mal de ojo

Mas Alla - - MALDICIONES -

Al­gu­nas de las mal­di­cio­nes más po­pu­la­res den­tro del fol­clo­re son las de­no­mi­na­das co­mo “Mal de ojo” o ao­jar a una per­so­na. Sim­ple­men­te el mal se en­con­tra­ría en la mi­ra­da de la per­so­na que echa la mal­di­ción y para que la di­ri­ja a al­guien para que sea víc­ti­ma de ella. No se sa­be si es una téc­ni­ca ma­lig­na apren­di­da o si la per­so­na ya la po­see de na­ci­mien­to, tam­po­co pue­de ser ex­pli­ca­da con exac­ti­tud. Hay quien lo con­si­de­ra su­per­che­ría y otros lo to­man muy en se­rio. El “ao­ja­mien­to” pue­de ser vo­lun­ta­rio o in­vo­lun­ta­rio. Los mo­ti­vos pue­den ser dis­pa­res, des­de la en­vi­dia, has­ta los ce­los.

Y no so­lo lo po­seen per­so­nas til­da­das de he­re­jes o bru­jos, pues el pro­pio pa­pa Pío XII se de­cía que te­nía es­ta ca­pa­ci­dad tan es­pe­cial, así se co­men­ta­ba que to­da per­so­na a la que ben­de­cía le co­men­za­ban a ocu­rrir he­chos po­co ex­pli­ca­bles.

Para pro­te­ger­se del mal de ojo hay una se­rie de re­me­dios co­mo fro­tar­se con una tin­tu­ra es­pe­cí­fi­ca, lle­var una más­ca­ra, una cruz he­cha “de pa­lo” o, sim­ple­men­te, re­zar cuan­do se cree que está sien­do víc­ti­ma del mis­mo, en el jus­to mo­men­to en el que se es “ao­ja­do” (he­cho di­fí­cil de de­ter­mi­nar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.