi­da”.

Aun­que el con­cep­to en sí es re­la­ti­va­men­te re­cien­te, lo cier­to es que los orí­ge­nes de la te­ra­pia con mú­si­ca se re­mon­tan a la épo­ca prehis­tó­ri­ca, don­de era uti­li­za­da en ri­tos “má­gi­cos” y de cu­ra­ción. El pri­mer re­gis­tro es­cri­to que exis­te so­bre la in­fluen­cia de la mú­si­ca en el cuer­po hu­mano es del si­glo XV a.c., y fue­ron los egip­cios quie­nes ha­bla­ron su po­der para cu­rar el cuer­po y cal­mar la men­te.

Mu­si­co­te­ra­pia e his­to­ria

Más allá de su pa­pel en el An­ti­guo Egip­cio, la mú­si­ca co­mo te­ra­pia ha si­do tam­bién ob­je­to de es­tu­dio en Gre­cia, don­de pi­tá­go­ras, pla­tón

“La Mu­si­co­te­ra­pia tien­de a abrir ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción, lo­gran­do a tra­vés de los mis­mos un pro­ce­so de cre­ci­mien­to que fa­vo­re­ce la adap­ta­ción so­cial y op­ti­mi­za la ca­li­dad de vi­da”, afir­ma Gabriela Gua­glio­ne.

y Aris­tó­te­les, en­tre otros, des­glo­sa­ron la mú­si­ca y ana­li­za­ron su po­der cu­ra­ti­vo. Por ejem­plo, Pla­tón, en su obra La Re­pú­bli­ca, men­cio­nó lo im­por­tan­te que era in­cul­car la mú­si­ca a los jó­ve­nes; mien­tras que Aris­tó­te­les teo­ri­zó acer­ca de la in­fluen­cia de la mú­si­ca en los se­res hu­ma­nos.

Ade­más de en la an­ti­gua Gre­cia, el po­der de la mú­si­ca ha si­do im­por­tan­te a lo lar­go de to­da la His­to­ria de la Hu­ma­ni­dad. En el si­glo XIX, un mé­di­co ca­ta­lán lla­ma­do Francisco Vidal Ca­re­ta, reali­zó una te­sis doc­to­ral ti­tu­la­da La mú­si­ca en sus re­la­cio­nes con la me­di­ci­na, en la que se­ña­la­ba: “La mú­si­ca es un agen­te que pro­du­ce des­can­so”. Tam­bién en el si­glo XX, tras las dos Gue­rras Mun­dia­les, la Mu­si­co­te­ra­pia co­bró fuerza. Los be­ne­fi­cios

Hay cua­tro for­mas dis­tin­tas de rea­li­zar te­ra­pias con mú­si­ca: la im­pro­vi­sa­ción, la re­crea­ción, la com­po­si­ción y la es­cu­cha, tan­to gra­ba­da co­mo en di­rrec­to. Ya sea con la voz, con un ins­tru­men­to o con am­bas co­sas a la vez.

Los be­ne­fi­cios que la Mu­si­co­te­ra­pia pro­du­ce po­drían es­tar di­vi­di­dos en tres gru­pos. En pri­mer lu­gar está el ni­vel cog­ni­ti­vo, ya que in­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je, me­jo­ra la orien­ta­ción, au­men­ta la ca­pa­ci­dad de aten­ción y apor­ta es­ti­mu­la­ción para la co­mu­ni­ca­ción. Des­de otro pun­to de vis­ta, a ni­vel fí­si­co, fo­men­ta el mo­vi­mien­to de las ar­ti­cu­la­cio­nes y ayu­da a ga­nar fuerza en la mus­cu­la- tu­ra, ade­más de pro­por­cio­nar cal­ma y fa­vo­re­cer la dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de an­sie­dad. Por úl­ti­mo, aten­dien­do al ni­vel so­cio­emo­cio­nal, la mú­si­ca ge­ne­ra un au­men­to de las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les, me­jo­ra de las ha­bi­li­da­des so­cia­les y la au­to­es­ti­ma, y ayu­da a pre­ve­nir el ais­la­mien­to.

Es in­ne­ga­ble el po­der de la mú­si­ca co­mo me­dio de ex­pre­sión. Es un ar­te que pro­du­ce efec­tos be­ne­fi­cio­sos en el sis­te­ma sen­so­rial, cog­ni­ti­vo y motor (de for­ma se­dan­te o es­ti­mu­lan­te), a la vez que es­ti­mu­la la crea­ti­vi­dad, el pensamiento, el le­gua­je, el apren­di­za­je y la me­mo­ria.

Ti­pos de mú­si­ca

Co­mo se­ña­lan los ex­per­tos, la mú­si­ca se ele­gi­rá acor­de a los ob­je­ti­vos que se plan­tean en la te­ra­pia. Para ello es im­por­tan­te aten­der a con­cep­tos co­mo tiem­po, ar­mo­nía, in­ten­si­dad, rit­mo, to­na­li­dad e ins­tru­men­ta­li­za­ción.

De­pen­dien­do de ca­da ca­so y ca­da per­so­na, se eli­ge un ti­po de te­ra­pia y un es­ti­lo mu­si­cal. Ejem­plo de ello son las se­sio­nes de “Mú­si­ca para des­per­tar”, con las que se tra­ta a al­gu­nos en­fer­mos de Alz­hei­mer. Mu­chos ex­per­tos si­guen pro­ban­do su va­li­dez; lo que está cla­ro es que la mú­si­ca ale­gra la vi­da.

Hay cua­tro for­mas dis­tin­tas de rea­li­zar te­ra­pias con mú­si­ca: la im­pro­vi­sa­ción, la re­crea­ción, la com­po­si­ción y la es­cu­cha, tan­to gra­ba­da co­mo en di­rec­to. Es­ta úl­ti­ma pue­de ser con la voz, con un ins­tru­men­to o con am­bas co­sas a la vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.