vi­vien­do en el in­fierno

Mas Alla - - POLÉMICA -

El ho­rror que pue­de lle­gar a ex­pe­ri­men­tar­se en el seno de una sec­ta des­truc­ti­va es in­des­crip­ti­ble. En oc­tu­bre de 1992, asis­tí a to­das las se­sio­nes del jui­cio de la lla­ma­da Sec­ta de Ma­za­gón, ce­le­bra­do en la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Huel­va. Me so­bre­co­gie­ron los tes­ti­mo­nios de los adep­tos que su­frie­ron se­ve­ros cas­ti­gos, pa­li­zas y ve­ja­cio­nes por par­te de la lí­der del gru­po, Ana Ca­ma­cho, que se las da­ba de con­se­je­ra es­pi­ri­tual y men­sa­je­ra de los “her­ma­nos-guías”. “A tra­vés de la ro­pa, con unas te­na­zas, Ana me aga­rró por mis par­tes apre­tán­do­me el pre­pu­cio y ha­cién­do­me san­grar. Me cu­ré a los tres me­ses a ba­se de ven­das y al­go­dón”, con­fe­só Fer­nan­do Asan­za Fer­naud du­ran­te su des­ga­rra­do­ra de­cla­ra­ción.

Ana ha­bía asis­ti­do en 1978, a la edad de 30 años, a un cur­so in­ten­si­vo de Con­trol Men­tal, im­par­ti­do por la or­ga­ni­za­ción Sil­va Mind Con­trol U.S.A., fun­da­da por el men­ta­lis­ta me­xi­cano José Sil­va. El even­to tu­vo lu­gar en el Ho­tel In­gla­te­rra de Se­vi­lla. Es­ta au­xi­liar de clí­ni­ca, en­ta­bló allí una bue­na amis­tad con la ins­truc­to­ra del cur­so, la uru­gua­ya Mar­ta Lé­po­re. De­ci­die­ron, a par­tir de en­ton­ces, or­ga­ni­zar reunio­nes en un do­mi­ci­lio ma­dri­le­ño para char­lar so­bre te­mas es­pi­ri­tua­les, re­li­gio­sos y eso­té­ri­cos. Ana se con­vir­tió en­se­gui­da en una lí­der ca­ris­má­ti­ca. De­cía po­der en­trar en el Ni­vel Al­fa y co­nec­tar con su­pues­tos es­pí­ri­tus y ex­tra­te­rres­tres. El gru­po se fue así con­so­li­dan­do, creán­do­se un víncu­lo muy es­tre­cho en­tre los miem­bros. En 1984, Mar­ta se mar­chó a Ca­na­rias y Ana to­mó ya so­la las rien­das de la co­mu­ni­dad. Po­co des­pués, trans­mi­tió al gru­po que de­bían tras­la­dar­se a vi­vir a Ma­za­gón, un be­llo pue­blo de la cos­ta de Huel­va. La di­ná­mi­ca sec­ta­ria fue in cres­cen­do. Los adep­tos obe­de­cían sin re­chis­tar, en­tre­gan­do a la lí­der sus suel­dos men­sua­les y to­dos sus bie­nes. Pron­to, lle­ga­ron los cas­ti­gos y las pa­li­zas (gol­pes con una mu­le­ta, la­ti­ga­zos con una fus­ta, que­ma­du­ras con ci­ga­rri­llos, pe­lliz­cos con unas te­na­zas...). Pe­ro los adep­tos aguan­ta­ban to­do con re­sig­na­ción. El su­pues­to es­pí­ri­tu lla­ma­do Gran Águi­la, es­tan­do Ana en tran­ce, les di­jo que “a tra­vés del sa­cri­fi­cio se al­can­za la sal­va­ción”.

Para te­ner un ma­yor con­trol so­bre sus se­gui­do­res, la lí­der les su­mi­nis­tra­ba cen­tra­mi­na (una po­ten­te an­fe­ta­mi­na), di­cién­do­les que las pas­ti­llas eran “ca­fias­pi­ri­nas ben­de­ci­das”. La si­tua­ción se hi­zo in­sos­te­ni­ble. Ape­nas dor­mían, es­ta­ban des­nu­tri­dos y me­dio dro­ga­dos. Para col­mo, Ana les im­pu­so un nue­vo cas­ti­go: be­ber los ori­nes de los pe­rros si des­obe­de­cían. Mª Rosa Lima Sauz, de­ses­pe­ra­da, in­ten­tó huir. Ana sa­lió en su bús­que­da, en­con­trán­do­la en la es­ta­ción de Ren­fe de Huel­va. Pro­me­tió cui­dar­la, di­cién­do­le que ce­sa­rían los ma­los tra­tos. Rosa, in­ge­nua­men­te, cre­yó en su pa­la­bra... Sin em­bar­go, al lle­gar a casa la ama­rró a la ca­ma, pro­pi­nán­do­le for­tí­si­mos gol­pes con la mu­le­ta. Así es­tu­vo du­ran­te días. El es­ta­do de Rosa fue em­peo­ran­do. Los mo­ra­to­nes y ras­gu­ños cu­brían to­do su ros­tro y per­dió mu­cho ca­be­llo. Es­ta­ba es­que­lé­ti­ca, ya que Ana de­ci­dió no ali­men­tar­la. Rosa lle­gó a de­cir: “Me me­rez­co es­tar co­mo es­toy, me he por­ta­do mal y el de­mo­nio ha en­tra­do en mí”. Has­ta ese gra­do ha­bía si­do ma­ni­pu­la­da por la lí­der. La tra­ge­dia no tar­dó en lle­gar: una bru­tal pa­li­za re­ci­bi­da con la mu­le­ta, le pro­vo­có la rup­tu­ra de un quis­te ová­ri­co. Una le­sión que, uni­da a los mal­tra­tos, la ca­que­xia y la in­ges­ta de me­pi­va­cai­na (sus­tan­cia tó­xi­ca que se ha­lla en el fár­ma­co Scan­di­nib­sa y que ac­túa co­mo anes­té­si­co lo­cal), la su­mió en un irre­ver­si­ble es­ta­do de co­ma. Unos días des­pués, el 4 de sep­tiem­bre de 1988, fa­lle­ció en la UCI del Hos­pi­tal Vir­gen de la Ma­ca­re­na de Se­vi­lla, a cau­sa de una anemia he­mo­lí­ti­ca gra­ve. Ana, tras los sie­te días que du­ró la vis­ta oral, fue condenada por el juez Ru­per­to Mar­tí­nez a 26 años de pri­sión por ho­mi­ci­dio, fal­se­dad en do­cu­men­to oficial, de­ten­ción ile­gal, fa­vo­re­ci­mien­to del con­su­mo de sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas y dos de­li­tos de le­sio­nes...

Ana Ca­ma­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.